Desastre medioambiental en China

El petróleo, los combustibles fósiles en general, son un desastre. Puede que sean responsables del desarrollo tecnológico e industrial de los dos últimos siglos....

Delfines puestos de LSD

mailto  facebook  twitter  google+

Delfines en un acuario
Foto: Josef Alfred Wanie

Antes de nada vamos a poner esta historia en perspectiva. Estamos a finales de los años sesenta. La década de la experimentación. Los años en los que la lingüística se alzó como ciencia. El momento en el que ciertas drogas adquirieron el estatus de elixires. Esos son los años en los que el investigador neurocientífico John C Lilly desarrolló su carrera.

Hablar “delfino”

Lilly esta obsesionado con los mecanismos que desarrollan el lenguaje. Y más allá, pensaba que había especies animales que tenían su propio idioma. En especial se fijó en los delfines. Esos cetáceos con la mayor capacidad cerebral del reino animal por detrás del ser humano.

El neurocientífico no solo estaba convencido de que los delfines tenían su propio lenguaje verbal. También estaba seguro de que podría descifrarse y entonces abrir una puerta fascinante. La de la posibilidad de que delfines y hombres se entendieran en “delfino”.

A ese objetivo dedicó gran parte de su vida y sus publicaciones como el best seller de la época Man and Dolphins. Y en ese proceso de tratar de desentrañar el idioma de los delfines se le ocurrió una idea muy del momento. Drogar a los animales.

Delfines drogados

Lilly, como muchos otros científicos de su tiempo, experimentó con el LSD. EL potente alucinógeno generaba imágenes cerebrales fuera de la consciencia. Y pensó que administrándoselo a los delfines, estos se volverían más “verbales” y comunicativos.

Según su propio análisis, así fue. Los delfines puestos de LSD se mostraron más activos, sobre todo en el plano comunicativo. Lo que él consideró el escenario ideal para llevar a cabo el intercambio de conocimientos con ellos.

Sin embargo, Lilly y su equipo fracasaron en sus intentos de descifrar los chirridos animales. Fueron incapaces de reproducir ni uno solo de los sonidos o relacionarlos con un significado concreto. Sin resultados evidentes, la investigación se abandonó pronto.

Pero no fue del todo un fracaso. Los científicos sí pudieron identificar un intercambio comunicativos entre cetáceos y humanos. Pero no a partir del lenguaje verbal. Fue en el lenguaje corporal en el que los humanos pudieron identificar cómo los delfines se movían de una forma u otra en función de que admitieran a humanos en sus piscinas o no.

Eso sí, en ese descubrimiento nada tuvo que ver la droga.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Aperitivo de cortos antes del estreno de ‘Cars 3’

mailto  facebook  twitter  google+

El rayo McQueen arranca de nuevo. La tercera entrega de una de las sagas más rentables de Píxar está a pocos días de llegar a la gran pantalla.

En esta ocasión, en el filme dirigido por Brian Fee, por primera vez al frente una de Cars (aunque ya estuvo en el departamento de animación de la franquicia y al frente de Monstruos University), una nueva generación de corredores ultra-rápidos deja fuera a McQueen, a quien Owen Wilson pone la voz. Recurrirá a la ayuda de Cruz Ramírez, joven técnica de carreras.

Desde la primera entrega, Cars, en 2006, a la que siguió una segunda, Cars 2, en 2011, y ahora, Cars 3, se va superando la recaudación en taquilla.
Cars 3 supera además a las anteriores no solo en animación digital, sino también en una narración aún más trepidante, divertida y ágil.

He aquí unos cortos para ir abriendo boca, de los que se han realizado para diferentes canales -televisión, cortos para el cine…- y han servido de campo de pruebas a las películas.

RESCUE SQUAD MATER

MATER THE GREATER

TOKYO MATER

http://video.disney.com.au/tokyo-mater

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Electricidad a pedales

mailto  facebook  twitter  google+

Una bicicleta para generar electricidad
Foto: Billions for Change

Durante milenios la única fuente de energía móvil del ser humano fue su propio cuerpo. Hasta la invención de la máquina de vapor, solo el viento y el sol podían proporcionar tracción y calor. Pero éramos incapaces de mover esa energía de un sitio a otro o utilizarla para un fin distinto.

Electricidad en bicicleta

Ahora que los tiempos demandan fuentes de energía alternativas, parece que vamos a volver a ese sistema. Al menos eso es lo que propone el millonario Manoj Bhargava. El creador de la bebida energética 5-hour Energy ha impulsado el desarrollo de la bicicleta Hands Free Electric.

En realidad no es una bicicleta como tal. No sirve para desplazarse. Su función es muy distinta pero igualmente importante. Hand Free Electric es una máquina que genera energía eléctrica a partir del impulso humano. La persona se sienta a los pedales y comienza a hacerlo girar.

Este impulso mueve una turbina que genera la electricidad que se almacena en una batería. Esta transformación de energía cinética en eléctrica crea potencia para alimentar una casa durante 24 horas con poco más de una de pedaleo.

Para 3.000 millones de personas

Aunque pueda parecer un sistema un pelín excéntrico, pero tiene un objetivo claro. Permitir que comunidades que no tienen acceso a esta fuente de energía puedan obtenerla de manera sencilla. Y barata. Bhargava espera que el desarrollo industrial de la bicicleta permite reducir su precio a alrededor de 100 dólares por unidad. De momento, solo el desarrollo de la idea ha supuesto el desembolso de cuatro mil millones de dólares del mecenas americano de origen indio.

De esta manera, algunas de los tres mil millones de personas que viven en el mundo sin suministro eléctrico podrán acceder a las ventajas y comodidades de esta fuente. Sin depender de combustibles fósiles ni de que sople el viento o luzca el Sol. Tal y como se hizo durante miles de años.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El G20 ignora a Trump en su rechazo al Acuerdo de París

mailto  facebook  twitter  google+

Bundeskanzlerin Angela Merkel im Gespräch mit Emmanuel Macron, Präsident Frankreichs, nach Ende der letzten Arbeitssitzung im Rahmen des G20-Gipfels.

Uno de los puntos que tratará el comunicado final de la cumbre de líderes del G20 será el medio ambiente, según ha informado la Agencia EFE. En concreto, se referirá el Acuerdo de París, firmado en la capital francesa a finales de 2015, y que desde entonces viene desarrollando la comunidad internacional para lograr un acuerdo global en la lucha contra el cambio climático. Y en esta declaración Estados Unidos se quedará solo.

Y es que, en el documento, los firmantes del G20 pedirán la “rápida” aplicación del Acuerdo de París contra el cambio climático. Y quedará en evidencia el aislamiento internacional en este asunto del presidente de EEUU, Donald Trump, que no solo ha anunciado la retirada de su país, que éste suscribió durante la presidencia de Obama, sino que no ha logrado ni un solo apoyo, ningún otro Estado lo ha acompañado en su espantada, pese a que se había especulado que podrían acompañarlo países también firmantes como Arabia Saudí, Turquía o, incluso, Indonesia, todos miembros del G20.

Además, indica EFE, en el texto se advierte que el Acuerdo de París es innegociable“, cerrando así la puerta a cualquier cambio al texto, como propuso Trump al anunciar la salida de EEUU del acuerdo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, le ha parado (una vez más) los pies a Trump al matizar una frase que éste quería introducir en la declaración. Así, si Trump quería incluir que EEUU ayudará a terceros países a “usar combustibles fósiles”, como el carbón y el petróleo,de forma más limpia y efectiva”, una mención polémica a las energías de origen fósil porque se pretende abolir su uso, Macron ha matizado la expresión indicando que promocionará “otras fuentes de energía renovables y limpias”.

Apoyo de las ONG

Varias ONG han aplaudido la decisión del G20 de no ceder frente a Trump y reafirmar el compromiso internacional sobre el Acuerdo de París. La organización Avaaz ha asegurado en un comunicado que el presidente de EEUU vino, vio y fracasó” con sugolpe de estado climático”. Por su parte,  Greenpeace desplegó en un puente de Hamburgo un cartel en el que se exigía el “fin del carbón” a los líderes del G20.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Un búnker para preservar la cultura

mailto  facebook  twitter  google+

Norueba alamacena libros en un búnker para preservar la cultura
Foto: Raysonho @ Open Grid Scheduler / Grid Engine

Lo hemos visto en películas y hasta en la Biblia. Incluso en la realidad. Ante la posibilidad de un cataclismo global que acaba con parte de la raza humana sobre la Tierra y con los animales, es necesario salvaguardar su legado. Su ADN. Y así, Noé construyó un arca y los humanos actuales búnkeres. Incluso hay espacio para guardar semillas en el caso de que algún día sean necesarias.

Cultura para repoblar mentes

¿Pero qué sucede con los libros? ¿Qué pasa con eso que realmente nos diferencia y nos hace humanos? ¿Qué pasa con los libros? ¿De qué servirá sobrevivir a una catástrofe global si cuando emerjamos de las ruinas se ha perdido todo el conocimiento humano?

Eso es lo que piensan en Noruega. En el país escandinavo ya crearon en 2008 lo que denominaron la bóveda del fin del mundo. Un reservorio de semillas con las que repoblar la tierra en caso de que suceda algo que la arrase. Y ahora se han propuesto hacer lo mismo con la cultura. Crear un búnker en el que acumular libros con los que repoblar las mentes en el caso de que algo realmente grave pasase.

Archivo Mundial Ártico

Se trata del Archivo Mundial Ártico. En este lugar se plantea alojar los libros más importantes del mundo. Obras literarias de todos los estilos y monografías científicas. El lugar elegido no ha sido al azar. Se ha buscado un enclave lejos de la civilización. En concreto en el archipiélago escandinavo de Svalbard.
Se trata de una zona que, en principio cuanta con una mejora sustentación geológica. Esto hace que sea más resistente a terremotos, grandes detonaciones y diferentes cataclismos naturales.

Pero quizá lo más curioso de todo el proyecto sea su parte tecnológica. Las autoridades encargadas del proyecto están trabajando con la empresa Piql. Se trata de una compañía especializada en convertir datos digitales en analógicos. Es decir, después de treinta años de desarrollo digital al final, resulta que es más eficaz guardar la cultura en un formato analógico. Vamos, en volúmenes de hojas de papel encuadernadas. Lo que comúnmente llamamos libros.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias