Un meteorito causa pánico en Detroit

En ciertas ocasiones ocurren cosas muy cerca de nosotros que nos ponen en nuestro lugar. No hace falta salir al espacio, algo que muy...

“Tienes un e-mail”: la forma de gestionar el correo electrónico nos puede causar estrés

mailto  facebook  twitter  google+

email
[DP]Pixabay

El email… ¡Qué haríamos sin él! Estamos tan acostumbrados al correo electrónico que, casi todos, pensamos que si no existiera no sería posible hacer nuestro trabajo. Pero, ¿cómo lo utilizas? Según un reciente estudio, el correo electrónico nos estresa y lo usamos de maneras diferentes según nuestro tipo de personalidad.

La investigación presentada en la División de Psicología Ocupacional de la Sociedad Británica de Psicología en Liverpool, por John Hackston de OPP Ltd, determinó que, si bien existen algunas pautas generales en el uso del correo electrónico, cada persona es diferente y conocer su tipo de personalidad puede ayudar a evitar el estrés y comunicarse mejor con los demás.

Revisar correos electrónicos fuera del horario de trabajo

Los resultados mostraron que revisar correos antes y después del trabajo, de vacaciones o durante el fin de semana genera estrés. Exactamente igual que la cantidad de correos electrónicos que enviamos y recibimos. Así, independientemente del tipo de personalidad, estas personas tienen más probabilidades de sentir que el correo electrónico les hace perder el tiempo y lo encuentran abrumador y estresante.

La forma de administrar el correo electrónico puede afectar a tu salud

Una nueva investigación sugiere que no es solo el volumen de correos electrónicos lo que causa estrés; sino que también nos perjudican nuestros hábitos y nuestra necesidad de tener todo bajo control el control.

En una conferencia de Psicología en Nottingham, por el Dr. Richard MacKinnon del Future Work Center, se preguntó a casi 2.000 personas de diversos sectores y puestos de trabajo en el Reino Unido sobre su experiencia en el uso del correo electrónico. En la investigación se estudió si factores como la tecnología, el comportamiento, la demografía y la personalidad influyen en la percepción de la gente sobre la presión del correo electrónico.

Si envías propuestas de trabajo, notas de prensa o tu Curriculum, te recomendamos Track Attachment para saber cuando se bajan tus ficheros.

Los resultados muestran que el correo electrónico “es una arma de doble filo. Aunque puede ser una herramienta de comunicación valiosa, está claro que es una fuente de estrés y frustración para muchos.

Las personas que dijeron que era lo más útil para ellos también informaron de más altos niveles de presión… Lo que podría afectar negativamente nuestra productividad y bienestar “.

Consejos para mejorar sus hábitos

  1. Evita consultar continuamente el smartphone para revisar tus mensajes.
  2. Planifica el día y priorizar tu trabajo, antes de que las prioridades de los demás inunden tu bandeja de entrada.
  3. Desactiva las notificaciones durante una parte del día. Así podrás controlar en qué momentos estás disponible para recibir y atender el correo electrónico.
  4. Utiliza herramientas que te ayuden a tenerlo controlado, como MailTrack.

Fuente: British Psychological Society

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

El origen genético del asma, la fiebre del heno y el eccema

mailto  facebook  twitter  google+

Asma, allergia y eczema
[DP] PIxabay

Un estudio internacional ha identificado más de 100 factores de riesgo genéticos que explican por qué algunas personas sufren asma, fiebre del heno y eczema.

En el trabajo se explica que el asma, la fiebre del heno y el eczema son enfermedades alérgicas que afectan a diferentes partes del cuerpo: los pulmones, la nariz y la piel.

Y aunque ya se conocía que eran enfermedades similares en muchos aspectos, se desconocían exactamente en qué parte del genoma se encontraban esos factores de riesgo genéticos compartidos.

Factores de riesgo

Se analizaron los genomas de 360.838 personas y se identificaron 136 posiciones separadas en el genoma que son factores de riesgo para desarrollar estas condiciones. Si se heredan estos factores de riesgo genéticos de los padres, esto predispondrá a las tres afecciones alérgicas.

Los 136 factores de riesgo genéticos influyeron en la activación o desactivación de 132 genes; genes que parecen influir en el riesgo de asma, fiebre del heno y eccema al afectar la forma en que funcionan las células del sistema inmune.

El estudio también examinó si los factores ambientales también podrían afectar a la activación o desactivación de estos genes, concluyendo que es posible que esté ocurriendo para muchos de los genes identificados.

Según el Dr. Manuel Ferreira, del QIMR Berghofer Medical Research Institute, Australia, y director del estudio publicado en la revista Nature Genetics, este ha sido el primero diseñado específicamente para encontrar factores de riesgo genéticos que se comparten entre las tres afecciones alérgicas más comunes.

Puedes leer el estudio completo en Nature Genetics

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Fotogalería

Annet Isabel – Fotografías [Galería Leequid]

mailto  facebook  twitter  google+

Os presentamos las fotografías que nos ha enviado Annet Isabel para que publiquemos en nuestra Galería Leequid.

 

Annet es de Hermosillo, Sonora, México. Cuando le preguntamos qué la motiva a la hora de hacer estas fotografías, confiesa:

“Amo tomar fotos porque calman mi espíritu y congelo una copia del momento que capturo para apreciarla de mil maneras una y otra vez”.

La mayoría de las fotos las hizo con su cámara digital, y sólo algunas con el móvil. También tiene un perfil en Instagram por si quieres seguirla.

“Me gustaría que mi trabajo tenga un mayor y mejor alcance, así como me gusta conocer el trabajo de artistas que al igual que yo, aman la fotografía, ya sea como oficio o, en mi caso, como pasatiempo.”

Si tú piensas como Annet y quieres compartir también tus fotos para que más aficionados conozcan tu trabajo, entérate en este artículo de cómo enviarnos tus fotografías.

Yang and Yin-©Anneet_García

Yang and Yin-©Anneet_García

Sin título – para hacer conciencia acerca de la contaminación de los suelos y la manera de desechar los residuos químicos-©Annet_García

Sin título – para hacer conciencia acerca de la contaminación de los suelos y la manera de desechar los residuos químicos-©Annet_García

Sin título – mi casa desde un ángulo raramente descubierto- ©Annet_García

Sin título – mi casa desde un ángulo raramente descubierto- ©Annet_García

Post meridiem-©Annet_García

Post meridiem-©Annet_García

Infected – por oxidado-©Annet_García

Infected – por oxidado-©Annet_García

Compartiendo el vagón_©Annet_García

Compartiendo el vagón_©Annet_García

Arborvitae-©Annet_García

Arborvitae-©Annet_García

Ante meridiem-©Annet_García

Ante meridiem-©Annet_García

Abol – Alusión de abolir por su estructura artificialmente achatada-©Annet_García

Abol – Alusión de abolir por su estructura artificialmente achatada-©Annet_García

Sin título-para concientizar acerca de la contaminación ambiental-©Annet_García

Sin título-para concientizar acerca de la contaminación ambiental-©Annet_García

Qué comer en Bélgica [Guía Gastronómica]

mailto  facebook  twitter  google+

comer en Bélgica
[CC] Jeremy-Keith en Flickr

Ahora que Bélgica está en las noticias y se acercan fechas para irse de vacaciones, hemos preguntado a nuestro blogger de viajes habitual en la sección Guía de Viajes Leequid, Marcos del Valle, cómo sobrevivir comiendo como un belga. Ya publicamos su Guía de Viaje de Bélgica gratuita aquí, pero como viajar es un placer y aún lo es más disfrutar de la comida a través de los platos más típicos de cada país y ciudad, vamos a hablar de qué lo podemos comer y beber en Bélgica y dónde, que también es muy importante.

Entre sus tesoros culinarios se encuentra la cerveza, con múltiples variedades; en Bélgica siempre habrá una que te encantará.

Breve historia de la cerveza

En tiempos de la peste durante la Edad Media, San Arnulfo, Abad y Obispo de Metz, famoso por elaborar cerveza de excelente calidad, recomendaba a sus fieles beber cerveza, puesto que el agua debía hervirse para elaborarla. Así, la cerveza resultaba menos mortal que el agua contaminada.

Esto pudo salvar la vida de miles de personas y la cerveza se convirtió en la bebida habitual.

Durante el siglo XIX los monasterios empezaron a elaborar sus propias cervezas para mejorar sus ingresos y poder reconstruir las abadías

 

Qué beber en Bélgica

Empezamos este recorrido por el estandarte de la gastronomía de Bélgica, la cerveza. Desde las marcas conocidas como Jupiler, Maes o Stella Artois, hasta las cervezas más fuertes como Judas o Duvel, pasando por las cervezas elaboradas en abadías que son las seis Trappist.

 

Algunas de estas cerezas alcanzan los 7 y 11 grados con lo que no están hechas para beberse muy rápido. Y cada marca tiene su vaso correspondiente, con su propio diseño.

Cada ciudad tiene sus marcas de cerveza, por lo que.es muy normal pedir la carta de cervezas locales.
Cervezas Trapenses; como la Chimay, Orval, Westmalle, Rochefort, Archel y la Westvleteren.
Cervezas Blancas; como la Hoegaarden o la Brugs Tarwebier.
Cervezas Lambic y afrutadas; con cerezas (la Krick) o con frambuesas (la framboise).

Qué comer en Bélgica

Entre los muchos platos más típicos para probar durante el viaje están la musaka de berenjena gratinada; Stoemp, una especie de puré de patata como guarnición de casi todo; Moules, mejillones al vapor servidos en cazuela con su salsa especial; Frites; patatas frita, que el Bélgica es el plato nacional por excelencia.

La carne suele ser de muy buena calidad; los clásicos Fillet Mignon o Cordon Bleau.

Los guisos de conejo son bastante típicos, como el carbonade flamande, un estofado de buey cocinado con cerveza. Boulettes, o albóndigas de diferentes tipos de carne y salsas, tan contunentes como los costillares.

En los restaurantes de Bélgica no es habitual dejar propina y hay que tener muy en cuenta que los horarios son bastante estrictos.

No es fácil encontrar un sitio abierto para comer después de las 14:30, ni para cenar después de las 22:00.

Y de postre…

En cualquier ciudad belga encontraremos puestos de delicatessen de chocolate, o artesanales, llamada chocolateries.

Entre las chocolaterías más famosas están Leonidas, Neuhaus, Corné, Galler, las preferidas de los belgas.

Entre lo más típico; el gofre. el postre autóctono que los belgas suelen tomar sin ningún otro elemento más pero se puede acompañar con nata, chocolate o fresas. Su precio medio es, aproximadamente, 3 euros aunque dependerá de los ingredientes.

Según las conclusiones de Marcos, en Bélgica se come muy bien y merece la pena conocer todos los detalles leyendo la guía completa en El Mundo se ve Bien. Comer en Bélgica.

Foto: (CC) Jeremy Keith – Flickr

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

La belleza de una librería nueva

mailto  facebook  twitter  google+

Ojalá haber nacido en un librería, o morirse en una. Los libros son parte de nuestro ADN: el mundo está lleno de gente que necesita escribir y gente que necesita leer. Lectores lo somos todos, más o menos curtidos o más o menos experimentados, pero un libro entre las manos es una constante en nuestra vida.

Creo que por eso todos deberíamos ver nacer una librería al menos una vez en la vida. Porque siempre trae esperanza y nos explica un poquito mejor quiénes somos.

El parto de una nueva librería.

El sábado pasado vi nacer una. Fue un acontecimiento que Pérez Galdós, si hubiera estado, podría haber añadido en sus Episodios Nacionales. No se puede decir que haya visto muchas librerías en su primer día en el mundo, pero sí he estado en bastantes inauguraciones, cosa que me permite darme cuenta de que las librerías pertenecen a una dimensión distinta.

Para empezar, en las librerías hay niños. Pero los hay de verdad, no esos muñecos agarrados de las manos de sus padres, preguntándose inocentemente qué hacen allí. El sábado había niños siendo niños. No, aún más bonito, había niños poniendo esa cara que sólo los niños saben poner: la de estar descubriendo un nuevo mundo que, aparentemente, nadie había sabido ver hasta entonces. En esa librería, tan nueva, tan llena de historias complejas, había decenas de niños entusiasmados por libros y por manualidades, por toda la creatividad que de repente se expandía frente a sus ojos. Entonces, ya no solo había niños, sino lectores llenos de ilusión. Había muchas miradas nuevas y aún más necesarias: con la librería, vimos nacer un futuro que probablemente tardemos años en comprender del todo, pero que será tremendamente gratificante.

Los libros nos hacen un poco más felices

La cultura abrazó desde direcciones muy diversas a personas muy distintas. La librería sufrió una metamorfosis para convertirse en santuario. Sin atisbo de fanatismo, todos los asistentes creímos en una misma idea con mucho cariño: los libros nos hacen un poco más felices a cambio de muy poco. 

Como esa frase que ya nadie sabe a quien atribuírsela: no pases la noche con alguien que no tenga libros, tampoco te quedes con una persona que no suspira al entrar en una librería.

Mucho menos si no lo hace en una pequeña y nueva, de las que las estanterías aún tienen más ilusión que libros y todos ellos te están pidiendo, por favor, que los hojees.

Deja que una librería te adopte y tú adopta una librería. Cambia tu estado de Facebook por “en una relación estable con la librería de tu barrio”. Los libros no son capricho, son constituyentes de lo que significa ser uno mismo.

Por ello, un beso muy fuerte a La Carbonera, la librería que he decidido adoptar y que yo sé que ella me adoptó a mí antes de que yo si quiera pudiera sospecharlo.

Imagen de Public Co en CC para Pixabay

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Ver últimas noticias