El Orient Express sigue haciéndonos pensar en el bien y el mal

El tren de los reyes y el rey de los trenes, según se lo definió. Sus míticos vagones azules y dorados, su cálida decoración,...
Fotogalería

Cristian Arcaya – Fotografías [Galería Leequid]

mailto  facebook  twitter  google+

Os presentamos las fotografías que nos envía Cristian Arcaya para nuestra #GaleríaLeequid. Las fotos las tomó con un celular Soni Xperia.

“Lo que me motiva de sacar estás fotos es, descubrir el misterio que toda ciudad posee y lo distantes que somos de ella. Me gustaría que la persona sintiera eso cuando observa mis fotos, un misterio aleatorio.”

Cristian se dedica al periodismo y tiene un blog que se llama “La Opinión“. Es Chileno, pero ahora está en Brasil.

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

©Cristian Arcaya

 

 

¿Te gustaría ver tus fotos publicadas aquí? Lee este artículo para saber cómo: Si eres fotógrafo queremos publicar tus fotos con tu permiso, como debe ser

Steven Soderbergh vuelve con una desternillante historia de atracos y frustraciones

mailto  facebook  twitter  google+

Die Logan-Geschwister Jimmy (Channing Tatum), Mellie (Riley Keough) und Clyde (Adam Driver) halten auch in schwierigen Zeiten zusammen

La nueva película de Steven Soderbergh, La suerte de los Logan, retrata a la familia Logan, de la que son parte Jimmy (Channing Tatum), Clyde (Adam Driver) y Mellie (Riley Keough), que sufren pérdidas de brazos y cojeras, además de otras pérdidas, como frustraciones personales. Planifican un atraco a las oficinas de la NASCAR, la National Association for Stock Car Auto Racing, la categoría automovilística más comercial de Estados Unidos. Tendrán la ayuda de Joe Bang (Daniel Craig) y sus dos hermanos, Sam (Brian Gleeson) y Fish (Jack Quaid). El guion de Rebecca Blunt sirve a Soderbergh para desarrollar la trama con un ritmo variado y enérgico. Una entretenida ironía sobre personajes, paisajes y situaciones arquetípicas que, tras su aparente livianidad, trasciende con críticas económicas y políticas. Un reflejo de las falsas apariencias de la realidad.

Una cinta que va en línea con el cine más reciente del director, como Hayware (2012), con un agente laboral enfrentado a una retorcida maraña. O Magic Mike (2012, que, a partir de un espectáculo sexual, repensaba como todo se convierte en mercancía. Efectos secundarios (2013) era el complemento a Contagio (2011), también crítica con los engaños o fraudes en que se basa la sociedad, en gran medida.

La suerte de los Logan no deja de parecerse a otro título de  Soderbergh, Ocean’s eleven, pero desde el lado opuesto, con hillbillies en lugar de personajes glamurosos.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un escudo para proteger a la Tierra del Sol

mailto  facebook  twitter  google+

El Sol y la Tierra
Foto: NASA

El Sol nos da la vida. Pero también puede quitárnosla. Ya sabemos que, de cuando en cuando, nuestra estrella lanza una lengua de viento solar que si llegara tal cual a nuestro planeta muy probablemente causara graves daños. Ya se ha visto en Marte y eso que está más lejos.

Campo magnético

Afortunadamente, nosotros contamos con una sistema de protección natural. El campo magnético generado por el núcleo terrestre nos protege de la gran mayoría de estos rayos y de sus efectos. De la gran mayoría, pero no de todos.

A veces, parte de estas tormentas solares llegan a la Tierra y provocan daños en los sistemas eléctricos. Si tenemos en cuenta que nuestra civilización se sustenta en la actualidad en dispositivos y sistemas eléctricos, una oleada especialmente fuerte podría devolvernos a la Edad Media.

Por eso científicos de la Universidad de Harvard ha propuesto una solución radical y un tanto Sci-fi. Construir un escudo protector entre el Sol y la Tierra. Realmente, un deflector magnético que desviara los vientos solares con más eficiencia todavía que el escudo natural de la Tierra.

La base de la idea no es tanto un modelo físico como una matemático y económico. Los científicos han evaluado las pérdidas que el impacto de un impulso solar podría tener sobre la economía terrestre. Y a esto han enfrentado el coste que tendría el deflector. No se les puede negar a los científicos inteligencia para hacer atractiva su propuesta.

Pérdidas millonarias

Y es que los científicos aseguran que en algún momento de los próximos 150 años habrá un evento solar que causará unas pérdidas equivalentes al PIB de Estados Unidos. Y es lo que tratan de evitar.

El deflector pesaría una 100.000 toneladas. Y para llevarlo e instalarlo en el punto L1 entre nuestro planeta y el Sol haría falta un desembolso estimado de 100.000 millones de dólares.

A cambio obtendríamos una protección extra para la Tierra. Y si la cosa funciona, el primer paso para conseguir que otros planetas como Marte sean habitables y podamos colonizarlos.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Superciclones: el clima que viene

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Ya lo advirtió el pasado mes de mayo: la temporada de huracanes en el Atlántico, que comienza oficialmente el 1 de junio y termina el 30 de noviembre, iba a ser (y lo está siendo) muy activa. Hasta la fecha, llevamos 15 tormentas (ahora mismo se está formando Ophelia, y se espera que se convierta en huracán), de las que 9 se han convertido en huracanes, y de los que cuatro han sido superiores a 3 en la escala Saffir-Simpson: María e Irma (categoría 5) y José y Harvey (categoría 4).

Ahora, tras la devastación de Harvey, el Centro Nacional de Huracanes, que depende de la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA), y la Organización Meteorológica Mundial (OMM), han reconocido en un comunicado que con el cambio climático estos fenómenos pueden ser más intensos, y tener efectos más graves.

Más calor, más lluvias

Así, dicen los miembros de las mencionadas organizaciones, en un ciclón como Harvey, es probable que las cantidades de lluvia sean más altas de lo que hubieran sido de otra manera, con un clima más templado, ya que las temperaturas elevadas son uno de los efectos más evidentes del cambio climático. Si las aguas superficiales del mar tienden a calentarse, se pueden dar condiciones para el fortalecimiento de los huracanes.

Así, Irma alcanzó vientos máximos sostenidos de hasta 295 km/h y la fuerza del oleaje que provocó fue tal que su señal fue detectada por los instrumentos usados para medir terremotos. La actual temporada de huracanes pasará, además, a la historia por la cantidad de tormentas con nombres que han llegado a huracanes de forma consecutiva. Han sido nueve, de Franklin a Nate, pasando por Irma, José y María. Ha sido la segunda vez en los registros del Atlántico (la anterior fue 1896) con tres huracanes tan duraderos (9 días) en una temporada. En 2017 ha habido 17,75 días de grandes ciclones, más que en 2005.

¿Habrá que ampliar la escala que mide los huracanes?

Los vientos tan potentes que desplegaron algunos de estos últimos ciclones, como Irma y María, ayudaron a reabrir el debate sobre si hay que ampliar la actual escala que mide los huracanes, la escala Saffir-Simpson, que data de 1969. La categoría 5, la máxima en la escala actual, se refiere a una velocidad del viento superior a 250 kilómetros por hora. Irma lo rebasó y mucho, llegando casi a los 300 km/h y Allen en 1980 llegó a 305 km/h, mientras que en el Pacífico el tifón Haiyan (2013) y el huracán Patricia (2015) dejaron vientos de más de 315 km/h el primero y 345 km/h el segundo.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Cristobal Colón pudo ser un pirata portugués

mailto  facebook  twitter  google+

Cristóbal Colón
[Pixabay]

Uno de los misterios más duraderos de la Historia es la nacionalidad de Cristobal Colón. En sus diarios nunca lo desveló y su propio hijo, que escribió su biografía, tampoco. Hay teorías para todos los gustos, desde que fue un judío converso que regresó a España tras la expulsión de éstos, y por tanto no podía revelarlo a la reina Isabel si no quería que en lugar de apoyarle le metiera en la cárcel, hasta la más creída que sería que fue genovés. Lo cierto, es que no hay pruebas concluyentes de la nacionalidad de Cristobal Colón, y aunque el mérito de la empresa sea de la Reina Isabel la Católica de Castilla y León, que fue la única que le creyó y aportó los fondos necesarios, a muchos les gustaría decir que era su paisano, por aquello del orgullo.

 

Portugal también quiere a Colón, ahora

Aunque en su momento la corona portuguesa no le hizo caso y por eso se dirigió a la española, hay una posibilidad de que Cristobal Colón fuera de origen portugués. Concretamente, habría nacido en la Isla de Madeira. La razón por la que no lo confesó nunca podría ser su pasado como pirata.

Al menos así lo afirma Fernando Branco de la Universidad de Coimbra, convencido de que Colón era en realidad Pedro Ataíde, corsario luso del siglo XV.

Lo hace apoyado en un centenar de coincidencias entre ambos personajes que explica en su libro “Cristóbal Colón, noble portugués” publicado en 2012. Según este historiador, el corsario era perseguido por el rey de Portugal João II y aunque fue dado por muerto en un naufragio en Cabo de San Vicente, habría podido salvar su vida y cambiar su nombre al llegar a la costa.

Ahora, los investigadores pretenden extraer los restos de un familiar de Ataíde para comparar los ADN y tratar de poner fin a este enigma histórico…

 

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Ver últimas noticias