Bbrainers – Encuentro para juristas en Madrid. Innovación.

Delia de Vestalia Asociados presenta el evento BBrainers el próximo día 9 de febrero. Un encuentro único para abogados, juristas y profesionales del sector...

La última de Elon Musk: viajes en cohetes

mailto  facebook  twitter  google+

Elon Musk propone viajar de ciudad a ciudad por en cohetes
Imagen: Instagram/Elon Musk

Venga, vamos con la última de Elon Musk que ya sabéis que aquí somos muy fans y que cada una es mejor que la anterior. Resulta que Musk anda liado con la construcción de Hyperloop con la que, dice, podremos viajar de costa a costa de Estados Unidos en cuestión de minutos a 1.200 kilómetros por hora. Vale, de momento la cosa no ha pasado de unos cientos de metros a ritmo de tren de alta velocidad convencional, pero bueno. Es Musk.

NYC – Londres en una hora

Cuando esa idea todavía anda en pañales, a Musk se le ha ocurrido otra. Porque si algo le pasa a Musk es que tiene ideas. Otros se limitan a escribirlas en libros. A él eso le parece aburrido. Él lo que hace es montar un vídeo y colgarlo en su Instagram. Luego convoca una conferencia para presentarlo. Ahora presenta los viajes en cohetes.

Según el bueno, e imaginativo, de Elon vamos poder viajar de Nueva York a Londres en 29 minutos. Ir de cualquier punto de la Tierra a otro en no más de una hora. Convertir el mundo en una ciudad que se puede recorrer en metro. Solo que en lugar de ir bajo tierra iremos disparados en misiles.

A 27.000 km/h

La idea es que los cohetes saldrán más allá de la atmósfera. Fuera de la capa de la Tierra alcanzarían una velocidad de 27.000 kilómetros por hora. Después, la cápsula de pasajeros se desprenderá del cohete propulsor y volverá a posarse suavemente en el lugar de destino, con solo un leve mareo y, quizá, un zumbido en los oídos de los pasajeros.

Musk propuso su idea en un congreso aeroespacial y lo cierto es que fue recibido con cierta reticencia. Quizá el motivo fue que aseguró que el precio de los billetes será el de un vuelo comercial convencional. Porque piensa en todos los detalles.

El sistema sería una adaptación de SpaceX, con el que pretende crear viajes comerciales al espacio. Aunque lo cierto es que, de momento, no ha conseguido ni llevar un paquete a la estratosfera.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Vuelve el Día de las Escritoras denunciando desigualdad en la literatura

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

La Biblioteca Nacional de España (BNE), junto con la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) y la Asociación Clásicas y Modernas (CyM), celebrará el próximo 16 de octubre, por segundo año consecutivo, el Día de las Escritoras, bajo el lema ‘Mujeres, saber y poder‘. Dos días antes, el sábado 14 de octubre, organiza, junto a Wikimedia España, una jornada de edición en Wikipedia para mejorar los contenidos sobre escritoras existentes en la enciclopedia libre.

Cuando el año pasado le concedieran el Nobel de Literatura a Bob Dylan se desató un debate sobre los límites de la literatura que eclipsó una pregunta/reivindicación cuya mecha había prendido días atrás: ¿le darían ese año el Nobel a una escritora? Las dudas eran razonables, de las 109 veces que se ha otorgado este galardón, solo 14 han recaído en una mujer. Y no es el único premio literario cargado de testosterona. Véase el Premio Nacional de Narrativa en España, desde 1977 hasta hoy, solo se ha concedido a 2 escritoras (Carmen Martín Gaite y Carme Riera).

La balanza se equilibra en otros certámenes como el Nadal o el Planeta, pero toda una Real Academia Española tampoco se salva de la quema. De los 80 académicos que se han incorporado a sus filas en los últimos 40 años, solo una decena ha tenido cromosoma XX, como Ana María Matute o Soledad Puértolas. Eso sí, en los últimos años se ha ido incrementando su número.

Cuestión de visibilidad

Más allá de la militancia feminista está asumido que la Literatura es otro de los bastiones testiculares de la Historia, con mujeres que han tenido que usar seudónimo, como Aurora Dupin (George Sand) o Karen Christentze Dinesen (Isak Dinesen), para poder publicar; o con autoras varadas en el olvido como Clarice Linspector, o nombres femeninos que apenas nos suenan, como el de la francesa Annie Ernaux.

Literatura femenina

Una de las preguntas del millón que salen al paso al reivindicar la huella literaria de las mujeres es si existe una literatura específicamente femenina, que toque una fibra diferente a la que, en contraposición, debería considerarse ‘masculina’, o si, por el contrario, tan solo considerar su existencia constituye un retroceso en la lucha por la igualdad. Ya Virginia Woolf animaba a crear una literatura “andrógina”, Flaubert o Tolstoi practicaron un celebrado travestismo literario pergeñando a las míticas Madame Bovary y Ana Karenina, y Gertrude Stein estableció una frontera temporal asegurando que las escritoras, hasta el siglo XIX, solo sabían hablar de sí mismas, luego aprendieron ya a narrar otras cosas.

Es un asunto complicado. La etiqueta ‘libros para mujeres’, y con ella ‘literatura femenina’, posee un tono, a menudo, peyorativo. Sin embargo, el concepto de literatura femenina tal y como lo entendieron Béatrice Didier y Hélène Cixous. Ésta última afirmó que no podemos hablar de escritura femenina por el hecho de que una obra la firme una mujer. No sé si superado o no, desde luego sugerente todavía, nos invita a replantearnos la posición de la escritura, la posición de la lectura y la posición de género -impuesto o escogido- desde la que afrontamos ambos gestos.

Editoriales

Logomaquias aparte, ¿cómo está el panorama, a efectos de igualdad de género, en el mundo editorial? Esto es, en la industria que despacha textos al colectivo de los lectores, en el que, en España, según el Observatorio de la Lectura y el Libro, hubo un 10% más de mujeres que de hombres en 2015, aunque la brecha fue mayor en la naturaleza de la lectura, pues ellas leyeron más libros y revistas mientras ellos se decantaron más por la prensa, los cómics e Internet.

En España, no son pocos los sellos que cuentan con un nombre femenino al timón: Seix Barral con Elena Ramírez, Alfaguara con María Fasce, Lumen con Silvia Querini o Salamandra con Sigrid Kraus. Hay quien habla de productos editoriales creados ad hoc por y para mujeres, que proliferan en las estanterías desde hace tiempo, como la novela romántico erótica, con Cincuenta sombras de Grey como claro exponente, o una novela negra muy particular.

Prensa parcial

Con todo, crece el número de mujeres publicando, aunque las decisiones recaen cada vez más en mujeres o en hombres con otra conciencia.

En la prensa literaria, el enfoque tampoco parece imparcial- Cuando las mujeres aparecen en un suplemento literario a menudo lo hacen en pack, hablando sobre literatura femenina, o poesía femenina, o cuento femenino.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Conviértete en director gracias a las clases online de Scorsese

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Wikipedia

El famosísimo director neoyorquino Martin Scorsese acaba de hacer público que impartirá clases online a través de la web MasterClass. Aunque parece ser que todo el proceso ya se está llevando a cabo, la plataforma no pondrá a disposición de los alumnos el curso hasta 2018.

Según el galardonado director, su principal aliciente a la hora de hacerse profesor es que le “permitirá compartir sus propias fuentes de inspiración, sus experiencias y su desarrollo como cineasta”. No cabe duda de que resulta necesario que se haga esta transmisión de conocimientos por parte de los grandes maestros del cine. Entre las generaciones que actualmente se están formando y tienen inquietudes con respecto al séptimo arte se encuentran los artistas que deben tomar el relevo.

Scorsese dice que no que cree en las clases magistrales ni en que los alumnos tengan que seguir, paso por paso, lo que hizo él en el pasado. Según sus declaraciones, más bien al contrario. Se trata de ofrecer a gente joven ayuda y herramientas, de forma que puedan encontrar su propio camino.

Si estáis pensando que el precio de curso será elevado, os equivocáis: 90 dólares darán acceso ilimitado al curso, y el alumno podrá disfrutar de 20 lecciones impartidas a través de vídeos protagonizados, por supuesto, por Martin.

 

Fuente: Wikipedia

La mayor parte de vosotros conoceréis a Scorsese por clásicos como Casino (1995), película que ahonda en las vicisitudes de los negocios relacionados con el juego a través de dos de sus actores fetiche, Joe Pesci y, cómo no, Robert de Niro; pero el neoyorquino ha demostrado estar más fresco que nunca en películas recientes como El lobo de Wall Street (2013), muy alabada por la crítica.

Su filmografía, precisamente, parece ser una pieza fundamental del análisis que se llevará a cabo en el curso. Recordemos que Scorsese también ha dirigido obras maestras del cine universal como Malas calles (1973), Taxi Driver (1976), Toro Salvaje (1980), La última tentación de Cristo (1988), Uno de los nuestros (1990), Guns of New York (2002), El aviador (2004), Shutter Island (2010) o Silencio (2016), entre sus 24 largos, 8 cortos y 14 documentales, con los que ha ganado 1 óscar, 4 globos de oro, 3 premios bafta, 2 premios de la crítica cinematográfica, 2 palmas de oro en el festival de Cannes, 2 leones de oro den el festival de Venecia y un premio Emmy, por su dirección en la serie Boardwalk Empire.

 

Fuente: Pexels

Scorsese también ha desvelado que durante el curso ofrecerá datos sobre las experiencias que ocurren tras las cámaras, además de hacer hincapié en cuestiones fundamentales que tienen más que ver con producción y posproducción, como el montaje, la narrativa o el trabajo que tiene que realizar un director con los actores.

Por si fuera poco, estos 90 dólares también nos dan acceso a la descarga de un libro que resume cada lección y que ofrece material adicional con el que complementarla.

En cuanto al feedback, los alumnos podrán enviar vídeos con preguntas especialmente destinadas a Scorsese, y él dará respuestas a aquellas que MasterClass selecciones de mayor interés general.

Parece obvio que esta startup, creada en 2015, sabe muy bien cómo hacer las cosas. De hecho, a estas alturas ya debiéramos dejar de etiquetarla como “empresa emergente”, puesto que ha pasado de no existir a trabajar con profesionales de la talla de Serena Williams, Gordon Ramsay, Kevin Spacey, Cristina Aguilera, Usher, deadmau5, Aaron Sorkin, Steve Martin o Dustin Hoffman en sólo dos años.

Ahora queda permanecer atentos a las opiniones de los que decidan llevar a cabo el curso. Si merece la pena (y todo parece apuntar a que sí) podrían ser los 90 dólares mejor utilizados de tu vida.

 

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Nördlingen, la ciudad construida en el cráter de un meteoro

mailto  facebook  twitter  google+

Pueblo de Nördlingen construido sobre el cráter de un meteorito
Foto: Wolkenkratzer

A estas alturas ya sabemos que si, por casualidad, nos libramos de acabar con nuestra propia especie por nuestros medios, el problema vendrá de arriba. No, nos referimos a la furia divina. Hablamos más bien de un enorme meteorito que en algún momento caerá sobre nuestras cabezas, por Tutatis, y nos pondrá en serios aprietos.

Hace 15 millones de años

Es puro cálculo de probabilidades. Hace 65 millones de años cayó uno de 10 kilómetros que despejó la Tierra de lagartos terribles y nos allanó el camino. Más bien a las musarañas de las que procedemos. Hace algo menos, unos 15 millones de años, cayó otro, más pequeño, pero lo suficiente para dejan un considerable socavón en lo que hoy es Baviera, Alemania.

Como somos una especie muy apañada, nos arreglamos en cualquier sitio. Incluso en el lecho de un cráter meteórico. Así que aprovechando la perfecta circunferencia del agujero y la orografía dejada por el asteroide, decidimos construir una ciudad. En concreto Nördlingen.

Lo curioso es que hasta hace cincuenta años nadie se dio cuenta. Sí, a alguno en ciertos momentos de la centenaria historia de la ciudad, le resultó curiosa la forma perfectamente circular de su contorno. Una línea que había sido aprovecha para fortificar la localidad. En la actualidad es la que mejor conservada tiene su muralla medieval, que data del siglo XIV.

La prueba en la iglesia

La prueba definitiva se encontró en la iglesia del pueblo. No es que fuera, perdón por la insistencia, una revelación divina. No. Lo que sucedió es que un grupo de científicos se percataron de que ciertas partes del templo se habían construido con coesita. Este polimorfo del cuarzo se forma cuando el impacto de un asteroide somete a presiones brutales y rápidas al mineral. Cuando preguntaron de dónde habían sacado el material, los vecinos respondieron que de allí mismo. Esa fue la prueba definitiva para determinar el origen del círculo en el que se construyó la ciudad y que hasta esa fecha se pensaba de origen volcánico.

Nördlingen nos deja una lectura más. Si después de caer el enorme meteorito que nos pondrá en apuros, logramos sobrevivir, no cabe duda de que sacaremos partido del agujero que genere. Lo mismo podemos hacer un parking o un centro comercial.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La novela negra resiste a la sobredosis

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Vuelve Getafe Negro. El festival de novela negra que organiza el escritor Lorenzo Silva ha presentado hoy su X edición que se celebrará entre los próximos días 14 y 24 de octubre, y será, en palabras de la organización, “más internacional que nunca”, con autores procedentes de los países que han pasado por el festival en ediciones anteriores.

El género negrocriminal vive un momento dulce, no solo en el marco de la literatura española sino también en el de la internacional. La revalorización de los escritores que cultivan la novela negrocriminal (cosa que, por ejemplo, ocurrió en 2015 le dieron el Planeta a Alicia Giménez-Barlett, autora que frecuenta el género) ha puesto en primer plano un tipo de novela que la crítica no siempre ha aplaudido con ganas, y nació de la pluma de Conan Doyle como género policial o enigma, cuando la literatura novecentista se abría al entretenimiento, quitándose el yugo didáctico del siglo anterior. Luego creció en Estados Unidos con la santísima trinidad que formaron Hammet, Chandler y MacDonald, que apostaron por un argumento menos lineal y maniqueísta, fundado en una visión sociológica del crimen.

Hemos asumido que la negrocriminal vive un momento dulce, no solo en el marco de la literatura española sino también en el de la internacional. Pero corre el riesgo de morir de éxito o de una sobredosis de títulos que acabe hartando al público, y además puede que la moda desdibuje la esencia de este estilo literario.

Además, se ha de lamentar un giro en el guion de éxito que vivía la negrocriminal en nuestro país: si entre 2011 y 2014 se había salvado del 40% de declive de las cifras de venta de libros, el año pasado, y aunque en el top ten de los más vendidos en Amazon estuvieron obras como La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joel Dicker, o El juego de Ripper, la primera novela negra de Isabel Allende, el género se sumó al club de la caída y experimentó un descenso del 13% en sus ventas respecto al año anterior. Tal vez el dato haya conducido al festival a montar su mesa redonda De la Transición a nuestro tiempo: el cambio del paradigma negro en España, que ha debatido el estado de salud de la novela negra española en nuestros días.

De la Transición a nuestros días

Al margen de éxitos editoriales en los años de la Transición, protagonizados por firmas como Manuel Vázquez Montalbán o Juan Madrid, la novela negra ha despuntado entre los gustos de los lectores españoles en los años recientes, e incluso ha destronado a la novela histórica, según datos de los estudios Nielsen, como el tipo de novela más comprada.

Un auge que, al menos inicialmente, sin duda obedeció a una corriente europea, cuyo punto de partida fue el célebre boom de la novela escandinava (también llamado la “era de hielo”), basado en una historia con gancho pero, por qué no decirlo, en casos como el de Stieg Larsson, también estaría vinculado a lo que Masha Kinder llamó supersistema comercial transmedia, que pasa por la promoción (y frivolización) en las redes sociales o el mundo de la ropa. Sin embargo, la definitiva consolidación del género en nuestro país probablemente también tenga que ver con las posibilidades que los textos de esta naturaleza ofrecen para explorar la crisis que vivimos y sus consecuencias.

No obstante, el segmento de lectores aficionados a este género es de los más leales y sólidos que se puedan encontrar. Lo que sí ha ocurrido en los últimos años es que las editoriales han rediseñado su etiquetaje para facilitar el acceso de los aficionados, y que la labor de instituciones como La Semana Negra de Gijón o la desaparecida librería Negra y Criminal han creado toda una escuela generacional.

Ese cierre de Negra y criminal es la cara amarga del triunfo de la novela negra en nuestras estanterías y dispositivos electrónicos, que ahora encuentran sus títulos en todo tipo de librerías y grandes superficies, y ya no necesitan acudir a locales especializados.

Pero hay más daños colaterales. En la mencionada mesa redonda De la Transición a nuestro tiempo… celebrada en Getafe Negro, el periodista y escritor Víctor Claudín afirmó que “la literatura policial se ha aburguesado y adocenado con la venida de los países escandinavos”. Y en el mismo debate, David Benedicte, autor de Travolta tiene miedo a morir, opina que “quien ha puesto en marcha la edad de oro de la novela negra son las editoriales, más que los autores o los lectores. Añoro los tiempos en que era un subgénero. Ahora los libros se parecen demasiado unos a otros”.

Colecciones o sellos específicos

En efecto, sea para publicar a los clásicos o a autores nuevos, casi todas las editoriales de nuestro país e Iberoamérica, grandes o independientes, han creado colecciones y sellos específicos de género negro, a la vista de la demanda. Por ejemplo, Roja&Negra de Mondadori, que coordina el escritor Rodrigo Fresán, que además es traductor al castellano de uno de los grandes mundiales de la novela negra, John Banville; o RBA, que edita la potente colección Serie Negra; o Siruela, que apuesta por autores como Domingo Villar, cuya obra La playa de los ahogados está ahora en cartelera, adaptada al cine por Gerardo Herrero; o Salamandra, que ha creado recientemente el espléndido sello Salamandra Black, que ha publicado Galveston, novela de Nick Pilozzato, creador y guionista de True Detective. Por cierto quela profusión de películas y series que tiñen la pequeña y la gran pantalla también puede retroalimentarse con la proliferación de títulos noir en las estanterías.

Seguramente haya una corriente novelística y cinematográfica, donde series como CSI han tenido gran influencia, marcada por una generación de seguidores más exigentes que nunca en cuanto a la documentación del procedimiento policial.

¿Ya no será lo que era?

Otro peligro que podemos plantear ante la popularización de la negrocriminal es el intrusismo de autores en su seno, y la desvirtualización de sus características. En definitiva, tal vez corramos el riesgo de empezar a llamar negraycriminal, porque es tendencia, a cosas que no lo son. Y es que la novela negra tiene un tema básico: la relación del hombre con la propiedad. Se trata de una relación conflictiva, y donde hay conflicto, hay literatura.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias