Un meteorito causa pánico en Detroit

En ciertas ocasiones ocurren cosas muy cerca de nosotros que nos ponen en nuestro lugar. No hace falta salir al espacio, algo que muy...

Richard Byrd, la hazaña del héroe solitario

mailto  facebook  twitter  google+

Richard Byrd durante su estancia en el Polo Sur
Foto: US Navy, National Science Foundation

Amelia Earhart, Lindbergh, Shakleton, Amudsen. Grandes aventureros cuyas hazañas siguen inspirándonos un siglo después de haber sido llevadas a cabo. Pero hay muchos otros héroes con historias igualmente apasionantes, duras, inspiradoras, pero cuyo nombre se ha perdido. O está en vías de perderse.

‘Solo’

Afortunadamente, algunos de ellos dejaron escrita su epopeya. Como es el caso de Richard Byrd. Ahora, la editorial Volcano edita en español uno de los libros de aventuras más vendidos en todo el mundo. Se trata de Solo, el diario en el que Byrd relata su segunda expedición al Polo Sur.

Byrd fue un aviador norteamericano empeñado en sobrevolar los polos. En 1926 aseguró haber sobrevolado el Polo Norte terrestre. Aunque su logro ha sido puesto en entredicho con cálculos y pruebas posteriores, para él fue el primer paso para su gran objetivo.

Este no era otro que llegar al Polo Sur por aire. Con este fin preparó el vuelo durante los años siguientes y en 1929 logró sobrevolar ese punto, marcando un hito en la navegación aérea.

Un invierno en el Polo Sur

Fascinado por los descubrimientos geográficos y meteorológicos realizados durante la travesía, Byrd decidió realizar una segunda expedición a la Antártida. Esta vez por tierra y con más valor, si cabe. El aviador pasó todo el invierno de 1934 en una cabaña en el Polo Sur. Cuatro meses aislado, soportando temperaturas inferiores a los 50 grados bajo cero, sin la esperanza de ser rescatado hasta la primavera y solo.

Precisamente ese es el mensaje de su libro. Cómo en la soledad más extrema el hombre puede “saborear la tranquilidad y la paz lo suficiente para descubrir lo buenas que son en realidad”. Porque en el libro de Byrd, en contra de otras obras similares, si hay espacio para la introspección, para la descripción de sensaciones, emociones y sentimientos. Cuando más que luchar contra la naturaleza se combate contra uno mismo.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La Unión Europea declara la guerra a la obsolescencia programada

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Hace años, el teléfono no nos duraba solo un par de años, y varias generaciones de una familia utilizaba durante varias décadas una misma longeva lavadora, frigorífico u otros electrodomésticos. El cambio se debe a la obsolescencia programada, y el Parlamento Europeo ha pedido a la Comisión que trabaje junto con las marcas que operan en el mercado electrónico e informático europeo (como móviles, ordenadores o electrodomésticos) para garantizar a los consumidores que podrán reparar sus dispositivos de forma sencilla en cualquier proveedor, y no solo en aquellos que dispongan las empresas.

Además, el parlamento también ha incluido en la exposición de su petición su deseo de que los fabricantes permitan extraer y cambiar de forma sencilla las baterías de los productos electrónicos, una recomendación para crear una etiqueta europea que identifique productos de fácil reparación o la ampliación de los periodos de garantía si los productos pasan más de un mes en el taller.

En el texto que ha aprobado la Eurocámara se plantean también incentivos fiscales para todos aquellos productos duraderos y de calidad que, además, sean fácilmente reparables. La Eurocámara aboga también por desarrollar un sistema para analizar productos y detectar su obsolescencia programada.

Se persigue la reparación en lugar de la compra

En el fondo de estas medidas está, en definitiva, la intención de reducir la cantidad de basura electrónica que se genera en el continente, a la vista de las actuales tendencias en la industria de electrónica de consumo, que pasan por optar por diseños difíciles de arreglar, fomentando así la compra en vez de la reparación. Se obliga a realizar cualquier cambio de piezas en talleres certificados especializados, que a veces no se hallan cerca del usuario. Se acorta deliberadamente la vida de los electrodomésticos.

El Parlamento Europeo persigue con sus medidas volver a los tiempos en las que los electrodoméstivos podían durar varias décadas. Hoy, los frigoríficos duran una media de 11 años, mientras que las lavadoras duran una docena de años. Se pretende, en suma, acabar con la acumulación descontrolada de basura electrónica, que en muchos casos escapa al control de las autoridades y empresas que se encargan de gestionar residuos. Por ejemplo, cerca del 60% de la basura electrónica que se produce en España acaba en paradero desconocido, según los datos publicados en el proyecto Countering WEEE Illegal Trade (CWIT, por sus siglas en inglés).

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El miedo a arañas y serpientes es evolutivo

mailto  facebook  twitter  google+

El miedo a las arañas y serpientes es evolutivo
Foto: fir0002

Le sucede a un gran número de personas. Es ver una araña o una serpientes y literalmente pierden el control. Son animales que sin explicación y casi únicamente con las cucarachas nos producen un rechazo automático. Incluso aunque las veamos en terrarios, donde no pueden atacarnos, nos sigue produciendo pánico.

Niños atemorizados

Bueno, quizá eso de “sin explicación” ya no sea tan así. Resulta que unos científicos, qué haríamos sin ellos, han llegado a la conclusión de que nuestro miedo a las arañas y serpientes tiene un componente evolutivo. Es más, que este miedo va en nuestro código genético y nos ha ayudado a llegar hasta donde estamos hoy.

El estudio ha sido realizado conjuntamente por científicos de las Universidades Max Planck de Liepzig en Alemania y de Uppsala en Suecia. Para llegar a estas conclusiones tuvieron que hacérselo pasar mal a un grupo de niños de alrededor de un año. Todo en nombre de la ciencia, claro.

Los expertos, in muchos remordimientos, agarraron a varios bebés y les pusieron ante distintos tipos de arañas y serpientes. Se entiende que todo en un entorno seguro para las criaturas. Tan seguro que se limitaron a hacerlo con fotografías. Pero aún así, la reacción era curiosa.

Si les enseñaban a los pequeños imágenes de pececitos o flores, la reacción de los infantes era nula. Sin embargo, aunque la de serpientes y arañas, los niños comenzaban a sufrir cierto estrés que se manifestaba en el aumento de las pupilas y del ritmo cardiaco. Estas reacciones son un indicativo de la activación de los sistemas de alerta en el cerebro.

Millones de años juntos

Según los científicos esto se debe a las interacciones que se han sucedido entre humanos y estos animales durante millones de años y a las consecuencias de estos encuentros. Evitarlos suponía una aumento de las posibilidades de supervivencia y por lo tanto de transmitir los genes.

Es por este motivo por el que cerca del 5% de la población de los países industrializados tienen auténtica fobia a estos animales y a muchos más simplemente les repelen. Aunque en la mayoría de estas naciones no existen ejemplares peligrosos ni de arañas ni de serpientes.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

‘Fe de etarras’, maduremos riéndonos del terrorismo

mailto  facebook  twitter  google+

Ya en 2014, en Negociador , el guionista y director Borja Cobeaga se lanzaba a ironizar, con una mezcla de comedia y drama, sobre las relaciones que hubo entre la banda terrorista ETA y el gobierno de España, en la que probablemente sea su mejor obra hasta la fecha. Incluso en el programa que dirigió en la televisión vasca, Vaya semanita, se atrevía a hacerlo, y con la banda aún en activo. Ahora, con su cuarto largometraje, la comedia negra Fe de etarras, la segunda película que ha producido Netflix en España, saca de nuevo el tema, con una impronta bastante novedosa en el cine español, y con ingenio y grandes momentos de guion y diálogos.

Colaborando una vez más con Diego San José como guionista, la historia, una suerte de comedia de situación (con pocos personajes y escenarios) que protagoniza un espléndido y contenido Javier Cámara, acompañado de Miren Iberguren, Gorka Otxoa y Julián López, juega con la comicidad de una secuencia de situaciones como la de unos etarras teniendo que hacerse pasar por hinchas de la Selección Española de Fútbol en un Mundial, o un líder de la organización que reivindica lo bien que se comía en su seno antiguamente, lo que no podría ser de otra manera entre vascos. Todo, para satirizar sobre un tema, el terrorismo, que, a juzgar por la polvareda que ha levantado la promoción de la película en ciertos ambientes, aún sigue siendo tabú en nuestro país.

En Fe de etarras, con aparante sencillez, se satiriza con inteligencia sobre el concepto de identidad nacional, la terminología bélica que se manejó en los años en que ETA estuvo en activo, las dispares motivaciones de un terrorista (incluida la moda), los prejuicios de una comunidad de vecinos sobre el origen y costumbres de quienes tienen en la puerta de al lado, el día a día de un comando terrorista, el funcionamiento de la jerarquía de una banda criminal y hasta la definición de cobardía.

Todo, en una obra funcional, en la línea creativa de Cobeaga, y valiente, que se atreve a integrar un tema política y socialmente complejo en nuestra cinematografía, ahora que la banda ETA ha abandonado las armas (quizá esta película no podría haberse hecho con la banda en activo), lo que probablemente sea imprescindible para que crezcamos y maduremos. Para eso también sirve el humor.

Tráiler, aquí.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

La Tierra tiene un nuevo satélite natural

mailto  facebook  twitter  google+

Un asteroide en la órbita de la Tierra
Foto: NASA-JPL

¿Te imaginas que una noche te asomas a ver el cielo y de repente, pam, hay dos Lunas? Bueno, no es que eso vaya a pasar así de pronto. Pero lo cierto es que desde hace unos años la Tierra tiene un nuevo satélite orbitando a nuestro alrededor.

Chatarra espacial

Al principio los científicos pensaron que se trataba de un buen pedazo de chatarra espacial. El resto de alguna nave o estación que se había establecido en una trayectoria circular. Algunos, más audaces, pensaron que podría tratarse de una nave especial alienígena o de los restos de esta. Siempre hay quien tiene alguna explicación de este tipo para darle salsa a la investigación.

Por fin los científicos han determinado que nuestro nuevo satélite es en realidad un asteroide. Un pedazo de roca que en sus viajes espaciales se ha establecido temporalmente en una órbita terrestre.

A 14 millones de km

Nuestro nuevo compañero se llama 469219 2016 HO3 y, como su nombre indica, fue detectado en 2016. Tiene unos 100 metros de diámetro y está entre 40 y 100 veces más lejos de la Tierra de lo se encuentra la Luna, a unos 14 millones de kilómetros.

De ahí la complejidad primero para localizarlo y después para identificarlo. Fue el Observatorio de Haleakala, e Hawai, el primero que lo avistó en abril del pasado año. Ahora es cuando, gracias a la luz que se refleja en la superficie, ha podido ser identificado.

Los científicos consideran que de nuevo tiene poco. Que probablemente esta especie de satélite diminuto lleve dándonos vueltas unos cien años. Y calculan que seguirá con esa cadencia al menos tres siglos más. En realidad, este asteroide no orbita sobre la Tierra a causa del campo gravitacional de nuestro planeta, sino que es el Sol el que le hace moverse de ese modo.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias