Los surfers portan bacterias resistentes a los antibióticos

Estás entre las personas más envidiadas del planeta. Cuerpos esculturales, morenos todo el año y disfrutando de las playas más que nadie. Del agua...

Nuevas rebajas para un nuevo modelo ecónomico

mailto  facebook  twitter  google+

Antes, solo cuando acababa la Navidad y comprábamos los regalos de los Reyes Magos empezaban los descuentos de las rebajas. Pero en el año 2012, el Gobierno español aplicó una liberalización al comercio de nuestro país según la cual cada establecimiento o cadena comercial  determina a partir de qué momento inicia sus rebajas. Así, desde que se abrió el periodo liberalizador muchos comercios y grandes cadenas, sobre todo de ropa y complementos, inician las rebajas en los primeros días de enero, para aprovechar el tirón de la venta de regalos por Reyes Magos. 

Las tiendas pueden incluso encadenarse a lo largo de todo el año, lo que, sumado a la creciente penetración en España de fenómenos como el “Black Friday”, nos hace percibir que podemos encontrar ofertas y saldos permanentemente. La única obligación que tienen los comercios es avisar del comienzo y del final de su periodo de descuentos, y las organizaciones de consumidores instan a que estos espacios cumplan una serie de normas que garanticen los derechos de los compradores.

Las taras deben advertirse

Por ejemplo, y según ha recordado FACUA a la Agencia EFE, la ley plantea que al menos la mitad de los artículos tengan descuentos para poder publicitar que una tienda está de rebajas. Además, muchos establecimientos estiran el periodo de rebajas hasta dos meses aunque les queden muy pocos artículos con descuentos, a sabiendas de que las autoridades realizan muy pocas inspecciones. Y en caso de que un producto se venda rebajado porque esté defectuoso, y no se informe de la tara, el consumidor siempre tiene derecho a que se lo reparen o sustituyan por otro igual y, si no queda ninguno, deben devolverle el dinero. Por çultimo, el precio rebajado de los objetos debe aparecer al lado del original y si no, el porcentaje de descuento tiene que estar indicado de “de forma clara”.

La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) ha destacado además que las rebajas sólo son relativas a los productos de temporada y no a los saldos. Y si un comercio cambia su política de devoluciones o no permite el pago con tarjeta en periodo de rebajas, debe informar al consumidor de estas modificaciones.

Conservar el ticket

Pensando en el lado del consumidor, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), hace hincapié en que, para evitar las compras compulsivas, se elaboren listas con lo que uno necesita. Además, hay que conservar el tique o factura simplificada de las compras porque si se pierde, también lo hace el derecho a cambiar, devolver o reclamar, ha advertido la OCU.

Ante cualquier problema, la organización ha subrayado que hay que tener claro que se debe actuar igual que en cualquier otro momento porque “se recortan los precios, pero nunca los derechos que se tienen como consumidor”.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

¿Qué porno han visto las mujeres en 2017? ¿Y los hombres?

mailto  facebook  twitter  google+

Actrices de cine para adultos
Foto: Michael Dorausch

Sí, sí, ya dijimos que esto no va sobre ti. Tampoco sobre nosotros. Pero el caso es que sobre alguien tiene que ir. Porque una vez más, el portal de películas para adultos PornHub ha lanzado su ranking de categorías más vistas en 2017 y los datos son gigantescos.

81 millones de visitas al día

Lo primero de todo es que aunque lo neguemos, en la web aseguran que este año han tenido una media de 81 millones de visitas diarias y que las visitas totales durante el pasado año han sido de casi 30.000 millones.

Pero quizá lo más relevante, o revelador, del informe es la división por categorías que establece entre el porno consumido por mujeres y el que ven los hombres.

Entre las mujeres, el género favorito es el lesbianismo, cuyos vídeos ocupan las dos primeras posiciones, tres si incluimos también los tríos. Después se sitúan las películas eróticas animadas japonesas (hentai) y las escenas de sexo duro.

 

[Ver: Por qué ver porno]

Madres y spinners

En el caso de los hombres, la categoría más solicitada es la que engloba los vídeos con MILFS (es decir, mujeres de alredor de 40 años). Los vídeos de temática oriental también destacan en las primeras posiciones.

Los psicólogos que trabajan para PornHub (o al menos eso asegura la página) aseguran que estos datos tienen una explicación. Para las mujeres que tienen una fantasía o tan solo curiosidad, las escenas porno de mujeres les ofrecen la posibilidad de explorar el contenido con más seguridad y menos agresividad.

[Ver: Sí, a tu madre le gusta el sexo]

 

Por el lado de los hombres parece que estos se decantan por fantasías dentro de la familia, con vídeos de madres, madrastras, hermanastras, etc.

Pero todavía queda hueco para datos más sorprendentes. Por ejemplo, entre las categorías favoritas de los hombres ha entrado con fuerza las escenas relacionadas con fidget spinners. Ese popular y sencillo juego infantil en el que un elemento da vueltas sin parar también ha encontrado su hueco en el porno. Y con mucho éxito.

 

Más: Nine Songs – película de amor donde el sexo es real

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Detengamos la Edad de Plástico

mailto  facebook  twitter  google+

Playa contaminada con envases de plástico
Foto: Hajj0 ms

Los nombres de las edades del Hombre es algo más o menos aleatorio. O mejor dicho, algo puesto a posteriori. Estudiamos una civilización o un punto determinado del discurrir histórico de nuestras especie y en función de lo que encontramos,  asignamos un nombre. Edad de Piedra, Edad de Bronce, Edad de Hierro. Así que cuando se estudie, dentro de unos siglos, la época actual no cabrá duda del nombre que recibirá: Edad del Plástico.

No solo porque este material está por todas partes y condiciona nuestro día a día.

Sobre todo porque los restos que dejaremos de este compuesto permanecerán muchas décadas después de que nosotros ya nos hayamos ido. No como un recuerdo de lo que hicimos, sino como polución pura y dura.

Una de las muchas iniciativas que tratan de reducir ese impacto es Plastic Pollution Coalition.

PPC lleva desde 2009 desarrollando una labor de divulgación en la que tratan de concienciar sobre el lado malo del plástico. En la actualidad PPC cuenta con más de 500 miembros asociados con este fin. Activistas que van desde sujetos individuales a organizaciones de todo tipo e incluso empresas.

Entre sus objetivos, destaca el de su lucha para conseguir la prohibición de los plásticos de un solo uso.

Para PPC este tipo de uso del material está generando residuos a una velocidad que el planeta no puede digerirlos. Y no es solo lo que solemos comentar de que en 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

Es que el plástico, en su producción, uso y desecho es un compuesto altamente contaminante. Según la organización, incluso los niños que todavía no han nacido, están expuestos a los efectos nocivos del plástico.

No es vano estamos hablando de un compuesto extraído de los mismo combustibles fósiles responsables en gran medida del cambio climático.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

‘El corazón de los hombres’, un libro sobre la pérdida de la inocencia en el camino a la madurez

mailto  facebook  twitter  google+

Mucha literatura se ha construido a partir de los Coming age. Libros que recrean y exploran una época crítica, los años de adolescencia y juventud, y el desarrollo y cambios de personalidad en ese tránsito a la madurez. El guardián entre el centeno, El señor de las moscas, Mujercitas, Vida y opiniones del Caballero Tristam Shandy, Las aventuras de Tom Swyer, El Gran Gatsby, Las tribulaciones del estudiante Törless, La Metamorfosis, Menos que cero, Crezco, algunos Relatos de Cortázar, Tokio Blues, Arrancad las semillas, fusilad a los niños, Las ventajas de ser un marginado o, en literatura española, El camino, Historias del Kronen, Héroes…

La segunda novela de Nickolas Butler, que ya nos sedujo (y mucho) con otra novela en gran medida generacional, Canciones de amor a quemarropa, y además de escritor ha trabajado en el departamento de mantenimiento de Burger King, de vendedor de perritos calientes, en un tostadero de café y de dependiente en una licorería, nos habla ahora de lo que ha significado crecer a la adultez en los cambiantes Estados Unidos durante los últimos 50 años, y en lo que significa despegarse del universo de la adolescencia y sus códigos, para empezar a sumar los años, vértigo y problemas de comunicación que generan ser un adulto.

La nobleza del boy scout

El corazón de los hombres, que edita Libros del Asteroide, es una narración fascinante, hipnótica y algo autobiográfica, Butler la ha inspirado en episodios de su propia juventud y paternidad. Así, él mismo acudió, entre los 7 y los 17 años, a un campamento de Boy Scouts en su Wisconsin natal, y en uno de ellos se desarrolla esta narración que se extiende a lo largo de tres generaciones.

Quizá en el siglo XXI, los ideales scouts de lealtad, valentía o bondad que se inculcaban en los Scouts en los años en que se ubican las primeras páginas de este libro hayan mutado de sentido. Pero el pobre Nelson, uno de los protagonistas de esta historia, se los tomaba muy a pecho aquel verano de hace cinco décadas, y los ha mantenido impertérritos hasta hoy.

Un chaval que solo quería hacer las cosas bien

Nelson quería hacer las cosas bien. Le gustaba el colegio, le gustaban los Boy Scouts. Se esforzaba en conseguir insignias y en perfeccionar su estilo a la corneta. Su actitud agradaba a muchos adultos, pero no a su padre, un hombre sumido en sus propias decepciones personales que le exigía a su hijo más entereza ante los antipatías y hasta abusos que tantas ansias de perfección le ocasionaban entre sus compañeros.

No lo aceptaban, y eso él no lo llevaba bien. Hasta que se granjeó la amistad del líder de todos ellos: Jonathan. Al acomplejado Nelson le choca despertar interés en alguien tan popular, pero la amistad fluye y reverdecerá décadas más tarde, en el segundo tramo del libro, cuando Jonathan, ya adulto, infeliz, alcohólico y presa de problemas de todo tipo en casa, lleve a su hijo adolescente al mismo campamento de Boy Scouts en el que conoció a Nelson, quien, ahora, como veterano de Vietnam, lo dirige.

La guerra transformó a Nelson, le hizo ver cosas inhumanas con las que hubo de aprender a vivir. Se ha convertido en una persona íntegra, heroica, pero no tanto por haber sido fuerte o combatir en una trinchera, como por elegir, en lugar de lamerse las heridas o hablar con superioridad, resultar liviano en el planeta. Por mantenerse firme en sus valores en las situaciones cotidianas y menos glamurosas, y erigirse como inspiración para las generaciones más jóvenes. Nelson ha vuelto al campamento para convertirlo en un refugio de bondad en medio de un mundo que convertimos, también a base de pequeños gestos y egoísmos, en un lugar decepcionante, ilógico, cruel.

La figura de la madre

Este libro, multigeneracional y epopéyico, termina con unas páginas dedicadas a una mujer, a una madre, como complemento a la perspectiva de las relaciones paterno filiales que han descrito la relación de Nelson y su padre, y la de Jonathan y su hijo. Esta mujer es, precisamente, la nuera de Jonathan, que, tras otra elipsis temporal, lleva a su hijo al campamento, donde encuentra no pocas dificultades al ofrecerse voluntaria siendo mujer. Ella, que también es una heroína cotidiana en su propia familia, capaz de mantenerla unida. Tras tanto vaivén, queda un interrogante final: qué pasará con este campamento con solera. Qué pasará con todo lo que representa.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Jaque mate a la desigualdad

mailto  facebook  twitter  google+

Anna Muzychuk durante un campeonato
Foto: Andreas Kontokanis

Estamos seguros de que va a ser sí. De que este año tendremos mucha más noticias como esta y trataremos de informaros de todas. Porque si 2017 fue el año de la toma de conciencia colectiva de las mujeres, 2018 tiene todos los visos de ser el año de la puesta en acción por la conquista real de sus derechos.

Enroque feminista

Y parece que va a ser un fenómeno transversal. Ya no es una cosa de los rostros famosos de Hollywood o hemolíticas de todo signo. El fenómeno, lógicamente, se está expandiendo a todas las manifestaciones humanas, incluido el deporte.

la pasada semana conocimos la decisión de las jugadoras de ajedrez ucranianas Anna y Mariya Mazychuk. Las campeonas decidieron renunciar a la defensa de sus títulos por una razón mucho más importante que la competición.

Ambas argumentaron que no podían ir a jugar a Arabia Saudí, donde esta programado el próximo campeonato del Mundo de la especialidad. La razón está muy clara.

Se negaron a ir a un país en el que sus derechos se reducen en el mismo momento que pisan el asfalto del aeropuerto.

Desde ese momento están obligadas a ir con la cabeza tapada y siempre acompañadas por un adulto varón.

Apertura española

Las hermanas Mazychuk han aprovechado la ocasión para denunciar la situación de las mujeres en todo el mundo pero especialmente en el país árabe. Su excusa es que con tantas restricciones no iba n a estar concentradas para jugar al ajedrez a su mejor nivel. Lo cierto es que la decisión ha tendido un efecto dominó en el mundo del ajedrez.

Ahora es la española Sabrina Vega que comparte la opinión de las hermanas ucranianas.

Como ellas Vega afirma que si tiene que estar todo el rato con un hombre desconocido junto a ella y pendiente de cubrirse el pelo cada vez que sale a la calle, no va a estar en condiciones de permanecer atenta a las vicisitudes de un juego como el ajedrez,. Así que mejor no va al campeonato.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias