Los surfers portan bacterias resistentes a los antibióticos

Estás entre las personas más envidiadas del planeta. Cuerpos esculturales, morenos todo el año y disfrutando de las playas más que nadie. Del agua...

‘Star Wars: Los últimos Jedi’: cuando la saga gira a los millennials

mailto  facebook  twitter  google+

Hay mucha más creatividad y sello personal en Star Wars: El despertar de la fuerza, Star Wars: Los últimos Jedi, escrita y dirigida por Rian Johnson, que en la anterior entrega de esta saga, una producción de J. J. Abrams que seguía más bien la línea de convertirse en una obra aglutinadora de todos los elementos propios de este universo que creó George Lucas.
Este octavo episodio, que será el último en el que aparezca Leia Organa (Carrie Fisher) tras su fallecimiento al acabar el rodaje, tampoco deja de mirar atrás, intentando conectar con el espectador de siempre. Pero gira claramente a los gustos millennials recurriendo a patrones comunes al cine comercial actual, restándole la solemnidad que se esperaba en ella e incorporando señas de identidad de Disney, recién llegada a la franquicia.

Quiénes son los padres de Rey y qué esconde Kylo Ren

En el argumento, el enfrentamiento de los rebeldes de la Resistencia contra la Primera Orden que lidera el Líder Supremo Snoke (Andy Serkis), el General Hux (Domhnall Gleeson) y Kylo Ren (Adam Driver), en plena lucha contra sus contradicciones internas, como una suerte de ángel caído. Todo en un combinado, de resultado irregular y hasta aletargado, de momentos de acción y momentos íntimos, sobre todo ligados a la relación de Rey (Daisy Ridley) con Luke Skywalker (Mark Hamill). Se mantiene, como en cada vuelta de tuerca que se ha dado a estos cuarenta años de historia, la lucha del bien y el mal como esencia de la obra.
Quedan resueltas dudas sobre las cuestiones que se venían planteando sobre los personajes clásicos de la saga y los recién llegados, interpretados, por cierto, por unos actores que no han dado aquí el do de pecho: quiénes son los padres de Rey, qué intenciones esconden Skywalker y Kylo Ren y, claro, quiénes son los últimos Jedi.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El fútbol femenino acorta distancia hacia la igualdad. Pero a paso de tractor

mailto  facebook  twitter  google+

Estamos madurando como sociedad en igualdad de género, pero entre las brechas que quedan por cerrar, especialmente abierta está la del deporte femenino. Probablemente el fútbol se lleve la palma en la quema machista, aunque a estas alturas, su mayor desafío no reside en que las mujeres no lo hayan interiorizado como una actividad que seguir o practicar.

En España, a principios de los setenta, el empeño de un grupo de mujeres semiprofesionales, hartas de que el régimen de Franco las tomara a cachondeo, disputó, contra Portugal, el que se considera el primer partido de la selección española femenina. Iban enfundadas en una equipación sin escudo, pues no sería hasta los ochenta cuando la RFEF (Real Federación Española) reconocería como oficial al conjunto, que creció hasta escalar al tercer puesto de la Eurocopa a finales de los noventa, y en la década del 2000, empezó a saborear victorias como las de la Sub 18 en la UEFA, las de la Sub 19 en los Campeonatos Europeos o las de la selección absoluta, ubicada hoy en el puesto 15 del Ranking FIFA femenino, y midiendo estos días sus fuerzas en la Eurocopa 2017.

La testosterona del Real Madrid

Además, en muchos clubes se han ido abriendo paso equivalentes femeninos de los equipos, los seis más grandes son los dos catalanes (Barcelona y Espanyol), los dos vascos (Real Sociedad y Athletic de Bilbao), y los dos madrileños (Atlético de Madrid y Rayo Vallecano). Florentino Pérez aún regatea la opción de hacer saltar al campo un Real Madrid de goleadoras, y eso que ayudaría muchísimo. Además, las licencias federativas en fútbol femenino han pasado en España de 11.300 en 2003 a 40.606 en 2013, aunque apenas un 0,1% son profesionales, y este año, que ha sido el último del Estadio Vicente Calderón, el Atlético de Madrid de Féminas ha jugado allí dos partidos, y fueron 15.000 personas a verlo.

Otro cantar es la paridad. Según la RFEF, en 2014 había 89 hombres por cada mujer futbolista. Para Garanto, este reducto masculino está dentro de las características que nos han definido como sociedad, y los cambios vendrán por la educación, y se reflejarán primero en la sociedad y proporcionalmente en la práctica de los deportes. Entre tanto, es difícil no ver masculinización, incluso entre las jugadoras.

Un problema de visibilidad

Así las cosas, el gran problema del fútbol femenino es hoy de visibilidad, y a remolque de ella, de ingresos económicos, en un deporte donde el dinero lo generan las cifras de audiencias y patrocinios. Mientras que los jugadores masculinos forjan auténticas fortunas con sus derechos de imagen, más que con su juego, las femeninas a veces ni llegan a fin de mes, sudando los mismos 90 minutos en cada partido, pero lejos de los focos. Cuando se habla de deporte, siempre hay que distinguir entre el fútbol y los demás. Lo que en estos segundos no pasaría de ser una anécdota nimia, como un cambio de vestimenta o de alimentación, en el fútbol se convierte en un debate televisivo. Y así, el presupuesto mayor que tienen los clubes deriva de la venta televisiva de los derechos de imagen de sus jugadores, gracias al espectáculo que generan no solo en el campo.

El espacio que los medios dedican al fútbol femenino es raquítico. Tratan lo que les dejan según los poderes que hay detrás. Si se sigue haciendo seguimiento de calidad del deporte femenino es por el empeño de los periodistas. Para colmo, el lenguaje utilizado es tremendamente androcéntrico. “El trío de gorditas roza el milagro olímpico”, tituló sin vergüenza QS Quotidiano Sportivo en los Juegos de Río, o “La mujer de un línea de los Bears ha ganado hoy una medalla de bronce”, tuvo el descaro de tuitear el Chicago Tribune.

Iberdrola como punto de inflexión

En este contexto, según datos de la UEFA, en 2014 los presupuestos que los clubes españoles destinaron a sus secciones femeninas no fueron más allá de los 60.000 euros para todos los gastos de la temporada, muy por debajo no solo de las secciones masculinas, sino también de nuestros vecinos. No hay nada comparable con el desarrollo que hay en Estados Unidos, sostiene Garanto, donde el sistema propicia que la chicas practiquen fútbol desde edades tempranas, y donde las marcas llevan años explotando a nivel comercial a las referentes. La RFEF ha venido manteniendo un trato discriminatorio con el fútbol femenino por las razones que sean: objetivas, como pudiera ser un evidente retorno económico menor, o subjetivas, todas las que podamos imaginar.

Aunque hace algo más de un año, el estreno de Iberdrola como patrocinador oficial de la Liga de Fútbol Femenina significó un balón de oxígeno. A raíz del éxito que obtuvieron las mujeres en los Juegos Olímpicos de Río, consiguiendo, como en Londres, más medallas que los hombres, Iberdrola puso el ojo en ocho deportes femeninos, uno de ellos el fútbol, recuerda Del Río. Este impulso ha permitido empezar a emitir de manera regular los partidos de liga. Eso sí, en Movistar, y en paquete de pago, no en el básico. Y Kantar Media publicó en un informe reciente que solo un 24% los españoles ve la televisión de pago, reflexiona la periodista, que entre 2009 y 2011 intentó que se emitiera la liga femenina en abierto, en Teledeporte.

Techo de cristal

Es un espaldarazo alineado con la tendencia que, para Garanto, invita al optimismo desde unos años: no solo la Liga, UEFA y FIFA, sino también los propios clubes están cada vez más concienciados de cómo funciona el mercado, y se está trabajando cada vez mejor y veremos en los próximos años una gran evolución. Aunque, a su juicio, los círculos no siempre se rompen porque se quiera o se pelee, como se ha hecho durante décadas, sino cuando los poderes quieren. Además de en el campo y las gradas, otro frente que necesita mejorar son las cúpulas de las federaciones y clubes, superpobladas de hombres.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Recomendaciones navideñas de libros para escuchar

mailto  facebook  twitter  google+

[DP] Pixabay

Es un fenómeno en ventas en territorio europeo y de Estados Unidos que ahora se abre paso en español. Son los audiolibros, otra forma de leer, una especie de literatura 2.0 que en España está entrando con fuerza gracias a Storytel, una aplicación de origen sueco, liderada por los emprendedores culturales Jonas Tellander y Jon Hauksson, que ya se ha desplegado con éxito en Suecia, Noruega, Holanda, Dinamarca, Polonia y Finlandia. Cuenta con siete millones de publicaciones para escuchar, y ahora apuesta por el castellano.

Su catálogo se compone de clásicos y novedades. Repasemos aquí algunos títulos interesantes de entre los que contiene, buenas alternativas para entretenerse estas navidades.

© Nórdica

Alicia en el país de las maravillas.

Este clásico de Lewis Carroll es casi un manual de supervivencia. Lo posible y lo imposible, lo real y lo imaginario, el aburrimiento y la diversión, la lógica y los sentimientos, las palabras y lo que nombran, la identidad y la imposición social… Preguntas y certezas en esta obra dedicada a la infancia como época de descubrimientos. Si te gustaba que te leyeran cuentos, ahora puedes escucharlo en tu smartphone aquí.

 

©Impedimenta

Solaris

Es uno de los títulos más importantes de Stanislaw Lem, uno de los grandes maestros de la literatura de ciencia ficción, que se ha llevado al cine en dos ocasiones (una por Tarkovsky, otra por Soderbergh). Solaris es un planeta que decide recorrer el psicólogo Kris Kelvin, desde cuya óptica se plantea la novela. Se considera que la inteligencia no humana que domina la novela podría ser una metáfora del estalinismo, que censuró repetidamente la obra de este escritor polaco. Puedes escucharlo como audiolibro, aquí.

©Pepitas de Calabaza

Manu

El cuarto libro de Manuel Jabois (Pontevedra, 1978), uno de los columnistas de moda en la prensa española, es un relato, en su recurrente y muy personal tono de cronista, sobre el nacimiento de su primer hijo, Manu. Desde el embarazo a los primeros meses. Unas “memorias rápidas”, según las describe el propio autor, cómicas, tiernas y producto de quien siente planear una pulsión periodística hasta sobre sus vivencias más íntimas. Audiolibro aquí.

©Tusquets

Patria

Fernando Aramburu ha escrito uno de los libros del año en la literatura española, bendecido tras su explosiva cifra de ventas con el Premio Nacional de Narrativa. Tal como destacó el jurado de este galardón, la novela es capaz de integrar varios puntos de vista en una novela sobre los años de plomo en el País Vasco. Disponible en audiolibro aquí.

 

©Planeta

Origen

Dan Brown escribe su nueva novela con el profesor Langdon metido en nuevos líos y conspiraciones entre lo político, lo religiosos y lo científico con una trama en la que esta vez, las pistas y los símbolos a descifrar se encuentran en España. Los escenarios de la acción son Sevilla, Bilbao, Barcelona o Madrid y a buen seguro gustará a sus seguidores. Y ahora, también está disponible en formato audiolibro. Aquí.

 

©Maeva

La Princesa de Hielo

El Best Seller de la escritora Camilla Läckberg, es la primera de las aventuras de la escritora Erica y el detective Patrick, el inicio de una exitosa serie. Misterio y secretos familiares en una emocionante novela de suspense. Si aun no lo has leído, puedes probar a escucharlo en formato audiolibro, aquí.

 

Además de esta selección, puedes consultar la lista de recomendaciones que nos facilita Stroytel.

¿Te ha interesado? Prueba Storytel ahora.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

La primera ciudadana robot

mailto  facebook  twitter  google+

Sophia, la primera robot que ha conseguido ciudadanía
Foto: Hanson Robotics

¿Hasta dónde llegarán los robots? ¿En qué momento tendrán, como en Blade Runner, un parecido tan cercano a los humanos que no solo será difícil reconocerlos sino que adquieran algunos de nuestros derechos? Es más, ¿es lícito que seres sintéticos tengan nuestros derechos?

Sophia, la robot

Lo mejor será que vayamos planteándonos estas preguntas. Sobre todo porque las últimas noticias nos habla de que un robot ha adquirido la ciudadanía de un país por primera vez.

Se trata de Sophia, el androide creado por la compañía Hanson Robotics, radicada en Hong Kong. Las características que dotan a Sophia de rasgos humanos es su amplio catálogo de expresiones faciales, hasta 62. Unas expresiones que, como cualquier persona, adecua a la conversación y al estado de ánimo. Estos factores vienen determinado por la inteligencia artificial que rige el software con el que funciona.

Sophia ha sido adquirida por el gobierno de Arabia Saudí. El país está realizando una decidida apuesta por la modernización tecnológica y esperan que el androide sea la imagen de esa corriente. Y como elemento propagandístico definitivo ha decidido concederle la ciudadanía. De momento, ciudadana-robot, sea lo que sea lo que significa ese estatus.

Más derechos que las mujeres

Como celebración ha concedido una entrevista en la que afirma que espera “poder estudiar, hacer arte tener mi propio hogar y mi propia familia”. No cabe duda de que la programación de su IA es bastante convencional.

Otro asunto es el debate suscitado a partir de la concesión de la ciudadanía saudí para Sophie. Sobre todo porque varias organizaciones han asegurado que el robot tiene más derechos que las mujeres saudíes. Por ejemplo, puede presentarse en público sin el rostro cubierto. Tampoco esta obligada a ir siempre acompañada por un guardián, la figura masculina que siempre va junto a las mujeres cuando salen a la calle, por imperativo legal.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

‘Siria’, una app de inteligencia artificial que simula hablar con personas en exclusión

mailto  facebook  twitter  google+

La ONG Médicos del Mundo y la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) han desarrollado una aplicación, llamada Siria, para dispositivos móviles con la que se puede simular una conversación en riesgo de exclusión social, generando respuestas emocionales.

La idea se ha desarrollado partiendo de más de un centenar de entrevistas con personas refugiadas, sin hogar o en riesgo de exclusión, diseñando un lenguaje y una capacidad de respuesta que le es propia a este perfil, estableciendo la capacidad de interactuar de forma inteligente con quien la utiliza y ofreciendo información sobre las difíciles situaciones a las que éste se enfrenta.

Una evolución de los asistentes personales

Así, esta app opera de manera similar, pero superándolos, a los asistentes personales inteligentes, como Siri en los dispositivos Apple, Cortana en Microsoft, Google Now en Google, o Lucida, el único de código abierto desarrollado hasta el momento. La diferencia con esos asistentes radica en que Siria no sólo responde a la preguntas del usuario, sino que interactúa con él y mantiene una conversación proponiéndole temas que interpreta como relevantes.

Por ahora, la app se ha probado solo en fase beta. Llegará próximamente a las principales tiendas de aplicaciones. Las personas interesadas en recibir una notificación en el momento en que la app se active pueden dejar sus datos de contacto en www.oyesiriamedicosdelmundo.org

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias