Rich Froning – Campeón mundial de CrossFit 4 años seguidos – ¿cómo entrena?

Rich Froning es el campeón mundial de CrossFit durante 4 años seguidos. Estos campeonatos que se han hecho algo populares en NetFlix son una...

PETA denuncia posible maltrato del mono de Piratas del Caribe

mailto  facebook  twitter  google+

Vuelve Piratas del Caribe a la marejada de la cartelera de cine con su quinta entrega, La venganza de Salazar). Y lo ha hecho envuelto en polémica: la asociación People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) ha presentado una queja ante Disney, y el director Jerry Bruckheimer, tras conocer los problemas con el mono Jack, compañero del Capitán Barbossa, durante el rodaje de la película.

Y es que, según asegura PETA, el mono actor se pasó gran parte del rodaje enfermo. Se basa en las declaraciones a los medios de la actriz Kaya Scodelario, en as que aseguró que el animal estuvo vomitando todo el tiempo.

La solución que propone PETA pasa por utilizar un tipo de imágenes manejado por muchos cienastas: CGI (Imágenes Generadas por Ordenador, según sus siglas en inglés) para reproducir animales salvajes en la gran pantalla. Ello permitiría acabar con los malos tratos a los animales. PETA recuerda, por ejemplo, que los monos capuchinos como Jack tienen necesidades físicas y psicológicas muy complejas que normalmente no pueden ser atendidas durante los rodajes.

Un maltrato que se repite

La ONG ya había escrito a Bruckheimer en 2015, cuando un mono mordió a una maquilladora en otra película de la saga. Y es que PETA ha acusado a la empresa proveedora de animales para esta película, Avian Entertainment, de violar en varias ocasiones la Ley de Bienestar Animal, que describe con claridad las líneas básicas que se deben seguir para tratar animales en espectáculos.

Por el momento, Disney no ha entrado en la polémica.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Tres cortometrajes inspirados en historias reales

mailto  facebook  twitter  google+

El proyecto ‘Havana Club 7. Historias que cuentan‘ ha convertido en cortometrajes tres historias reales enviadas expresamente para la inciativa.
Los directores de las obras son Borja Cobeaga, en el caso de  en Zanahorio, una historia que en clave de comedia negra nos presenta a dos antiguos amigos de infancia que se reencuentran durante una entrevista de trabajo en la que el pasado acaba dominando el presente; Jorge Suquet y Dani Pérez Prada son los actores protagonistas. También Ángeles González – Sinde, en el caso de Los guapos, pieza con la que la directora se estrena en la animación, aunque se mezclan en ella voz e imágenes reales de los actores Pilar Castro y Jorge Bosch, y que cuenta la historia de una familia venida a menos. Y Fran Perea en el caso de El bailarín, ópera prima tras las cámaras de este actor, con la que cuenta la historia de un bailarín que sufrió un accidente que le paralizó todo el cuerpo, con Chevi Muraday (Premio Nacional de Danza 2006) como protagonista, y Víctor Clavijo prestando su voz a la narración.
Los tres cortometrajes estarán en cines de Madrid (Artistic Metropol, Cineteca, Pequeño Cine Estudio, Autocine de Madrid), Barcelona (Cine Texas) y Autocine Getxo. También cerrará el Festival Internacional de Huesca, con una proyección especial el 16 de junio a las 22h, en el Teatro Olimpia de la ciudad. Por ahora, aquí se pueden ver sus trailers, así como un proceso documental por el que se han rodado: www.historiasquecuentan.com/

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

dOCUMENTA 14. Learning from Athens.

mailto  facebook  twitter  google+

La documenta (con ‘d’ minúscula) es una de las exposiciones más importantes del mundo, al nivel de la Bienal de Venecia. Aunque tradicionalmente se celebra en Kassel (Alemania) cada 5 años, la documenta 14 se desarrolla del 8 de abril al 16 de julio en Atenas y del 10 de junio al 17 de septiembre en Kassel, que pasa a ser huésped en Atenas. ¿Qué nos quiere decir esto?

Enrique Vila-Matas en su libro Kassel no invita a la lógica nos ilumina acerca de las implicaciones simbólicas de su emplazamiento. Fue un punto estratégico para los nazis en la II Guerra Mundial: fue la ciudad de la maquinaria, la ciudad que convirtió las locomotoras en tanques; 40 bombardeos aliados, el mayor en octubre de 1943, arrasaron el 80 por ciento de la ciudad, que quedó en ruinas. La documenta apareció por primera vez en 1955 en un contexto devastado por la guerra. En esta primera muestra, se quería acercar el arte a la gente, pero no el arte contemporáneo, sino precisamente el oprimido en los tiempos del nacionalsocialismo, el llamado arte degenerado.

La reflexión de Michael Foucault acerca de las estructuras de poder, saber y control nos lleva a repensar las prácticas simbólicas como dispositivos de entonación, de documentación, de distribución, de desvío… en definitiva, como dispositivos de visibilización e invisibilización, como conformadores de realidad a través de las prácticas mediatizadas en relación al vínculo entre arte y política.

Podemos hablar de esta exposición como un dispositivo de resistencia (Agamben, G., Deleuze, G.) partiendo de su dimensión espacio-temporal. En esta documenta, titulada Learning from Athens, los artistas han sido invitados a desarrollar una obra para cada una de sus localizaciones, en el contexto de las relaciones dinámicas que surgen de la multitud de voces, desde la distancia y la relación entre estos dos sitios. Así, las diferentes ubicaciones, trasfondos y contextos históricos, socioeconómicos y culturales divergentes inciden en el proceso de inspiración e influencia sobre las obras; lo que implica la ampliación del espacio que tradicionalmente ocupa una exposición y por tanto modifica los canales de difusión y sus formas de consumo.

No es otra muestra previamente mascada y regurgitada, abarrotada de información donde los espectadores no tienen espacio ni para respirar; al contrario, no se revela fácilmente en cuanto a su contenido, obliga al espectador a hacer un verdadero esfuerzo. Este aire de misterio hace hincapié en la experiencia estética, no en el arte mismo entendido como el objeto, como tendemos a hacer cuando vinculamos el arte con el patrimonio y la cultura. De esta manera, desarticula la convención tradicional en la que una exposición está enfocada al consumo y éste a la satisfacción de un espectador durante su tiempo de ocio.

 

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Zapatillas hechas con algas. Feas pero ecológicas

mailto  facebook  twitter  google+

Zapatillas hechas con espuma de algas
Foto: Bloom

Uno de los efectos del cambio climático y de la polución es el incremento de algas en depósitos de agua salada como lagos y estanques. Esta proliferación acaba con el oxígeno del agua lo que provoca la muerte de los animales. Y además contribuye a uno de esos fenómenos de “retroalimentación positiva” tan desgraciadamente frecuentes. A más algas más emisiones de CO2 a la atmósfera.

Una empresa que extrae algas

Ahora dos empresas se han aliado para encontrar una curiosa solución a este problema. Por un lado tenemos a Bloom. Se trata de una empresa estadounidense especializada en la producción de espumas. En principio parece una industria poco amiga del medio ambiente, pero no en este caso.

Uno de los último proyectos de la compañía es la creación de una nueva espuma desarrollada a partir de algas. El proceso no puede ser más perfecto. Al mismo tiempo que se filtran aguas de lagos y estanques para eliminar las algas se evita tener que emplear derivados del petróleo en la producción de estas espumas. Además, la empresa, tiene su base en Mississippi. Una auténtica mina de algas.

Y otra que las convierte en zapatillas

Bien, ya tenemos la espuma. ¿ahora qué hacemos con ella? A otra empresa, en este caso británica, se le ha ocurrido la brillante idea de fabricar unas zapatillas que califican de anfibias.

Vivobarefoot es una compañía especializada en calzado. Hace unos meses se pusieron en contacto con Bloom para interesarse por su espuma a base de algas. Y se pusieron manos a la obra para diseñar unas zapatillas elaboradas a partir de este material.

El diseño puede ser más o menos discutible, es cierto. El color, pues también, no nos engañemos. Pero lo relevante es que con cada par de zapatillas se consigue eliminar las algas de más de 150 litros de agua. Y se evita que más de 40 litros de CO2 se emitan a la atmósfera.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Entre el 70 y el 80 por ciento de la basura de las playas son plásticos

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

La inmensa mayoría. Entre un 70 y 90 por ciento de los residuos acuáticos que hay en las playas son plásticos. En total circulan por la costa de la Unión Europea unas 800.000 toneladas de bolsas de este material sólo en la Unión Europea.

Son datos del PNUMA, programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que, en retrospectiva, explica que mientras que en 1950 se arrojaron 1,5 millones de toneladas de plástico, en 2015 fueron 300 millones, un dato que también ha confirmado la Comisión Europea. Y como prospección, las Naciones Unidas prevén que en 2050 la producción de plástico a nivel mundial crezca hasta los 33.000 millones.

El coste de todo esto

¿Y cuál es el coste de todo esto? El programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que la basura marina cuesta cerca de 8.000 millones de dólares al año en pérdidas para los sectores de la pesca, la acuicultura, el turismo marino y las tareas de limpieza. Además, representa una pérdida de 622 millones anuales en el sector del turismo y 81,7 millones de pérdidas anuales de la flota pesquera de la Unión Europea.

¿Y termina reciclándose algo de este plástico? La Comisión Europea indica que en 2014 se reciclaba menos de un tercio del plástico. De esta forma, a pesar de que más del 65% de los residuos de envases se reciclan, menos del 40% de los envases de plástico se reciclaron en 2014. La Comisión Europea estima que el 89% de las bolsas de plástico solo se usa una vez.

Por países…

Por países, los mayores consumidores de plásticos en Europa, fueron Alemania (25%), Italia (más de 14%), Francia (casi 10%), Gran Bretaña (casi 8%), España (más de 7%) y Polonia (6%). Las principales vías de reciclaje en Europa eran en 2014, con un 39% el uso energético y con un 30% el reciclaje del material, mientras que un 31% de los residuos de plásticos fueron a vertederos.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias