One Planet. Una nueva cumbre para salvar el planeta

Una nueva cumbre sobre el clima. Una nueva reunión de las personalidades y gobernantes más destacados del mundo. Una nueva serie de largos y...

Del papel al píxel, cómo se están digitalizando las bibliotecas públicas

mailto  facebook  twitter  google+

Cada vez más demanda, pero también cada vez menos fondos. Es el sino de las bibliotecas públicas en tiempos de crisis. Ha aumentado el número de usuarios, encantados de ahorrarse el dinero de los libros, pero el dinero y las compras a las editoriales para atender la oferta no ha crecido igual.

Neil Gaiman dijo una vez que “Google puede darnos 100.000 respuestas, pero un bibliotecario nos dará la correcta”. Por silenciosos que sean los templos del saber que custodian estos profesionales, en cuyas filas han estado grandes de las letras como Borges, Robert Musil o Lewis Carroll (que encontró a su Alicia entre los puestos de lectura), son uno de los ojos de huracán de nuestra época, la Era de la Información, condicionados como están  por los cambios en la manera como nos comunicamos, y en ellos, por nuestros hábitos lectores. Ahora frecuentamos más la pantalla que el papel, y no siempre nos decantamos por la palabra escrita. En el caso de las bibliotecas públicas españolas, además, los recursos hace años que no acompañan.

Y así se ha ido instalando en el sector una queja por la desactualización de los catálogos bibliotecarios, atribuible a que el volumen de adquisiciones [a las editoriales] ha descendido muy significativamente en los últimos años. Hay, además, muchos ejemplares en mal estado, que han sufrido mucha rotación. Ciñéndonos a los datos más recientes que ha publicado el INE (Instituto Nacional de Estadística) en relación con los llamados gastos de adquisición de las bibliotecas, observamos una caída importante entre 2010 y 2012, a ritmo de un 7,9% anual.

Más usuarios con la crisis

Tal vez este empuje ahorrador explique el alza en el número de usuarios de las bibliotecas públicas que registró el INE en su último año observado, 2012. Entonces, los centros recibieron 216,4 millones visitas de usuarios, un 0,2% más que en 2010. Además, siguiendo al INE, tres de cada siete españoles dispone de carnet de biblioteca. Es el segundo carnet más extendido en nuestro país después del carnet de la Seguridad Social. Cada año, en las bibliotecas españolas suman 900.000 socios nuevos. Ya les gustaría a los clubes de fútbol. Y todo ello hay que valorarlo pensando en la cantidad de librerías a las que la crisis ha obligado a echar el cierre, y sin embargo, cómo cada municipio conserva su biblioteca pública. Esa cantidad de carnets en circulación sorprendente si la interpretamos a la luz de las cifras de hábitos lectores que ha ofrecido sobre nuestro país el Observatorio de la Lectura y el Libro 2014, indicando que una de cada tres personas (el 35% de la población) no lee ‘nunca’ o ‘casi nunca’.

¿Cómo pueden intervenir nuestras bibliotecas públicas para subvertir este panorama lector y atraer al público hacia sí, cumpliendo de paso el artículo 44 de nuestra Constitución? Tal vez, tomando como ejemplo la Biblioteca Pública de Arroyo de la Miel en Benalmádena (Málaga), ganadora este año del Premio a la Mejor Iniciativa de Fomento de Lectura que concede Liber, la Feria Internacional del Libro que hasta el 9 de octubre ha celebrado en IFEMA (Madrid) su trigésimo tercera edición.

En una entrevista a la Agencia EFE, la directora del centro, María del Carmen Martín, descubría las cartas de su éxito, explicando que importa a su territorio la mercadotecnia de las grandes superficies comerciales, con el fin de “vender el producto” con iniciativas como “movimientos de colección”, que desapuntalan de las estanterías a esos escritores olvidados destacándolos como “autores del mes”; agrupando los títulos por curiosos “centros de interés” como “padres e hijos”, “viajes” y “aprende a leerte”; o celebrando clubes de lectura en varios idiomas. Unas fórmulas que, en definitiva, robustecen la vertiente socializadora de las bibliotecas.

El triple de lectores digitales

Pero, seguramente, la madre del cordero en cuanto a los retos que afrontarán las bibliotecas públicas españolas este inminente 2016, sea su digitalización. Hoy, las bibliotecas se están transformando en espacios versátiles, polivalentes, que además de ofrecer todavía a la gente la oportunidad de acceder a una gran cantidad de materiales físicos de lectura, también proporcionan acceso a Internet, a dispositivos digitales, apoyo a las personas en la búsqueda de trabajo y aplicaciones móviles para facilitar el acceso a los recursos en línea.

Aunque se pueda mejorar la digitalización, estos pozos de sabiduría ya le han dado la bienvenida al futuro. En España, desde septiembre de 2014 se ha implantado la plataforma eBiblio, una plataforma digital pionera en Europa que permite el préstamo de libros digitales y audiolibros, en toda el área nacional a excepción del País Vasco, donde se ha implantado en cambio la plataforma eLiburutegia. Financiada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y gestionada por las Comunidades Autónomas, arrancó con una oferta de 1.294 títulos y 200.000 licencias de uso.

No obstante, no son pocos los usuarios de las bibliotecas se mantienen en su tinta, reticentes a la lectura digital. Pero no son comparables 500 años de cultura impresa con apenas un lustro de cultura digital. Aun así y tomando como pauta el informe sobre Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España 2014, aparecido este mismo mes, se triplica el número de lectores en soporte digital, en comparación con 2011, hasta alcanzar un 17,7% este año, frente al 6,5% de la edición de la encuesta anterior. Si bien el soporte tradicional en papel sigue siendo el favorito, con una tasa de lectores anuales del 59%, mientras que el 5,7% manifiesta leer libros directamente de Internet. Aunque cabe hacer una apreciación: si tomamos la cifra de lectores digitales, es decir, los que leen en digital, además de libros, otras cosas como blogs, noticias, redes sociales, la cifra ronda el 70%.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ed Sheeran y ‘Despacito’ arrasan entre lo más escuchado de 2017

mailto  facebook  twitter  google+

Ed Sheeran, el más escuchado en 2017
Foto: Eva Rinaldi

Se acaba el año y llega ese estupendo momento: el de las listas. Lo mejor del año o lo peor. Listas con las que no solemos estar de acuerdo porque en muchas ocasiones se atienen a criterios subjetivos de críticos y expertos. Aunque hay otra que son irrebatibles. Las que hablan de datos matemáticos, cuantificables.

Artista más escuchado

Por ejemplo, ¿cuáles han sido las canciones más escuchadas del año? Para esto desde hace tiempo hay un indicar al que difícilmente se puede llevar la contraria: el número de veces que una canción se reproduce en Spotify. Y es que la plataforma de streaming sueca anda ya por los 100 millones de usuarios, la mitad de ellos clientes de pago.

Según sus números las artistas más escuchados del año han sido:

  1. Ed Sheeran
  2. Drake
  3. The Weeknd
  4. Kendrick Lamar
  5. The Chainsmokers

Puede parecer una lista un tanto sorprendente. Ed Sheeran, el fenómeno musical del los últimos años parece estar un tanto lejos de lo que se considera estrictamente mainstream. Pero ahí está. Derrocando él solo al R&B que hasta ahora parecía imbatible.

Canción más reproducida

Y también lidera la otra categoría fuerte de la lista, la de canciones más reproducidas:

  1. Shape of You – Ed Sheeran
  2. Despacito (Remix) – Luis Fonsi & Daddy Yankee feat Justin Beiber
  3. Despacito – Luis Fonsi & Daddy Yankee
  4. Something Just Like This – The Chainsmokers & Coldplay
  5. I’m The One – DJ Khaled feat Justin Beiber, Quavo, Chance the Rapper & Lil’ Wayne.

En este caso aparece un elemento cuya ausencia sorprende en la primera lista: El fenómeno Luis Fonsi, o mejor dicho, Despacito, canción de la que ha sido imposible huir durante todo el año. Y es que aunque la lista tenga un marcado tono anglosajón, al final cuando llega la hora de bailar, los ritmos latinos siguen arrasando.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

SosSequía, la plataforma ciudadana que nos advierte del drama de nuestra escasez de agua

mailto  facebook  twitter  google+

¿De verdad somos conscientes de lo que implican las sequías que nos acechan? ¿Hacemos todo lo que podemos por evitarlas o intentar paliarlas? SosSequía es una plataforma que ha puesto en marcha un grupo de científicos y divulgadores ambientales, como Javier Martín-Vide, catedrático de la Universitat de Barcelona y director del Instituto de investigación del Agua de la UB, y José Luis Gallego, escritor y activista medioambiental, con el fin de “promover el conocimiento de las causas y las consecuencias de la sequía en España, así como las acciones que pueden contribuir a mitigar sus efectos”.

Se trata de poner “la ciencia y la divulgación” a nuestro servicio, actualizándonos la información “sobre la sequía y lograr que, entre todos, podamos anticiparnos a sus peores consecuencias con las medidas de prevención y adaptación más eficaces”, explican los promotores del proyecto en su web. Se pretende “cooperar desde la información, pero compartiendo no solo noticias sino también emociones”, intercambiando conocimiento, pero también “desvelos”, por eso “es importante la participación de todos”. Desde un punto de vista práctico, se prevé publicar consejos para avanzar hacia modelos energéticos basados en el desarrollo.

España, informa SosSequía, avanza hacia uno de los episodios de sequía más severos de los últimos años. “Los ríos españoles han perdido el 20% de su caudal en el último cuarto de siglo”, y “el 90% de los embalses están por debajo de su reserva media y las perspectivas de recuperación no son buenas”. Se habla en esta web de “tierras cuarteadas, cosechas perdidas, ganado sediento, restricciones en el suministro urbano…”. Nos enfrentamos, vaticinan, a una “inquietante realidad que debería reclamar la atención de todos. Pero la falta de implicación de nuestros políticos junto a una inadecuada cobertura informativa por parte de los medios de comunicación, está silenciando uno de los problemas más serios a los que nos enfrentamos”.

Con los embalses vacíos, la producción de energía hidroeléctrica desciende a los niveles más bajos desde que existen registros (1990) y se disparan los costes de la electricidad y las emisiones de CO2.

La sequía está vaciando los pantanos y con la retirada del agua aparecen millones de restos de especies invasoras, como el mejillón cebra. Según la ONU el aumento de las especies exóticas, que afecta especialmente a los ecosistemas acuáticos, supone la mayor amenaza para la biodiversidad del planeta.

SosSequía ofrece además consejos para que todos podamos contriguir a minimizar los efectos de la sequía.

Coloca un cubo junto a la bañera para recoger el agua fría que sale del grifo antes de la ducha. Puedes utilizarla para vaciar el váter en lugar de tirar de la cadena.

Los lavavajillas clase A o superior pueden lavar hasta 14 servicios completos con menos de 20 litros de agua. El lavado a mano gastaría el triple. Espera a llenarlo para ponerlo en marcha.

Los aireadores o espumadores son unos sencillos accesorios que se instalan en la boca de los grifos y reducen el consumo de agua a la mitad con la misma sensación de caudal. Una manera fácil y barata de ahorrar agua en casa.

Si tienes un grifo que pierde agua no esperes más y llama al lampista. Ese goteo lento pero constante puede llegar a suponer un derroche de hasta 50 litros diarios, casi la mitad del consumo medio por habitante y día en ciudades como Zaragoza o Barcelona.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El suelo de Marte es apto para cultivar hortalizas

mailto  facebook  twitter  google+

Suelo de Marte
Foto: NASA

Es importante ser precavido. En todos los órdenes de la vida, pero sobre todo si tu empresa es conquistar un nuevo planeta. Así que aunque todavía no hayas dado ni un paso en el camino de Marte está bien saber si una vez allí seremos capaces de sobrevivir. Y no es algo exento de complicaciones.

Tres problemas

Básicamente hay tres problemas. Qué respiramos, qué bebemos y qué comemos. En los dos primeros están los científicos dale que te pego a encontrar la solución. En el tercero parece que ya la tenemos: huertos marcianos.

Puede sonar raro, pero resulta que es posible. O al menos así lo aseguran los científicos de la Universidad de Wageningen en Holanda. Según sus análisis del suelo del planeta rojo, este contienen muchos más nutrientes de los esperados. En concreto, es rico en fósforo, hiero y nitrógeno, sobre todo este último, nutrientes esenciales para el desarrollo de las plantas.

Huerto marciano simulado

Con los niveles de minerales del suelo marciano realizaron un huerto simulado. Para ello se eligieron 14 tipos distintos de plantas de presencia habitual en nuestras fruterías. Y resultó que es altamente adecuado para el cultivo de especies comestibles. Solo es necesario un poco de abono y alguna lombriz que airee el suelo. Bueno, y oxígeno y agua, claro. Pero recordemos que en el punto uno y en el dos ya están también encargados los científicos.

Así las cosas, cuando se solucione el pequeño detalle de la atmósfera en Marte, los seres humanos tardaremos solo diez años en obtener la primeras cosecha de verduras de otro planeta.

Conseguir que las plantas crezcan en Marte es sin duda un gran paso para el hombre en el camino de la conquista y terrificación del planeta. Sobre todo una vez que se haya llegado hasta allí. Parece que no está tan lejos el momento en el que, como Matt Damon en la película, nos podamos alimentar de patatas marcianas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

‘Mindhunter’, la obra maestra sobre los detectives creadores del concepto ‘asesino en serie’

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Netflix

Fueron los creadores de la expresión asesino en serie. Eran John E. Douglas y Mark Olshaker, dos agentes del FBI que dejaron huella en el cuerpo modernizándolo creando una rompedora unidad especial de investigación, en un momento, el año 1977, de fuerte evolución de la criminología, Su objetivo era diseñar patrones criminales a partir de largas entrevistas con asesinos, estaban convencidos de que acercándose a quienes habían perpetrado ciertos asesinatos, podrían entender las mentes homicidas y anticiparse a ellas, evitando sus crímenes.

Contra el propio criterio de la institución para la que trabajaban, los detectives humanizarn a los asesinos en serie, desentrañando sus conflictivas personalidades, planteando la posibilidad, poco barajada en aquella época, de que fueran producto de infancias traumáticas, abusos, pobreza e incluso del mismo sistema carcelario. Dejaron constancia de sus hallazgos en el libro Mindhunter: Inside the FBI’s Elite Serial Crime Uni, en el que ahora se ha basado la extraordinaria serie Mindhunter, disponible en Netflix. La producen David Fincher y Charlize Theron, y la coordina el inglés Joe Penhall, y no le faltan guiños a las extraordinarias policiacas de su país, Reino Unido.

Sello Zodiac

A la dirección de los capítulos, nada menos que David Fincher (1, 2, 9 y 10), Asif Kapadia (3 y 4), Lindholm (5 y 6) y Andrew Douglas (7 y 8). Entre todos, le conceden gran unidad formal a la creación, aunque la huella que imprime Fincher a los dos primeros episodios marca las pautas, que remiten al propio cine del director, en especial a Zodiac, por sus indagaciones sociológicas y, en el caso de Mindhunter, sobre todo psicológicas. También se evoca el estilo de Perdida en esos encuadres con cierto vacío y una cuidada dramaturgia, donde la ubicación de los personajes en los planos nunca es casual, siempre es simbólica.

También los cambios que vivía la sociedad estadounidense en aquel tiempo se entrelazan en la trama de Mindhunter, sobre todo a través de las conversaciones de uno de los dos detectives, aquí bautizado como Holden, con su novia, Debbie, de ideas mucho más modernas que las de él, más clásico y tradicional, como su compañero Bill. A Holden, extraordinariamente interpretado por Jonathan Groff, a quien el público conocía por el muy distinto registro que recabó en Glee, su tarea lo fascina pero también lo desborda. Una moneda de doble cara que le causa no pocos desencuentros con su compañero Bill, de quien también hace una interpretación memorable Holt McCallany, y en esta ficción, con más años de experiencia y desengaños en el FBI, y capaz, llegado a ese punto, de tomar cierta distancia con lo que presencia.

Renovando el género

Mindhunter es un thriller sutil, sin tiros ni apenas acción, aunque muy explícita al detallar la sordidez de los crímenes que evoca a partir de la narración y descripción de los asesinos que los cometieron, en un juego metaficcional que podría recordarnos a los cuentos de Poe o Lovecraft. Lo fundamental, aquí, son los diálogos, los silencios, las sugerencias. Se consigue así una renovación del género en su vertiente de las series, despegándose del estilo The Wire o True Detective. Un soplo de aire fresco en esta línea creativa que parece ir para largo.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias