Las pandemias de gripe son más probables en primavera y verano que en invierno

Parecerá sorprendente, pero lo ha publicado la revista PLOS Computational Biology, basándose en un estudio cuyos investigadores han concluido que, aunque el virus de...

Cómo hacer bien el amor a un hombre o una mujer

mailto  facebook  twitter  google+

Hacer el amor
(DP)Pixabay

Cómo hacer bien el amor

Esta seguramente es una de las preguntas que antes o después, ley de vida, nos hacemos. Salvo que seas un egoísta y te de igual tu pareja, o pienses que ya lo sabes todo. El caso es que en 1982, Régina Dumay publicó dos obras sencillas y asequibles desvelando los secretos para primerizos, o para todos aquellos que tengan la curiosidad. Y lo primero que destaca es que esté escrito por una mujer, y no por un hombre. Escritos por separado, hay un libro para hacer bien el amor a un hombre y otro para hacer bien el amor a una mujer. Pero ambos, los escribió una mujer.

Y es que en un mundo tan machista, en el que las películas, la televisión y la mayoría de mensajes parece que el hombre es quien tiene que dominar y elegir cómo se hace deberíamos escuchar más a ellas también en esto.

En la reseña del libro dedicado a los hombres, lo explica muy bien: “Se dice que, por insitinto, la mujer conoce desde siempre los secretos del arte de amar. En este libro es precisamente una mujer quien, por primera vez, pone ese instinto al servicio de una exposición razonada, lúcida y coherente de los recursos de su sexo para sacarle el mejor partido a su relación con los representantes del otro”.

Las mujeres tienen mucho que decir

Régine Dumay opina que las mujeres tienen algo que decir sobre cómo hacer el amor al hombre que les gusta, pese a que normalmente se haya escrito mucho sobre técnicas sexuales aplicadas a la mujer supuestamente pasiva receptora. Por supuesto, en el tomo dedicado a cómo hacerle el amor a las mujeres, no solo lo hace desde la psicología, sino desde el conocimiento, planteando las claves de la nueva sensibilidad femenina y lo que esperan de los varones que se le acercan.

El primer consejo, el respeto mutuo

Seguramente no haya un manual perfecto para algo tan personal, porque cada persona es un mundo y en este tema mucho más. Lo principal es tener respeto hacia la otra persona, no creerse que es de tu propiedad ni que está a tu servicio para lo que tú quieras, como tú quieras y cuando tú quieras.

Desde ese respeto y la confianza, hay que atreverse a preguntar y a responder con sinceridad lo que se desea.

Lo que se quiere hacer y lo que quieres que te hagan. Y por supuesto, sentirlo de forma natural y que nada sea forzado. Aún así estos dos libros desvelan muchos pequeños trucos y consejos elementales pero que a veces, olvidamos o simplemente, no hemos tenido en cuenta. Además, la propia autora avisa de lo importante que es no tratar de hacer nada mecánicamente, porque nos lo hayan dicho o lo hayamos visto en una película, por ejemplo:

 

“El acto sexual puede parecerse, en los momentos privilegiados de armonía, a una danza espontánea. Cualesquiera sean las informaciones sobre las posturas, los movimientos, los ritmos, siempre hay que elegir espontaneidad, pues es sólo cuando ésta está presente cuando puede existir una verdadera armonía”

como hacer bien el amor

 

¿Quieres saber más sobre el tema? Lee estos otros artículos:


Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Porqué eres zurdo (o diestro)

mailto  facebook  twitter  google+

La médula determina si eres zurdo o diestro
Foto: Nationaal Archief, Den Haag, Rijksfotoarchief

No siempre los científicos investigan aspectos esenciales. A veces se limitan a tratar de explicar cuestiones que despiertan nuestra curiosidad, pero que son hasta cierto punto irrelevantes. Pero ese es el camino. Nunca se sabe a dónde puede conducir el conocimiento. Por ejemplo, ¿por qué somos diestros o zurdos?

La clave es la médula

Durante mucho tiempo se supuso que la clave, como casi siempre, estaba en nuestros cerebros. En esa división hemisférica que decide la distribución de funciones que determina cómo somos. Pero ahora, científicos de la Ruhr-Universität Bochum tienen otra explicación.

Según sus estudios, la determinación de qué mano o pie usamos preferentemente no está en el cerebro, sino en la médula espinal. Según el estudio, ya desde el vientre materno, la médula muestra la asimetría que origina esta función. Es una cuestión genética que se revela hacia la octava semana de gestación. El primer ejemplo del uso de uno u otro hemisferio se da hacia la semana 13, cuando el feto elige una u otra mano para llevarse el pulgar a la boca.

Zurdo o diestro en el vientre

El movimiento de las manos o de los pies se origina en el córtex cerebral. La orden fluye por la médula espinal hasta los músculos del órgano en concreto. Pero esta conexión entre cerebro y médula no se produce en el feto hasta semanas más tarde. Por eso, los expertos han deducido que la elección de un lado del cuerpo como ejecutor de las principales funciones motoras se realiza en la médula.

Los investigadores analizaron las secuencias genéticas de la médula desde la octava a la duodécima semana de gestación. Se centraron específicamente en las zonas que controlan los movimientos de las extremidades.

“Estos estudios son fundamentales para entender las asimetrías hemisféricas. Cómo y cuándo se producen y qué las determina”, han explicado los autores del estudio. Sus resultados han sido publicados en la revista científica eLife.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

The Cuarentona Freelance by Belén García-Mendoza

mailto  facebook  twitter  google+

@belengmh
@belengmh

Hoy estrenamos las viñetas de Belén García-Mendoza, una ilustradora que nos encanta por su estilo entre irónico y amable, siempre sincero y desde luego divertido. Con un trazo natural, sus ilustraciones a mano nos reflejarán el día a día de madres como ella, que además trabajan en casa como freelances. Esperamos que os gusten y si queréis más, no dejéis de seguirla en Instagram @belengmh

 

#TheCuarentonaFreelance: el futuro era esto.

©Belén García-Mendoza

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

La ONU descubre 12 nuevos tipos de nubes

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Nimbos, cúmulos… Podría pensarse que cualquier tipo de nubes estaba ya clasificado, pero no. Hay algo nuevo bajo el sol. Coincidiendo con el Día Mundial de la Meteorología, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha publicado, en formato digital, la actualización del Atlas Internacional de las Nubes, una referencia mundial en la materia.

El documento, que se ha armado a partir de imágenes enviadas por meteorólogos, fotógrafos profesionales y amantes de las nubes en general, no se actualizaba desde hacía treinta años, la última vez fue en 1987. Y ahora, se hace incluyendo un par de nuevas especies de nubes: las volutus, de forma enrollada y escasa altura, y las flumen o “cola de castor”, nubes accesorias (una formación especial a veces considerada como un género per se) que se forma durante tormentas de fuerte intensidad.

Rasgos complementarios y nubes especiales

Y además, el atlas incorpora también cinco nuevos rasgos complementarios: cavum (con un agujero), cauda (o nube de cola), fluctus, murus (o nube de muro) y asperitas, que en latín significa “aspereza” y se asemeja a la superficie rugosa del mar vista desde abajo. Es un rasgo que se ha podido añadir gracias a la asociación británica Cloud Appreciation Society, que promueve la observación de las nubes.

Por último, el Atlas Internacional de Nubes reconoce cinco nuevas “nubes especiales”: cataractagenitus, flammagenitus, homogenitus, silvagenitus y homomutatus. El sufijo “genitus” indica que hay factores localizados que generan la formación o el crecimiento de nubes, mientras que “mutatus” se añade cuando esos factores hacen que la nube mute a una forma distinta. Estas nubes se originan por las grandes cascadas, por el calor localizado de los incendios forestales, por la saturación del aire por encima de los bosques y por el ser humano.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un Sol sin manchas

mailto  facebook  twitter  google+

Sol sin manchas captado por la NASA
Foto: SDO

Decía una vieja canción de The Police que hoy hay una mancha negra en el Sol. Otra de Violent Femmes que lo que tenía el Sol era una ampolla. Lo vemos ahí en lo alto cada día y nos parece imperturbable. Quizá lo de “lo vemos” no sea muy propio. Porque realmente no podemos ver el Sol. Nos ciega.

Manchas magnéticas

Pero lo cierto es que en el Sol pasan mucha cosas. Por ejemplo, los científicos que sí lo observan con sistemas que permiten estudiarlo sin perder la vista, han anunciado un extraño fenómeno reciente. El Sol luce sin manchas. Ni una mota negra de las que suelen poblar su superficie.

Porque efectivamente, el Sol está poblado por pequeñas manchas. Peñas en relación a su enorme tamaño, claro. Son espacios en los que la intensa actividad magnética el astro crea espacios de temperatura más baja. El magnetismo abre agujeros en su corona y desde la tierra se perciben como lunares en su brillante superficie.

Ciclos de 11 años en el Sol

La información proviene del Solar Dynamics Observatory (SDO) de la NASA. Esta institución ha creado una animación que muestra los últimos cuatro días de nuestra estrella. Para ello han combinado la luz ultravioleta con imágenes filtradas.

La explicación de este fenómeno está en los ciclos solares. Las estrellas nos son cuerpos inertes, sino que tienen una intensa vida interior. En el caso de la nuestra, estos ciclos duran 11 años. En esas fases pasa por periodos de actividad variable. Y ahora nos acercamos a uno de baja actividad solar.

Que no cunda el pánico porque esto no quiere decir que vaya a tener repercusión sobre nuestro planeta. Para nosotros todo seguirá igual. Con ese círculo brillante en lo más alto del cielo dando calor y luz. En este caso más que nunca, sin manchas sobre su superficie.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias