Guillermo del Toro y la belleza del diferente

Pocas dudas caben de la esencia y personalidad que tienen las películas del oscarizado director mexicano Guillermo del Toro. Desde sus primeros títulos, como...

Por la adopción de niños con VIH

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

España es el segundo país del mundo en número de solicitudes de adopción internacional, con 33.000 familias declaradas idóneas para adoptar, y también con 22.000 niños en centros de acogida españoles. Sin embargo, no es ejemplar como país donde la adopción de niños y niñas con patologías como el VIH, ya sean de nacionalidad española o extranjera.

Italia, por ejemplo, nos supera en adpciones de niños con VIH, según información de la Asociación Familias de Colores, que trabaja por los menores que padecen situaciones de abandono, y atribuye este dato a la falta de buenas campañas de información. Por otro lado, en 2005, la adopción internacional de niños con necesidades especiales en Holanda era de un 13 por ciento y cuatro años después subió al 66 por ciento, mientras que en España, en los mismos años, se situó entre el 0,1 y el 9 por ciento.

Así, CESIDA, Coordinadora Estatal de VIH y SIDA, lleva meses incidiendo en una campaña para recordar que actualmente la infección por el VIH está considerada una enfermedad crónica pero no terminal, y los menores que la padecen pueden llevar una vida normalizada con el tratamiento adecuado. Se pretende, así, que el miedo, la desinformación y hasta los prejuicios acerca de la enfermedad y los modos de transmisión del virus no frenen a las familias a la hora de adoptar un niño o una niña con el VIH.

Fue en un acto celebrado el pasado mes de diciembre en el Palacio de Cibeles (Madrid) donde y cuando CESIDA y la Asociación Familias de Colores presentaron esta campaña, bautizada como ‘Adopción en positivo’, y que persigue sensibilizar e informar a las familias que están en procesos de adopción de niños sobre cómo ha cambiado la realidad de la infección por el VIH respecto a décadas anteriores. La campaña se compone de una guía didáctica y el documental ‘Adoptar y acoger en positivo’, con testimonios de profesionales y personas que viven con el VIH explicando lo que supone el VIH a día de hoy.

Solo un 3% de fallecimientos

En España existen 150.000 personas con VIH, aunque el 30% no lo saben. En el mundo, hay ahora mismo 2,5 millones de menores de 15 años infectados. En 2015, se diagnosticaron 10.000 nuevos casos en la Comunidad de Madrid. 300 personas fallecieron (un 3%) y 1.600 desarrollaron SIDA. Los demás, salieron adelante.

La Fundación Lucía se dedica en España a la información pediátrica de menores con el VIH. 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Reportaje

El vacío legal permite la reventa de entradas en Internet

mailto  facebook  twitter  google+

La app y web de compraventa de segunda mano Vibbo anunció el pasado 25 de julio la retirada de todas las entradas que había a la venta en su plataforma, ante la dificultad de detectar la reventa “irregular”, expresaba en su comunicado. No es la primera vez en los últimos meses que da que hablar la reventa de entradas.

Un hito fue el pasado 16 de enero de 2017, cuando se abrió la taquilla virtual para el concierto que U2 ofreció en julio en Barcelona, como parte de la gira internacional con la que la banda que lidera Bono está conmemorando los 30 años de The Joshua Tree: 35.000 personas hicieron clic para obtener su ticket en doctormusic.com, livenation.es o ticketmaster.es, a precios entre 35 y 175 euros. Las entradas se agotaron en ocho horas. Pero, enseguida, páginas de reventa comenzaron a ofrecerlas dos, tres y hasta siete veces más caras. A la vista de ello, Live Nations y Doctor Music, empresas promotoras del concierto, impusieron la obligatoriedad de que los tickets fueran nominales, como los billetes de avión, condición que se añadía a otra habitual en conciertos detrás de los que está Doctor Music: la de que cada persona pueda comprar, como máximo, seis entradas.

A la vista de todos, en Internet

Y sí, en España la reventa de entradas se realiza a la vista de todos en Internet, aunque sea de manera sutil, porque existe un vacío legal: está prohibida la venta y la reventa callejera o ambulante de localidades, según el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, norma aprobada en 1982 para evitar conflictos a las puertas de los estadios durante el Mundial de fútbol que se celebró en nuestro país aquel año. Pero no figura ninguna indicación, claro, respecto al territorio online.

Y así se han ido creado, siguiendo un modelo que surgió en Estados Unidos, diversas webs de reventa, como Viagogo, Tengoentradas.com, Stubhub (empresa filial de eBay que compró la web de origen bilbaíno Ticketbis) o Seatwave, que, sorpréndanse: es propiedad de Ticketmaster.

Esto último no parece precisamente estético. Por si no ha quedado claro: Ticketmaster da cobijo a una plataforma que revende fraudulentamente las mismas entradas que ella comercializa. No es extraño que contra este binomio clamaran los compradores cuando, tras agotarse en Ticketmaster las entradas para el concierto que Bruno Mars ofreció en Madrid en abril de 2016, la web planteara al internauta la opción de acudir a comprarlas a Seatwave. Y también clamó FACUA con ocasión del concierto que ofreció Bruce Springsteen en mayo de 2016, también en la capital española, presentando una denuncia para pedir que se investigase el proceso de venta de localidades en Ticketmaster, debido a la “desaparición” de todas ellas en menos de dos horas, y su oferta, de forma “inmediata”, según la organización de defensa de consumidores, en Seatwave.

¿Puede la reventa estar justificada?

Suele argumentarse a favor de las plataformas de reventa que vienen, como mínimo, a solucionar la papeleta de quienes han comprado una entrada que por algún motivo no podrán usar, supuestamente concediendo legitimidad a los tickets al ejercer de intermediarias -cobrando en torno a  un 10% de comisión- entre el particular que vende –al precio que él establece- y el que compra. En algunos casos, estas webs incluso retienen el dinero de la transacción hasta después del concierto, para asegurarse de que la entrada comprada en su espacio es válida.

Pero, desde el bando contrario, no paran de lloverle críticas a estas plataformas. Porque en aquellos conciertos, como los organizados por Doctor Music, que prohíben el acceso con entradas de reventa, venderlas constituye un fraude, y a muchos conciertos acuden víctimas de ellos, estafados por las plataformas de reventa, sin saber que esas entradas no les servirán para ver su concierto. Por otro lado, se critica la arbitrariedad de los precios, ya que se revenden las entradas por el doble, triple, cuádruple de su precio.

Así, desde FACUA se han venido reclamando, por un lado, un mecanismo que evite la reventa de entradas masivas, pero también, por otro, un sistema por el cual el consumidor que no pueda acudir al evento pueda de forma particular ceder esta entrada a una tercera persona. Incluso en aquellos eventos en los que las entradas son vendidas con meses de antelación, sería positivo, a juicio de la organización, que la empresa permitiera al consumidor desistir de la compra de la entrada durante un plazo de tiempo aceptable.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Tasas de basura según los residuos que generemos

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Siguen surgiendo propuestas para concienciarnos a los ciudadanos de la necesidad de combatir, de manera individual, el cambio climático. Ecoembes, organización española “que cuida del medio ambiente a través del reciclaje y el ecodiseño de los envases”, según se define en su web, donde también explica que hace posible “que los envases de plástico, latas y briks (contenedor amarillo) y los envases de cartón y papel (contenedor azul) puedan tener una segunda vida”, propone que paguemos, en el futuro, una tasa municipal según la basura que generemos, atribuyendo a cada usuario un coste acorde con la cantidad real de residuos generados.

Una iniciativa ya implantada fuera

La propuesta se inspira en otras similares que ya están en vigor en ciudades de países como Francia, Austria, Bélgica, Finlandia, Suecia e Irlanda. En España, son siete los municipios que se han acogido a la práctica: Urubril en País Vasco; Esporles, Benissalem y Porreres en Baleares; Miravet, Rasquera y Argentona, en Cataluña. Ecoembes y algunos ayuntamientos llaman a la iniciativa ‘Pago por generación’, y la organización mantiene su propuesta en fase de desarrollo, está creando una hoja de ruta que compartir con los consistorios españoles para aplicarla de forma adecuada.

Quien contamina, paga

El objetivo es premiar a los ciudadanos que realicen una correcta gestión de sus residuos. Basado en el principio “quien contamina, paga”, el sistema permitirá que a quien mejor separe sus residuos, más económica le resulte la tasa por recogida de basura. De modo que solo tengan que pagar por lo que no reciclen, de la misma manera que han de abonar su consumo de agua o luz, que será más o menos costoso en función de que tengan más o menos tiempo abierto el grifo del agua o encendido el interruptor.

Se espera que, así, aumente el porcentaje de recogida separada de los residuos domésticos, se incentive la prevención de residuos y se aplique una tasa de residuos equitativa para todos los ciudadanos. Y además, se espera cumplir con la directriz de la Unión Europea para 2020, en materia de reciclaje de residuos municipales.

Se recicla más del 70 por ciento de los envases

Según datos de Ecoembes, en España se recicla el 76% de los envases de plástico, latas y briks y los envases de papel y cartón. En 2016, cada habitante depositó 13,2 kg de envases de plástico, latas y briks en el contenedor amarillo (+4% que en 2015) y 15,5 kg (+2,7% más que en 2015) en el contenedor azul, en todo el territorio nacional. Esto se traduce en 1.081 envases/habitante en el contenedor amarillo y 628 envases/habitante en el contenedor azul.

En nuestro país existe una red de 572.739 contenedores amarillos y azules (14.782 más que en 2016), y se ha logrado que el 99% de los españoles tengan acceso a la recogida selectiva de estos residuos con una media de un contenedor cada 100 metros.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Reportaje
El doblaje al español de 'El gran Lebwoski' se considera un éxito

¿Películas dobladas o con subtítulos?

mailto  facebook  twitter  google+

Para los españoles, durante muchos años Clint Eastwood tuvo la voz de Constantino Romero. Este actor y presentador español empezó muy pronto a doblar a la estrella de Hollywood, y sobre todo destacó en los años 70, cuando en nuestro país era todavía difícil acceder a las películas en versión original; luego las fomentaron los Renoir y los Verdi en Madrid y Barcelona, o los Golem de Madrid, Burgos y Bilbao.

¿Preferencia o indiferencia?

La TDT, que emite en dual, y plataformas como Filmin, Wuaki Tv, Movistar Series o Netflix, están inaugurando una nueva manera de ver películas y televisión, pero por ahora, ésta no trae asociada un cambio en el guion en cuanto a preferencia por el doblaje frente a la versión subtitulada, o al menos solo lo trae en un perfil de edad muy concreto. Y es que según el informe que en 2013 publicó la Comisión para el Fomento de la Versión Original en la exhibición de las obras audiovisuales, creada por los entonces Ministerios de Educación y Cultura, “España es, junto con Italia, el país de la Unión Europea donde el doblaje goza de una mayor implantación en la emisión de contenidos”. Aunque quizá no se trate tanto de preferencia por el doblaje como de indiferencia por una cosa u otra.

¿Preferimos el doblaje por nuestro escaso donde de lenguas?

Hay quien vincula este dato con el escaso don de lenguas que tenemos. Lo hizo, por ejemplo, Ángel Gabilondo siendo Ministro de Educación, y en 2014, la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados debatió la propuesta del Partido Popular de fomentar la recepción de las películas en su “forma e idioma original” para “la mejora de las capacidades lingüísticas de los jóvenes”. Y es que sólo el 51% de los españoles entre 25 y 64 años asegura conocer al menos un idioma foráneo, muy por debajo de la media europea del 66%, según un estudio comparativo que presentó en 2014 la oficina de estadísticas europea, Eurostat.

¿Cuestión de edad?

Pero no todo el mundo está de acuerdo con esa ecuación, hay quien conecta las preferencias por las voces de casa con la comodidad y, sobre todo, la costumbre, y en este sentido, la preferencia por el doblaje tendría un componente muy generacional. Y eso que el doblaje en España ha tenido una calidad irregular a lo largo de los años. A menudo ha sido técnicamente muy bueno, y ha permitido que muchos espectadores relacionen las películas con sus voces españolas. Sucede con clásicos de Hollywood como La fiera de mi niña, incluso aunque la traducción de sus diálogos al español no sea perfecta, pero cuyas voces de doblaje eran tan buenas y hemos escuchado durante tantos años que terminamos por identificar a sus actores con ellas. Con los hermanos Marx ocurre algo parecido.

Sin embargo, esa buena calidad de doblaje no se ha conservado en todas las épocas. Los mayores fiascos de nuestra historia del doblaje posiblemente deriven de la censura franquista, que mutiló muchas películas venidas de fuera: con la Ley de Defensa del Idioma de 1941, se castellanizaron en exceso los diálogos de aquellas cintas, y comparando versiones venidas de otros países, se detecta que tampoco se respetaba el sonido en su conjunto y hasta se alteraba la música. Llegada la democracia, se redoblaron secuencias cuyo contenido había sido modificado durante la censura, y el resultado es de hasta tres voces diferentes para un mismo personaje. Uno de los últimos ejemplos de este problema fue Todos los hombres del presidente.

Ventajas de la versión subtitulada

Al margen de cuestiones técnicas e históricas, sabido es que los más cinéfilos suelen ser partidarios de las versiones subtituladas, que nos permite, evidentemente, escuchar a los actores en su idioma, y escuchar su voz, que no hay que olvidar que, dentro de la interpretación, es un elemento primordial. Comparando, por ejemplo, la versión doblada y la subtitulada de El discurso del rey, comprobamos que, por bueno que fuera el doblaje (que lo era), perdía mucha fuerza respecto al original debido a que el actor, Colin Firth, no solo trabajaba la voz, sino que su interpretación estaba muy unida al idioma en el que hablaba, el inglés.

Otro caso similar fue Malditos bastardos, donde Tarantino, en un trabajo muy realista, llegó a jugar con hasta cuatro idiomas –inglés, alemán, francés e italiano-, y esto, en su doblaje, se intentaba solventar poniendo acento a los actores, sin conseguir transmitir las mismas ideas y sensaciones que la versión original. Además, los subtítulos han permitido que algunas películas con escasa proyección hayan llegado al público de manera masiva. Al no gozar de una gran distribución, solo ha quedado que filmotecas o festivales, en proyecciones especiales o retrospectivas, las hayan subtitulado.

Ventajas del doblaje

Pero, ¿qué ventajas tienen, frente a ellas, las versiones dobladas? Se evitan los subtítulos, que obviamente alteran la composición de los planos originales de la película, y si no se ha adquirido la costumbre de leerlos, puede que no dé tiempo a hacerse con ellos, sobre todo en películas muy corales, como muchas de Woody Allen, donde el ritmo es rápido y hablan varios personajes al mismo tiempo. Por otro lado, desde el punto de vista de la promoción de la película, hay determinadas producciones que recaudarán más en taquilla si se doblan que si se subtitulan. Por ejemplo, una producción china, ya que pocos espectadores en España pueden enfrentarse a este idioma tan distinto al nuestro también en su entonación. Así, Tigre y dragón fue un éxito en España, y a ello ayudó mucho que estuviera doblada. A veces, el doblaje incluso ha podido imprimirle un sello especial a la película, como ocurrió con el doblaje español de El Gran Lebowski, que hizo que la cinta tuviera un especial éxito entre nosotros.

Una labor compleja e infravalorada

En todo caso, doblar una película o una serie no es cuestión baladí. Normalmente tiene un coste superior a lo que supone subtitularla, y lleva tiempo. Un capítulo de una serie como Los Simpson, por ejemplo, puede tardar unas dos semanas en doblarse, porque están implicadas las labores de traducción, el reparto idóneo de los actores y actrices de doblaje que van a intervenir, la grabación, la postproducción y el control de calidad.

En España, además, hace pocos meses los actores de doblaje libraron y ganaron una huelga que hizo incluso que Netflix o HBO tuvieran que retrasar el estreno de varias series, como la comedia de Fox `The Mick´, cuyo estreno estaba previsto para el 19 de abril, y se retrasó al 3 de mayo. Los actores y directores de doblaje agrupados en el sindicato ADOMA, con actividad en la Comunidad de Madrid (donde se ubican la mayoría de los estudios que se encargan de las versiones en castellano de las series y películas que emiten HBO, Disney, Fox, Amazon o Netflix), estuvieron de brazos (y voces) caídos varias semanas, con el objetivo (que consiguieron) de negociar el articulado de un convenio que se planteó a los estudios ya en 2014 para dar estabilidad a la profesión.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Google usa la inteligencia artificial contra los crímenes de odio en Estados Unidos

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Tras la expresión de odio racial de Charlottesville, en Estados Unidos, y la tibieza con la que la ha afrontado el presidente del país, Donald Trump, se han puesto en marcha no pocas iniciativas, que vienen a sumarse a los intentos por registrar los crímenes de odio en suelo americano, un reto que el país afronta desde hace años.

Google New Lab, el brazo de Google creado para colaborar con el periodismo de datos, ha anunciado, por su parte y en colaboración con la agencia de periodismo de investigación ProPublica, la creación de una base de datos fundamentada en inteligencia artificial para documentar estos delitos, creando una app que facilie la búsqueda de noticias sobre crímenes de odio e incidentes de sesgo similar, así como para encontrar y rastrear a sujetos específicos, según ha explicado ProPublica en un comunicado.

Nace, así, el índice Documenting Hate News, recogiendo los resultados de Google News sobre los delitos de odio, y filtrándolos a través del análisis del lenguaje natural de Google (Cloud Natural Language API), que permitirá también extraer información geográfica y contexto, por lo que se podrán crear todo tipo de infografías sobre la materia.

Complementar la escasa información del FBI

Sus creadores justifican la necesidad de este interfaz indicando que, aunque el FBI está legalmente obligado a documentar los crímenes de odio en el ámbito federal, las autoridades estatales y locales a menudo no reportan sus incidentes de esta naturaleza, por lo que los registros son irregulares o incompletos.

Se pretende ayudar, así, a los periodistas a encontrar localidades, nombres y datos útiles de más de 3.000 informes de noticias; eso sí, noticias de Google News. La actualización de la base de datos será diaria, y partirá de febrero de 2017. La iniciativa es, además, pionera en utilizar la inteligencia artificial, uno de los campos de investigación más prometedores actualmente, para generar contenido usando la API de Google Natural Language, que analiza texto y extrae información sobre personas, lugares, acontecimientos y noticias. Los usuarios también podrán realizar una búsqueda por palabra clave o explorar sugerencias algorítmicas.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias