Guillermo del Toro y la belleza del diferente

Pocas dudas caben de la esencia y personalidad que tienen las películas del oscarizado director mexicano Guillermo del Toro. Desde sus primeros títulos, como...

CinemaWell, una plataforma que paga por que vean sus películas

mailto  facebook  twitter  google+

 

CinemaWell.com es una plataforma de cines en línea focalizada en películas de corte independiente. Nacida en 2014, la web persigue aprovechar la tecnología blockchain, que se basa en la creación de registros online de los que participan en una red.

La plataforma permite a un número ilimitado de usuarios ver la misma película al mismo tiempo desde un cine virtual, y, a diferencia de otros canales de distribución como YouTube y Vimeo, también permite a los creadores de contenido (productores, directores o quienes suban películas) controlar sus proyecciones.

Pago en criptomoneda

Así, los usuarios pueden vender entradas a sus estrenos, establecer precios y horarios, así como tener acceso a informes y comentarios de sus espectadores. El sistema de recompensa, además, es bidireccional, porque se paga por proyectar películas, pero también por visionarlas y comentarlas en la red. El pago, eso sí, se hace con la criptomoneda ApplauseCash (APLC), creada por la propia web.

CinemaWell.com se fundó en 2014 por medio de una ICO, esto es, un plan de financiación basado en la criptomoneda, de acuerdo con el cual, los usuarios que deciden apostar por la empresa con dinero, reciben criptomoneda a cambio.

Versión en beta

La inversión inicial fue de 300 millones de ApplauseCash. Del total, el 48 por ciento irá destinado a la financiación a través de ICO, y el otro 49 por ciento se usará para pagar a los usuarios que interaccionan con la web viendo películas, así como creando los pases. El 3 por ciento restante se dedicará a una campaña de primas para usuarios especiales.

La plataforma ya está en funcionamiento en fase veta, se espera su pleno rendimiento a finales del mes de abril. Por ahora, el contenido está disponible en solamente en inglés.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Encuentran un tigre de Bengala en un envío de mensajería

mailto  facebook  twitter  google+

Cachorro de tigre de Bengala
Foto: Policía Federal de México

Será nuestra fascinación por los animales salvajes. Será nuestra falta de escrúpulos. Probablemente sean ambas cosas. Pero lo que les hacemos a los animales que viven en libertad es digno de un estudio. O mejor, de un museo de los horrores. La última pieza de este museo llega desde México.

Paquete sorpresa

Esta semana, los agentes de aduanas de país norteamericano tuvieron una considerable sorpresa. Para funcionarios acostumbrados a terciar con los más rocambolescos envíos, aquello fue increíble. Uno de los perros adiestrados para olisquear los paquetes en busca de sustancias ilegales dio la voz de alarma sobre una caja de plástico azul con pequeños agujeros en su superficie, en el centro de control de Jalisco.

[Ver: ¿Y si el tigre de Tasmania no hubiera desaparecido?]

Pero desde luego, ni en un millón de años habrían adivinado qué contenía antes de abrirla, aunque los movimientos y ruidos provenientes del interior pudieran darles una pista.

Al retirar la tapa encontraron un cachorro de tigre de Bengala en su interior. El pequeño animal, asustado y rodeado de tiras de papel de periódico miró con gesto asustado a sus liberadores.

Dos meses de edad

El cachorro debe de tener alrededor de dos meses de vida. Pese a la inhumana forma de enviarlo, se encontraba relativamente bien. Los veterinarios de la Procuraduría federal de Medio Ambiente mejicana que lo analizaron aseguraron que el animal había sido sedado para que sus movimientos no delataran el envío y tenía síntomas de deshidratación. Se desconoce el tiempo que llevaba encerrado en la caja de plástico.

 

[Ver: Un drone capta increíbles imágenes del tigre de Amur]

 

La Policía Federal ha abierto una investigación para tratar de encontrar a los autores del envío y el origen del cachorro de tigre de Bengala.

Cada año, el tráfico ilegal de especies supone miles de millones de euros. Un negocio fraudulento que está poniendo en grave riesgo a distintas poblaciones de animales en peligro de extinción como grandes felinos y primates.

 

Leer ahora: 

Buenas noticias para el tigre

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Japón confía a los robots el cuidado de sus ancianos

mailto  facebook  twitter  google+

El problema del envejecimiento de la población sigue siendo tan acuciante que no cesan las iniciativas para abordarlo. Sobre todo en países como España, Suiza, Australia y Japón, donde la esperanza de vida alcanza sus cotas más altas. En este último, se ubica en 86 años para las mujeres y 80 para los hombres. De sus 127 millones de habitantes, el 27 por ciento tiene más de 65 años. Entre ellos hay 65.000 centenarios, un récord mundial. Se calcula, además, que en 2025 faltarán 370.000 enfermeros para poder cuidar a los ancianos que necesiten atenciones especiales.

[Ver:  Bill Gates propone que los robots paguen impuestos]

Robot enfermero

Ante este panorama, el gobierno del país ha comenzado a financiar un proyecto piloto que pasa por el uso de robots y tecnología punta para atender a los ancianos. Ya en 2006, el Centro de Investigación Científica para Asuntos Emergentes RIKEN desarrolló un robot-enfermero al que llamó “Ri-Man” y cuyos brazos, hechos de silicona, permiten transportar a personas mayores, entre otras funciones.

[Ver: Fabio, el primer robot despedido]

Ahora, el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada de Japón trabaja ya en un proyecto para ayudar a 98 fabricantes a probar dispositivos robóticos para el cuidado de enfermería en los últimos cinco años. Quince de ellos ya se han comercializado, por ejemplo , como andadores que activan un refuerzo al detectar una cuesta.

El 8% de los hogares japoneses ya se está acogiendo a estas ayudas, y se calcula que en los próximos cinco años, cuatro de cada cinco ancianos japoneses recibirá un robot en su domicilio.

El diario The Guardian informa de que esa tecnología se está enfocando, por ahora, a ayudar a las personas mayores a levantarse de la cama o de una silla de ruedas, pero se espera que en el futuro los asistan en sus necesidades en el baño o hasta combatan con ellos la soledad.

[Ver: La primera ciudadana robot]

Por ahora, además, la tendencia es no conferirle a estas máquinas forma humanoide (existe una foca de peluche especialmente diseñada para enfermos de Alzheimer), y en muchos casos no van más allá de ser dispositivos con tecnología inteligente.

[Ver:  Descubre si un robot te quitará el trabajo]

Códigos QR para pérdidas de memoria

Además de este programa gubernamental, existen otras inicativas a lo largo y ancho de Japón para incorporar la tecnología al cuidado de la tercera edad. Por ejemplo, en Iruma, una ciudad al norte de Tokio, muchas personas con demencia senil están siendo monitoreadas a través de códigos QR instalados en las uñas de sus dedos, en manos y pies. La policía puede escanear estos códigos, en caso de que la persona se pierda, para obteer toda su información personal.

 

Leer ahora: 

La familia de robots domésticos crece

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Bitcoin consume más energía que Irlanda y Dinamarca juntas

mailto  facebook  twitter  google+

Ordenador gestionando bitcoins
Foto: FlippyFlink

La nueva economía parecía que venía a resolver muchos de nuestros problemas. Más sencilla, barata, sostenible y optimizada. Efectivamente, todo mentira. Poco a poco vamos comprobando que la nueva economía se parece mucho a la antigua. Quizá cambien las caras y los nombres, pero al final el medioambiente, por ejemplo, queda en segundo lugar.

Criptomonedas

¿Quién nos iba a decir que las criptomonedas tendrían un impacto radical en la atmosfera? Pero como suele pasar con el mundo virtual, su influencia sobre el mundo real es tangible. Y sirva un dato para demostrarlo.

En la actualidad, Islandia invierte más energía en gestionar bitcoins, una de esas criptomonedas virtuales, que en los hogares del país.

Una de las empresas energéticas islandesas estima que en 2018 se gastarán nada menos que 840 gigavatios en mover monedas virtuales de un ordenador y servidor a otro. En el otro lado, los hogares islandeses consumirán alrededor de 700 gigavatios en el mismo periodo.

Es un proceso que no va a acabar. Los últimos cálculos aseguran que durante este año, el tráfico mundial de criptomonedas va a necesitar los mismo recursos energéticos que los que van a emplear dos naciones como Irlanda y Dinamarca juntas.

 

[Ver: La furia de los elfos se desata en Islandia]

Infraestruturas

Y la tendencia aumenta de forma exponencial. Aunque todavía es una pequeña cantidad de la energía que Islandia consume y produce, no cabe duda de que se trata de un fenómeno curioso y alarmante.

Nos queda el consuelo de que en la pequeña isla nórdica, el 70% de la energía que se produce es de origen renovable.

[Ver: Islandia se acerca a la independencia energética]

Otra cuestión es qué sucederá con las infraestructuras energéticas necesarias para gestionar tan cantidad de consumo. Los responsables de la compañía eléctrica aseguran que a ese ritmo es probable que muy pronto las redes eléctricas no sean capaces de dar capacidad a esa demanda.

 

Leer ahora: 

¿Constituye el bitcoin una alternativa económica?

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La purpurina causa estragos en el medio ambiente

mailto  facebook  twitter  google+

Es tendencia y glamour en la moda, pero no hace más que darnos disgutos en otros territorios. Por ejemplo, hace cuatro años su uso sin supervisión de un adulto se desaconsejó en tareas relacionadas con las manualidades infantiles -como el de tantos otros materiales- en ciertos países, por ejemplo en Argentina, después de que varios niños lo aspiraran e incluso uno de ellos falleciera -cierto es que fue un solo caso entre una inmensidad-.

Y es que las micropartículas que componen la purpurina pueden penetran en los glóbulos rojos, ocasionando neumonitis química, una irritación de los pulmones causada por la inhalación de sustancias tóxicas. También puede causar daños oculares y alergias en la piel.

Un punto en contra para el medioambiente

La purpurina contiene metales pesados, como plomo, cobre, aluminio y tereftalato de polietileno (PET) pulverizado. Eso la hace deslumbrar, pero son componentes que no se degradan hasta siglos después, y su reciclaje es prácticamente imposible debido a su minúsculo tamaño. Así lo detectó en 2014  la investigadora Trisia Farrelly de la Universidad neozelandesa de Massey, advirtiendo sobre la gran amenaza que supone el material para los océanos.

El problema de los microplásticos

Son microplásticos de menos de cinco milímetros, y atraviesan los sistemas de filtración del agua llegando al mar. Así, como otros microplásticos, cuando caen al mar, pasa a formar parte de la cadena alimentaria de la fauna marina, que la confunde con alimentos.

Y la mayor preocupación resulta que estos materiales no paran de crecer. Según un informe de Live Science, en 2014 había 5,25 millones de piezas de plástico con un peso total de 268,940 toneladas en los mares de todo el mundo, y eran microplásticos un 92,4 por ciento, que se van desprendiendo de elementos de uso frecuente como botellas de agua o bolsas de plástico, pero también de cosméticos como exfoliantes o la purpurina.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias