Qué hacer un fin de semana en Barcelona

Hay tres cosas a las que una debería dedicarle el fin de semana en Barcelona: Los vermús, la cultura y sus calles. Además, este...

Huracán Harvey. La última advertencia del cambio climático

mailto  facebook  twitter  google+

Huracán Harvey
Imagen: Official U.S. Navy Page

Nos avisan los científicos. Nos advierten los medios. Es un mantra que oímos cada vez más. Pero por si fuera poco, la propia Tierra nos muestra cada vez con más intensidad el impacto del cambio climático. Y su última actuación esta siendo el huracán Harvey.

Más frecuentes. Más potentes

Puedes pensar que el hecho de que las noticias sobre huracanes sean cada vez más frecuentes se deba a un aumento de la cobertura informativa. Pero no. La verdadera razón es más simple. Los huracanes son cada vez más frecuentes. Y más potentes. Y la causa es el calentamiento global.

El alza de las temperaturas en todo el globo está provocando el calentamiento de los océanos. Las masas de aire caliente que se generan son el combustible con el que se nutren los huracanes. Y la mayor intensidad se debe a la tasa de humedad. Y esta tasa aumenta en un 7% por cada grado centígrado de temperatura que retiene la atmósfera.

Para que un huracán se desarrolle necesita una temperatura de alrededor de 26 grados. En las aguas del golfo de México, lugar en el que se está desencadenando la furia de Harvey, esa temperatura se mantiene prácticamente hasta los 100 metros de profundidad. Es un caldo de cultivo perfecto para la generación de este tipo de tormentas brutales.

Más agua. Más destrozos

Para terminar de componer un cuadro dantesco queda el contenido. El elemento que provoca los mayores destrozos: el agua. Y ahora, los océanos tienen más cantidad de agua que puede ser desplazada por los vientos huracanados. Además, la subida del nivel del mar en al menos 20 centímetros, hace que sea más fácil que supere todas las barreras y anegue zonas cada vez más amplias.

Queda por determinar si no será más rentable hacer algo ya con el cambio climático. Si de verdad compensa continuar con el modelo energético y de consumo y luego tener que hacer frente a daños multimillonarios. Por supuesto, sin entrar en lo que jamás puede recuperarse. Las vidas humanas que cada nuevo huracán se lleva consigo.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Así aumenta el riesgo de cáncer la grasa abdominal

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Hace tiempo que se sabe que la obesidad es un factor de riesgo para contraer cáncer. La obesidad se relaciona directamente con varios tipos de tumores como los de mama, colon, próstata, útero y riñón. Pero hasta ahora no se habían identificado por completo los mecanismos moleculares por los que se producía esta relación. Sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) los han hallado. Tal como publican en la revista Oncogene, la grasa abdominal favorece la liberación de la proteína factor de crecimiento de fibroblastos-2 (FGF2), que resulta clave en la conversión de células normales en tumorales, y así, en el desarrollo del cáncer.

La proteína FGF2 estimula el cáncer

El equipo diferencia entre dos capas de grasa abdominal: la superior, conocida como grasa subcutánea, que se encuentra justo debajo de la piel; y la que está debajo, llamada grasa visceral, que se considera más dañina. Tras experimentar con un grupo de ratones que fueron alimentados con una dieta rica en grasa, descubrieron que la capa visceral produjo mayores cantidades de FGF2, y vieron que ésta estimulaba ciertas células que ya eran vulnerables a la proteína, y las hacían crecer hasta convertirse en tumores.

En una segunda fase, recopilaron tejido graso visceral de mujeres sometidas a histerectomías y detectaron que cuando las secreciones de grasa tenían más presencia de la proteína FGF2, hubo más células sanas que acabaron transformándose en tumorales cuando se transfirieron a los ratones. De aquí se deriva que la grasa de ratones y humanos puede hacer que una célula no cancerígena se transforme de forma maligna en una célula tumoral.

Hormonas y genética, en el punto de mira

El grupo de científicos también ha expresado que las hormonas estrógenas podrían influir en el riesgo de cáncer, aunque muchos de los estudios que lo han señalado sólo han sido capaces de demostrar una asociación y no una causa directa de cáncer. Y del mismo modo, también se sabe que el papel que juega la genética en ese proceso es clave. Los investigadores han avanzado además que ya están trabajando en la búsqueda de nuevos compuestos antitumorales que puedan detener los efectos del FGF2.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El embrión femenino elimina el rastro del masculino

mailto  facebook  twitter  google+

Una proteína determina el sexo del embrión
Foto: Hornbaker Chelsi, U.S. Fish and Wildlife Service

Hasta ahora la ciencia tenía una explicación clara de cómo se determina el sexo en los embriones humanos. Bueno, humanos y mamíferos en general. La descripción comportaba el funcionamientos de las hormonas. Testosterona y andrógenos decidían si el embrión acababa siendo un ejemplar macho o hembra. Pero por defecto, hasta ese momento, todos los embriones eran hembras. Es la explicación de por qué los hombres tienen pezones, por ejemplo.

Desmantelando el sexo masculino

Sin embargo, ahora un grupo de científicos ha propuesto otra explicación que obligaría cambiar los libros. Según los especialistas del Instituto de Ciencias de la Salud de Research Triangle Park. Según sus investigaciones, el sexo en el embrión lo determina una proteína. En concreto han identificado a la proteína COUP-TFII.

Lo curioso es cómo funciona esta proteína. Su presencia determina que el embrión tendrá un futuro sexo femenino. Pero la manera de actuar es “desmantelando” cualquier tipo de tejido masculino en fase primitiva de desarrollo. Es decir, el sexo femenino elimina cualquier atisbo de sexo masculino para desarrollarse como tal.

Y así, lo que en un principio podrían ser conductos seminales, son borrados para desarrollar, por efecto de esta proteína, en trompas de Falopio. Ambos tejidos están presentes en las primeras fases del proceso embrionario. Pero después, al aparecer COUP-TFII, la parte masculina se elimina para desarrollar solo la femenina.

De ratones y hombres… y mujeres

El equipo de profesor Humphrey Yao llegó incluso a administrar testosterona a los embriones de ratón con los que realizaron el estudio. Y no ocurrió nada. Aquellos embriones que ya se habían comenzado a formar como hembras, a través de la proteína, seguían su desarrollo normal hasta presentar úteros perfectamente funcionales.

Los investigadores aseguran que esto es solo el inicio de unos trabajos que podrán determinar con mucha mayor certeza el proceso de asignación del sexo en el embrión. Y más allá, establecer las causas de algunas enfermedades y malformaciones congénitas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

¿Quién y cuándo se inventaron las patatas fritas? 1853, George Crum

mailto  facebook  twitter  google+

Estamos en el año de la feria de naciones en Nueva York, lo que sería una expo universal. Un año en el que se presentaba el ascensor con seguro de caída entre otros inventos. En esa época se empezaban a diseñar los edificios con hierro y la conquista de la altura por los rascacielos empezaba a ser una realidad.

En medio de esta época feliz en nuestra civilización, en un restaurante de un pueblo llamado Saratoga en Nueva York, un Chef llamado George Crum será protagonista de una invención que cambiaría el mundo de forma radical.

El invento por accidente fue dejar caer una patata cortada muy fina en aceite muy caliente. El resultado era una patata frita muy crujiente y deliciosa. La sal jugaría la otra parte de este suculento plato que sería un icono de la cocina moderna.

Las patatas fritas están en todo el mundo

Si podemos hablar de un plato que realmente está en todo el mundo, sería este. Vayas donde vayas en este planeta puedes encontrar patatas fritas. Pizzas quizás en el 99% del planeta, pero patatas fritas podríamos decir que en el 100% del planeta puedes encontrarlo.

El aspecto más importante de las patatas fritas es su sonido

Más que el sabor, el aspecto más importante de las patatas fritas son su sonido. Que una patata frita cruja de forma limpia en nuestra boca hace que sepa mejor que una patata frita poco crujiente. Y no es su sabor, es su sonido lo que hace que nuestro cerebro recoja un sabor más apetecible. Este aspecto se ha demostrado científicamente por el equipo de Pringles que hizo ensayos donde la gente comía la misma patata frita pero por auriculares se les daba diferentes tonos de crujidos. Cuanto más limpio y claro el crujido, mejor sabor.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

¿Son lo mismo arte urbano y grafiti? Ideas por si Banksy visita Ferrol

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Paloma Fidalgo

Fue el artista ferrolano Eduardo Hermida quien, en 2008, puso en marcha en su barrio, Canido, uno de los distritos históricos de Ferrol (La Coruña), la ya famosa Ruta de las Meninas, en el marco de la cual varios artistas han reinterpretado el célebre cuadro de Velázquez en las fachadas de edificios desocupados o ruinosos, con el fin de hacer más alegres aquellas deprimidas calles, en un acto tan reivindicativo como artístico.

El optimismo ha resultado contagioso, han aumentado las personas censadas en el lugar, hay más negocios y hasta se han recibido propuestas de exportar el proyecto a Madrid, Barcelona, Gijón, Francia o Ucrania. Y para la edición de 2017, Hermida ha sumado fuerzas con la cerveza 1906 para recabar firmas entre los vecinos y pedirle a Banksy, la súper estrella mundial del arte callejero de rostro desconocido, que viaje a Ferrol a plasmar su propia reinterpretación de Las Meninas. “Te hemos reservado un espacio en una de nuestras calles para que puedas expresar tu interpretación personal  de Las Meninas, y ayudarnos a hacer de nuestro vecindario un lugar más bonito. ¡Te esperamos!”, reza el anuncio que los impulsores de la idea han publicado en Le Monde, Le Fígaro, Le Journal de París, The Times o el Corriere de la Sera, así como en vallas publicitarias de Londres y Bristol, ciudad natal del artista.

La iniciativa constituye otro ejemplo de la cada vez más frecuente colaboración entre los artistas callejeros y las marcas comerciales. Colaboraciones a las que, no obstante, aún escapa una parte del grafiti.

Un arte nacido en el Bronx

“Eran lobos nocturnos, cazadores clandestinos de muros y superficies”. Estas líneas de El francotirador paciente, un thriller literario de Pérez Reverte que giraba en torno a un grafitero, transpiran lo subversivo que tenía, originariamente, el arte de quienes manejan el aerosol. Un empuje que posiblemente no haya muerto, sino que ha cambiado. El propio Banksy, aun siendo una súper estrella, parece tener muchas reivindicaciones por hacer desde su misteriosa guarida, y en Madrid, no hace tanto que pasó por comisaría Kirax, uno de los treneros (grafiteros de trenes) más buscados.

Pero el paisaje era muy distinto en la época en la que nació el grafiti, a finales de los años sesenta y en comunidades afroamericanas marginales como Queens, el Bronx o Brooklyn, e incluso cuando en España la tendencia entró con fuerza en los años 80, a rastras del hip hop. Sus poéticas se imprimía en las paredes sin normas, con un sinfín de filosofías y códigos ocultos que perseguían conquistar espacio y visibilidad.

El aerosol entra en galerías y lo aplauden los vecinos

Hay síntomas de que los tiempos cambian para el arte callejero, al menos el de unas determinadas características. Para empezar, en los circuitos artísticos, si bien siempre ha suscitado interés -a ojos de Basquiat, Keith Haring o Warhol, por ejemplo-, hoy los popes, aunque puedan mostrarse algo reticentes ante un arte que se percibe como muy popular, parecen valorarlo más que nunca, exhibiéndolo en festivales, publicaciones o galerías como la Tate Modern, donde ha expuesto, por ejemplo, la artista urbana española Nuria Mora.

Por otro lado, instituciones y marcas comerciales le hacen encargos a este colectivo que convierte las fachadas en lienzo. Sirva como muestra la madrileña estación de metro Paco de Lucía y el mural con el que Rosh 333 y Okuda la hicieron multicolor. Y lo más importante, los ciudadanos, los vecinos que al salir de casa se dan de bruces con las obras que visten sus portales, llevan tiempo simpatizando con muchas de ellas. Y así se ha abierto un nuevo canal de comunicación, basado en el dibujo, los trazos de colores y las palabras.

El arte urbano parece haber creado su propio público, distinto al de galerías y museos, y es mucho más numeroso.

Del grafiti al arte urbano

¿Será cuestión de madurez? Y si lo es, ¿son los artistas quienes han madurado, o ha madurado la sociedad? En definitiva, ¿es el arte urbano una nueva etapa del arte callejero, algo alejado del inicial grafiti? Parece que la respuesta es sí, aunque esta segunda etapa no sería excluyente respecto a la primera, el arte urbano aún coexiste con el grafiti. Estas obras y estos artistas que se dan la mano con lo institucional se han desprendido de muchas esencias que le eran propias al grafiti y al arte callejero en sus albores, para dotarse de otras características propias. Han abandonado en cierta medida el sentido experimental de aquel, su feísmo y su impulso como herramienta de cambio, y han dejado de practicarlo en los que eran sus emplazamientos más frecuentes, los barrios de renta baja.

Ahora, utilizan técnicas más sofisticadas–plantillas o stencils, bricolaje urbano o soportes publicitarios- y sus obras incluso constituyen un atractivo turístico en sí mismo.

Y si el grafiti original tenía sus detractores, no solo desde el otro lado ideológico de sus postulados sino también por su manera polémica de transformar las calles, el nuevo arte urbano tampoco está libre de desafíos y críticas, a menudo por ser menos subversivo (aunque probablemente sí tenga una intención constructiva), porque puede que se cree excesivo merchandising en torno a estos proyectos y, para algunos, porque puede incluso promover la gentrificación y hasta la especulación inmobiliaria.

El arte de poner de acuerdo

Y se mantiene además un debate ya originario en el principio de los tiempos: ¿cómo poner de acuerdo a artistas y vecinos sobre lo que debe figurar en los muros de sus barrios? Los artistas callejeros no siempre avisan de sus obras, pero, ¿se combaten con igual énfasis los paneles publiciatarios instalados sin consenso? ¿Existe algo parecido al derecho de vistas?

El grafiti que se realiza sin permisos sigue aún penalizándose como vandalismo, siguiendo un modelo que inauguró Rudolph Giuliani en Nueva York en los años 90.

En España, son los municipios los que prescriben las sanciones o faltas penales por grafiti, aunque la Ley de Seguridad Ciudadana, la apodada Ley Mordaza, dispuso una base para endurecerlas. En el caso de los grandes murales, entra además en juego la ley de propiedad intelectual.

También se mantiene, como denominador común en grafiti y arte urbano, su naturaleza efímera, al estar ambos expuestos de lleno al sol, la lluvia, los tubos de escape, los balonazos, las latas de cerveza o el paso del tiempo, que, incluso aunque se sometan a técnicas de conservación, harán difícil a estas obras llegar al siglo XXII.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias