Las pandemias de gripe son más probables en primavera y verano que en invierno

Parecerá sorprendente, pero lo ha publicado la revista PLOS Computational Biology, basándose en un estudio cuyos investigadores han concluido que, aunque el virus de...

Un eclipse de Sol único en cien años

mailto  facebook  twitter  google+

El próximo 21 de agosto podrá verse un eclipse de Sol
Foto: Takeshi Kuboki

Quizá por decir esto muchas veces, la frase pierde fuerza, pero el próximo 21 de agosto se producirá un hecho cósmico único: un eclipse solar. Bueno, un eclipse solar no es tan único. Pero el de próximo mes es un fenómeno que se da una vez cada cien años. Un raro eclipse solar total.

Eclipse en Estados Unidos

Eso sí, para poder disfrutarlo tendrás que estar en Estados Unidos. La ocultación del astro recorrerá el país en una franja de más de 110 kilómetros. La NASA ha calculado que más de 300 millones de personas podrán verlo en directo. En otros lugares como Europa Occidental y el norte de Sudamérica, podrá verse un eclipse parcial.

Ni que decir tiene que serán necesarias medidas de sentido común para poder observar el fenómeno en directo. Por supuesto, no mirar al Sol directamente, primero porque te quemarás las retinas y segundo, porque no verás gran cosa. Para poder disfrutarlo, consigue un filtro adecuado. Nada de gafas de sol, radiografías o película de celuloide.

Una oportunidad única

A parte de la cantidad de personas que se asombrarán viendo el eclipse y los que se dañen los ojos, este hecho servirá a los científicos. En la NASA ya se han preparado para estudiar diferentes aspectos. El primero, el propio Sol. Sí, suena paradójico que el hecho de que la Luna tape nuestra estrella permita conocer más sobre el Sol, pero así es. Se trata del momento perfecto para estudiar la corona solar y sus variaciones magnéticas.

También será la oportunidad de ver con mayor claridad Mercurio. El planeta enano está tan cerca del Sol que su observación resulta extremadamente difícil. En la NASA esperan obtener lecturas sobre las variaciones de temperaturas en su superficie.

Para maximizar el tiempo de observación, la agencia espacial norteamericana fletará dos aviones. Su misión será la de seguir el eclipse en su derrota por el cielo del país y mantener las observaciones según la Luna y el Sol bailan juntos durante cuatro horas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Miedo al compromiso (una pequeña reflexión)

mailto  facebook  twitter  google+

Siempre creí que el miedo al compromiso era signo de debilidad. Pensaba que indicaba egoísmo, falta de empatía y cobardía. La falta de compromiso siempre ha estado retratada en personas frívolas e hirientes, principalmente hombres. Siempre relacionado con el amor romántico y las relaciones serias. Pero tener miedo al compromiso no es sinónimo de comportarse como un imbécil con tu pareja; ni siquiera de “no querer relaciones amorosas”.

Yo tengo un terrible miedo al compromiso y ha sido algo que me ha costado mucho asumir, pues no lo relacionaba directamente con comprometerme amorosamente, es más, apenas lo relacionaba con el hecho de comprometerme en sí. No me consideran (ni me considero) una persona irresponsable o con la que no se pueda contar; sin embargo, me incomoda que la gente espere cosas de mí y comprometerme me supone un esfuerzo que no siempre puedo hacer.

Las expectativas son la clave

Las expectatias son terribles y los compromisos no son nada más ni nada menos que expectativas pactadas y cerradas, en la que las dos partes aceptan comportarse de determinada manera en un momento que puede alargarse indefinidamente. Pero los hay que no somos capaces de aceptar “lo indefinido”.

El peso de las expectativas puede llegar a afectar gravemente a las inseguridades personales y la necesidad de mantenerlo en el tiempo supone un problema importante para aquel que se conoce inestable.

No todos somos capaces de mantener una rutina y ser constantes. No todos podemos y/o queremos estar pendiente de alguien que no sea nosotros mismos y ni siquiera es egoísmo, sino que se trata de cuidados personales. Una debe anteponerse a cualquier persona y debe conocer cuáles son sus limitaciones.

El miedo al compromiso y la ansiedad

Muchas veces el miedo al compromiso no es más que una fuerte ansiedad camuflada. Da miedo encerrarse en una situación donde hay que cumplir y fallar puede acarrear malas consecuencias. Da miedo tener que asegurarse que vas a seguir queriendo mantener ese compromiso durante “lo indefinido“. Da miedo que otras personas estén pendiente de lo que haces cuando tú sabes que eres inconstante y, por tanto, vas a fallar muy seguramente. Da miedo saber que vas a tener que enfrentarte contra la sensación de presión y reprimir constantemente tus ganas de huir.

El compromiso no está hecho para todo el mundo. Hay que tener las cosas muy claras para poder asegurar que no vas a salir corriendo o que no vas a cambiar de idea. Hay que asegurarse que con tu decisión no arrastrarás a otras personas a cosas feas. Pero a veces, uno no puede asegurar que no se va a arrastrar ni a si mismo, como para tener que responsabilizarse de personas. A veces, estás en un cambio constante, rompiendo crisálidas, y no eres capaz de saber quién serás mañana y qué querrás mañana. A veces, simplemente la mínima presión afecta a tus inseguridades de tal manera que te neutraliza, dejándote en parálisis.

Del tipo “no compromiso”

Las ansiedades son fantasmas que van más allá de un ataque en un momento determinado. Pero las posibilidades personales van aún más lejos que nuestras ansiedades, pues estas no nos hacen como persona. Por lo tanto, también hay que comprender que hay gente que no está dispuesta a tomar un compromiso porque no quiere. Y punto. Los sentimientos son complejos y asimétricos: podemos no querer estar en serio pero sí estar y no tiene por qué ser malo. Se debe aceptar que no tenemos que ceñirnos a constructos sociales que nos llevan a cerrar y empaquetar todas nuestras acciones, ponerlas nombre y luego asegurarnos de que perduren en el tiempo. En ocasiones, existen realmente esas personas que creen en el Carpe Diem y en lo estupido que es planear más allá de 12 horas.

En definitiva, hay gente para todo y hay que respetarlo. Escuchar los ritmos de cada persona y hacer un ejercicio de empatía. Por las dos partes, obviamente.

Imagen de Khusen Rustamov

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Spiderman se reinventa

mailto  facebook  twitter  google+

Uno de los mayores éxitos de taquilla -y merchandising- del cine de los últimos años lo constituye la adaptación que Disney viene haciendo de los personajes de Marvel, con la salvedad de Spiderman, que se está trasladando a la gran pantalla de la mano de otro estudio: Sony. Con menos éxito del deseable.
Quizá (casi seguro) por eso, en esta nueva entrega, la factoría ha decidido reinventarlo. Tom Holland ya interpretó al Hombre Araña en Capitán América: Civil War, como aliado de Iron Man, y se hizo necesario, ante la aceptación del público, la lógica de la narración cinematográfica y la necesidad de mejorar la caja, rodar un filme específicamente en torno a este súper héroe. El resultado es Spider-Man: Homecoming, que este viernes llega a los cines.

TRILOGÍA SAM RAIMI (2002-2007)

SPIDER-MAN (2002)

En 2002 se iniciaba, con Tobey Maguire como protagonista encarnando al súper héroe, la trilogía dirigida por Sam Raimi, que ahora se pretende remontar. Spider-Man reconstruía la vida y evolución de Peter Paker ahondando en su impulso de lucha contra el mar, a raíz de la muerte del tío, y su relación con Mary Jane (Kirsten Dunst). El villano, en esta entrega, fue  el Duende Verde, a quien dio vida Willem Dafoe.

SPIDER-MAN 2 (2004)

La saga continuó con una segunda cinta que tuvo un éxito mucho mayor que la primera, Spider-Man 2. Grandes efectos especiales, el Doctor Octupus como villano (para quien se eligió a un enorme Alfred Molina) y un  desarrollo con trazo más fino del personaje, tanto en su faceta de Parker como de Spiderman.

SPIDER-MAN 3 (2007)

La taquilla de la tercera entrega, en 2007, fue bien, pero acusó entre la crítica y el boca a boca la mala impresión que causó entre los fans. Dos villanos, Venom y el Hombre de Arena, para una película que arriesgó menos, con un Spiderman más naif. Se trabajó una cuarta entrega, pero no cuajó.

TRILOGÍA MARC WEBB (2012-2014)

THE AMAZING SPIDER-MAN (2012)

Y así se trabajó en el reinicio del personaje en 2012, que se traduciría en The Amazing Spider-Man, saga más basada en ‘Ultimate Spider-Man’, novela gráfica de Marvel iniciada en el 2000 y que buscaba adaptar el personaje a los nuevos lectores y darle un aire más contemporáneo. Aparece Gwen Stacy (Emma Stone).y el villano toma la forma de Lagarto (Rhys Ifans).

THE AMAZING SPIDER-MAN 2: EL PODER DE ELECTRO (2014)

The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, de 2014, con Webb tras la cámara como en la primera entrega de esta segunda triolgía, es más espectacular que la anterior, y nos presenta a un Parker más introspectivo, que comprende que su condición de superhéroe le obligará a reunciar a demasiadas cosas.

SPIDER-MAN: HOMECOMING

Spider-Man: Homecoming comienza con referencias a Capitán América: Civil War, que se pudo rodar por acuerdo Sony – Marvel.

De nuevo una película de Watts, deshinibida y divertida, con Holland transmitiendo la juventud del personaje.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un destino diferente: el parque de los penes en Corea

mailto  facebook  twitter  google+

Parque de los Penes en Corea del Sur
Foto: Raki Man

Alguien tiene que decirlo. Estamos hartos de fotos en el Machu Picchu. Estamos hasta el gorro de fotos “sujetando” la Torre de Pisa. No aguantamos una foto más de la Muralla China. Basta de imágenes del Empire State o de Shibuya. Vuestras vacaciones son todas iguales. Os proponemos darles un cambio radical. El Parque de los Penes en Sinnam, Corea del Sur.

Fascinación por los penes

Ya os hemos hablado de la extraña y desinhibida fascinación asiática por los penes. Que aquí en Occidente nos hace una gracia muy tonta. Pero allí, parece normal. El caso es que en una pequeña localidad surcoreana de la provincia de Gangwon hay un parque dedicado a esa parte de la anatomía masculina. En el parque Haesindang, cientos de metros cuadrados en los que se suceden las estatuas, pinturas y fuentes con penes de todos los tamaños, algunos de ellos de varios metros.

El origen del culto al pene en la zona es una extraña leyenda local. Bueno, en realidad, qué leyenda no es un tanto extraña. En este caso, cuenta que un hombre dejó a su esposa sobre una roca mientras él iba a trabajar. Al volver se desató una gran tormenta. Y el hombre no pudo encontrar a su mujer dónde la dejó: La pobre se había ahogado. El problema es que entonces, los pescadores locales vieron como las capturas desaparecían. Sus redes salían vacías del mar.

Horóscopo chino de penes

Los pescadores decidieron que la desaparición de los peces tenía que ver con la muerte de la mujer. A uno de ellos, vaya usted a saber por qué, se le ocurrió eyacular en el agua. Y desde ese momento, los peces volvieron a sus redes. La población local llegó a la conclusión de que la mujer muerte se complacía viendo los penes de los lugareños. Y a cambio, les facilitaba la pesca. De modo que erigieron el recinto para asegurarse el sustento. Y no tener que ir con los genitales al aire.

En el parque se encuentra una escultura de bronce que recuerda la leyenda. Y alrededor, más de 50 estaturas más de penes de gran tamaño. Algunos con caras labradas, otros móviles como el de La Naranja Mecánica y en lo más alto de la colina, un horóscopo chino con los animales tallados en 12 penes. Sin duda, elementos más que suficientes para que vuestras fotos de estas vacaciones sean de los más original.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

¿Cómo actúan los psicólogos de emergencias?

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

No se trata de abrazar, ni siquiera de hablar. Se trata de estar. Un atentado, un accidente de coche, el siniestro de Angrois del que el pasado día 25 se cumplieron cuatro años, pero también infartos, mujeres que han sufrido un episodio de violencia o suicidios.

Son escenarios extremos, dantescos, en las que actúan los psicólogos de emergencias. Tienen el denominador común de constituir situaciones repentinas e inesperadas, con distinto alcance en función de su naturaleza o el número de afectados, que los clasifican en emergencias, crisis, accidentes o desastres, según el criterio de Protección Civil en España, utilizado por el del Grupo de Emergencias del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, creado a raíz de la inundación del campamento de Biescas.

Reacciones imprevisibles

Las reacciones de las víctimas de estas situaciones (quienes las sufren, quienes las presencian, quienes se ven afectados por ellas) pueden ser muy distintas, hasta imprevisibles: llantos, gritos, ataques de pánico, temblores… El psicólogo de emergencias está ahí para animarlas a expresarse libremente, sea cual sea ese impulso, sin juzgar, sin reprimirse. Su radar de acción alcanza también a las personas que, en un segundo momento, se enteran de lo ocurrido, de lo que ha causado el impacto emocional. Lo más difícil, comunicar este tipo de noticias a los más débiles: niños, enfermos, ancianos…

Creencias al margen

Las creencias religiosas, ideológicas o espirituales pueden jugar un importante papel en estos escenarios para quien los sufre, pero no deberían condicionar la actividad de los profesionales que atienden a éstos, que más bien deberían procurar que, sobre todo las personas menos familiarizadas con la muerte, la enfermedad o las pérdidas materiales, las aceptasen de una manera lo más estoica y natural posible. Aceptación, esa es la clave, pero sin cohibir la expresividad.

Tres años para superar un duelo

Estos primeros auxilios psicológicos tienen una duración variable. Pueden finalizar en el acto que ha motivado la intervención (por ejemplo, un suicidio) o pueden prolongarse durante días (con la reconocimiento de cadáveres, recolección de objetos funerales). Cada fase requiere acompañamiento y aceptación.

¿Y después, una vez que el paciente está solo? Debe intentar vivir su duelo con su naturalidad, en una sociedad, la nuestra, que lo rechaza profundamente. Hasta ir de manera regular al terapeuta, a lo Woody Allen, está mal visto. Superar la pérdida de un ser querido suele llevar unos tres años. El primero, se reviven todas las fechas importantes con su ausencia. El segundo, uno empieza a darse cuenta de que esto es definitivo, que esa persona ya no volverá. El tercero, se empieza a remontar.

El cuidador cuidado

¿Y cómo afecta al psicólogo de emergencias su trabajo, esas derivas emocionales a las que asiste? Hay quien dice que su labor le regala vida, que aprende y toma conciencia de que nuestro paso por el mundo es finito, de lo importante de relativizar las cosas en su justa importancia. Pero, incluso los más optimistas, ventilan, hacen terapia con los propios colegas de profesión para evitar que las desgracias ajenas en las que se han visto envueltos calen en ellos en exceso.

Calamidades como sociedad

Como sociedad, a veces, también deberíamos hacer estas terapias, en momentos como las conmociones que se producen a raíz de acontecimientos desgarradores que se emiten en los medios de comunicación. Por ejemplo, la terrible foto del pequeño niño sirio Aylan Kurdi, ahogado en la orilla de una playa turca, que provocó un desgarro colectivo. Ese drama, el de los refugiados, entra en la categoría de calamidad. Muy a menudo se nos critica desconectar colectivamente de este tipo de fenómenos, pero sería insoportable vivir cada momento teniendo presente todos los males del mundo, por lo que los expertos suelen recomendar afrontarlos colectivamente de manera constructiva, desde la solidaridad o la resolución de conflictos, y no solo regodearse en el drama.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias