El Orient Express sigue haciéndonos pensar en el bien y el mal

El tren de los reyes y el rey de los trenes, según se lo definió. Sus míticos vagones azules y dorados, su cálida decoración,...

¿La toxoplasmosis nos convierte en zombies?

mailto  facebook  twitter  google+

[DP] Pixabay

Están entre nosotros. De hecho, quizá tú seas uno de ellos. Has oído hablar de esta enfermedad cientos de veces, en relación al embarazo o si tienes gato en casa. Pero quizá no sabías los efectos que puede tener la toxoplasmosis. Convertirnos en zombies.

Muy extendida

Al menos eso indican los últimos estudios acerca de la forma en la que la toxoplasmosis afecta a la conducta humana. Hasta ahora se pensaba que el toxoplasma solo causaba síntomas leve en personas con un sistema inmunológico normal. Dolor de cabeza, fiebre, dolores articulares. Y sobre todo, los posibles daños que causa al cerebro de los fetos, motivo por el que a las mujeres embarazadas se les recomiendo evitar el consumo de alimentos crudos y el contacto con gatos.

La presencia de este patógeno está muy extendida. Se calcula que prácticamente el 20% de la población ha estado en contacto con el parásito toxoplasma gondii que la produce. Incluso hay quien la ha contraído y no ha experimentado síntomas.

Toxoplasma_gondii
Toxoplasma_gondii. Author: Ke Hu y John M. Murray. CC 4.0

Cambios de conducta

Al menos los más comunes. Porque desde hace unos años, los científicos alertan de que esta patología puede alterar el comportamiento de quienes la padecen. La gente con toxoplasmosis se convierte en más extrovertida y más dispuesta a asumir riesgos. Lo que hace el parásito en provocar que el cuerpo segregue más dopamina y otro tipo de hormonas que alteran la percepción mental del huésped.

Así, según diversos estudios, los infectados tienen mayores tasas de accidentes de tráfico, por ejemplo. También reduce la capacidad de atención y la formalidad ante situaciones serias.

El fundamento parece similar a los cambios de comportamiento que provocan otros parásitos

Dado que su objetivo es extenderse por el mayor número de sujetos posible. Los parásito segregan sustancias que desactivan los mecanismos de alerta de sus víctimas. De este modo, estos individuos son menos proclives a mantener la precaución de manera que están más expuestos a ser presas de otros animales. Y de esta forma, el parásito va infectando un cuerpo tras otro.

De este modo, cabe la posibilidad de que en muchas ocasiones, esa persona que vemos tan amante del riesgo, en realidad solo esté infectada por la toxoplasmosis. Y sea un zombie de un parásito microscópico.

Joven practicando un deporte de riesgo
Foto: Percyinter

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Yemen agoniza ante la impasibilidad del mundo

mailto  facebook  twitter  google+

Babies and children in Hodeida, in the north west of Yemen, are suffering from malnutrition and disease. Yemen imports 90% of its food, a lot of which comes through Hodeida but the port has been damaged during fighting. It is the poorest part of Yemen and is therefore suffering some of the worst malnutrition in the country. Save the Children is supporting a number of fixed facilities and Mobile Medical Teams which reach remote parts of Hodeida. We provide therapeutic food, healthcare and support to mothers such as nutrition advice. Staff at Hodeida health centre assess children's health and weight, including taking MUAC measurements.

Más de 20 millones de personas podrían morir en Yemen si Arabia Saudí no levanta el bloqueo sobre los accesos al exterior de este pequeño país. Es la conclusión de Naciones Unidas y más de 20 grupos humanitarios, entre ellos CARE, Save the Children e Islamic Relief, sobre la decisión de la coalición que lidera Arabia Saudí con la intención de intensificar el ya existente bloqueo sobre el país, cerrando el acceso a aeropuertos, puertos de mar y pasos terrestres a Yemen.

El origen de este incremento en el aislamiento internacional del país más pobre del mundo árabe es la represalia por un fallido ataque con misil contra el aeropuerto de Riad el sábado, reivindicado por los rebeldes chiitas hutíes. Ese acto provocó un cruce de acusaciones entre Riad, que apoya a las fuerzas gubernamentales yemeníes desde marzo de 2015, e Irán, que apoya a los hutíes, rebeldes.

Bloqueo internacional, tres años de guerra y una epidemia de cólera

De no levantarse el bloqueo, este pequeño país se vería abocado, en términos de la ONU, a la peor hambruna que ha visto el mundo en décadas, porque cerca de dos tercios de la población del país depende de suministros importados. Veinte millones de yemeníes requieren asistencia humanitaria internacional, de los que siete millones se encuentran en situación de hambre extrema. Esta situación se produce en medio de una guerra que dura ya tres años, dos de ellos con bloqueo y con parte del territorio yemení controlado por insurgentes, y una epidemia de cólera  que afecta a casi un millón de personas, y causa la muerte de un niño yemení cada diez minutos.

Aumento del precio de la gasolina y de los productos básicos

La crisis ha provocado ya una caída del valor de la moneda nacional, que si antes del fin de semana pasado cotizaba a 370 riales yemeníes por dólar, ha subido en pocos días hasta los 402 riales. El precio de la gasolina aumentó en un 50%, el del diésel casi se triplicó y las bombonas de butano han desaparecido, antes de una vuelta parcial del suministro el jueves tras la intervención de responsables rebeldes. El coste de los productos básicos aumentó entre un 10 y un 20% en pocos días, según varios habitantes.

Son impactos que caen como bombas en una ciudad que, en los años de guerra, ha cuadruplicado su número de mendigos, y donde algunos funcionarios llevan diez meses sin cobrar su sueldo. Además, la guerra entre los rebeldes y las fuerzas del presidente Abd Rabo Mansur Hadi ha causado ya más de 8.650 muertos y unos 58.600 heridos, muchos de ellos, civiles.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El impacto del meteorito que mató a los dinosaurios fue todavía peor

mailto  facebook  twitter  google+

Recreación del impacto del meteorito que mató a los dinosaurios
Imagen: Donald E. Davis

Que el impacto de un gran meteorito hace 66 millones de años fue lo que acabó con los dinosaurios parece ya fuera de toda duda. Pero se trata de una explicación muy reciente, de apenas 20 años. Y como teoría joven está sujeta a precisiones, a nuevos datos que permiten conocer el suceso con más detalle.

Sulfuros y CO2

Porque realmente no se conoce con exactitud cómo se desarrollaron los acontecimientos después del impacto de aquella roca de 10 kilómetros en el golfo de México. Ahora, un nuevo análisis trata de arrojar más datos sobre los fenómenos desencadenados por el impacto.

En concreto, parece que la caída del asteroide lanzó a la atmósfera tres veces más sulfuros y otros gases de efecto invernadero de lo que se pensaba hasta el momento. Es lo que ha revelado el estudio realizado los científicos del Instituto de Ciencia Planetaria de Tucson, Arizona, en Estados Unidos.

El impacto de Chicxulub, como aquel suceso catastrófico lanzó a la atmósfera unas 325.000 toneladas de sulfuros y 425.000 toneladas de dióxido de carbono. Todo en unos pocos segundos.

Todo fue muy rápido

La relativamente pequeña cantidad de CO2 podría haber contribuido a un calentamiento global de largo recorrido. Pero lo más importante es que la enorme cantidad de sulfuros en suspensión en la atmósfera habrían bloqueado los rayos solares mucho más rápido de lo que se creía. El resultado es que el invierno nuclear que vino tras la caída del asteroide fue mucho más súbito y rápido de lo que pensado.

Esto puede ayudar a explicar porqué la extinción de animales y plantas fue tan radical. No es que no tuvieran tiempo a adaptarse, es que apenas tuvieron tiempo ni de reacción.

Para llegar a esta conclusión, los expertos han tenido en cuenta diversos factores. El tamaño de la roca, la composición del lecho marino en el que impactó, el ángulo y la velocidad de la caída. Así han podido revisarse datos que se han dado por válidos durante dos décadas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Una asombrosa película sobre el vacío existencial narrada por un fantasma. Con sábana.

mailto  facebook  twitter  google+

A film still from A Ghost Story by David Lowery, an official selection of the NEXT program at the 2017 Sundance Film Festival. Courtesy of Sundance Institute | photo by Andrew Droz Palermo.

Crítica de 'A Ghost Story', de David Lowery

Lo efímero de la vida, el vacío de no dejar huella, la losa de la muerte y el vértigo de la eternidad. El amor, la ternura, la pérdida, el olvido. El paso del tiempo, la melancolía. Son temas que aborda el director David Lowery en su nueva y cuarta película en solitario, la espléndida e insólita A Ghost Story,  que aunque esté teniendo un reducidísimo (y por ello, indignante) paso por cines, también se encuentra disponible en formato on demand en iTunes.
Es la historia de un fantasma, con sábana y todo (según ha contado el director, extrajo la idea de El viaje de Chirico, de Hayao Miyazaki), contada desde el punto del fantasma, C (Casey Affleck), desde sus enormes y tristes ojos negros. Está condenado a permanecer en la casa que compartía con M (Rooney Mara), que es (fue) su pareja en vida. C acaba viajando en el tiempo, al futuro y al pasado de su casa, donde habitan todos los fantasmas de ésta. Trasiegos que Lowery narra con elipsis muy bien construidas.
Una película en parte inspirada en la historia de Virginia Woolf Una casa embrujada, de 1921, y en una crisis existencial de su director. De corte fantástico, muchos la enmarcan en el post-horror al ser capaz de descoser los patrones del género, con un contenido muy experimental y enormemente abstracto, evocador, sensorial, de narración fundamentalmente visual. Y sencilla, por momentos hasta con un punto ingenuamente cómico, sobre todo por la desconcertante imagen de ese peculiar protagonista. Las imágenes se envuelven en un tenso mutismo combinado con la partitura de Daniel Hart, confiriéndole un gran sentido del ritmo.
Lowery nos entrega un potentísimo trabajo visual, de gran belleza, que rompe todos los convencionalismos del cine de hoy (quizá emparentado con Terrence Malick), abriéndose paso, nos sin riesgo y valentía, en un territorio cinematográfico propio. Al igual que una anterior cinta de Lowery, En lugar sin ley (2013), que también protagonizaron Mara y Affleck, es una historia del amor desgarrado y de la perturbación de la pérdida, de imaginar la vida de quien nos quiere sin nostros, y el misterio de los espacios que habitamos sin nosotros. Una punzante reflexión sobre el duelo y lo relativo de ciertas cuestiones a las que damos importancia. Sobre la vida frágil y demasiado coyuntural.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Los increíbles animales viajeros

mailto  facebook  twitter  google+

Mariposa monarca
Foto: Derek Ramsey

El abaratamiento y la mejora de los medios de transporte nos han convertido en una sociedad viajera. Solo tienes que abrir tus redes sociales para ver a varios de tus amigos viajan en este mismo momento. Visitando países diferentes, subidos a un avión. Y quizá tú mismo estás pensando en hacer un viaje. Otro.

Una mariposa no tan frágil

Pero por más que nos empeñemos, tenemos mucho que aprender de los animales. De animales de todos los tamaños y tipos. Criaturas que viajan miles de kilómetros del tirón solo para encontrar comida y mejores climas. O para reproducirse y dar a luz.

Una de las migraciones más sorprendentes la protagoniza cada año un pequeño insecto. La mariposa monarca viaja cada año más de 3.000 kilómetros: millones de ejemplares se desplazan desde el sur de Canadá, donde eclosionan de sus pupas, hasta México entre los meses de agosto a octubre. Allí hiberna hasta la primavera, cuando emprende el trayecto de vuelta. Los patrones que llevan a una generación atrás otra a viajar de unos sitios a otros, siempre los mismos, son todavía un misterio.

Una distancia similar recorre el caribou. Desde el norte de Canadá hasta el centro de Estados Unidos, el viaje de este mamífero es el trayecto de mayor distancia que realiza un animal terrestre.

Aves campeonas

Pero nada comparable a los 10.000 kilómetros que recorre una especie de libélula. Este frágil insecto cubre la distancia que separa el sureste de África con el sur de India. En viaje de ida y vuelta.

Algo más, 11.000 kilómetros son los que surca la ballena jorobada. En busca de aguas ricas en nutrientes va desde el océano Antártico hasta Costa Rica en paralelo a la costa de America del Sur. Pero no es el animal marino más viajero, pues el gran tiburón banco puede llegar a recorrer 13.000 kilómetros desde Australia hasta Sudáfrica y vuelta.

Pero ninguno se puede comparar con las aves. La pardela negra, un ave marina, puede llegar a viajar 40.000 kilómetros prácticamente sin descanso recorriendo todo el océano Pacífico. Y el récord corresponde al charrán atlético, que puede llegar a cubrir distancias de 44.000 kilómetros desde el Polo Norte al Polo Sur y regreso. Una auténtica vuelta al mundo.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias