Bbrainers – Encuentro para juristas en Madrid. Innovación.

Delia de Vestalia Asociados presenta el evento BBrainers el próximo día 9 de febrero. Un encuentro único para abogados, juristas y profesionales del sector...

Jim Carrey o cuando el actor pierde su identidad para absorber la del personaje

mailto  facebook  twitter  google+

Era un secreto a voces en Hollywood que el rodaje de Man on the Moon, dirigida por Milos Forman (Alguien voló sobre el nido del cuco) en 1999, había sido una locura, y que el actor protagonista, Jim Carrey, se entregó a la interpretación del mítico cómico estadounidense Andy Kaufman, sobre cuya vida versaba aquel biopic, más allá de límites sanos, rozando el delirio al creerse poseído por su entonces alter ego, y dañándose así de una manera de la que quizá aún no haya remontado.
El conmovedor documental Jim y Andy, realizado por iniciativa de Spike Jonze, aquí en calidad de productor con Chris Smith a la dirección, a partir del making of de unas 100 horas que realizó la novia de Kaufman, Lynne Margulies, durante aquel misterioso rodaje, viene a confirmar los rumores, incluso de la primera persona de Carrey, con quien la cinta incluye una larga entrevista. Y al tiempo, se convierte en una invitación a la reflexión acerca de un tema poco abordado sobre la trastienda de la profesión de actor: cómo dar vida a un personaje puede mimetizar en exceso a un intérprete y afectar su identidad personal, y puede hacerlo descender a los infiernos o subir a los cielos que atravesó aquel a quien encarna.
Esta es una historia de muñecas rusas, de personajes que absorben personalidades ajenas hasta perder el asidero de su yo. De jueguetes rotos y vacíos existenciales sin llenar en medio del glamour de la Meca del Cine.

Man on the Moon fue un proyecto muy ambicioso. Se trataba de realizar una cinta biográfica sobre Andy Kaufman, un comediante heredero de los beats que, aun muriendo a los treinta y tantos años, logró, en los sesenta, alcanzar la fama y desestabilizar al público de Estados Unidos con sus actuaciones, peculiares y diferentes, que no buscaban tanto hacer reír como desconcertar y provocar. El propio Kaufman interpretaba de vez en cuando a un personaje muy extremo, Tony Clifton, que lo ayudaba a enmascararse y, paradójicamente, encarar así al público, diciéndole auténticas barbaridades, no por ello menos ciertas. Lo hacía, además, junto con un colaborador, y nunca estaba claro cuándo detrás de la máscara estaba uno, y cuándo estaba el otro.
Carrey acabaría llevándose el Globo de Oro por la actuación que hizo de Kaufman en esta cinta. Y no es de extrañar, porque él cree que se convirtió en el mismísimo Kaufman. Poco después de comenzar el rodaje, dejó de ser él para transmutar en aquel cómico que interpretaba y admiraba, y con quien, confiesa Carrey en Jim y Andy, se identificaba profesionalmente y en su relación con el público: ambos se sentían unidos a la multitud por una relación de amor – presión.
Así lo atestiguan las imágenes, a menudo desgarradoras e inquietantes, de este documental que trasluce la tensión que hubo en aquel set de rodaje, en el que cae como una bomba una persona que pierde los límites de la realidad al sentirse invadida por quien no es. No ha sido la única vez que Carrey se ha enfrentado a un papel que juega con las identidades y reta así su propio carácter, lo ha hecho también en La máscara o en El show de Truman. Él mismo, como tantos cómicos, más allá de sus papeles puntuales en la gran y la pequeña pantallas, ha creado un personaje de sí mismo, al que ha dedicado muchas horas al día, casi todas, tanto tiempo de fama en el que ha estado y está expuesto al público.

Las mímesis con los personajes que experimentan algunos actores a la hora de interpretar papeles no es algo nuevo. No solo surgen las excentricidades, también, en un intento perfeccionista, les da por engordar, adelgazar, buscar referencias y comportarse como ellos. Era algo que hacían mucho los del Método, cosa que para  Orson Welles solo reflejaba sus carencias como actores. Jack Nicholson estuvo en un psiquiátrico dos meses para preparar Alguien voló sobre el nido del cucoRobert De Niro no solo engordó y adelagazó para Toro salvaje, también se sacó el carnet de taxista para Taxi Driver; Christian Bale es conocido por adaptar su fisiología al personaje que aborda; Daniel Day-Lewis pedía que se le llamase Lincoln durante el rodaje de la película de Steven Spielberg.

Jim y Andy, y en él el propio Carrey, más melancólico que nunca, nos deja con la duda de si el actor superó todo aquello. De si la neurosis lo dominó al 100 % o hubo algo de interpretación también en la propia neurosis. De si su carrera, enteramente, ha sido producto de una gran interpretación o ha habido hueco para la honestidad. De si, en definitiva, no somos todos los que nos diluimos en nuestro entorno, en la sociedad, en los modus operandi ajenos.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El holograma de Chester Bennington no liderará Linkin Park

mailto  facebook  twitter  google+

Chester Bennington de Linkin Park
Foto: Chiragddude

Una gran cuestión a la que muchos grupos musicales se han enfrentado en el pasado: ¿Qué hacer cuando tu cantante desaparece? Porque, seamos realistas, cualquier otro miembro de una banda es sustituible, pero el frontman, o frontwoman, es la imagen, la marca, en muchos casos el sonido. Es lo que define a un grupo.

El futuro de la banda

Los últimos en enfrentarse a este problema son Linkin Park. La banda californiana perdió a su cantante, Chester Bennington, hace unos meses. Aunque las circunstancias de su suicidio todavía no están claras, la banda comenzó a plantearse su futuro de inmediato.

¿Qué hacer? Otros grupos que se han enfrentado a situaciones similares han tomado decisiones como las de sustituir al cantante por otra figura. Por el micrófono de Queen, por ejemplo, han pasado todo tipo de artistas y en ningún caso han conseguido ni tan siquiera acercarse levemente a Freddie Mercury: más éxito tuvo AC/DC cuando pusieron a Axl Rose al frente para tomar el lugar de Brian Johnson.

Precedentes

Ahora a Linkin Park se les ha planteado otra posibilidad. Una más innovadora, un poco loca y muy moderna. La de que Bennington aparezca en los conciertos en forma de holograma. No sería la primera vez. Tupac Shakur, Michael Jackson y los componentes sintéticos de Gorillaz han hecho ya actuaciones de esta forma.

Sin embargo a los componentes de Linkin Park no les gusta la idea. El guitarrista Mike Shinoda ha sido claro al respecto en un comentario de Instagram. A respuesta de un fan que le proponía esa posibilidad, Shinoda fue claro. “No puedo ni imaginarme de hacer un concierto con un holograma de Chester. Ya he oído esa idea otras veces y no hay ninguna posibilidad de que suceda. No jodamos con eso”, zanjó categórico el componente de la banda. Y concluyó con un mensaje todavía más potente. “¿Os imagináis perder a su querido y que de pronto ande deambulando por los escenarios en forma de holograma?”. Evidentemente no.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Caminar aporta los mismos beneficios que correr

mailto  facebook  twitter  google+

[DP] Pixabay

Caminar enérgicamente tiene los mismos beneficios que correr. Lo demuestra un reciente estudio del Laboratorio Nacional de Ciencias de Berkeley. Así que si correr no es lo tuyo o has tenido una lesión, no valen la excusas ni hay por qué resignarse.

Cada paso es viaje hacia la buena salud

Caminar con vigor ayuda a reducir el riesgo de presión arterial alta, colesterol alto y diabetes tanto como correr, según un nuevo estudio realizado en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, División de Ciencias de la Vida en Berkley, California. Las tres condiciones son factores de riesgo para enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, y podemos contribuir a reducirlo.

Los investigadores analizaron 33.060 corredores en el National Runners ‘Health Study y 15.045 caminantes en el National Walkers’ Health Study.

Así, descubrieron que la misma energía utilizada para caminar con intensidad moderada y correr de intensidad impetuosa produjo reducciones similares en el riesgo de presión arterial alta, colesterol alto, diabetes y posiblemente enfermedad coronaria durante los seis años del estudio.

A Russell Pate, profesor de ciencias del ejercicio en la Escuela de Salud Pública Arnold (Universidad de Carolina del Sur en Colombia), estos resultados no le sorprenden en absoluto. Considera que son consistentes y concuerdan con las recomendaciones de la American Heart Association para la actividad física en adultos; necesitamos 30 minutos de actividad física al día, al menos 150 minutos de actividad moderada a la semana, o bien 75 minutos de actividad vigorosa a la semana para obtener beneficios.

No es todo o nada; es paso a paso

Russell Pete, quien también es voluntario de la Asociación Estadounidense del Corazón, hace una serie de recomendaciones para conseguirlo:

  1. No importa si has sido sedentario o has estado inactivo durante un tiempo. Solo hay que empezar, aunque solo sean unos minutos adicionales al día.
  2. Establece un objetivo; el tuyo. Uno que sea alcanzable solo para hoy. Después puedes ir aumentándolo hacia el objetivo general de 30 minutos al día e incluso superarlo a medida que te encuentres en mejor forma.
  3. Encuentra un enfoque que te resulte agradable. Puede ser por disfrutar el paisaje, quedar con alguien para caminar o simplemente porque aprecias los momentos de soledad.
  4. Divide tus caminatas en dos de 10-15 minutos cada una si dispones de poco tiempo para hacer una más larga.

Aprovecha los momentos del día

Caminamos en muchos momentos del día casi sin darnos cuenta. Solo con aumentar unos minutos más estamos sumando tiempo de ejercicio:

  • Sacar al perro a dar un paseo.
  • Pasear con tu familia en el parque.
  • Aparcar un poquito más lejos de tu destino.
  • Bajar del autobús una parada antes.
  • Subir por las escaleras en lugar de usar el ascensor.

Solo necesitas un par de zapatillas de deporte y andar. Es fácil, es seguro, es menos costoso, puedes hacerlo en cualquier parte y tiene menor tasa de abandono que cualquier otro tipo de ejercicio.

Antes de que te des cuenta, caminar con energía puede convertirse en parte de tu rutina diaria y obtendrás muchos beneficios.

Fuente: American Heart Association

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Crecen los residuos electrónicos a casi 45 millones de toneladas en 2016

mailto  facebook  twitter  google+

Es el equivalente a nueve pirámides de Giza. Todos esos residuos electrónicos, casi 45 millones de toneladas, generamos en 2016 en todo el mundo. Solo el 20% de ellos se recolectaron y reciclaron, a pesar de que contenían ricos depósitos de oro, plata, cobre, platino, paladio y otros materiales de gran valor para ser reutilizados. Y lo que es peor: Naciones Unidas, en su análisis análisis Global E-waste Monitor 2017, calcula que para 2021 sobrepasaremos los 50 millones.

Los países que más desechos electrónicos generan son Australia y Nueva Zelanda, con 17,3 kilos por persona. El continente americano generó 11,6 kilos de residuos electrónicos por habitante en 2016, y solo recicló el 17%, un porcentaje similar al de Asia (15%). Sin embargo, el continente asiático genera tan solo un tercio de los residuos por habitante.

Los aparatos que generan más residuos

Aparatos pequeños como aspiradoras, microondas, equipos de ventilación, tostadoras, máquinas de afeitar eléctricas, calculadoras, radios, cámaras de vídeo y juguetes eléctricos, generaron 16,8 toneladas de residuos en 2016. Se espera que para 2020 esta cifra crezca un 4% cada año.

Los aparatos grandes, como lavadoras, secadoras, lavavajillas, hornos eléctricos, impresoras y paneles fotovoltaicos generaron 9,2 toneladas de residuos en 2016, cuyo crecimiento anual hasta 2020 se estima, también, en un 4%.

Los aparatos denominados de cambio de temperatura, donde destacan las neveras, congeladores, aires acondicionados y calentadores, generaron 7,6 toneladas de residuos en 2016, y se calcula que crecerán un 6% anualmente.

Por último, los aparatos de telecomunicaciones pequeños, como móviles, ordenadores, calculadoras o sistemas de GPS, entre otros, generaron casi 4 toneladas de residuos en 2016, con un crecimiento proyectado del 2% cada año.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El hombre que intentó leer todos los libros del mundo

mailto  facebook  twitter  google+

[DP] Pixabay

Hernando Colón creó la que fue la mayor biblioteca privada de Europa durante la primera mitad del siglo XVI, a partir de manuscritos y libros impresos que heredó de su padre Cristóbal Colón. La Biblioteca Hernandina, como se la llamaba entonces, se podría considerar como el primer motor de búsqueda del mundo.

A lo largo de sus viajes por toda Europa, entre 1509 y 1539, creó una vasta y heterogénea biblioteca fruto de su desmesurada compra de libros.

Su objetivo: crear una biblioteca universal que lo contendría todo; desde panfletos carteles y manuscritos hasta libros de autores desconocidos.

Bibliófilo y viajero incansable

Hernando Colón (Córdoba 1488 – Sevilla 1539), el hijo natural de Cristóbal Colón, acompañó a su padre en las exploraciones del nuevo mundo y, además de escribir la primera biografía de Colón, fue pionero en la creación de mapas y recopiló colecciones magníficas de música, imágenes y plantas.
Su afán le llevó por toda Europa durante tres décadas. Según el Dr. Edward Wilson-Lee, de la Facultad de Inglés y del Centro de Textos Materiales, compró 700 libros en Nuremberg en Navidad de 1521, antes de pasar a Maguncia, donde compró mil más en el transcurso de un mes. En solo un año, en 1530, visitó Roma, Bolonia, Módena, Parma, Turín, Milán, Venecia, Padua, Innsbruck, Augsburgo, Constanza, Basilea, Friburgo, Colonia, Maastricht, Amberes, París, Poitiers y Burgos, comprando todo lo que caía en sus manos.

Wilson-Lee, en colaboración con el Dr. José María Pérez Fernández de la Universidad de Granada, ha investigado la vida de Hernando Colón y le describe como un hombre con una memoria extraordinaria y una obsesión por las listas.

Cada vez que compraba un libro, registraba dónde lo había comprado, cuándo, cuánto le había costado y la tasa de cambio de ese día. Algunas veces también anotaba dónde estaba cuando lo leyó, sus sensaciones sobre él y si conocía al autor.

 

En opinión de Wilson-Lee Wilson-Lee, Colón fue alguien que vivió en un momento de cambio exponencial. Igual que nosotros vivimos la llegada de internet, él vivió el paso del manuscrito escrito al libro impreso. Llegado este momento, se hizo imposible leerlo todo. Y a medida que su biblioteca crecía, se dio cuenta de que necesitaba emplear lectores para leer y proporcionarle un resumen.

Cómo estructurar el conocimiento con tantos libros

Al mismo tiempo que crecía su necesidad de acumular todo el conocimiento, crecía otra: la necesidad de dar una estructura a esa información

Básicamente, él inventó el estante de libros moderno: filas y filas de libros de pie, apilados en cajas de madera.

Pero un problema básico y material de cómo almacenar cosas, se convirtió en un problema intelectual sobre cómo hacerlo, cuáles van juntas… Tal y como explica Wilson-Lee, las formas en que se pueden ordenar los libros se multiplican rápidamente a medida que la colección crece, y cada una de estas órdenes muestra un universo ligeramente diferente.

[DP] Pixabay

¿Cómo ordenarlo? ¿Alfabéticamente, por tamaño, o por tema?

Una de las innovaciones de Colón para darle sentido a su biblioteca era un extenso compendio de resúmenes de libros, llamado el Libro de Epitomes, el resumen o sumario de una obra extensa. Para crear esto, estableció un equipo de sumistas, para trabajar destilando cada uno de los miles de libros de la biblioteca, lo que le permitió alcanzar su máxima visión de que todo el conocimiento del mundo podría reducirse a solo unos pocos volúmenes: uno para medicina, uno para gramática, y así sucesivamente.
Otra, fue un plano para la Biblioteca que usaba diez mil pedazos de papel con símbolos jeroglíficos. Cada una de las múltiples formas en que se podían juntar sugería una búsqueda diferente a través de la biblioteca, igual que los diversos términos de búsqueda en Internet nos llevan a distinta información.

En algunos aspectos, la Biblioteca Hernandina, fue el primer motor de búsqueda del mundo.

Hoy se conservan más de 3.000 libros de la Biblioteca Colombina (de los 15.000 volúmenes que llegó a alcanzar), ubicada en un ala de la Catedral de Sevilla, como un recurso material increíblemente importante para explorar la historia del libro, los viajes y las redes intelectuales. Hasta ahora, la vida de este hombre extraordinario había pasado inadvertida; ha sido necesaria otra revolución para comprender que fue un visionario al reconocer el poder de las herramientas para ordenar el mundo de la información.

¿Cuántos libros hay en el mundo?

La cantidad de libros que existen en el mundo, según estima Google Books, es de 129.864.880. Desde su lanzamiento en el año 2005, ha intentado escanearlos y convertirlos en texto de búsqueda.

Aunque las esperanzas de Google Books han disminuido, debido los derechos de autor y su uso legítimo, podría convertirse en el mayor corpus del conocimiento humano en línea.

El número de instituciones participantes ha aumentado desde el inicio del proyecto. Actualmente, su base de datos continúa creciendo y permite que los trabajos en dominio público y otros materiales sin derechos de autor puedan ser consultados y descargados en formato PDF.

 

Y si no te da tiempo a leer, que te lean los libros es una alternativa

Hoy, quien quisiera leer todos los libros del mundo lo tendría más difícil por la inmensa cantidad de títulos que se han acumulado desde entonces, millones y millones. Sin embargo, la tecnología te permite “leer” libros mientras haces otra cosa, por ejemplo mientras corres, trabajas o vas en un vagón de metro abarrotado. Es el formato audiolibro, en el que locutores profesionales, y en ocasiones los propios autores, leen y graban audiolibros para que puedas descargarlos en tu smatrphone y puedas escucharlos en cualquier momento.

Se trata de servicios similares a Spotify o Netflix, pero en lugar de tener acceso a la música o las películas, con Storytel tendrás un catálogo de hasta 60.000 títulos de todos los temas, incluyendo los más recientes best sellers. Si no los conoces, ahora puedes probarlos gratis durante 15 días con Leequid. Infórmate aquí.

 

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Ver últimas noticias