El Orient Express sigue haciéndonos pensar en el bien y el mal

El tren de los reyes y el rey de los trenes, según se lo definió. Sus míticos vagones azules y dorados, su cálida decoración,...

La Tierra tiene un nuevo satélite natural

mailto  facebook  twitter  google+

Un asteroide en la órbita de la Tierra
Foto: NASA-JPL

¿Te imaginas que una noche te asomas a ver el cielo y de repente, pam, hay dos Lunas? Bueno, no es que eso vaya a pasar así de pronto. Pero lo cierto es que desde hace unos años la Tierra tiene un nuevo satélite orbitando a nuestro alrededor.

Chatarra espacial

Al principio los científicos pensaron que se trataba de un buen pedazo de chatarra espacial. El resto de alguna nave o estación que se había establecido en una trayectoria circular. Algunos, más audaces, pensaron que podría tratarse de una nave especial alienígena o de los restos de esta. Siempre hay quien tiene alguna explicación de este tipo para darle salsa a la investigación.

Por fin los científicos han determinado que nuestro nuevo satélite es en realidad un asteroide. Un pedazo de roca que en sus viajes espaciales se ha establecido temporalmente en una órbita terrestre.

A 14 millones de km

Nuestro nuevo compañero se llama 469219 2016 HO3 y, como su nombre indica, fue detectado en 2016. Tiene unos 100 metros de diámetro y está entre 40 y 100 veces más lejos de la Tierra de lo se encuentra la Luna, a unos 14 millones de kilómetros.

De ahí la complejidad primero para localizarlo y después para identificarlo. Fue el Observatorio de Haleakala, e Hawai, el primero que lo avistó en abril del pasado año. Ahora es cuando, gracias a la luz que se refleja en la superficie, ha podido ser identificado.

Los científicos consideran que de nuevo tiene poco. Que probablemente esta especie de satélite diminuto lleve dándonos vueltas unos cien años. Y calculan que seguirá con esa cadencia al menos tres siglos más. En realidad, este asteroide no orbita sobre la Tierra a causa del campo gravitacional de nuestro planeta, sino que es el Sol el que le hace moverse de ese modo.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Las pandemias de gripe son más probables en primavera y verano que en invierno

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Parecerá sorprendente, pero lo ha publicado la revista PLOS Computational Biology, basándose en un estudio cuyos investigadores han concluido que, aunque el virus de la gripe se propaga con mayor facilidad con el clima invernal, las pandemias no se extienden tan fácilmente.

Y es que, por un lado, las mismas infecciones crean protecciones inmunológicas durante esta época, y por otro, durante la primavera y el verano la población está más desprotegida, y las pandemias se pueden propagar más.

El estudio constata que las seis grandes pandemias de gripe ocurridas a escala mundial desde 1889 han ocurrido o bien en primavera o bien en verano. Y ha creado un modelo informático que imita la propagación del virus durante la temporada de gripe, confirmando, tras miles de simulaciones, que “la combinación de condiciones invernales y la inmunidad contra el virus efectivamente conducen a pandemias de primavera y verano”.

El resultado de la investigación, según se expresa en el citado artículo, puede ayudar a las agencias de salud pública respondan a nuevas amenazas víricas. Con todo, no hay que olvidar que, por más que estas pandemias gripales (que son enfermedades epidémicas que se propagan de manera generalizada en todo el mundo o a casi toda una población) sean más probables en la primavera/verano,  el virus nos visita más en invierno, atacando a nuestro sistema respiratorio.

Pero nos acatarramos más en invierno

Otro estudio, esta vez del virólogo Peter Palese, de la Escuela de Medicina Monte Sinai (Nueva York), señala que las temperaturas bajas y el descenso de la humedad ambiental fortalecen al virus.

Y eso que, tradicionalmente, mucho especialistas han atribuido el aumento de los procesos gripales al contagio en espacios cerrados.

Palese realizó su investigación con cerdos de guinea infectados con el virus de la gripe humana, y halló que la enfermedad se contagia al menos a 8 de cada 10 animales cuando la humedad relativa es del 20 al 35 por ciento, mientras que cuando la humedad supera el 80 por ciento, el virus no se transmite. Además, los mayores índices de contagio ocurren a una temperatura de 5ºC, y basta con hablar, toser o estornudar para enviar los virus al aire y que otros individuos lo inhalen.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Europa quiere ganar la carrera del coche eléctrico

mailto  facebook  twitter  google+

Coche eléctrico europeo
Foto: Thomas Wolf

Las carreras tecnológicas son cada vez más carreras industriales y, sobre todo, comerciales. Apuestas que realizan no solo empresas, sino países e incluso continentes y que determinan quién dominan un mercado y quiénes se ven obligados a pagar por tal o cual tecnología.

En 10 años, todos eléctricos

Ahora mismo, la Unión europea se encuentra en una importante diatriba. Desde el convencimiento de que los coches de combustible fósil tienen los días contados, se pretende recuperar un terreno que ahora mismo se ha perdido.

Son las conclusiones de un informe de la Comisión Europea. Este documento asegura que en menos de una década los contaminantes coches de gasolina y diésel serán un mal recuerdo. Que el mercado estará copado por vehículos eléctricos. Y los máximos responsables no quieren repetir malas experiencias.

Por ejemplo, la última gran batalla perdida. Si a mediado de los noventa, el mercado de la telefonía móvil estaba dominado por empresas europeas como Nokia o Eriksson, hoy en día no queda nada de ellas El desprecio por la tecnología de los smartphones les dejó en la cuneta y fueron arrasadas por gigantes norteamericanos como Apple o asiáticos como Samsung.

Caída de la cuota de mercado

De momento la cosa no pinta muy bien. Las cuota europea en este tipo de vehículo ha caído desde el 33% al 24% sobre todo por el empuje de la competencia china.

La clave del triunfo en este sector sigue siendo el desarrollo tecnológico. Continuando con el símil de los móviles, aquella empresa o país o continente que dé con la clave del aumento de la autonomía de los coches eléctricos y la reducción del tiempo de recarga tendrá mucho ganado.

Pero hay otros factores. Por ejemplo, las cuotas. China está estudiando introducir una del 10% de coches eléctricos en su producción. Y por otro lado, un elemento clave en el desarrollo de estos vehículos: los puntos de recarga. Según la Comisión, es tan necesario apostar por la infraestructura de recarga como por la fabricación de estos coches. Si los dos elementos no van en paralelo, se desincentivará la compra por parte de los conductores interesados.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Yo también (#MeToo)

mailto  facebook  twitter  google+

Si habéis prestado atención a Twitter y a los muros de Facebook, habréis conocido al menos dos de las campañas a través de hashtags que se han realizado como respuesta a lo ocurrido con el productor Harvey Weinstein, culpable de (incontables) casos de acoso sexual, de los cuales habían sido víctimas actrices muy famosas (entre otras mujeres igualmente importantes a tener en cuenta).

Mediante el hashtag #metoo, el conflicto bajó de la esfera hollywodiense para desplazarse a Twitter gracias a la usuaria Tarana, que animaba a las mujeres a compartir el hashtag si habían sido (también) víctimas del acoso sexual por parte de un hombre que se aprovechaba de una posición de superioridad (como en el caso de Weinstein). A través de lo que se conoce como “empoderamiento por empatía” muchas mujeres en el mundo no solo reprodujeron el hashtag, sino que compartieron detalles de experiencias que ellas mismas habían sufrido. Y, así, se convirtió en una campaña viral.

No por ser mujer debes participar

Y no lo digo porque tal vez no se haya sufrido violencia sexual. Para nada. De hecho difícilmente me puedo creer que exista alguna mujer en nuestra sociedad más cercana (por no irnos a otros casos) que no haya sido víctima en algún punto. No necesariamente debe haber sido un acto de crueldad, algo intencionado y meditado o algo llamativo. Lo peor de todo es que ocurre, lo vemos y ni siquiera somos capaces de analizarlo como un problema. Simplemente lo asumimos. Por ello es importante el #metoo, porque destapa el artificio de lo que hemos asumido sin preguntarnos y muestra la realidad como es. Pero no por ello las mujeres tenemos que compartirlo.

Las víctimas no le deben su historia a nadie. Es algo tremendamente personal e íntimo y hay que entender sin rechistar que las personas no nos deben su vulnerabilidad ni sus historias. El problema de este hashtag es que, una vez más, posiciona a las mujeres como víctimas que solo pueden denunciar a través de las redes sociales pero que, a efectos prácticos, no pueden impulsar ningún cambio. A través de este hashtag nos quedamos ahí donde ya estábamos, sin que haya un planteamiento nuevo al problema. Sí, existe la violencia hacía la mujer. Lo sabemos. ¿Pero tenemos igualmente asumido que esa violencia se alimenta de la complicidad del silencio de todos?

¿Y los hombres?

Ha habido una respuesta masculina tan viral como peligrosa. Como- supuestamente – apoyo al #metoo, por las redes empezó a circular un manifiesto bajo el hashtag #Ihavetoo y #Iwill en la que los hombres reconocen, en un principio, haber sido parte de problema y prometen dejar de serlo a cara del futuro. En la época actual hemos reducido la rendención a un hashtag que tal vez no sea tan perfecto como nos creemos.

Primero de todo, una campaña de hombres como esta en respuesta a la campaña impulsada por mujeres no consigue otro efecto que invisibilizar la segunda campaña a través del cambio de foco de atención. Lo que en un principio es un espacio seguro en que las mujeres pueden contar sus historias, acaba convirtiéndose en un portal en que los hombres, una vez más, se ven obligados a aclarar que no son tan malos, que a pesar de todo tienen humanidad. Corre peligro de convertirse en el #notallmen del que cree que ha leído tanto sobre feminismo que te puede explicar como hacerlo (un clásico mansplaining). Y así es como el protagonismo cambia y el movimiento empoderador acaba siendo eclipsado por unas disculpas que no hemos pedido.

Porque no, las mujeres no necesitamos disculpas en forma de grandes discursos posteados en Facebook. Necesitamos ver el cambio. Necesitamos que se nos escuche de verdad, sin que un hombre nos vaya a interrumpir con otra campaña. Porque cuando sale un #Ihavetoo es restarle importancia a algo que olvidamos fácilmente: todos, todos, todos hemos sido parte activa (aunque no necesariamente consciente) de la violencia. Todos vivimos en la misma sociedad bajo las mismas reglas. Incidir en ello es ser redundante, pretendiendo explicárselo al tonto de la última fila. Ya lo han denunciado las víctimas, ya debería bastar.

Sin embargo, seguimos asistiendo a la misma función de siempre. ¿Podemos aceptar de una vez que la violencia existe? Entonces, podríamos avanzar en el conflicto: aceptar la complicidad, la espiral de silencio y trabajar para que deje de producirse. Porque de los hombres, las mujeres no necesitamos un mitin electoral, necesitamos un cambio local, una ayuda directa.

 

Para acabar, solo me queda decir que sí, #metoo. Yo también he sufrido esa violencia. Desde familiares a desconocidos, todos creyendo que tenían una posición superior respecto a mí. Pero eso ya sé que me ocurre a mí y a todas las mujeres, lo que necesito saber es por qué mis amigos callan cuando lo ven.

Imagen de Mihaid Surdu para Pixabay en CC

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

8 CURIOSIDADES SOBRE LOS JUEGOS DE CARTAS

mailto  facebook  twitter  google+

Si nos paramos a pensarlo unos instantes, los juegos de cartas han sido compañeros del hombre desde hace casi mil años. Pasando por diferentes fases, los materiales de fabricación no han supuesto impedimento alguno para que el concepto de carta haya acompañado a la humanidad del mundo entero. Si el juego como tal es inherente al ser humano desde la prehistoria, su manifestación a través de un sistema de reglas y recompensas le llevaron irremediablemente a la invención de numerosas modalidades fundamentadas en la baraja, un práctico formato que hoy por hoy sigue triunfando.

¿Dónde se originaron exactamente? A estas alturas, aún no se ha llegado a un acuerdo acerca de si provienen de China, la India o Egipto, si bien la primera opción es la que tiene más adeptos. Tenemos que abrir la mente y comprender que, si bien la carta tal y como se concibe ahora es de papel-cartulina y con forma rectangular, han existido incluso fabricadas en marfil y con forma circular. En el momento presente, las barajas de cartas utilizadas en los llamados juegos de naipes son la baraja española y la baraja francesa, que presentan significativas diferencias en cuanto a número y diseño, y por tanto dan lugar a muy diferentes juegos.

El clásico evolucionado. Tradicionalmente los juegos de cartas han hecho pues, referencia, a los juegos de baraja de naipes. Sin embargo, hace algunas décadas se popularizaron los juegos de rol, con los adolescentes como máximos interesados. Ahora la evolución de ambos géneros ha llevado a éxitos en formato tradicional como Assassin’s Club, de reciente aparición, y otros en formato digital ya más consolidados como Heartstone, presente incluso en las competiciones de eSports. Los componentes primordiales: el azar y la toma de decisiones con consecuencias relevantes para el desarrollo de una historia narrada.

Siempre en el punto de mira de la regulación. Los juegos de cartas, al tener como uno de sus ingredientes principales el factor azar, se ha considerado una fuente de activación de la adrenalina, pero enseguida también se vinculó al mundo de las apuestas. Estos movimientos de dinero al margen del ambiente de trabajo han sido fuente de inspiración de directores como Martin Scorsese con su película Casino, pero también han despertado la inquietud de las autoridades desde los comienzos del juego como tal, y existen legislaciones que lo regulan desde los tiempos de Isabel La Católica. En el siglo XVII ya se estableció un impuesto llamado Renta de Naipes. Actualmente la Ley del Juego, que regula los juegos de casinos y apuestas tal y como los entendemos actualmente, exige declarar a Hacienda los premios obtenidos a través de estas fuentes.

Compañeros inseparables, solos o acompañados. Históricamente los juegos de cartas han estado presentes en muchos actos sociales, fuesen de ocio o negocio, y siguen siendo un valioso recurso en tardes de piscina o de lluvia. Sin embargo también han supuesto un entretenimiento cómodo, rápido y adictivo para la soledad. Bill Gates lo supo ver e introdujo su Solitario en todas las versiones de su famoso sistema operativo hasta su último Windows 10, en el que ha dejado de venir preinstalado de serie.

Sobre todo azar, pero también estrategia. No todos los juegos de cartas se rigen exclusivamente por el azar, y de hecho, la mayor parte de los favoritos del público general están más relacionados con la suerte que con la habilidad. Sin embargo, según los sondeos, el poker, uno de los más famosos juegos de estrategia, se colocaría el segundo en un Top 10, siendo la primera opción el Cuadrado, y la tercera el Chinchón. De ahí en adelante, el Blackjack también destaca en cuarta posición, y el famoso Uno, un juego relativamente joven y para público a partir de 7 años de edad, también llega a la quinta posición.

El poker y su fuerte componente intelectual. Y hablando de poker y habilidades estratégicas, este es el juego de naipes más diferencial en referencia a aptitudes intelectuales. Tanto es así que desde hace 7 años es reconocido por la Asociación Internacional de Deportes Mentales (IMSA) como tal. Ha tardado un poco más que el ajedrez pero está al mismo nivel. Además su valor como recurso educativo también cobrra gradualmente más peso. Cada vez es más frecuente que se planteen actividades escolares basadas en juegos de poker para entrenar la toma de decisiones. Sin embargo, la iniciativa se sigue frenando debido a la estrecha relación entre este juego y el mundo de las apuestas.

Referencia para la Teoría de Juegos. La Teoría de Juegos estudia las decisiones que toman los individuos en los juegos para llegar al éxito, basándose estas decisiones también en las que toman los oponentes. Esta analogía hecha teoría es muy empleada como recurso y argumento en la economía, pero también en la psicología y otras ciencias. Si bien como teoría analiza juegos de diversas índoles, los de cartas son el género más estudiado por la clase de toma de decisiones que implica. Según su tipología, los juegos de cartas pueden incluir desde uno a un gran número de jugadores y un número de cartas y combinaciones limitadas. Se pueden recoger y analizar gran cantidad de datos simplemente estudiando una partida, cuánto más un torneo.

Y la máquina venció al hombre. Los jugadores de poker se han convertido en verdaderos analistas de las diferentes variables que se pueden dar en una partida o campeonato. El poker requiere una concentración e inteligencia significativas, pero no olvidemos que el factor humano conlleva las emociones, que pueden alterar y alteran los razonamientos en muchos casos. Una máquina, y más concretamente una Inteligencia Artificial como Libratus, está libre de esta carga y aprende mucho más rápido que cualquier humano. Una de las curiosidades del WSOP (World Series Of Poker) es que podría contar en un futuro no muy lejano con participantes AI como este. Libratus ha vencido a cuatro de los mejores en Holdem sin límite Heads Up, aprendiendo de sus fallos. El debate generado de la posibilidad de incluir en los torneos inteligencias artificiales va más allá, planteando un tema mucho más serio: la sustitución del hombre como profesional por las IA en pocos años.

Post previojuegos retro

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias