‘Star Wars: Los últimos Jedi’: cuando la saga gira a los millennials

Hay mucha más creatividad y sello personal en Star Wars: El despertar de la fuerza, Star Wars: Los últimos Jedi, escrita y dirigida por...

¿A qué contenedor se tira el dinero?

mailto  facebook  twitter  google+

Uno de los billetes de 500 euros como los tirados por el retrete en Suiza
Foto: Luis Javier Modino Martinez

Está claro que la conciencia ecológica es esencial. Que un consumo sostenible y responsable de los recursos influye directamente en el medio ambiente. Pero hay algunos residuos que es difícil saber a qué contenedor van. Por ejemplo, el papel que envuelve la comida. O las tapas de los botes de vidrio. ¿Dónde se tiran estos deshechos? Pero más importante ¿dónde se tira el dinero?

Dinero al retrete

Ok, puede parecer una afirmación sorprendente. ¿A quién se le ocurriría tirar el dinero? Pues a dos mujeres españolas que debieron de tener algún contratiempo en Suiza y se vieron en la necesidad de deshacerse de varios cientos de miles de euros en billetes. Así lo contó la Tribune de Genéve.

Pero claro, ¿a qué contenedor se tira el dinero? Porque así, de primeras, cualquiera pensaría que el dinero va en el contenedor del papel. Una manera un poco cara de reciclar papel, pero bueno.

Lo que ocurre es que el papel moneda es cada vez menos papel y más otras cosas. Tintas especiales, materiales de última generación, incluso billetes hecho de plástico, como los que comenzaron a circular hace un año en Gran Bretaña.

Baños atascados

Así que definitivamente no es sencillo. Por eso es, hasta cierto, punto lógico que las dos señoras decidieran tirar los montones de billetes por el retrete. El problema es que es una forma poco recomendable de eliminar esos residuos. En su afán por deshacerse de los billetes atascaron los inodoros de varios bares cercanos a una sucursal bancaria y el de la propia entidad.

Las autoridades suizas investigan la motivación de las dos mujeres para comportarse de ese modo. No ha trascendido si también piensan procesarlas por su falta de conciencia ecológica. De momento solo se sabe que van a tener que pagar el trabajo de fontanería. Aunque no se sabe aún de dónde sacarán el dinero.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Un robot dirige a Andrea Bocelli y a una orquesta sinfónica

mailto  facebook  twitter  google+

Reflexiona Phillip Ball en su ensayo El instinto musical: escuchar, pensar y vivir la música sobre la capacidad de nuestro cerebro para sentir y crear música. Pero, ¿puede una máquina, un robot, sustituir la emoción humana en estas lides?

YuMi parece haber venido a desafiarnos con este planteamiento. Ha ocurrido durante el primer Festival Internacional de Robots, que se ha celebrado recientemente en Pisa, Italia. El robot YuMi, un androide de dos brazos producido en la compañía ABB, con sede en Zurich, hizo su debut ante unos 800 espectadores como director de orquesta, en un concierto benéfico que se celebró en el Teatro Verdi. Dirigía al tenor italiano Andrea Bocelli, que interpretó La Donna è Mobile, la aria del Rigoletto de Verdi, y a la soprano María Luigia Borsi.

Bastante tiempo, solo 17 horas, le llevó al maestro Andrea Colombini, director de la Orquesta Filarmónica Lucca, instruir a YuMi y su par de brazos para la tarea de dirigir solo seis minutos de una pieza musical. A YuMi, cuyo nombre se deriva de la frase “tú y yo”, se le enseñaron y memorizaron todos los movimientos de Colombani, que ha reconocido que le sorprendió la fluidez de los movimientos de su pupilo, y los matices en su expresión. Una escena muy alejada de la rigidez que el artista le presuponía a un robot, y eso que el músico ya tuvo una experiencia similar en 2008, cuando formó a Asimo, un robot blanco de cuatro pies (1,2 metros) diseño de Honda.

El experimento tenía como finalidad avanzar en las funcionalidades de las aplicaciones robóticas, probando cuán intuitiva y autodidacta puede ser una máquina como esta.

Los amantes de la música no lo ven del todo claro: YuMi puede marcar el ritmo en piezas con una partitura determinada, pero no puede improvisar, reaccionar frente a los músicos ni  interactuar con ellos. Además, para algunos de los expertos presentes, al autómata le faltaba la vitalidad propia de un cuerpo de carne y hueso, ese ritmo que los directores de orquesta logran mantener incluso con su propia respiración. No hay manera, para muchos, de que pueda reemplazar la sensibilidad y la emoción de un director de orquesta humano, porque un robot no tiene alma. Según sentenció el propio Colombini, es sólo un brazo, no el cerebro, no el corazón.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

La llamarada solar más potente en 11 años

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen de una llamarada solar
Imagen: NASA

Desde aquí, el Sol parece una bola luminosa pero calmada. Pero cuando se observa con el telescopio se ve que nuestra estrella está llena de vida. Que tiene ciclos de actividad y calma. Corrientes magnéticas e inmensas llamaradas que surgen de su corona. Ahora, la explosión más grande en 11 años ha sido detectada.

Siete fogonazos en seis días

Curiosamente este fenómeno se produce cuando el Sol está en un ciclo de actividad baja. Cuando en su superficie no aparecen manchas. Es el momento en el que, de repente, se desencadena una actividad brutal en su capa externa. En este caso, se ha producido esta gigantesca llamarada a causa de las mareas magnéticas en su ecuador.

En realidad se trata de siete fogonazos seguidos ocurridos entre el 4 y el 10 de septiembre. Cuatro de ellas fueron emisiones de rayos X, las más violentas y poderosas que emanan de nuestro astro. La mayor de ella se registró el 6 de septiembre. Fue la más potente desde 2006 y la octava más fuerte registrada desde junio de 1996.

Afectadas las emisiones de radio en África

Este tipo de emisiones solares tienen importantes repercusiones sobre nuestro planeta. Es el caso de la explosión del día 6, muchas emisiones de radio de África se vieron afectadas por las ondas electromagnéticas. Gracias a que el recubrimiento magnético de la Tierra desvía la parte más importante de estos vientos solares. Porque una llamarada de este tipo podría arrasar gran parte de los planetas del sistema.

Un día después, se produjeron grandes auroras que llegaron miles de kilómetros al sur de donde son frecuentes.

Son las últimas señales del periodo de actividad débil del Sol que se inició en 2008. Estos ciclos de actividad y calma solar se reproducen cada once años y son los responsables de la aparición de manchas solares o del aumento de la actividad en su corona.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La capa de ozono empieza a recuperarse por primera vez en 30 años

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Es un “éxito”, o al menos como tal lo ha destacado Emilio Cuevas, director del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña (de la Agencia Estatal de Meteorología, AEMET), con ocasión de la celebración del Día Mundial de la ONU para la Preservación de la Capa de Ozono, el pasado sábado. Parece que en el agujero de la capa de ozono hay indicios de recuperación, gracias a que ya no se emiten a la atmósfera cerca del 99% de las sustancias que destruyen el ozono.

Como, por ejemplo, los clorofluorocarbonos (CFC), que se encuentran en  los aparatos de aire acondicionado, neveras o aerosoles.

Son los mayores responsables del agujero de la capa de ozono. Poseen una capacidad de supervivencia en la atmósfera de 50 a 100 años, y con el paso del tiempo alcanzan la estratosfera (situada a unos 15/20 kilómetros de altura), y contienen cloro, un elemento muy activo que al reaccionar con el ozono lo destruye, dejándonos expuestos a la radiación ultravioleta, que no se absorbe por este gas (el ozono) y pone en riesgo la vida en la tierra causando cáncer de piel, cataratas y daños en el sistema inmunitario.

El punto de inflexión del Protocolo de Montreal

Así, durante las últimas décadas, se ha reglamentado el uso de los CFC y buscado sustitutos para su función, debido a que la capa de ozono ha disminuido de manera alarmante. En concreto, la reducción actual se atribuye en gran medida a las medidas del Protocolo de Montreal, firmado hace 30 años, que tenía entre sus fines reducir la producción, consumo y liberación en la atmósfera de sustancias que consumen el ozono.

Aunque también se ha retraído el agujero, y quizá esto resulte sorprendente, al cambio climático.

Así lo ha afirmado Cuevas, apoyándose en recientes investigaciones que habrían puesto de manifiesto la relación entre ambos fenómenos, ya que el calentamiento global ha generado el aumento de la temperatura en la superficie del planeta (troposfera), pero también ha supuesto un enfriamiento en las capas altas de la atmósfera (estratosfera), lo que se traduce en una aceleración muy fuerte de la corriente de aire caliente desde el ecuador hacia los polos, un flujo conocido como Circulación de Brewer-Dobson que inyecta más oxígeno en las capas altas, donde, por efecto de la radiación solar, se convierte en más cantidad de ozono.

También las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) tienen consecuencias en la capa de ozono, al producir calentamiento en la atmósfera e intervenir de manera activa en la química del ozono. Para procurar su eliminación, se ha aprobado, por ejemplo, el Acuerdo de Kigali, una enmienda que modifica el Protocolo de Montreal.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Fatberg, lo más asqueroso que has visto en tu vida

mailto  facebook  twitter  google+

Masa de desechos conocida como Thames Water
Foto: Thames Water

Te advertimos. No leas este artículo si eres sensible o acabas de comer. Son las cosas que ocurren cuando pensamos que el retrete es un cubo de basura y tiramos por él toda clase de cosas. A nuestra vista desaparecen, pero a algún sitio van a dar. Y en Londres lo acaban de descubrir. Todos eso que tiramos por el inodoro se convierte en un monstruo asqueroso.

10 toneladas de pañales

Y de todos los monstruos repugnantes, Fatberg se lleva la palma. Fatberg es una masa informe de 250 metros de largo y prácticamente 10 toneladas de peso. Vive en las cloacas de la capital británica y hasta su descubrimiento crecía día a día.

¿De qué se alimentaba Farberg? Pues de toallitas húmedas, pañales, aceite, restos orgánicos de alimentos, preservativos, papel y grasa. Todo bien empapado por el agua que discurre por las cañerías londinenses. No se sabe desde hace cuánto tiempo ha estado alimentándose de los peores restos que los habitantes de la ciudad tiran en sus baños. Y creciendo y creciendo.

Ahora llega la hora de eliminar a Fatberg. Y no será fácil. Aunque en sus capas externas es un ser blando, en su interior es duro como el pedernal. Según los expertos que tendrán que enfrentarse a semejante marranada gigantesca, la limpieza durará semanas sino meses.

Final feliz

Fatberg es el ejemplo de lo que ocurre cuando no tenemos en cuenta la necesidad de separar y tirar adecuadamente los desechos. Las toallitas húmedas, aunque las empleemos como papel higiénico, no se degradan como la celulosa. Todo lo contrario. Se mantienen intactas y acabar creando enormes redes que atrapan otros elementos. Estas redes, unidas con grasas y otros elementos se solidifican hasta alcanzar la dureza del mármol.

Lo mejor de todo es que la conciencia ecológica que no lucen los que causan estos enormes atascos, sí puede verse al final del proceso. La empresa asignada para eliminar el atasco asegura que los restos de Fartberg podrán ser utilizados como biocombustibles.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias