Bbrainers – Encuentro para juristas en Madrid. Innovación.

Delia de Vestalia Asociados presenta el evento BBrainers el próximo día 9 de febrero. Un encuentro único para abogados, juristas y profesionales del sector...

Robar a los ricos para dárselo a los científicos

mailto  facebook  twitter  google+

Alexandra Elbakyan
Foto: Krassotkin

Son cosas de estos tiempos. La nueva, o ya no tan nueva, polémica entre los derechos de los autores, editores y distribuidores y los del público. El acceso a la información que ahora puede ser inmediato y libre y la remuneración más o menos justa de quién la crear, la empaqueta y la pone a disposición. Para en el cine, en la música y también en la ciencia.

Una pirata de 28 años

Este último aspecto tiene su importancia. El acceso a la información científica implica que muchos investigadores pueden continuar con sus estudios. Que cambien líneas de investigación o inicien unas nuevas. Que los estudiantes puedan recibir datos actualizados y no aprender cosas obsoletas.

Y ahí es donde surgen figuras como la de Alexandra Elbakyan. Esta informática de 28 años ha sido bautizada, con poca imaginación pero descriptivamente, como la “Robin Hood de los científicos”. Su objetivo es robar artículos científicos de las webs de las principales editoras del mundo para ponerlos a disposición de toda la comunidad científica.

Una persona influyente

Unos lo consideran piratería pura y dura. Otros una respuesta justa al férreo control que cinco editoriales en todo el mundo ejercen sobre estas publicaciones. Textos que, en muchas ocasiones, son claves para la evolución de miles de investigaciones y a las que estudiantes y expertos sin recursos tienen acceso limitado, pues las suscripciones suelen ser costosas.

Quién defiende cada postura es complicado de determinar. Por ejemplo, la revista Nature, pese a ser una de las víctimas de Elbakyan, la considera una de las personas más influyentes del entorno científico en la actualidad. Y eso que su actividad se realiza entre teclados y pantallas de ordenador.

En cualquier caso, Elbakyan tiene que afrentarse en los próximos meses a un buen número de demandas de editores. Algo que no parece preocuparle dado que, como buena hacker, ha creado una intrincada red de servidores y espejos en distintos países donde las legislaciones no están tan claras.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ana, Bruno, Carmen… Las borrascas tendrán a partir de ahora nombre de persona

mailto  facebook  twitter  google+

Es una decisión tripartita, de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) española, MétéoFrance (Francia) y el IMPA (Portugal). Ha entrado en vigor el 1 de diciembre y afecta a las borrascas, a aquellas, las más profundas, que puedan afectar a los tres países involucrados en el proyecto, que, a partir de ahora y merced a esta iniciativa, tendrán nombre propio.

De ahí que la ciclogénesis explosiva que acaba de atravesar la Península Ibérica (un fenómeno que consiste en una caída igual o superior a 18-20 hectopascales en 24 horas), se haya bautizado como Ana. Y recibirán los nombres de Bruno, Carmen, David, Emma, Félix, Gisele, Hugo, Irene, José, Katia, Leo, Marina, Nuno, Olivia, Pierre, Rosa, Samuel, Telmva, Vasco o Wiam las borrascas que sigan a Ana. Eso sí, solo cuando se esperen asociadas a ellas condiciones que ocasionen avisos de viento naranja (riesgo importante) o rojo (riesgo extremo). Y serán las procedentes del Atlántico, de momento no se nombrarán las borrascas mediterráneas, aunque no se descarta hacerlo en el futuro.

Una clase de ciclón

La borrasca o depresión profunda es un tipo de ciclón (que incluye huracanes, tifones bajas polares, medicanes, etcétera) que transcurre por latitudes medias, entre 30 y 60º de latitud. Se trata de sistemas de bajas presiones donde el viento gira en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio norte. La AEMET explica que asociados a estas borrascas profundas se producen vientos fuertes o muy fuertes y que serán más intensos cuanto menor sea el mínimo de presión en el centro de la baja.

La iniciativa de bautizar con nombres propios a estos fenómenos surge tras una experiencia similar desarrollada desde 2015 en Reino Unido e Irlanda. Y se sigue su estela porque se considera que ha demostrado que la población permanece más atenta a las recomendaciones de seguridad cuando la amenaza de viento fuerte está identificada y asociada al nombre de la borrasca. Es una manera, en definitiva, de favorecer la comunicación científica y meteorológica, y poniéndola en marcha entre instituciones de varios países, se fomenta la cooperación entre los servicios meteorológicos nacionales de Europa.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Consejos para no respirar (tanta) contaminación en las ciudades

mailto  facebook  twitter  google+

Contaminación en Ciudad de México
Foto: Usfirstgov

El problema de la polución en las ciudades es alarmante. Esa nube negra que sufren las ciudades y que se agrava ante la falta de lluvia, el aumento del tráfico y la combustión de calefacciones en el invierno. Es imposible huir de ella. Y cada año genera millones de enfermedades y miles de muertes. ¿Cómo tratar de evitarlo?

Sencillas recomendaciones

Ahora Greenpeace ha lanzado una serie de recomendaciones. Unas pautas sencillas para seguir en nuestro día a día en la gran ciudad. Puede parecer que algunas son un tanto absurdas, pero nunca está de más hacer algo para evitar tragar humo. Por poco que sea.

Muchos de estos consejos van dirigidos a proteger a los niños de la contaminación. Ellos son los más perjudicados por las emisiones de micropartículas que, respiradas, se instalan en órganos como el cerebro.

El primero de los consejos es un tanto obvio. Utilizar las aceras. No solo para evitar el peligro de ser atropellado. En una acera hay la mitad de partículas contaminantes que sobre la calzada.

De la misma manera, cuando más nos alejamos de la carretera dentro de la acera, menos partículas entrarán en nuestro torrente sanguíneo. Así que lo mejor es acercarse lo más posible a la fachada.

Cruces, puntos calientes

Por eso, cuando esperamos a cruzar una calle, es buena idea alejarse un poco del borde de la acera. No vamos a perder la oportunidad de cruzar y sí nos ahorraremos respirar el aire contaminado de los tubos de escape. Los cruces son puntos de concentración de contaminantes, dado que los coches se detienen en los semáforos con los motores en marcha.

Otro consejo es utilizar los parques. Estos espacios son el reducto del aire puro en la ciudades. Frecuentarlos es darles una tregua a los pulmones y recargarlos para unas horas.

Hacer ejercicio siempre ha sido considerado como algo saludable. Pero hacerlo bajo la contaminación puede ser contraproducente. Por eso lo ideal es evitar las horas punta, aquellas en las que más tráfico se mueve. Normalmente, la primera hora de la mañana y la de la tarde son las menos adecuadas para hacer ejercicio en la calle.

Por último, el consejo definitivo. Luchar por un aire más limpio en nuestras ciudades. Concienciar a nuestros hijos y exigir actuaciones decididas a las administraciones públicas y empresas privadas. Pedir una apuesta por el transporte limpio que nos permita vivir normalmente en las ciudades.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Surf para combatir el autismo

mailto  facebook  twitter  google+

El surf es uno de los deportes que mejor admite la innovación. En la inmensidad del mar y en la cresta de la ola da rienda suelta a su filosofía disruptiva, explorando en libertad la expresión corporal, las posibilidades creativas de la tabla e incluso fortalece las relaciones entre quienes lo practican.

Hace tiempo que, en varias playas del mundo, asociaciones como  Més que Surf  ,  sin ánimo de lucro, han abierto otra muesca más en las posibilidades de este deporte: mejorar las capacidades de los niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista), entre otros trastornos de este espectro. Sobre la tabla, estos jóvenes conectan con el mar y alivian su sobrecarga sensorial, su ansiedad. También los beneficia el vínculo que crean con su monitor.

Ciclos terapéuticos para aliviar el estrés

Fue el surfer norteamericano Israel Paskowitz quien detectó estos beneficios en su propio hijo, diagnosticado con autismo. Junto con su mujer y el apoyo de muchos colegas, en 1996 fundó, en Hawai, Surfer Healing, un campamento gratuito para menores con estas condiciones. Hoy, son muchas las asociaciones de surferos que se unen con el objetivo de mejorar las capacidades de los niños autistas planificando ciclos terapéuticos en campamentos de surf.

Mes que Surf, una iniciativa del psicólogo infantil Adrián Esteve, celebró su campamento el pasado verano en la Playa La Marina de Sitges, organizando en ocho sesiones durante siete semanas, de manera gratuita.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El oso polar que nos ha roto el corazón

mailto  facebook  twitter  google+

Oso hambriento en las Islas Baffin
Imagen: Paul Nicklen / National Geographic

Es triste, pero quizá tenga que ser así. Tenemos que ver las duras imágenes de lo que está suponiendo el cambio climático y la pérdida de hábitats de miles de especies animales. Porque oímos o leemos que tal o cuál animal está en peligro incluso que ha desaparecido, pero nada como verlo en vídeo para darnos cuenta de la dimensión del problema.

Una especie maldita

Estos día, un oso polar nos está rompiendo el corazón. Es curioso cómo esta especie parece destinada a ser el símbolo de cómo tratamos a los animales, tanto en nuestros zoos como en sus propios entornos.

El vídeo ha sido publicado por National Geographic y captado por Paul Nicklen. Nicklen pertenece al grupo conservacionista Sea Legacy. El pasado verano llegaron a las islas Baffin, en Canadá con la intención de hacer un reportaje sobre la fauna de la zona.

Para Nicklen los osos polares son viejos conocidos. Ha pasado gran parte de su vida filmándolos para distintas documentales o para acciones de conservación, peor lo que vio aquel día fue completamente distinto. Ante su objetivo un oso polar famélico se arrastraba sobre el terreno. A través de su pelo blanco podrían apreciarse nítidamente el esqueleto del animal. A duras penas conseguía avanzar. Atenazado por el hambre, el animal se acercó hasta cubos de basura de un vivienda cercana en busca de cualquier bocado.

“No pude evitar llorar”

“No pude evitar llorar. Estaba allí, de pie, filmando entre lágrimas”, ha confesado Nicklen. No solo llama la atención la extrema delgadez del oso. También las dificultades que tiene para caminar, seguramente a causa de alguna atrofia muscular en sus patas traseras producto de la desnutrición.

Tras su infructuosa búsqueda de alimento, exponiéndose a ser disparado por los hábitats de la vivienda, el oso se rinde. Cae el suelo sin capacidad para seguir avanzando. Nicklen ha sido criticado por no actuar. Él se defiende argumentando de qué serviría lanzarle al animal 200 kilos de carne. Eso solo habría pospuesto la agonía. Porque es la pérdida de masa helada que les servía para desplazarse a sus zonas de alimentación lo que está acabando con este espectacular animal.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias