Las pandemias de gripe son más probables en primavera y verano que en invierno

Parecerá sorprendente, pero lo ha publicado la revista PLOS Computational Biology, basándose en un estudio cuyos investigadores han concluido que, aunque el virus de...
Fotogalería

Haciendo la ciudad más humana

mailto  facebook  twitter  google+

Tom Bob hace de Nueva York una ciudad más humana. Sus grafities hacen que la ciudad respire, encuentre un nuevo significado en su imperfección y nos invita a imaginar nuevos espacios. Piérdete en su Instagram durante unos minutos. Nunca volverás a ver tu ciudad de la misma forma.

Un asteroide ha estado a punto de chocar con la tierra (y no nos hemos enterado)

mailto  facebook  twitter  google+

Un asteroide (llamado 2017 OO1) fue detectado el 23 de julio de 2017 desde el telescopio ATLAS-MLO en Mauna Loa, Hawaii. Un análisis de su trayectoria reveló que había estado muy cerca de la Tierra el 20 de julio entre las 10:27 p.m. A las 11:32 p.m.

El asteroide pasó aproximadamente a un tercio de la distancia entre la Tierra y la Luna, o sea, 123.031 km.

Podría haber impactado con la tierra

A pesar de que todavía es una distancia segura, un hecho que destaca es que el asteroide 2017 OO1 es aproximadamente tres veces más grande que el asteroide que penetró los cielos sobre Chelyabinsk, Rusia en febrero de 2013, rompiendo ventanas en seis ciudades rusas.

No había peligro de extinción humana

El descubrimiento tardío del asteroide 2017 OO1 es un recordatorio de que un evento de tipo Chelyabinsk puede repetirse claramente. Sin embargo, debemos tener en cuenta que sigue siendo un pequeño asteroide, demasiado pequeño para causar un evento de nivel de extinción.

El asteroide 2017 OO1 tiene un tamaño estimado entre 25 y 78 metros y viajaba a 37.300 km / h.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Un eclipse de Sol único en cien años

mailto  facebook  twitter  google+

El próximo 21 de agosto podrá verse un eclipse de Sol
Foto: Takeshi Kuboki

Quizá por decir esto muchas veces, la frase pierde fuerza, pero el próximo 21 de agosto se producirá un hecho cósmico único: un eclipse solar. Bueno, un eclipse solar no es tan único. Pero el de próximo mes es un fenómeno que se da una vez cada cien años. Un raro eclipse solar total.

Eclipse en Estados Unidos

Eso sí, para poder disfrutarlo tendrás que estar en Estados Unidos. La ocultación del astro recorrerá el país en una franja de más de 110 kilómetros. La NASA ha calculado que más de 300 millones de personas podrán verlo en directo. En otros lugares como Europa Occidental y el norte de Sudamérica, podrá verse un eclipse parcial.

Ni que decir tiene que serán necesarias medidas de sentido común para poder observar el fenómeno en directo. Por supuesto, no mirar al Sol directamente, primero porque te quemarás las retinas y segundo, porque no verás gran cosa. Para poder disfrutarlo, consigue un filtro adecuado. Nada de gafas de sol, radiografías o película de celuloide.

Una oportunidad única

A parte de la cantidad de personas que se asombrarán viendo el eclipse y los que se dañen los ojos, este hecho servirá a los científicos. En la NASA ya se han preparado para estudiar diferentes aspectos. El primero, el propio Sol. Sí, suena paradójico que el hecho de que la Luna tape nuestra estrella permita conocer más sobre el Sol, pero así es. Se trata del momento perfecto para estudiar la corona solar y sus variaciones magnéticas.

También será la oportunidad de ver con mayor claridad Mercurio. El planeta enano está tan cerca del Sol que su observación resulta extremadamente difícil. En la NASA esperan obtener lecturas sobre las variaciones de temperaturas en su superficie.

Para maximizar el tiempo de observación, la agencia espacial norteamericana fletará dos aviones. Su misión será la de seguir el eclipse en su derrota por el cielo del país y mantener las observaciones según la Luna y el Sol bailan juntos durante cuatro horas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Miedo al compromiso (una pequeña reflexión)

mailto  facebook  twitter  google+

Siempre creí que el miedo al compromiso era signo de debilidad. Pensaba que indicaba egoísmo, falta de empatía y cobardía. La falta de compromiso siempre ha estado retratada en personas frívolas e hirientes, principalmente hombres. Siempre relacionado con el amor romántico y las relaciones serias. Pero tener miedo al compromiso no es sinónimo de comportarse como un imbécil con tu pareja; ni siquiera de “no querer relaciones amorosas”.

Yo tengo un terrible miedo al compromiso y ha sido algo que me ha costado mucho asumir, pues no lo relacionaba directamente con comprometerme amorosamente, es más, apenas lo relacionaba con el hecho de comprometerme en sí. No me consideran (ni me considero) una persona irresponsable o con la que no se pueda contar; sin embargo, me incomoda que la gente espere cosas de mí y comprometerme me supone un esfuerzo que no siempre puedo hacer.

Las expectativas son la clave

Las expectatias son terribles y los compromisos no son nada más ni nada menos que expectativas pactadas y cerradas, en la que las dos partes aceptan comportarse de determinada manera en un momento que puede alargarse indefinidamente. Pero los hay que no somos capaces de aceptar “lo indefinido”.

El peso de las expectativas puede llegar a afectar gravemente a las inseguridades personales y la necesidad de mantenerlo en el tiempo supone un problema importante para aquel que se conoce inestable.

No todos somos capaces de mantener una rutina y ser constantes. No todos podemos y/o queremos estar pendiente de alguien que no sea nosotros mismos y ni siquiera es egoísmo, sino que se trata de cuidados personales. Una debe anteponerse a cualquier persona y debe conocer cuáles son sus limitaciones.

El miedo al compromiso y la ansiedad

Muchas veces el miedo al compromiso no es más que una fuerte ansiedad camuflada. Da miedo encerrarse en una situación donde hay que cumplir y fallar puede acarrear malas consecuencias. Da miedo tener que asegurarse que vas a seguir queriendo mantener ese compromiso durante “lo indefinido“. Da miedo que otras personas estén pendiente de lo que haces cuando tú sabes que eres inconstante y, por tanto, vas a fallar muy seguramente. Da miedo saber que vas a tener que enfrentarte contra la sensación de presión y reprimir constantemente tus ganas de huir.

El compromiso no está hecho para todo el mundo. Hay que tener las cosas muy claras para poder asegurar que no vas a salir corriendo o que no vas a cambiar de idea. Hay que asegurarse que con tu decisión no arrastrarás a otras personas a cosas feas. Pero a veces, uno no puede asegurar que no se va a arrastrar ni a si mismo, como para tener que responsabilizarse de personas. A veces, estás en un cambio constante, rompiendo crisálidas, y no eres capaz de saber quién serás mañana y qué querrás mañana. A veces, simplemente la mínima presión afecta a tus inseguridades de tal manera que te neutraliza, dejándote en parálisis.

Del tipo “no compromiso”

Las ansiedades son fantasmas que van más allá de un ataque en un momento determinado. Pero las posibilidades personales van aún más lejos que nuestras ansiedades, pues estas no nos hacen como persona. Por lo tanto, también hay que comprender que hay gente que no está dispuesta a tomar un compromiso porque no quiere. Y punto. Los sentimientos son complejos y asimétricos: podemos no querer estar en serio pero sí estar y no tiene por qué ser malo. Se debe aceptar que no tenemos que ceñirnos a constructos sociales que nos llevan a cerrar y empaquetar todas nuestras acciones, ponerlas nombre y luego asegurarnos de que perduren en el tiempo. En ocasiones, existen realmente esas personas que creen en el Carpe Diem y en lo estupido que es planear más allá de 12 horas.

En definitiva, hay gente para todo y hay que respetarlo. Escuchar los ritmos de cada persona y hacer un ejercicio de empatía. Por las dos partes, obviamente.

Imagen de Khusen Rustamov

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Spiderman se reinventa

mailto  facebook  twitter  google+

Uno de los mayores éxitos de taquilla -y merchandising- del cine de los últimos años lo constituye la adaptación que Disney viene haciendo de los personajes de Marvel, con la salvedad de Spiderman, que se está trasladando a la gran pantalla de la mano de otro estudio: Sony. Con menos éxito del deseable.
Quizá (casi seguro) por eso, en esta nueva entrega, la factoría ha decidido reinventarlo. Tom Holland ya interpretó al Hombre Araña en Capitán América: Civil War, como aliado de Iron Man, y se hizo necesario, ante la aceptación del público, la lógica de la narración cinematográfica y la necesidad de mejorar la caja, rodar un filme específicamente en torno a este súper héroe. El resultado es Spider-Man: Homecoming, que este viernes llega a los cines.

TRILOGÍA SAM RAIMI (2002-2007)

SPIDER-MAN (2002)

En 2002 se iniciaba, con Tobey Maguire como protagonista encarnando al súper héroe, la trilogía dirigida por Sam Raimi, que ahora se pretende remontar. Spider-Man reconstruía la vida y evolución de Peter Paker ahondando en su impulso de lucha contra el mar, a raíz de la muerte del tío, y su relación con Mary Jane (Kirsten Dunst). El villano, en esta entrega, fue  el Duende Verde, a quien dio vida Willem Dafoe.

SPIDER-MAN 2 (2004)

La saga continuó con una segunda cinta que tuvo un éxito mucho mayor que la primera, Spider-Man 2. Grandes efectos especiales, el Doctor Octupus como villano (para quien se eligió a un enorme Alfred Molina) y un  desarrollo con trazo más fino del personaje, tanto en su faceta de Parker como de Spiderman.

SPIDER-MAN 3 (2007)

La taquilla de la tercera entrega, en 2007, fue bien, pero acusó entre la crítica y el boca a boca la mala impresión que causó entre los fans. Dos villanos, Venom y el Hombre de Arena, para una película que arriesgó menos, con un Spiderman más naif. Se trabajó una cuarta entrega, pero no cuajó.

TRILOGÍA MARC WEBB (2012-2014)

THE AMAZING SPIDER-MAN (2012)

Y así se trabajó en el reinicio del personaje en 2012, que se traduciría en The Amazing Spider-Man, saga más basada en ‘Ultimate Spider-Man’, novela gráfica de Marvel iniciada en el 2000 y que buscaba adaptar el personaje a los nuevos lectores y darle un aire más contemporáneo. Aparece Gwen Stacy (Emma Stone).y el villano toma la forma de Lagarto (Rhys Ifans).

THE AMAZING SPIDER-MAN 2: EL PODER DE ELECTRO (2014)

The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, de 2014, con Webb tras la cámara como en la primera entrega de esta segunda triolgía, es más espectacular que la anterior, y nos presenta a un Parker más introspectivo, que comprende que su condición de superhéroe le obligará a reunciar a demasiadas cosas.

SPIDER-MAN: HOMECOMING

Spider-Man: Homecoming comienza con referencias a Capitán América: Civil War, que se pudo rodar por acuerdo Sony – Marvel.

De nuevo una película de Watts, deshinibida y divertida, con Holland transmitiendo la juventud del personaje.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias