Bbrainers – Encuentro para juristas en Madrid. Innovación.

Delia de Vestalia Asociados presenta el evento BBrainers el próximo día 9 de febrero. Un encuentro único para abogados, juristas y profesionales del sector...

Hunga Tonga, la isla que se resiste a desaparecer

mailto  facebook  twitter  google+

isla de Hunga Tonga
Foto: Landsat 8 (NASA)

Ya lo sabemos desde el cole. La superficie de la Tierra está tomada por el agua en dos tercios y solo queda libre un tercio de tierra emergida, en la que nos agolpamos los pobres humanos. Pero también es cierto que lo que más nos preocupa es que el mar siga subiendo y ganando el poco terreno que nos queda. Aunque a veces es al revés.

Una isla efímera

Es lo que sucedió en 2015 en dos de las islas que ocupan el archipiélago de Tonga. Allí una erupción volcánica submarina hizo nacer una nueva isla. El nuevo territorio se llamó Hunga Tonga. En principio parecía destinada a ser una isla efímera. A que le movimiento del océano acabaría por arrastrarla al fondo del mar en unas semanas.

Sin embargo, la isla sigue resistiendo. Y incluso parece que creciendo, pues en su parte más alta alcanza ya los 120 metros sobre el nivel del mar. Las nuevas previsiones de la NASA sobre su supervivencia se han alargado desde lo pocos meses a los más de treinta años que sostiene la agencia espacial americana en la actualidad.

El secreto está en la formación y composición de la isla- Cuando hace ahora tres años el volcán que dormía en el fondo marino entró en erupción, lanzó una gran cantidad de ceniza y roca incandescente. Estos materiales se fueron acumulando hasta formar la isla.

Material volcánico

Pero la clave ha sido la composición, Las cenizas volcánicas en contacto con el agua de mar generan un tercer compuesto denominado toba. Este material se solidita con mucha fuerza y permite a los bordes de la isla resistir la mayoría de las batidas del mar.

Lo mejor de todo es que durante su breve, en términos geológicos, vida, la isla puede resultar clave para comprender algunos procesos desencadenados tanto en la Tierra como en Marte, que en un pasado remoto también fue rico en este tipo de formaciones volcánicas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Si da miedo, deberías hacerlo

mailto  facebook  twitter  google+

Si da miedo, entonces deberías hacerlo. Es así de sencillo. No es por parafrasear a ningún intelectual de la posmodernidad, pero es cierto eso que dicen: ‘Ser valiente no es no tener miedo, es enfrentarse a él’. Sin ser tan pseudo-poéticos, resumimos en que el éxito reside en atreverse.

El miedo es una sensación complicada, no compleja

A lo largo de nuestra vida podemos sentir miedo por muchas cosas. En ocasiones, se tratan de situaciones que hemos creado a partir de nuestras decisiones. Por ejemplo, retos laborales, relaciones sentimentales, aventuras impredecibles. Dentro de nuestra experiencia como personas es mandatorio encontrarnos con más de una situación que sea más grande que nosotros mismos y la reacción natural es el miedo.

Al fin y al cabo, el miedo es la percepción de peligro y nuestro instinto de supervivencia nos dice que no hay nada más peligroso que lo que no conocemos.

Aquí está la clave: lo que no conocemos nos asusta, pero eso no significa que sea malo. A veces hay que dar un paso a lo desconocido.

Deberíamos poder encontrar en este miedo nuestro motor de motivación principal. Porque en ocasiones tras esta sensación se esconde la emoción de saber que va a ocurrir algo grande. Todo lo que nos saca de la zona de confort es una experiencia que vale la pena vivirla. Ni si quiera estoy hablando de un discurso optimista facilón, del ‘tú quieres, tú puedes’. Estoy hablando de lo que es: una incomodidad, sí, pero que te puede sacar del sitio donde estás para llevarte más lejos.

Una de consejos para el miedo, marchando

Así que si tienes una oportunidad rozándote la punta de los dedos pero dudas por miedo: no seas idiota. Lo que está ocurriendo te lo mereces porque te lo has trabajado. Aquí tienes algunos trucos para facilitarte la situación.

Haz una lista de pros y contras.

Si de verdad dudas, las listas de pros y contras son tus mejores amigas. Primero, porque esquematizar los pensamientos es siempre de gran ayuda. Segundo, el subconsciente es traicionero y si ya se ha decantado por una opción… lo reflejará fácilmente en la lista.

Confía en la gente de tu alrededor.

Si la situación te queda grande, pide ayuda. Nos da mucho miedo necesitar a alguien más, pero cuando aprendres a pedir ayuda la vida se vuelve un poquito mejor. Sincérate con la gente que te quiere y busca los referentes o apoyos que necesites.

Tómate tu tiempo

No te precipites. Hay pocas cosas que necesiten ser hechas inmediatamente. Si te fuerzas, no saldrá bien. Dejar espacio a que las cosas fluyan solas es la mejor manera de afrontar el miedo, pues poco a poco la situación se irá volviendo natural.

Y siendo un post tan optimista y maravilloso como este no puedo evitar querer acabar con un eslogan americano, porque el uso del inglés será innecesario en el 99% de las ocasiones, pero, ay, qué bien suena: Dream big, work harder.

 

Imagen de PExels en CC para Pixabay

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

‘El museo de las maravillas’, saber leer imágenes en el cine

mailto  facebook  twitter  google+

 

Basada en la novela de Brian Selznick, también autor de La invención de Hugo y que colabora en este guion, que llevó al cine Martin Scorsese, Todd Haynes nos sirve en El museo de las maravillas una obra que, como la de Scorsese, está claramente orientada a un público infantil/juvenil, lo cual no le resta seriedad y calidad en su estética y narración, pese a las cajas destempladas con las que la recibieron en el pasado Festival de Cannes.

Dos tiempos y un mismo espacio, Nueva York. En 1977, el joven Ben (Oakes Fegley), que acaba de perder a su madre Elaine (Michelle Williams) y se ha quedado sordo en un accidente, escapa a Nueva York en busca de su padre, a quien nunca ha conocido. Y en 1927, Rose (Millicent Simmonds), sordomuda y con un padre muy protector, marcha a Nueva York a buscar a su madre, Lillian Mayhew (Julianne Moore), estrella del cine mudo, en un juego metacinematográfico de la película.

Dos viajes paralelos narrados prácticamente mediante imágenes y música. Un juego sorprendente en blanco y negro, por un lado, y otra en color, que retrotrae estilos visuales de cada época.

Como ya hizo el director en Lejos del cielo, I’m not there o Carol, Haynes retrotrae con ingenio el pasado para integrarlo en el presente, hablar de lo anterior desde ahora manteniendo las constantes de entonces.

El museo de las maravillas es, en definitiva, una producción con riesgo, imaginación. Inscrita en una línea de propuestas de los últimos tiempos que contravienen modas y sensibilidades a base de talento,  y que reivindican la experiencia sensorial de la imagen y de la música, el placer estético del cine.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Superluna de Sangre en enero

mailto  facebook  twitter  google+

Superluna de sangre
Image: YouTube/NASA

Comienzan los fenómenos astronómicos de 2018. Y el primero no puede tener un nombre una naturaleza más sugerente. Para final de mes se espera una Luna de sangre súper azul. Ahí es nada. Sin duda esto merece una explicación.

En América del Norte y Asia

El 31 de enero se podrá ver un eclipse que se denomina con ese ampuloso nombre. La semiocultación de la Luna hará que podamos ver el astro con unos tonos rojizos rodeada de un cielo anormalmente azul.

En oeste de America del Norte y prácticamente hasta la costa Asiática del Pacífico, será dónde mejor se podrá observar este efecto. No será un eclipse tal y como lo conocemos, el en que la Luna se oculte completamente.

Debido al plano inclinado en el que gira la Tierra alrededor del Sol, en ocasiones nuestro planeta le tapa la luz que llega hasta el satélite desde la estrella.

[Ver: ¿Qué ocurriría si desapareciera la Luna?]

Cada dos años y medio

Eso hace que la Luna se vea mucho menos iluminada. Además, parte de la luz que recibe es reflejada por la Tierra y la atmósfera de nuestro planeta hace el resto en cuanto a la composición de colores.

El espectáculo se completa a coincidir con el segundo periodo de Luna Llena del año. Además, se produce con una superluna, otro fenómeno físico que hace que el satélite se vea hasta un 145 más grande y un 36% más brillante. Estas coincidencias se dan cada dos años y medios.

[Ver: ¿Por qué siempre hay luna llena en semana santa?]

 

¿Te gustaría ir a la Luna? Entérate cómo Dos turistas irán a la Luna en 2018

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El hijo de David Bowie monta un club de lectura en honor a su padre

mailto  facebook  twitter  google+

A pocos días del segundo aniversario del fallecimiento de David Bowie, su hijo Duncan Jones, productor y director de cine, ha buscado una manera de recordarlo destacando la vena literaria del inmortal artista.

Jones ha abierto las puertas de David Bowie Book Club, un círculo de lectura en la red fundando en torno a los gustos y el universo literario de su padre. En Twitter ha explicado la iniciativa diciendo que su padre era “una bestia de la lectura”. 

El primer libro seleccionado en el seno del club para leer y comentar es Hawksmoor, de Peter Ackroyd (Londres, 1949). Quienes deseen formar parte de este club, tienen hasta el 1 de febrero para terminar de leer la novela. Después, probablemente se realice un coloquio a través de Twitter para discutir con Jones sobre lo que se ha leído.

Terror inglés para empezar

Ackroyd alcanzó la fama y el favor de los críticos con este título, publicado en los años 80, así como con The Last Testament of Oscar Wilde o Chatterton, títulos que combinan la erudición sobre la historia con la metaliteratura. La novela elegida, Bowie la seleccionó como uno de los 100 libros que sí o sí hay que leer, ubica la narración entre el siglo XVIII, cuando Nicholas Dyer, asistente de Christopher Wren, construye siete iglesias londinenses con un terrorífico secreto en su seno, y la década de 1980, cuando el detective londinense Nicholas Hawksmoor investiga una serie de asesinatos vinculados a iglesias antiguas.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias