Rich Froning – Campeón mundial de CrossFit 4 años seguidos – ¿cómo entrena?

Rich Froning es el campeón mundial de CrossFit durante 4 años seguidos. Estos campeonatos que se han hecho algo populares en NetFlix son una...

Usar un smartphone cambia tus decisiones morales ¿eso es bueno o es malo?

mailto  facebook  twitter  google+

[DP] Pixabay

A diario tomamos decisiones morales de todo tipo desde un smartphone, y otras aparentemente menos trascendentales, desde comprar hasta responder a otras personas. Por supuesto, no paramos de opinar en redes sociales y tomar partido sobre temas de tipo ideológico y moral. Ahora un estudio revela que esas decisiones cambian si en lugar de hacerlas en un smartphone las haces en un PC. Incluso, tu moral puede no ser la misma. No lo decimos nosotros sino la Universidad de Londres.

 

  1. Las personas que usan teléfonos inteligentes son más propensos a tomar decisiones racionales y sin emociones en comparación con los usuarios de PC cuando se le presenta un dilema moral en su dispositivo
  2. Sin embargo, los investigadores encontraron que los usuarios de PC eran más propensos a favorecer la acción basada en la intuición y seguir las reglas establecidas.

El estudio se ha publicado en Computers in Human Behavior  y es uno de los primeros sobre el impacto de la era digital en los juicios morales, y sugiere que éstos dependerán del contexto digital en el que un dilema se presente, pudiendo tener implicaciones significativas para la forma en que interactúan con los ordenadores.

El problema del tranvía

Para investigar cómo los juicios morales se ven afectados por los teléfonos inteligentes y ordenadores, los investigadores reclutaron a 1.010 personas y les presentan con un clásico dilema moral conocido como el ‘Problema del Tranvía’.


Un tranvía corre fuera de control por una vía. En su camino se hallan cinco personas atadas a la vía por un filósofo malvado. Afortunadamente, es posible accionar un botón que encaminará al tranvía por una vía diferente, por desgracia, hay otra persona atada a ésta. ¿Debería pulsarse el botón?

Hay una versión más dura de este dilema, conocida como “Fat Man” en la que se le dice a los participantes que hay un hombre gordo en una pasarela junto a la vía, y que si empujan al hombre delante del tranvía, lo detendrá con su vida, salvando a las otras cinco. ¿Tú qué harías? Probablemente dependa de si respondes en un PC o un Smartphone.

Los investigadores encontraron que los participantes en el dilema “hombre gordo” eran más propensos a optar por sacrificarle para salvar a cinco personas cuando se utilizó un teléfono inteligente (33,5%) frente a los que utilizaron una PC (22,3%).

Más usuarios de smartphone decidieron sacrificar a uno

En la versión básica, también comprobaron que fueron unos pocos participantes más quienes decidieron sacrificar a un hombre accionando el cambio de vía que los que decidieron no hacer nada y dejar que cinco personas mueran (80,9 por ciento para los usuarios de teléfonos inteligentes, el 76,9 por ciento para los usuarios de PC).

El Dr. Albert Barque-Durán, investigador del Departamento de Psicología de la Ciudad en Universidad de Londres y autor principal del estudio, lo explicó:

“Lo que encontramos en nuestro estudio es que cuando las personas utilizan un teléfono inteligente para ver los problemas morales clásicos, eran más propensos a tomar decisiones sin emociones, más racionales, cuando se le presenta un dilema muy emocional. Esto podría ser debido al aumento de la presión del tiempo que a menudo está presente con los smartphones y también, que la distancia psicológica puede aumentar cuando se utiliza este tipo de dispositivos en comparación con los PC.”

Fuente: University of London

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Cuatro situaciones que puedes encontrate ligando

mailto  facebook  twitter  google+

Sasin Tipchai

En cierta medida, la mayoría de nosotros estamos expuestos a ligar durante bastantes años de nuestra vida. Obviando, claro, esas parejas asquerosas que encuentran al amor de su vida a los 20 años. Sin rencor, ninguno, pero está feo de cara al resto de personas que seguimos intentando hacerlo mínimamente bien en el mundo del ligue.

Deberíamos ser todos felizmente solteros y sin necesidad de nadie más. Pero el sexo atrae.

Pero evitando ahogarme en mi propia bilis negra, hoy quisiera hablar de momentos claves en el ligue: de las situaciones que marcan un antes o un después, por supuesto un – antes tranquilo – a un – después de huida ninja –.

La del sofá

Nunca olvidaré cuando me invitaron de verdad a dormir a un sofá. Es decir, toda la noche con una tensión que tal vez matábamos a quién pasara cerca. El metro cierra y yo me quedo un poco lejos de mi casa (VAYA, QUÉ PENA) y el chico, caballeroso, me invita a su apartamento a dormir, que se ha hecho tarde. Acepto encantada, para, al llegar, encontrarme uno de esos sofás chaise longue y al chaval en cuestión sonriéndome mientras comenta que dormiré comodísima. En el sofá. SOLA.

via GIPHY

Cállate, leches

Otro de esos grandes incentivos sexuales que puedes encontrar en tu largo camino por los valles del filtreo es el de “tres veces yo” o el “mi, me, yo, conmigo“. Una persona tan, pero que tan, tantísimamente interesante, que no puede evitar hablar solo de ella misma. Pero no es que no lo pueda evitar, es que no le hace falta evitarlo porque realmente no hay nada en el mundo más interesante que su verborrea constante e incansable, que te anula como participante en la conversación. Y, poco a poco, según te vuelve a contar que todos sus familiares han nacido con la misma diferencia exacta de años y eso le fascina, notas como la líbido echa a volar a un lugar mejor.

via GIPHY

Quentin Tarantino dirige la película que te has montado

El mundo está dividio en dos: la gente que siente atracción por los pies y la gente normal. Dentro del primer grupo, los hay que creen que los filtros son solo para el café y que el mundo es un lugar libre donde se puede hacer lo que quieras. Vamos a dejarlo claro desde el minuto 0: Querer ver si los pies son peludos o querer enseñar el juanete que ya deberían haberte operado NO SON OPCIONES VIABLES DE LIGUE. Hay partes de nuestro cuerpo que deberían ir descubriéndose por si solas, poco a poco; que si no se pierde la magia. Y por mí si no prestamos demasiada atención de rodilla para abajo, mejor.

via GIPHY

OJO, que esto no justifica usar calcetines en la cama, me cago en la leche.

Los fantasmas bien, gracias

Es increíble la cantidad de gente que arrastra sus fantasmas a las citas o en los momentos de ligue. Todos, toditos, tenemos fantasmas. Es parte de quienes somos. Sin lugar a dudas, hay momentos para estar con tus fantasmas, pero no hace falta pedirse tres cafés en la primera cita, considerando al fantasma. Lo malo, lo jodío, es cuando ese fantasma es un ex. Pista: No hables de lo bien que le quedaba a tu ex el color que está llevando tu ligue. O, mejor aún, no hables de tu ex con NOSOTROS y en PRESENTE, so cazurro. Para pasar una buena noche se deben luchar contra muchas cosas (como pitillos masculinos muy estrechos), pero no es necesario entrar en el cuadrilátero con una ex, que probablemente será mejor que tú, porque así de mal están las cosas.

via GIPHY

 

Dios Todopoderoso, por favor líbrame de esta cruz del ligue torpe y malavenido, pero tampoco hace falta que sea con una pareja estable. Hagamos un trato igualmente ventajoso.

Imagen de Pixabay en CC de Sasin Tipchai

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

10 himnos pop rock que tú también has cantado alguna vez

mailto  facebook  twitter  google+

queen we are the champions
©Eagle Rock Entertainment/YouTube

Los himnos son esas canciones escritas para unir a la gente bajo una bandera. Pero esa bandera no tiene por qué ser un país. Puede representar a un equipo de fútbol o una ideología internacional. Normalmente los himnos son encargados por una autoridad que quiere tener esa música y esa letra que emocione y haga a quién la escuche sentirse parte de algo.

Pero a veces, la gente normal y corriente como tú y yo, se siente unida en un mismo sentimiento al escuchar una canción pop que no se escribió con ese fin. Son lo que todo periodista musical o de sociedad ha descrito alguna vez como “todo un himno” y que cada vez que un DJ la pincha en un local o suena en la radio, nos ponemos en pie, nos hace bailar y la cantamos a grito pelado, levantando nuestras copas y normalmente —confiésalo que lo has hecho alguna vez— abrazos a los demás.

Hemos hecho una selección de las diez canciones pop rock convertidas en himno por aclamación popular, por su significado universal, su melodía pegadiza y sus letras que llegan al corazón ¿Cuál no has cantado aún?

1. Imagine — John Lennon

“La Paz”

Empezamos por una que siempre suena cuando reclamamos la paz. Usada en anuncios o programas de televisión y compartida en redes cada vez que tenemos noticia de un atentado o una nueva atrocidad. En este caso su autor tenía toda la intención cuando la creó, como repulsa a la violencia y la injusticia. Tal vez porque él mismo acabó siendo víctima de un asesinato, la hemos convertido entre todos en ese canto a la Paz.

2. We are the champions – Queen

“El triunfo”

Competiciones como la UEFA Champions League tienen parte de la culpa de que cada vez que un equipo gana en un deporte, suene de fondo. Pero la verdad es que se convirtió en himno desde el primer momento y ese era el objetivo de Queen, que la compuso para hacer cantar al público al final de sus conciertos. Según Mail Online: “Brian May dijo que la banda deseaba que la audiencia cantara y se meciera a su ritmo, para obtener un resultado unificador y positivo.” Confiesa que la has cantado alguna vez que tu equipo haya ganado, y hasta en el trabajo cuando logras un buen contrato y te sientes todo “un champion”.

3. I Will Survive – Gloria Gaynor

“Espíritu de Supervivencia”

Elevada a esta categoría en gran parte por la comunidad GLTB, en realidad describe cómo alguien se recupera de una separación. Evidentemente, sobre todo entre los que no saben inglés y sólo conocen la traducción del “sobreviviré” (que por cierto, cantó en español la propia Gaynor como pionera en el doblaje de hits), el himno nos viene a la mente cada vez que nos hacen la vida imposible o las cosas se nos ponen cuesta arriba ¿verdad?

4. A quién le importa — Fangoria

“Autoayuda”

Llegamos a los temas en castellano con otro ídolo de la comunidad LGBT, que también adoptó el tema como himno en defensa de su realidad. Y de nuevo, no es excluyente y cualquiera se habrá descubierto canturreando ese “lo que yo haga, lo que yo diga, yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaréeeee”.

5. Vivir así es Morir de Amor — Camilo Sesto

“Rechazo sentimental”

Top hit de los karaokes en idioma español, este tema de los setenta españoles compite con “Escándalo” de Raphael en ser el que menos gente confesará abiertamente que le gusta, y menos aún sus cantantes, pero habrá coreado más de una, dos o tres veces. Y es que con sus fanfarrias del inicio y sus poderosas frases: “Siempre me voy a enamorar de quien de mí no se enamora” o “Soy su amigo, quiero ser algo más que eso” es difícil que si tienes más de 20 años no te hayas sentido así alguna vez. Y oye, que si nunca te ha pasado igual podrías ganar el récord Guinness.

6. Déjame — Los Secretos

“Se acabó”

Aquí también teníamos dudas de si elegir a Pimpinela con su “Vete y pega la vuelta”. Ambos son el contrapunto al tema anterior, y es aquí el que lo canta a grito pelado el que lo está diciendo más alto porque más claro no puede: Que-te-pires-que-me-olvides.

Recientemente ha salido un competidor con Morat y su Cómo te atreves a volver. Pero nos quedamos con lo de toda la vida, de momento, aunque el mensaje sea el mismo: Tuviste una oportunidad y la dejaste escapar.

7. Voy a pasármelo bien —Hombres G

“Esta noche ligo”

Tenemos ahora un himno para cantar en casa en la ducha. Uno que ya quisieran haber escrito los coach de autoayuda que abundan por internet hoy en día. Toda una declaración de intenciones de quien ha superado ya las rupturas amorosas y desengaños, o nunca las ha tenido, y se va a dar un homenaje. Bueno, por lo menos lo va a intentar, y ya sabemos que si quieres, puedes. Solo hay que dar un salto mortal al levantarse y mirar en esa agenda de teléfonos. Suerte.

8. Son mis Amigos —Amaral

“Sentido de pertenencia”

Una de las fases de cualquier borrachera es la exaltación de la amistad. Si justo en ese momento, el DJ pincha este tema de Amaral, se arma el fiestón. Grupos abrazados, choque de copas, saltos y como te dejen, subirse a la barra. Igual si no eres de carácter latino, no entiendes muy bien lo de “en la calle pasábamos las horas”, pero qué le vamos a hacer. Unos años antes Hombres G también grabó su himno a los amigotes de juerga, con Visite Nuestro Bar, pero al final, lo que importa no es el lugar sino las personas. Punto para los de Zaragoza.

Por cierto, la canción en realidad se llama “Marta, Sebas, Guille y los demás”.

9. Hoy no me puedo levantar —Mecano

“Resaca de lunes”

Lo normal, te pones a cantar como loco en la fiesta, pides otra con los amigotes tras escuchar las canciones anteriores y a la mañana siguiente lo pagas. Y si es lunes, ni te cuento. Así que levante la mano quien no haya cantado esta canción de Mecano alguna mañana porque “el fin de semana me ha dejado fatal“. Eso sí, bajito y a ser posible aún en la cama. Así que podíamos llamarlo un himno intimista.

10. Losing my Religion —R.E.M.

“El Himno por el Himno”

Y decíamos antes que los himnos se hacían a sí mismos adoptados por el público. En este caso, apuesto a que casi nadie se ha fijado en lo que dice la letra en inglés. Pero oye, es sonar en una pista de baile y lanzarse la gente a bailarla, con la copa en alto y los ojos cerrados. Como rezando, supongo que por aquello de la religión. ¿No lo has visto nunca? Pregunta a un disc jockey, pregunta. Es empezar a sonar el “oh, life, is bigger… it’s bigger than you” y todo el mundo se pide.

¿Cuál es tu himno?

Y hasta aquí nuestro ranking. Pero seguro que hay más. ¿Cuál es tu Himno? Sigamos la conversación en Twitter o Facebook con el hashtag #HimnosLeequid

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Júpiter no es como creíamos

mailto  facebook  twitter  google+

La agencia espacial estadounidense no ha dejado lugar a dudas: estamos descubriendo “un Júpiter completamente nuevo”, aunque también han añadido que “el viaje a Júpiter ha sido lento, pero ha merecido la pena”.

El centro se basa en los primeros datos que ha recibido de la Sonda Juno, que viaja desde hace 53 días en una órbita elíptica muy alargada alrededor de Júpiter que le permite acercarse a 4.200 kilómetros de las nubes más altas de la atmósfera. Y nos está mostrando una imagen más detallada y realista de este planeta, el más grande del Sistema Solar.

Campos magnético diez veces mayor de lo esperado

Lo que nos está llegando desde allí arriba, según anunció ayer la NASA en rueda de prensa, es un panorama de más de 1.400 kilómetros con ciclones, inmensos campos gravitatorios que desafían los cálculos, o auroras. Todo ello, desconcierta a los científicos, como también el campo magnético del planeta, que se ha descubierto que es diez veces más potente de lo esperado.

Las imágenes de los polos revelan además que las características franjas paralelas al ecuador de Júpiter desaparecen a partir de 60 grados de latitud, tanto en el hemisferio norte como en el sur. A partir de ahí, empieza una región aparentemente caótica en la que predominan pequeños ciclones.

Las famosas franjas son pequeñas

Son pequeños a la escala de Júpiter, con diámetros que se extienden desde menos de 50 kilómetros –el límite de resolución de la cámara de Juno– hasta 1.400 kilómetros. Contrariamente a lo que se esperaba, “los polos de Júpiter parecen ser diferentes de los de Saturno”, concluyen los investigadores, según han expresado en Science.

La misión Juno seguirá su curso, aportando nuevos daatos, hasta que el 20 de febrero del año que viene la sonda se sumerja entre los velos gaseosos de planeta gigante.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Al Gore El Incómodo ataca de nuevo

mailto  facebook  twitter  google+

Al Gore advierte de los problemas del cambio climático
Imagen: YouTube

Es difícil determinar en que momento la preocupación por el medioambiente y el cambio climático se convirtió en algo global. Hemos visto reportajes que ya hablaban de la influencia de las emisiones industriales en el clima en los años cincuenta. Pero no ha sido hasta los últimos años que el asunto ha pasado a primera.

Secuela de ‘Una verdad incómoda’

Quizá la primera acción propagandística a gran escala fue Una verdad incómoda. En 2006, Al Gore protagonizaba un documental que exponía la gravedad de la situación. Con riqueza de imágenes y datos, mostraba, por ejemplo, la velocidad exponencial a la que el clima de la Tierra ha subido en los últimos años. Y cómo este alza ha sido en paralelo al incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al Gore aprovechó su ascendencia como vicepresidente durante el mandato de Bill Clinton y la extraña derrota contra George Bush Jr en las elecciones de 2000. Desde entonces, Gore se dedicó a ser el evangelista de la verdad ecologista. Esa verdad incómoda.

Al Gore contra Trump

Ahora vuelve a la carga con Una secuela incómoda. Porque, según Gore, pocas cosas han cambiado significativamente desde hace diez años.

Pero sobre todo, esta secuela quiere incidir en un asunto que parece que está cobrando fuerza en Estados Unidos. La negación del cambio climático. Y sitúa a Al Gore frente a Donald Trump, como un superhéroe enfrentado a un supervillano. Lógicamente Gore emplea todas las armas. Desde las más clásicas de advertir del incremento de las temperaturas hasta las más emocionales, como que la subida de las aguas del océano amenaza con anegar el monumentos a las víctimas del 11-S.

También, por supuesto, los serios peligros en forma de tornadas más devastadores, tormentas más violentas e inundaciones más graves.

Se trata, en una palabra de dejar claro que el cambio climático es un hecho, que la influencia humana es real y que Trump, otra vez más está equivocado. O interesado en equivocarse.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias