Los niños soldado no se unen a grupos terroristas por ideología

El de los niños soldados es un drama común, en algunas zonas de Iberoamérica, Asia y sobre todo en África. En el norte de...

¿Seremos capaces de cultivar lechugas en Marte?

mailto  facebook  twitter  google+

Cultivar vegetales en el suelo marciano
Foto: NASA_JPL

Lo vimos en una peli. Nadie piensa en ello, pero si pretendemos establecernos en un planeta que no sea este, una de las primeras cosas que deberemos hacer es cultivar. Llevamos 10.000 haciéndolo con éxito en la Tierra, pero en Marte, por ejemplo, el asunto es distinto.

Cultivar sin gravedad

Y aquí viene la NASA, que, lógicamente, es la encargada de hacerlo posible. La agencia espacial estadounidense ha creado el experimento Seedling Growth-3. La labor es tan complicada y crucial que la Agencia Espacial Europea colabora en el proyecto.

 

Se trata de plantar y cultivar hortalizas en condiciones de microgravedad. En la leve fuerza de atracción de mundos como el marciano. Porque el otro hándicap, la falta de oxígeno, sí puede suplirse, en principio, haciendo crecer las plantas en espacios cerrados. También concluir cómo afecta a la fotosíntesis las radiaciones ultravioletas e infrarrojas.

Plantas que se desorientan

La importancia del cultivo es doble. Por un lado, la inmediata de producir alimento. Pero también la generación de una atmósfera rica en oxígeno. Para garantizar la respiración de los futuros habitantes y para modelar el clima del planeta a temperaturas las suaves.

El experimento trata de dilucidar cómo crecen las plantas fuera de la gravedad terrestre. Aquí, las cosas están claras. Los vegetales se extienden hacia arriba en busca de luz y aire. Y las raíces hacia abajo, en busca de nutrientes en el suelo. Estos tropismos están determinados por la gravedad. La carencia de esta atracción puede determinar alteraciones claves en esta forma de comportarse.

Es curioso pensarlo, pero las plantas también se desorientan. Son muchos milenios pegadas a las condiciones terrestres. Lo mismo le ocurre a los astronautas. Pero estos últimos pueden racionalizar su situación y poner medidas. Sin embargo, en el caso de los vegetales hay que encontrar una forma para que puedan dilucidar qué es arriba y qué abajo. Y en eso están los científicos de las dos agencias espaciales. Dada la situación de las plantas en la Tierra, es muy importante que encuentren la solución.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La estabilidad climática multiplica las especies de aves

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

¿Cómo han aumentado las aves su relativamente escaso número en los orígenes del mundo a los millones de especies que existen en los últimos años? Esta es, según un trabajo de la Universidad de Umea (Suecia) publicado en la revista Ecology Letters, una de las preguntas clave de la ciencia desde hace tiempo. Y una repuesta aproximada, basada en los avances en genómica y bioinformática, podría ser que las zonas climáticamente estables favorecen la evolución de más especies de aves, mientras que las áreas con un clima más variable dificultan su desarrollo.

Los avances han permitido que ahora se conozca mucho sobre las relaciones entre las especies y sus orígenes, pero sorprendentemente se sabe poco sobre las condiciones ambientales que permiten que las especies se multipliquen.

Investigaciones en América

Los investigadores, en su análisis, han estudiado los géneros de aves endémicas de América del Norte y América del Sur. Los resultados muestran que los géneros que viven en áreas que habían sido climáticamente estables en los últimos millones de años, han diversificado más las especies de aves que sus géneros hermanos más cercanos que habitan en zonas climáticamente variables, posiblemente, según los autores, porque un clima estable hace que sea más probable que los linajes divergentes persistan sin extinguirse o fusionarse hasta que se completa la especiación.

Menos tolerancia al cambio climático

Con todo, con el calentamiento global, que hace prever que las zonas de alta estabilidad climática se calienten menos que el promedio, las especies de zonas climáticamente estables podrían ser menos tolerantes a las nuevas condiciones del clima. Además, añaden los autores, la mayoría de los ecosistemas están ahora dominados por el uso humano, lo que dificulta que las especies ajusten sus rangos geográficos para acoplarse al calentamiento global.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ni las catástrofes cósmicas pueden con los tardígrados

mailto  facebook  twitter  google+

Los tardígrados, una vez más a prueba
Foto: Darron Birgenheier

Solemos decir que cuando si hay una guerra nuclear u otro cataclismo de magnitud global, solo sobrevivirían las cucarachas y algunos suegros. Pero no es verdad. Si algo así sucediera, solo sobrevivirían una especie de seres vivos: los tardígrados u osos de agua.

Fastidiar a los tardígrados

Estas criaturas, una especie de gusano revertido de tamaño microscópico siguen apasionando a los científicos. Desde su descubrimiento, parte del trabajo de los expertos ha consistido en fastidiar a estos animalitos a ver hasta dónde son capaces de sobrevivir. Y no ha sido cualquier cosa.

Los han frito a más de 150 grados. Los han congelado a nada menos que menos 250. Les han dejado sin alimento durante décadas. Y para rematar, los han llevado al espacio y expuesto a la radiación, la temperatura y la falta de oxígeno. Y ellos tan campantes. Flotando con sus patitas y su boca succionado como si nada sucediera.

Ahora un nuevo informe nos asombra con la capacidad de estos seres extremófilos. Pero esta vez la cosa ya se ha puesto seria. Los científicos se lo han tomado como algo personal. Y se han puesto a calcular cuánto sobrevivirían los tardígrados a cataclismos cósmicos.

Contra rayos gamma y asteriodes

Es decir, cuándo serían capaces de resistir cuando se Sol se hinche como una bola, dentro de 5.000 millones de años y engulla la Tierra. O cuánto resistirían a una lluvia de rayos gamma. Y a la explosión cercana de una supernova. Así que no cabe duda de que los chicos de la Universidad de Harvard, donde se ha hecho el estudio tienen algo personal con estos pequeños y aguerridos bichos.

 

Y claro, el estudio ha arrojado resultados. Solo hay 19 asteroides en el espacio cercano que podrían acabar con los osos de agua en la Tierra. Mejor no hablar de lo que nos pasaría a nosotros. Para que desaparecieran por la explosión de una supernova, esta tendría que estar más cerca que la Luna. Y para los rayos gamma, hay una posibilidad entre 3.000 millones, dentro de 1.000 millones de años, de que una lluvia de esta energía acabara con ellos.

Solo una cosa parece que acabará con ellos definitivamente. Y una vez más es el Sol. Cuando se agote y engulla a la Tierra. Pero es que si resisten a eso, ya es para pedir la reencarnación en uno de ellos.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La película que ha enfadado a Marine Le Pen

mailto  facebook  twitter  google+

Que el cine también puede ser una herramienta de pensamiento y activismo político lo sabemos todos, pero Marine Le Pen lo está experimentando en sus carnes. Y es que la presidenta del Frente Popular de Francia está en la diana de la nueva película del actor y director belga Lucas Belvaux, Chez Nous (Nuestra Casa), que al parecer se le ha indigestado a la política.

No es para menos. La cinta persigue reflejar los mecanismos y cabos sueltos del partido que lidera Le Pen. Parte de la historia de una abnegada enfermera, Pauline, criada en una familia de ideología comunista pero sin experiencia ni inclinaciones políticas, que por una mezcla de las intrigas de un médico de su confianza, el hartazgo de una situación social de su país y cansancio de la clase política gobernante, termina convertida en una candidata de ultra derecha en las elecciones municipales de la región francesa de Nord Pas de Calais. La lideresa del Bloque Patriótico, el partido de ultra derecha al que representa Pauline, tiene unas evidentes similitudes con Le Pen, no solo físicamente (interpreta el papel la actriz la actriz Catherine Jacob), sino también en su confuso y masivo discurso.

Un oportuno estreno

Un guion que refleja, con su trama y diálogos, el ascenso de la extrema derecha en Francia, un caso en cierto grado exportable a Europa, y también la actividad de grupos neonazis de país. Tanto los líderes como los seguidores del partido criticaron no solo el contenido de la cinta sino también su oportunidad, puesto que se estrenó en Francia justo antes de la primera vuelta de las presidenciales, en abril. Ahora se puede encontrar online en Filmin.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Árboles artificiales para hacer lo mismo que los naturales

mailto  facebook  twitter  google+

Uno de los árboles artificiales de musgo
Foto: Green City Solutions

Nada se nos resiste como especie inteligente. Como parece que ya hemos inventado todo lo que había falta inventar, ahora vamos volver a crear cosas que ya están creadas. Por ejemplo, los árboles. Vale que sea un ejemplo de la perfección de la naturaleza. Sencillo, efectivo, extremadamente eficiente y duradero. Pero como suele ocurrir, no es suficiente para nosotros.

Árboles fabricados

Porque además, con este loco ritmo de vida que llevamos, necesitamos árboles mejores. Que estén a la altura a nuestra capacidad de consumo y de generación de polución. Los que hay hasta la fecha, no nos valen. Así que en Alemania, dónde si no, han inventado, sí como leéis, han inventado un nuevo árbol.

Se trata de un árbol sintético que en lugar de tronco, ramas y hojas convencionales, tiene musgo. Y es un musgo especial que absorbe mucho más CO2 y otras partículas contaminantes que los árboles convencionales. Y además, enfría el aire alrededor. Es tan ideal para nuestras ciudades que, claro, lo han bautizado como City Tree. Que no quepa duda.

Más caros que los convencionales

Y es que cada uno de esto árboles cumple las funciones de 275 árboles convencionales. Al menos eso dicen sus creadores. Que son capaces de absorber 250 gramos de partículas al día y nada menos que 240 toneladas de CO2 cada año. Y lo mejor es que esta polución que se elimina de la atmósfera, el musgo la convierte en nutrientes. Y además, los árboles son muy chulos y funcionales. En la parte de abajo tienen un banquito para sentarse. Tanto es así, que ya hay proyectos para llevar estos árboles a 25 ciudades en todo el mundo.

Como suele ocurrir tienen un pequeño inconveniente. El coste. Cada uno de estos nichos artificiales cuesta alrededor de 28.000 dólares. Eso frente a los aproximadamente 950 dólares que cuesta mantener un árbol normal durante diez años. Puede ser que al final la estrategia de tener más plantas de toda la vida fuera más efectiva y menos costosa. Pero demonios, ese sería negar la tecnología. ¡¿Y a quién se le ocurría algo así?!

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias