El Orient Express sigue haciéndonos pensar en el bien y el mal

El tren de los reyes y el rey de los trenes, según se lo definió. Sus míticos vagones azules y dorados, su cálida decoración,...

Seis refugiadas tejen su futuro en Alemania

mailto  facebook  twitter  google+

Refugiadas empleadas en la empresa textil alemana
Foto: Stitch by Stitch

Imagínate que un día, un día cualquiera, vas a trabajar y cuando estás a punto de llegar, una bomba destruye tu oficina. Te vuelves a casa aturdido y cuando ya la tienes a la vista, un misil derrumba el edificio. Está claro que tienes que huir de allí. Dejar tu vida, tu profesión y parte de tu familia para sobrevivir en otro país.

Huyendo de Siria

Esto es lo que esta sucediendo con millones de refugiados sirios en Europa. Personas con altas cualificaciones profesional y que en sus países se dedicaban a los mismo que tú puedes estar haciendo hoy en el tuyo. Es el caso de las modistas refugiadas en Alemania.

Seis refugiadas sirias han encontrado trabajo en la empresa germana Stitch by Stitch. Es un acuerdo en el que ambas partes salen ganando. Por un lado las refugiadas encuentran una nueva manera de ganarse la vida.

Pero también la empresa textil se beneficia de su forma de trabajar. Según aseguran los responsables de la empresa, gracias a la labor de las costureras sirias han podido recuperar algunas formas de tejer que ya muy poca gente conoce en el país europeo. Una mecánica artesana que confiere mayor calidad y originalidad a las prendas.

Original y de calidad

Es algo que encaja muy bien el ambiente de la moda en Frankfurt, donde se encuentra la empresa. Aunque menos dinámico que el de Berlín, se trata de un publico muy exigente que valora la originalidad y la autenticidad. Clientes que huyen de las prendas producidas en cadena que se pueden encontrar en los establecimientos de franquicia.

Tanto es así, que la marca ha lanzado un eslogan “Made in Germany. Inspired by Siria” (“Hecho en Alemania. Inspirado por Siria”) que pretende mostrar la unión de la calidad germana con la novedad y la diferenciación de Oriente Próximo.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El aluminio sube de precio por la reducción de producción en China

mailto  facebook  twitter  google+

An employee checks aluminium ingots for export at the Qingdao Port, Shandong province March 14, 2010. REUTERS/Stringer

El aluminio ha llegado a precios de 2.000 dólares la tonelada por primera vez en casi tres años y eso es una buena noticia.

La subida del precio del aluminio, mejor para el medio ambiente

Si vamos al origen de esta subida del precio, encontramos que China está luchando contra el cambio climático y ha empezado a cerrar factorías industriales que no cumplen con la normativa básica de contaminación.

China produce la mitad del aluminio que se consume en el mundo, con lo que cualquier reducción de su volumen de producción hace que la oferta baje mientras la demanda por este metal en todo el mundo aumenta, generando una subida de precios.

Un 9% de reducción de la producción de aluminio, genera un subida del precio del 18,5%

En concreto en provincia de Shandong, que es un importante centro de producción se ha reducido la producción en 3,2 millones de toneladas ya que se han cerrado fundiciones que operaban sin licencia. Esta cantidad de 3,2 millones es el 9% de la producción China de aluminio lo cual genera un alza en los precios por reducción de la demanda.

En China el mensaje que se ha mandado a las empresas es que deben operar de forma ordenada cumpliendo la legislación medio ambiental. Esto es bueno para el mundo. El otro efecto es la subida del precio que puede tener un efecto inflacionista en muchos productos. El aluminio se usa en todo y este año la subida del mismo ha alcanzado un 18,5%.

Suben las acciones de los fabricantes de aluminio

El aumento del precio del aluminio ha sido una bendición para los grandes productores como Aluminum Corp of China, o Chinalco. Sus acciones han aumentado más de un 50 por ciento en el último mes.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Mujer, SOLA, joven… ¿y de viaje?

mailto  facebook  twitter  google+

Desde pequeña, mis padres me inculcaron un fuerte amor a viajar y según iba creciendo, también lo hacía mi curiosidad por conocer mundo. Creció tanto que se convirtió en una prioridad en mi vida y siempre que puedo intento viajar, aunque sea sola.

La trinidad mujer – joven – sola

Obviamente, siempre me he encontrado con problemas a la hora de hacerlo. Primero, porque soy mujer, segundo porque soy joven y tercero porque lo hago sola. Son componentes suficientes como para suponer que estoy desprotegida. El ser joven y mujer es algo que me acompaña todos los días. Está establecido socialmente que yo voy a encontrarme con más dificultades por el camino que un hombre; el peligro es aún mayor y ante la duda podemos sacar los incontables casos de violencia contra la mujer. Es una cuestión innegable de género que probablemente no haga ás que agravarse cuando se viaja porque, por mucho que peligro haya siempre, es diferente estar en ambientes conocidos que de viaje.

Pero el auténtico problema recae en estar sola. No solo por ser mujer, sino por lo que supone la soledad.

La soledad, uno de los tabúes de la sociedad

Ir al cine sola ya acarrea un estigma social considerable. Decidir irse de vaciones por cuenta propia es como un insulto a toda la institución que compone el “irse de vacaciones“, tan unida a los conceptos amistad, familia, pareja, etc. Cogerse un tiempo para uno mismo y encima aceptar que es para conocer cosas nuevas y abrirse mundo es una rebelión contra una sociedad cada vez más sustentada en tándems. El colmo es cuando esperan que te vayas de viaje para ligar y lo que repatea profundamente es la cara de pena con la que te contestan con un mísero “bueno, tampoco está mal” cuando dices ir sola.

Encima, la soledad de la mujer es algo que quema más. Es una declaración de intenciones: un desvinculamiento a cualquier necesidad. Una mujer que no pide permiso y que no necesita ayuda. Pero siempre, siempre que se descubre que una mujer va sola se consigue encontrar esa necesidad de ayuda supeditada: “pero, mujer, si el mundo es peligroso”, “pero, mujer, que vas a estar muy sola”, “pero, mujer, en algún momento necesitarás ayuda”.

Viajar sola es indispensable

Probablemente, todas esas observaciones sean ciertas, pero es lo que hay que pagar a cambio de hacer lo que te da la gana. Da igual tu género, siempre te encontrarás problemas. Incluso yendo acompañado. Sin embargo, el estar sola no debería impedirte viajar, no debería impedir hacer lo que sea que te de la gana hacer. La soledad es una forma de hacer, no un castigo. No siempre se tiene la suerte de ir acompañado y no por ello la experiencia desluce. Es más, coge un nuevo matiz que al menos se debe experimentar una vez en la vida, pues de él se aprende mucho.

Lo primero que se aprende es en confiar. El estar solo dura poco si no te aislas. Si te permites conocer, por el camino conoces sobretodo a personas capaces de aportarte muchísimo. Aprendes que la gente suele ser buena, si sabes mantener la inteligencia. Confiando se abren puertas increíbles y nada enriquece más que otros puntos de vista.

También aprendes que los errores son cotidianos y, sobretodo, aprendes a salir de ellos. De viaje y sola haces un cursillo de supervivencia en la vida moderna avanzado en menos de lo que canta un gallo.Te pierdes por esa nueva ciudad, te quedas sin lugar donde dormir, comes algo que no deberías haber comido… ganas experiencia, fuerza y confianza en ti misma.

Aprendes a parar y a escucharte. No dependes absolutamente de nadie y tu único trabajo es escuchar qué te apetece realmente o qué puedes hacer en ese momento. Tú contigo. Y, de repente, hay un amplio abanico de posibilidades que debes molestarte en analizar para comprender realmente como funcionas.

Así que sí, viajar sola es indispensable. Es autoconocimiento, superación y experiencia. Es una aventura. Es plantarle cara a todo lo que se supone que no deberías hacer por una gran causa: tu libertad.

Imagen de Pixabay

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Julie Rocheleau, una de las autoras de cómic más interesantes de hoy

mailto  facebook  twitter  google+

Uno de los grandes atractivos de la entrega de 2017 del festival Viñetas do Atlántico, desplegado en Coruña hasta el próximo domingo 13 de agosto en una edición especialmente interesante, es la exposición y la presencia firmando libros de novelista gráfica canadiense Julie Rocheleau.

Ecos expresionistas y de Tarantino

Aunque Rocheleau (Montreal, 1982) debutó en la animación, trabajando entre 2002 y 2011 para diversos estudios del género y dirigiendo un par de cortometrajes, ha sido con sus novelas gráficas con lo que más ha llamado la atención, con su estilo de trazo anguloso, nervioso y a menudo grueso, y su original combinación de claroscuros y tonos intensos, por momentos con ecos del expresionismo alemán, y a veces de Tarantino.

En 2009 publicó su primer cómic, Invisible Girl, contando la historia de una joven que lucha contra la anorexia. Los textos eran de Emilia Villeneuve, y le valió su primer premio como ilustradora, el galardón Joe Shuster, en la categoría de colorista.

Adaptación de Fantomas

La aventura continuaría con la que ha sido su serie más interesante hasta el momento, la que le ha dado el éxito internacional y ha creado a cuatro manos con el guionista Olivier Bocquet. Una obra inspirada en el personaje de Fantomas, archivillano de mente criminal protagonista en una serie de novelas policíacas escritas por Marcel Allain y Pierre Souvestre a principios del siglo pasado. Su primera entrega, lanzada en 2013, se titularía La cólera de Fantômas 1, y de nuevo recibiría un premio, esta vez en el Festival de Reims Interpol’Art. La autora recrea un mundo oscuro y turbio, inquietante y a veces sangriento. Conformaría una trilogía añadiendo dos secuelas más de la obra, La cólera 2 y La cólera 3.

En 2016, publicó, junto con Normand Grégoire, la adaptación gráfica de Le Petite Patrie, la autobiografía que Claude Jasmin publicó en 1972, autor de Quebec, que también se adaptó en formato serie a la televisión y donde el autor narra su infancia, la vida, los sueños y las preguntas de un niño en la década de 1940 en Francia.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El último pariente común entre monos y hombres

mailto  facebook  twitter  google+

Cráneo de Alesi encontrado en Lago Turkana
Foto: Fred Spoor

En la zona del Lago Turkana de Kenia, le das una patada a una piedra y cambias el curso de la historia. O más bien, redefines el proceso que llevó desde aquel mono primigenio hasta los humanos actuales. En el área donde más y más importantes descubrimientos paleoantropológicos se han realizado. Y ahora llega el último.

Un pequeño de un año

Los expertos creen haber descubierto el cráneo de la última especie que monos y humanos tenemos en común. Se trata de una pequeña pieza, correspondiente a una criatura de poco más de un año.

El pequeño ha sido bautizado como Alesi (que en la lengua local significa ancestro). Es el único ejemplo hallado hasta la fecha que puede fecharse hace entre 17 y 7 millones de años.

A parte de un excepcionalidad, el valor del este cráneo es lo que ha revelado el análisis. Sus similitudes con los primates de menor tamaño son relevantes. Pero otros aspectos de su anatomía se corresponden con ejemplares de mayor envergadura, de los que descienden los humanos. Hasta este momento, el análisis que más datos a portado ha sido el del canal auditivo. Este estudio permite no solo determinar sus capacidades sensoriales sino también otros elementos relacionados como el equilibrio y la manera de moverse.

Rasgos comunes

Estos datos permiten a los científicos extrapolar otras características de esta especie. Por ejemplo, se serían más parecidos a pequeños chimpancés que a los actuales gibones. Aunque mantendrían ciertas habilidades de estos últimos.

A partir del encuentro con Alesi se espera obtener valiosa información. Por ejemplo, a qué tipo de condiciones tuvo que adaptarse y cómo se fue determinando el proceso evolutivo. Pero los científicos ya saben que, en un periodo de tiempo tan lejano, ya había ciertos aspectos que se fueron transmitiendo de especie en especie hasta llegar al hombre actual.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias