Cineastas españoles se pasan a las series

O tal vez deberíamos decir que las plataformas de VOD, un mercado en expansión también en España (por ahora tiene como usuarios a algo...

La cultura del robo de los macacos de Bali

mailto  facebook  twitter  google+

Los inteligentes macacos de Bali
Foto: Bair175

A veces pareciera que los humanos no tenemos remedio. Y lo peor es que arrastramos en nuestros delirios a todos los animales que nos rodean. Convertimos a las especies que se acercan a nosotros en lo peor de nosotros mismos. Y luego, proyectando nuestros defectos en ellos, les culpamos de cosas que son nuestra responsabilidad.

Turistas incautos

El último caso, o el penúltimo, es el de los macacos del templo Ulu Watu, en Indonesia. Este enclave es uno de los reclamos turísticos de la isla y está poblados por una nutrida comunidad de primates. Estos animales está acostumbrados a que los visitantes les lancen comida. Pero ahora han ido un paso más allá.

Los macacos han aprendido el absurdo apego que los humanos tenemos por nuestros objetos y han sacado partida de ello. Los monos se abalanzan sobre los incautos turistas y les arrebatan los que pueden. Móviles, cámaras, gafas. No, no es que los animales hayan encontrado una utilidad a esos objetos. O bueno, quizá sí la sea.

Macacos inteligentes

Con la inteligencia que les caracteriza y la falta de inteligencia de la que a veces adolecemos nosotros, resulta que han entendido que estamos dispuestos a lo que sea por recuperar nuestras pertenencias. Y un buen día, a un turista se le ocurrió ofrecen comida a un macaco a cambio de su móvil. Y eso fue el principio de un reflejo condicionado que se ha extendido por la comunidad como el fuego.

Inmediatamente, los científicos han llegado al lugar con sus chalecos multibolsillo y han empezado a realizar vídeos y fotos. Los relevante para los estudiosos de la Universidad de Lethbridge en Canadá y de Lieja, en Bélgica es cómo este comportamiento se ha extendido de unos animales a otros.

Resulta que los macacos han sido capaces de comunicar a sus semejantes lo que ocurría. De decirles a sus congéneres “oye, si le robas cualquier cosa a esos monos pelados, ellos enseguida sacan comida para recuperarlo”. Y claro, tiempo les ha faltado para ponerlo en práctica.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

‘The Water Van Project’, cuatro amigos en furgo suministrando agua potable

mailto  facebook  twitter  google+

Cuatro jóvenes españoles (zaragozanos, para más señas) y un objetivo: trabajar por la conservación del agua en Iberoamérica. Eduardo Salvo, Jorge Horno, Chechu Pajares y Diego Félez, profesionales de la arquitectura, el derecho y el comercio que dejaron sus trabajos en multinacionales para crea el proyecto The Water Van Project, con el que han emprendido un viaje por lugares de Iberoamérica donde la crisis del agua es un problema severo.

Un viaje de 20.000 kilómetros, de México hasta Perú, en una furgoneta que suministra filtros de potabilización de agua para que más de 20.000 personas tuvieran acceso a agua potable en los próximos diez años (o incluso más).

Financiación por crowdfunding

Antes de iniciar su gira, contactaron con varias organizaciones solidarias que ya estaban inmersas en trabajos de potabilidad del agua en las comunidades necesitadas, para organizar su tarea: proporcionar dos tipos diferentes de filtros, unos para familias y grupos pequeños, y otros para centros como hospitales o colegios.

Para financiar el proyecto, han llevado a cabo una campaña de crowdfunding en la que han colaborado más de 350 personas, y con la que han recaudado 43.000 euros (el objetivo inicial era de 25.000). También han obtenido el apoyo de distintas empresas y entidades como la Obra Social La Caixa.

Familias, escuelas

Hasta ahora, el equipo ha desarrollado proyectos en México, donde han donado 50 filtros de agua. En Guatemala, donde distribuyeron 110 filtros familiares a más de 300 familias y 3 filtros comunitarios a tres escuelas diferentes con alrededor de 120 alumnos cada una. Y en Nicaragua, donde donaron alrededor de 6 filtros a 4 escuelas diferentes de alrededor de 50 alumnos cada una.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Jardines que se suben por las paredes en Colombia

mailto  facebook  twitter  google+

Edificios con espacios verdes en Colombia
Foto: Groncol

Estamos acostumbrados a dividir las ciudades. Por aquí los espacios edificados y asfaltados. Por allá, los espacios verdes. Así, normalmente una cosa va en sacrificio de la otra. Y con el actual grado de desarrollo urbanístico, todos sabemos qué parte sale perdiendo. ¿De verdad no hay posibilidad de conjugar ambos ambientes?

Espacios verdes sobre edificios

Como siempre, es solo una cuestión de voluntad. La de animarse a unir edificaciones y espacios verdes. Esa es la base del trabajo de la empresa colombiana Groncol. Una de las propuestas arquitectónicas y urbanísticas más impactante que hemos visto en mucho tiempo.

En la propia definición de su actividad, Groncol expone que se limitan a adoptar soluciones sencillas a problemas complejos. Basta, desde su punto de vista con cubrir superficies pavimentadas con zonas verdes.

Está claro que así descrito parece una cosa sencilla. Sin embargo, la implantación de estas soluciones implican desarrollos más complejos. Claro, que todo se compensa con las ventajas que produce.

200 proyectos

Los 200 proyectos llevados a cabo por Groncol han sembrado 8 millones de plantas por toda Colombia. Estas plantas han capturado 8.000 litros de agua de lluvia que de otro modo se habrían perdido por la escorrentía. Las zonas verdes han absorbido 350 kilos de partículas contaminantes. Y más de 600 toneladas de basura se han reciclado en compost.

Es el resultado de un trabajo centrado en cuatro objetivos. Todos los proyectos deben tener un impacto positivo en el medioambiente. Deben mejorar la calidad del aire, pero también la calidad de vida de los habitantes de los edificios. Por su puesto deben ser técnicamente viable. Y la última derivada, rentables. Porque la garantía de continuidad de este tipo de desarrollos es que su coste no implique la imposibilidad de convertirlos en realidad.

Con estas premisas se han creado proyectos tan increíbles y diversos como el edificio vestido con un jardín vertical en el edificio de Santalaia en Bogotá o el techo verde. en la cárcel de Tulua.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La ONU alerta del peligro que corren los océanos

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

La máxima autoridad de la ONU, el secretario general António Guterres, ha alertado sobre la situación de los océanos, sobre su deterioro, y por ella, sobre la necesidad de “dejar a un lado el beneficio nacional a corto plazo para evitar una catástrofe global a largo plazo”. La salud de los océanos, ha indicado el secretario, se ha visto gravemente dañada en las últimas décadas, dijo, como consecuencia de la contaminación, la pesca sin control y los efectos del cambio climático.

El primer foro dedicado a ellos

Guterres ha lanzado la advertencia en el foro más apropiado para ello, la Conferencia Mundial sobre los Océanos, la primera en esta materia que acoge la sede de la ONU en Nueva York y que tiene por objetivo dar relevancia en la agenda internacional al objetivo 14 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Para Guterres, es necesario convocar a los estados miembros del organismo internacional que él preside a dialogar para definir un nuevo modelo de gobernanza de los océanos.

La amenaza para los países, explicó, no solo se traduce en la subida del nivel del mar, sino también en su calentamiento y acidificación, que provoca el blanqueamiento de los corales y la reducción de la biodiversidad marina, entre otras consecuencias.

Amenazas a nuestras aguas

“Contaminación, sobrepesca, desarrollos turísticos, acuacultura y acidificación son algunas de las amenazas que enfrentan prácticamente todos los mares del mundo. Sin lugar a dudas, en este siglo XXI prácticamente todos los mares del planeta son víctimas de la forma de desarrollo que hemos seguido”, ha señalado Greenpeace.

“Los océanos son ecosistemas de gran importancia mundial, ya que ocupan el 71 por ciento de la superficie terrestre y albergan aproximadamente 250 mil especies conocidas. Además, desempeñan un papel muy importante en la regulación del clima, el ciclo del agua, la absorción de dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera y son fuente de alimento primordial en todo el mundo”, indica la ONG.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

¿Quién ganó más dinero con el aluminio? Charles Hall

mailto  facebook  twitter  google+

Charles Hall probablemente es la persona que más dinero ha ganado con el aluminio.

Fueron varios los químicos que dedicaron su carrera al aluminio a lo largo del siglo XIX. Un químico danés y otro alemán extrajeron simultáneamente este metal de la bauxita, una sustancia utilizada desde antiguo como astringente, alrededor de 1825.

A causa de su lustre, los mineralogistas clasificaron el inmediatamente el aluminio entre los metales preciosos, como la plata o el platino, con un valor de cientos de dólares por onza.

Veinte años más tarde, un francés descubrió la manera de industrializar el proceso de extracción, haciendo que el aluminio estuviera disponible comercialmente a un buen precio.

El aluminio más caro que el oro

La razón de ello es que, a pesar de ser el metal más común de la corteza de la Tierra (en torno al 8 por ciento en peso, cientos de veces más común que el oro), el aluminio nunca aparece en menas de aluminio puro. Siempre aparece enlazado a algo, por lo general al oxígeno. Las muestras puras eran consideradas milagros.

Los franceses exhibían lingotes de aluminio, al estilo de los de oro de Fort Knox, junto a las joyas de la Corona, y el modesto emperador Napoleón III reservaba una preciada cubertería de aluminio para los invitados especiales de los banquetes.

Charles Hall trabajó con Jewett en la separación del aluminio durante sus años de estudiante en Oberlin. Fracasó una y otra vez, pero cada vez fracasaba sabiendo algo más. Por fin, en 1886, Hall hizo pasar una corriente eléctrica de unas baterías caseras (todavía no había tendido eléctrico) a través de un líquido que contenía compuestos de aluminio disueltos. La energía de la corriente arrancó el metal puro que, una vez liberado, se depositó en pequeñas pepitas en el fondo del tanque.

Hacerlo bien, a escala

El proceso era fácil y barato, y funcionaba igual de bien en grandes contenedores en el laboratorio. Éste había sido el tesoro químico más buscado desde la piedra filosofal, y Hall lo había encontrado. El «niño prodigio del aluminio» tenía entonces tan sólo veintitrés años. Así y todo, la fortuna de Hall no se fraguó de inmediato.

El químico Paul Héroult había descubierto el mismo proceso en Francia más o menos al mismo tiempo. En la actualidad Hall y Héroult comparten el mérito por el descubrimiento que hizo que se desplomara el mercado del aluminio. Un austriaco inventó otro método de separación en 1887, y con la competencia que se cernía sobre Hall, éste se apresuró a fundar lo que después sería la Aluminum Company of America, o Alcoa, en Pittsburgh, uno de los negocios de más éxito de toda la historia.

La producción de aluminio de Alcoa crecía a un ritmo endiablado.

En sus primeros meses, en 1888, Alcoa producía unos veinticinco kilos de aluminio al día; dos décadas más tarde, tenía que sacar 40 toneladas al día para satisfacer la demanda. Mientras la producción se disparaba, el precio se desplomaba.

Años antes de que Hall naciera, el precio del aluminio era de 1.100 dólares el kilo. Cincuenta años más tarde, sin siquiera corregir por la inflación, la compañía de Hall arrastró el precio hasta sólo 50 centavos el kilo.

Este ritmo de crecimiento sólo ha sido superado probablemente en una sola ocasión en toda la historia americana, durante la revolución de los semiconductores de silicio, ochenta años más tarde, y al igual que los barones de la informática de nuestros días, Hall se hizo de oro. En el momento de su muerte, en 1914, era propietario de acciones de Alcoa por valor de 30 millones de dólares (unos 650 millones de dólares actuales).

Gracias a Hall, el aluminio se convirtió en un metal que todos conocemos y que básicamente está en todas partes.

Contenido original del libro La Cuchara Menguante de Sam Kean.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias