Los animales nos salvarán de todo

He tenido un día tan nefasto que lo único que me alegra mínimamente es pasarme por Twitter a mirar vídeos absurdos de animales. Sí,...

Los trofeos de la Vuelta a España 2017, hechos de vidrio reciclado

mailto  facebook  twitter  google+

La Vuelta Ciclista a España y Ecovidrio (entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de vidrio en España desde el año 1998) unen fuerzas por tercer año consecutivo con un gesto conjunto en favor del reciclaje de vidrio: la campaña ‘Recicla vidrio y pedalea’.

Sudar la camiseta reciclando

Con los vidrios que han reciclado los vecinos de trece de los municipios españoles por los que transitará la prueba ciclista este año, en su 72ª edición, que se disputa del 19 de agosto al 10 de septiembre, se han elaborado los trofeos para los ganadores de las etapas. Vidrio reciclado símbolo del esfuerzo de los deportistas y las personas que se comprometen con el medio ambiente y toman la decisión de reciclar en Tarragona, Alcossebre, Sagunt, Cuenca, Castalla, El Poble Nou de Benitatxell, Alhama de Murcia, Gérgal, Tomares, Monachil, Logroño, Gijón y Riosa.

Solidaridad con los parapléjicos

Serán 21 etapas, con 50 puertos de montaña y 3.297,7 kilómetros recorridos. Óscar Pereiro, ciclista español y campeón del Tour de Francia en el año 2006, será, como en sus ediciones previas, el embajador de esta iniciativa. Lo que sí es novedad este año son los nuevos iglús que se han diseñado inspirados en La Vuelta, que los aficionados podrán adquirir a través de la página web www.miniglu.es , y en las zonas habilitados por Ecovidrio en cada etapa, para que, por cada 500 unidades vendidas, la entidad done una handbike al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. El uso de estas bicicletas es fundamental en el desarrollo de la musculatura de los pacientes de este centro, y además les permiten mantenerse en contacto con la naturaleza.

Los sectores integrados en Ecovidrio representan el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) español y comercializan el 99% de los envases de vidrio. El año pasado, los españoles reciclaron 694.325 toneladas de residuos de envases de vidrio, lo que nos da una media de 14,8 kg por habitante y 56 envases por persona. En cuanto al número de contenedores, hay que destacar que España cuenta con 194.878 contenedores verdes instalados, lo que representa un ratio de 1 contenedor por cada 240 habitantes.

Tres de cada cuatro hogares españoles reciclan

Del estudio “Uso y actitudes de la población española en relación al reciclaje de vidrio” presentado por esta organización, se desprenden los siguientes datos. 6,3 es la media de envases de vidrio a la semana que generamos los españoles. En 3 de cada 4 hogares todos los miembros contribuyen a reciclar. El 74% de los encuestados se acerca a los contenedores al menos una vez a la semana. El 63% acude al contenedor cuando ha logrado acumular varios envases. El 56,3% de los encuestados recicla vidrio por conciencia medioambiental. El 83% dice conocer los beneficios medioambientales generados por el reciclaje. En cuanto a las excusas para no reciclar, se aducen los siguientes motivos: por falta de espacio en casa (15%); por dejadez o pereza (14%); por falta de costumbre (10%); porque supone un gran esfuerzo (4%); porque generan una cantidad muy pequeña de residuos (9,5%); por otro lado, las respuestas de los ciudadanos por Comunidades Autónomas reflejan diferencias en los hábitos y las actitudes frente al reciclado. Mientras que Navarra, País Vasco y Baleares (tres de las regiones con una mayor cantidad de vidrio reciclado por habitante en 2014) son las comunidades en las que más se declara reciclar envases de vidrio; en el extremo opuesto se sitúan Andalucía, Castilla la Mancha y Murcia.

 

 

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Sofia Coppola, segunda mujer en ganar la Palma de Oro en la historia de Cannes

mailto  facebook  twitter  google+

Hacía mucho, demasiado, que una mujer no se llevaba la Palma de Oro a la Mejor Dirección en el Festival de Cannes: desde que la obtuvo en 1961 la directora soviética Yuliya Solntseva, que impuso su The Chronicle of Flaming Years.

Sofia Coppola, en su día oscarizada como Mejor Guionista por Lost in Traslantion, ha vuelto a conseguirlo con su película La seducción, basada en la novela de Thomas Cullinan, que ya había transplantado a la gran pantalla Don Siegel en 1971, en El seductor, tachada a menudo de misógina, pero de calidad reconocida.

Un universo femenino

La decisión de la directora de realizar este remake, desde un punto de vista muy personal y muy distinto al propuesto en aquella cinta que protagonizaron Clint Eastwood y Geraldine Page, es ambiciosa, y ha tenido partidarios y detractores. Un soldado (Colin Farrell) se pierde en territorio enemigo durante la Guerra Civil americana, y encuentra refugio en una comunidad de mujeres donde manda Miss Martha Farnsworth (Nicole Kidman). No tardará en conocer a una joven profesora (Kirsten Dunst) y a una de sus mejores alumnas (Elle Fanning), y la tensión sexual irá creciendo por momentos y en distintas direcciones.

Distinta pero coherente con la filmografía de la directora

La cinta es, posiblemente, la más concreta y minimalista que ha rodado Coppola hasta la fecha. Como en su obra previa, The Bling Ring, pone el foco en un grupo de mujeres que viven juntas en un entorno con sus propias reglas, idealizado por ellas mismas. En este caso, una institución donde permanecen ajenas a la Guerra de Secesión, cuya atmósfera, no obstante, se respira en todo el metraje, sobre todo por las explosiones que se escuchan a lo lejos. Con la irrupción del cabo de la Unión John McBurney (Colin Farrell), el espacio se ve violentado por la presencia de la guerra y de lo masculino. Esto pondrá en pie al grupo para preservar su espacio frente al contexto bélico, violento y extraño que amenaza su rutina y su ambiente. Termina siendo un retrato, también, de las miserias que despliega el hombre en tiempos de conflicto.

La estética de la cinta evoca el american gothic, en un retrato intimista y naturalista del caos frente al orden, y de personajes que representan un collage de distintas edades y perfiles, a partir de un guion de muchísima sutileza y algo de humor. A diferencia de otras películas de Coppola, en esta ocasión apenas hay apoyo musical. No es en lo único que separa este título de la filmografía anterior de Coppola, si bien se integra en perfecta coherencia con ella. Y es que las imágenes de Coppola retratan siempre una mirada cruda, desasosegante, hacia unas realidades que someten a unos personajes sumidos en realidades algo preservadas del mundo real.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Por la adopción de niños con VIH

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

España es el segundo país del mundo en número de solicitudes de adopción internacional, con 33.000 familias declaradas idóneas para adoptar, y también con 22.000 niños en centros de acogida españoles. Sin embargo, no es ejemplar como país donde la adopción de niños y niñas con patologías como el VIH, ya sean de nacionalidad española o extranjera.

Italia, por ejemplo, nos supera en adpciones de niños con VIH, según información de la Asociación Familias de Colores, que trabaja por los menores que padecen situaciones de abandono, y atribuye este dato a la falta de buenas campañas de información. Por otro lado, en 2005, la adopción internacional de niños con necesidades especiales en Holanda era de un 13 por ciento y cuatro años después subió al 66 por ciento, mientras que en España, en los mismos años, se situó entre el 0,1 y el 9 por ciento.

Así, CESIDA, Coordinadora Estatal de VIH y SIDA, lleva meses incidiendo en una campaña para recordar que actualmente la infección por el VIH está considerada una enfermedad crónica pero no terminal, y los menores que la padecen pueden llevar una vida normalizada con el tratamiento adecuado. Se pretende, así, que el miedo, la desinformación y hasta los prejuicios acerca de la enfermedad y los modos de transmisión del virus no frenen a las familias a la hora de adoptar un niño o una niña con el VIH.

Fue en un acto celebrado el pasado mes de diciembre en el Palacio de Cibeles (Madrid) donde y cuando CESIDA y la Asociación Familias de Colores presentaron esta campaña, bautizada como ‘Adopción en positivo’, y que persigue sensibilizar e informar a las familias que están en procesos de adopción de niños sobre cómo ha cambiado la realidad de la infección por el VIH respecto a décadas anteriores. La campaña se compone de una guía didáctica y el documental ‘Adoptar y acoger en positivo’, con testimonios de profesionales y personas que viven con el VIH explicando lo que supone el VIH a día de hoy.

Solo un 3% de fallecimientos

En España existen 150.000 personas con VIH, aunque el 30% no lo saben. En el mundo, hay ahora mismo 2,5 millones de menores de 15 años infectados. En 2015, se diagnosticaron 10.000 nuevos casos en la Comunidad de Madrid. 300 personas fallecieron (un 3%) y 1.600 desarrollaron SIDA. Los demás, salieron adelante.

La Fundación Lucía se dedica en España a la información pediátrica de menores con el VIH. 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Reportaje

El vacío legal permite la reventa de entradas en Internet

mailto  facebook  twitter  google+

La app y web de compraventa de segunda mano Vibbo anunció el pasado 25 de julio la retirada de todas las entradas que había a la venta en su plataforma, ante la dificultad de detectar la reventa “irregular”, expresaba en su comunicado. No es la primera vez en los últimos meses que da que hablar la reventa de entradas.

Un hito fue el pasado 16 de enero de 2017, cuando se abrió la taquilla virtual para el concierto que U2 ofreció en julio en Barcelona, como parte de la gira internacional con la que la banda que lidera Bono está conmemorando los 30 años de The Joshua Tree: 35.000 personas hicieron clic para obtener su ticket en doctormusic.com, livenation.es o ticketmaster.es, a precios entre 35 y 175 euros. Las entradas se agotaron en ocho horas. Pero, enseguida, páginas de reventa comenzaron a ofrecerlas dos, tres y hasta siete veces más caras. A la vista de ello, Live Nations y Doctor Music, empresas promotoras del concierto, impusieron la obligatoriedad de que los tickets fueran nominales, como los billetes de avión, condición que se añadía a otra habitual en conciertos detrás de los que está Doctor Music: la de que cada persona pueda comprar, como máximo, seis entradas.

A la vista de todos, en Internet

Y sí, en España la reventa de entradas se realiza a la vista de todos en Internet, aunque sea de manera sutil, porque existe un vacío legal: está prohibida la venta y la reventa callejera o ambulante de localidades, según el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, norma aprobada en 1982 para evitar conflictos a las puertas de los estadios durante el Mundial de fútbol que se celebró en nuestro país aquel año. Pero no figura ninguna indicación, claro, respecto al territorio online.

Y así se han ido creado, siguiendo un modelo que surgió en Estados Unidos, diversas webs de reventa, como Viagogo, Tengoentradas.com, Stubhub (empresa filial de eBay que compró la web de origen bilbaíno Ticketbis) o Seatwave, que, sorpréndanse: es propiedad de Ticketmaster.

Esto último no parece precisamente estético. Por si no ha quedado claro: Ticketmaster da cobijo a una plataforma que revende fraudulentamente las mismas entradas que ella comercializa. No es extraño que contra este binomio clamaran los compradores cuando, tras agotarse en Ticketmaster las entradas para el concierto que Bruno Mars ofreció en Madrid en abril de 2016, la web planteara al internauta la opción de acudir a comprarlas a Seatwave. Y también clamó FACUA con ocasión del concierto que ofreció Bruce Springsteen en mayo de 2016, también en la capital española, presentando una denuncia para pedir que se investigase el proceso de venta de localidades en Ticketmaster, debido a la “desaparición” de todas ellas en menos de dos horas, y su oferta, de forma “inmediata”, según la organización de defensa de consumidores, en Seatwave.

¿Puede la reventa estar justificada?

Suele argumentarse a favor de las plataformas de reventa que vienen, como mínimo, a solucionar la papeleta de quienes han comprado una entrada que por algún motivo no podrán usar, supuestamente concediendo legitimidad a los tickets al ejercer de intermediarias -cobrando en torno a  un 10% de comisión- entre el particular que vende –al precio que él establece- y el que compra. En algunos casos, estas webs incluso retienen el dinero de la transacción hasta después del concierto, para asegurarse de que la entrada comprada en su espacio es válida.

Pero, desde el bando contrario, no paran de lloverle críticas a estas plataformas. Porque en aquellos conciertos, como los organizados por Doctor Music, que prohíben el acceso con entradas de reventa, venderlas constituye un fraude, y a muchos conciertos acuden víctimas de ellos, estafados por las plataformas de reventa, sin saber que esas entradas no les servirán para ver su concierto. Por otro lado, se critica la arbitrariedad de los precios, ya que se revenden las entradas por el doble, triple, cuádruple de su precio.

Así, desde FACUA se han venido reclamando, por un lado, un mecanismo que evite la reventa de entradas masivas, pero también, por otro, un sistema por el cual el consumidor que no pueda acudir al evento pueda de forma particular ceder esta entrada a una tercera persona. Incluso en aquellos eventos en los que las entradas son vendidas con meses de antelación, sería positivo, a juicio de la organización, que la empresa permitiera al consumidor desistir de la compra de la entrada durante un plazo de tiempo aceptable.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Tasas de basura según los residuos que generemos

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Siguen surgiendo propuestas para concienciarnos a los ciudadanos de la necesidad de combatir, de manera individual, el cambio climático. Ecoembes, organización española “que cuida del medio ambiente a través del reciclaje y el ecodiseño de los envases”, según se define en su web, donde también explica que hace posible “que los envases de plástico, latas y briks (contenedor amarillo) y los envases de cartón y papel (contenedor azul) puedan tener una segunda vida”, propone que paguemos, en el futuro, una tasa municipal según la basura que generemos, atribuyendo a cada usuario un coste acorde con la cantidad real de residuos generados.

Una iniciativa ya implantada fuera

La propuesta se inspira en otras similares que ya están en vigor en ciudades de países como Francia, Austria, Bélgica, Finlandia, Suecia e Irlanda. En España, son siete los municipios que se han acogido a la práctica: Urubril en País Vasco; Esporles, Benissalem y Porreres en Baleares; Miravet, Rasquera y Argentona, en Cataluña. Ecoembes y algunos ayuntamientos llaman a la iniciativa ‘Pago por generación’, y la organización mantiene su propuesta en fase de desarrollo, está creando una hoja de ruta que compartir con los consistorios españoles para aplicarla de forma adecuada.

Quien contamina, paga

El objetivo es premiar a los ciudadanos que realicen una correcta gestión de sus residuos. Basado en el principio “quien contamina, paga”, el sistema permitirá que a quien mejor separe sus residuos, más económica le resulte la tasa por recogida de basura. De modo que solo tengan que pagar por lo que no reciclen, de la misma manera que han de abonar su consumo de agua o luz, que será más o menos costoso en función de que tengan más o menos tiempo abierto el grifo del agua o encendido el interruptor.

Se espera que, así, aumente el porcentaje de recogida separada de los residuos domésticos, se incentive la prevención de residuos y se aplique una tasa de residuos equitativa para todos los ciudadanos. Y además, se espera cumplir con la directriz de la Unión Europea para 2020, en materia de reciclaje de residuos municipales.

Se recicla más del 70 por ciento de los envases

Según datos de Ecoembes, en España se recicla el 76% de los envases de plástico, latas y briks y los envases de papel y cartón. En 2016, cada habitante depositó 13,2 kg de envases de plástico, latas y briks en el contenedor amarillo (+4% que en 2015) y 15,5 kg (+2,7% más que en 2015) en el contenedor azul, en todo el territorio nacional. Esto se traduce en 1.081 envases/habitante en el contenedor amarillo y 628 envases/habitante en el contenedor azul.

En nuestro país existe una red de 572.739 contenedores amarillos y azules (14.782 más que en 2016), y se ha logrado que el 99% de los españoles tengan acceso a la recogida selectiva de estos residuos con una media de un contenedor cada 100 metros.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias