El Orient Express sigue haciéndonos pensar en el bien y el mal

El tren de los reyes y el rey de los trenes, según se lo definió. Sus míticos vagones azules y dorados, su cálida decoración,...

Audiolibros – El tiempo perdido que andábamos buscando

mailto  facebook  twitter  google+

Storytel
Crédito: Storytel

Los amantes de los libros y de las grandes historias saben lo placentero que resulta encontrar un título de esos que no sabes cuando dejar de leer, y también saben que encontrar el tiempo necesario para dedicarle a un libro empieza a ser un lujo. De hecho ya hay estudios que dicen que el 60% de los lectores no han podido leer este año porque sus vidas, sencillamente, se han complicado.

Imagina esta situación. Te has llevado contigo el último libro que estás leyendo para aprovechar los casi cuarenta minutos que tardas en llegar a la oficina y continuar con la historia, que te tiene realmente enganchado. Sales de casa con el libro en la mochila o en el bolso mientras te diriges al metro. Consigues entrar y sentarte y tienes por delante unas cuantas paradas antes de tener que hacer el transbordo a otra línea. Abres el libro. Te despistas y miras por qué parada vas, dejando de leer unos segundos y teniendo que recuperar la frase. Sales del vagón, cierras el libro. Subes las interminables escaleras mecánicas y sin poder volver a abrirlo recorres un pasillo lleno de gente en hora punta.

Entras en el siguiente vagón, pero esta vez no puedes sentarte. Apenas tienes espacio para volver a abrir el libro unos minutos y releer lo que habías leído antes.

La gente te interrumpe al entrar y salir. Llegas a tu parada, cierras el libro. De nuevo escaleras mecánicas, sales a la calle, no puedes ir leyendo mientras caminas a riesgo de darle un golpe a alguien o peor aún, acabar teniendo un accidente. Llegas a la oficina. Tiempo real de lectura: diez escasos minutos.

Imagina ahora la misma situación pero con un pequeño cambio. Sales de casa, conectas los auriculares a tu móvil, seleccionas un audiolibro y aprietas el botón “reproducir”.

Empieza la historia. Haces los transbordos, subes, bajas, sales a la calle, llegas a la oficina sin haber detenido la narración ni un segundo. Tiempo real de lectura: cuarenta minutos. 

Si a estos cuarenta minutos les sumas otros tantos en los que no puedes leer en papel pero puedes estar escuchando una narración, de pronto el tiempo ese que llevas tiempo buscando para disfrutar de un buen libro lo tienes entero a tu disposición.

Audiolibros, viejos conocidos en muchos países

Los audiolibros son un formato de larguísima tradición en Europa y en Estados Unidos, y aunque existía la leyenda urbana de que en España no había demanda, lo cierto es que tanto autores como editoriales están trabajando para dinamizar el mercado.

La oferta de audiolibros en español ha crecido un 33% en los últimos doce meses y, lo que hasta ahora era una tendencia global del formato (que lleva más de tres años creciendo en número de dos cifras), empieza a sentirse aquí.

¿Por qué los audiolibros son el formato con más proyección?

Todos los expertos coinciden en que los audiolibros están teniendo tan buena acogida por al menos tres factores. El primero es la curación de contenidos y el trabajo en producciones de alta calidad; por otro lado la enorme penetración de los teléfonos móviles hacen que todos tengamos constantemente con nosotros un dispositivo de reproducción cómodo y fácil de usar. Finalmente, la llegada al mercado de modelos de comercialización de contenidos culturales en formato digital como son Netflix  o Spotify, han allanado el camino, creando en los usuarios un nuevo hábito de consumo donde no importa pagar por contenidos sino la facilidad del acceso a los mismos.

Algunos lo llaman la “Netflixización” de la cultura.

Las buenas noticias son que ya disponemos en España de un catálogo realmente potente de audiolibros en español y de las plataformas que ofrecen el servicio de acceso a los mismos.  Sin ir más lejos, Storytel , la principal plataforma de audiolibros de Europa acaba de aterrizar en España, con un  catálogo en español alcanzará los 1.000 títulos de cara a las próximas Navidades y cuenta ya con 35.000 títulos en inglés.  Storytel lanzó su servicio en 2005, hasta la fecha ha tenido más de 27 millones de escuchas de sus audiolibros.

Storytel cuenta en Europa con más de 500.000 suscriptores de pago y un catálogo de más de 60.000 audiolibros.

Y solo necesitas llevar contigo el teléfono móvil

El funcionamiento es realmente sencillo. Uno se suscribe a través de la página web y una vez hecho esto, con el App descargada en tu móvil, ya puedes seleccionar el libro que quieres escuchar. Puedes descargarte a modo “offline” todos los libros que quieras.

Esto significa que aunque no tengas una conexión a internet disponible podrás seguir escuchando tu libro (ideal para viajes en avión, por ejemplo).

Audiolibro Patria en Storytel
©Storytel

La tradición oral regresa a nuestras vidas en el siglo XXI

Una de las principales réplicas de aquellos que aun no han probado el formato de los audiolibros, o los podcasts que también tienen un éxito sin precedentes en el mercado español, es que nada puede sustituir el tacto del papel, el olor del papel, el happening de pasar por la librería o de sentarte con una taza de café en tu butaca preferida a devorar tu nueva lectura… Es cierto.

Sin embargo, la principal respuesta de aquellos que ya se han aficionado a la literatura sonora, es que sin sustituir a nada, es el mejor complemento que han encontrado para poder leer más. Aseguran que les facilita la concentración, que les ayuda a involucrarse más en la historia y que sienten que es una forma muy natural de consumir historias. Al fin y al cabo, somos hijos de la tradición oral mucho antes de que el papel irrumpiera en nuestras vidas.

La plasticidad del cerebro humano ha sido estudiada una y mil veces por disciplinas como la neurociencia y ha demostrado, en todas las ocasiones, que la literatura sonora, la tradición oral, la narración y la voz son herramientas vitales para la asimilación de información, para la fijación de recuerdos y para potenciar la memoria. Las narraciones generan recuerdos más vívidos, estimulan los sentidos de una forma diferente a la literatura escrita y crean vínculos más fuertes con la historia.

Escuchar, leer en papel… Si el resultado es aprender y disfrutar con un buen libro, el formato no importa.  Con el audiolibro hemos encontrado el tiempo que andábamos buscando.

¿Te ha interesado? Prueba Storytel ahora.

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Crece la venta de arte online, museos y galerías perfeccionan sus visitas virtuales

mailto  facebook  twitter  google+

Disfrutemos, en pijama en el sofá, de las versiones originales de La noche estrellada o Las señoritas de Avignon. Más de 3.000 exposiciones han vestido las blancas paredes del MoMA desde que abrió sus puertas hace ochenta y siete años, y desde septiembre, buena parte de ellas está disponible gratuitamente en su web. Es solo la más reciente de una serie de iniciativas museísticas que nos brindan obras míticas de la historia a golpe de clic y en detalle.

El Arte ha sido uno de los últimos bastiones de la cultura en plantar su bandera en la red. Pero Internet está cambiando la forma de verlo, comercializarlo y entenderlo. Al comienzo de su aparición online, muchas voces temían que los museos quedarían vacíos al poderse visitar sus obras digitalizadas. Pero lo que ocurrió es que aumentaron sus visitas considerablemente, y hoy en día, cualquier museo o galería cuenta con su análogo digital para darse a conocer y difundir sus obras. Los visitantes, en un primer estadio virtuales, se ven interesados por colecciones que descubren acaso navegando por Internet, y que incitan a la visita real. El acceso al arte se vuelve, así, más democrático.

Internet y las tendencias digitales que recorren transversalmente la Cultura han multiplicado también el potencial de las galerías y los museos de toda la vida, ofreciéndoles un espacio en territorio online no solo para presentar su historia o fotos de sus edificios, y servir de taquilla anticipada. También para exhibir su catálogo, de manera que se puedan escrutar las obras con el ratón incluso en tres dimensiones (esto no ha hecho más que empezar), y hasta sus exposiciones, que encuentran en este terreno un bonus track para su naturaleza efímera. Y es que, normalmente, las exposiciones duran solo un mes, y después casi todas esas obras quedan en el fondo de almacén. Al exhibirlas online se consigue alargar el tiempo de vida expositivo, y la ampliación en todo el mundo.

Catálogos a pie de buscador

Sirvan de grandes ejemplos de digitalización la realizada por la National Gallery, que  permite acercarse en su web, y mucho, a los cuadros que cuelgan de sus 18 salas, o por la Tate Gallery, aunque ésta solo ofrece una parte de su patrimonio. También el Museo Louvre de París, que plantea una de las visitas artísticas más espectaculares de la red, permitiendo recorrer, sin levantarse del sofá, las salas en las que alberga sus antigüedades egipcias, y, por supuesto, el proyecto Google Art Project, promovido por el hegemónico buscador de Internet, que nos acerca hasta la pincelada más de 1.000 obras de casi 500 artistas, y con una visión de 360 grados, las salas de 17 grandes museos como el Hermitage o el Reina Sofía.

Poder escrutar tan de cerca, al milímetro, los cuadros, pondría en 1-0 el marcador del encuentro visita virtual vs visita física. “Muchas de las obras de arte que encontramos en museos no ofrecen la posibilidad de acercarnos a estos detalles, al hallarse tras un vidrio y una barrera de seguridad, indica Ruiz. Aunque, cuando ese acercamiento no es posible, ni tampoco el volcado completo de la colección, empiezan los agravios comparativos. Esto ya ofrece una visión sesgada, cuando no una priorización del discurso expositivo desde la institución, que para el internauta puede diferir de una potencial visita real, lamenta el autor. Además, muchas veces las visitas virtuales generan una expectativa que no se corresponde con la realidad, esto es, espacios en silencio y vacíos, posibilidad de ver la obra sin perturbaciones de ningún tipo….

Hay quien mantiene, no obstante, que ver una obra en la pantalla digital nunca será lo mismo que en carne y hueso, porque le falta emoción, y es imposible apreciar una obra en su conjunto a través de una pantalla. Cuestiones de factura, soportes o estados de conservación en ocasiones solamente quizá sean perceptibles solo con la obra ante nuestros ojos. La fotografía digital, aunque con resultados de calidad impresionantes, siempre es susceptible de retoques a través de aplicaciones informáticas que pueden llevar a engaño o falsear la realidad de la obra. Aunque estos distingos dependen del tipo de obra, por ejemplo, en caso de la fotografía digital casi no hay diferencia entre visualizarla en papel o en pantalla, y además afortunadamente hoy la tecnología permite visualizar con una alta calidad final.

El Prado como referente

El reto está, por lo tanto, en la capacidad del museo para ofrecer un contenido online de calidad tanto en su interés como en la técnica. Una empresa, ésta, nada fácil. Ni barata. Ni mucho menos rápida. La digitalización de las colecciones artísticas es una ardua tarea de una complejidad mayor que la catalogación de los fondos bibliográficos, dada la heterogeneidad de objetos a ser catalogados, y los museos y galerías, más que falta de interés por aportar su versión online, adolecen de falta de financiación, que ha provocado que las iniciativas cumplan solo en muy pocos casos las expectativas. Actualmente el número de catálogos digitalizados es muy inferior a lo que podemos pensar, y los que encontramos en la red presentan carencias como la falta de criterios estándar, informaciones extremamente sucintas, reproducciones digitales de las obras con poca calidad, falta de actualización de los contenidos…

En España, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía muestra en su página web una selección de más de 7.000 de las obras que forman parte de sus fondos (que superan los 35.000), además de las salas en las que se encuentra cada cuadro o escultura junto con una explicación de cada una. El Museo Thyssen, por su parte, presenta imágenes de sus obras más destacadas, descargables a una resolución de 72 ppp (puntos por pulgada). Y también el Museu Nacional D’Art de Catalunya (MNAC), el Museo Picasso o el Museo de Bellas Artes de Bilbao dan acceso a visitas online de sus entrañas artísticas.

Pero, para muchos, quien ha hecho mejor los deberes en digitalización es el Museo del Prado, cuyo catálogo además de cumplir con rigor los criterios de informaciones básicas y complementarias (con una versión completa en inglés), así como una alta resolución de imágenes, también nos ofrece contenidos adicionales multimedia de cada obra. Este caso nos permite ver las posibilidades del medio digital que son muy amplias y que sólo en casos excepcionales como éste tienen un correcto aprovechamiento.

Cuadros al carrito de la compra

Las corrientes digitalizadoras se proyectan también en el comercio de las obras de arte. Ferias nacidas para ser solo online, como la VIP Art Fair; plataformas internacionales como Saatchi Art, Virtual Gallery o People Art Factory, que sirven de escaparate para que sean los propios artistas o comisarios quienes alojen su portfolio y lo vendan prescindiendo de intermediarios; o salas de subastas para internautas, donde pujar en zapatillas, desde casa.

Sonará poco glamuroso, pero la idea está calando. Las cifras cantan: según el informe ‘El mercado del arte online 2016’, de la compañía de seguros Hiscox, éste creció un 24% en 2015 respecto al año anterior. Eso sí, fue gracias al aumento de compras de jóvenes de entre 18 y 35 años, compras de millenials, que además, según el estudio, buscan prescriptores en las redes sociales, sobre todo en Facebook e Instagram. Y con un segundo matiz: los ‘baby boomers’ siguen siendo los que más dinero desembolsan, alrededor del 85% de los mayores de 60 años gastan más de 12.000 euros anuales en arte comprado en la red.

Artistas tecnologizados

Así las cosas, algunos artistas han empezado ya a buscar una mayor mímesis con la tecnología. A veces, el medio es el mensaje. Por ejemplo, Aram Bartholl utiliza el mundo digital para concebir obras que invitan a la reflexión sobre cómo nos relacionamos con éste. En Map, una instalación urbana, critica la forma en que vemos el urbanismo de las ciudades mediante la herramienta digital Google Maps donde los gráficos virtuales de localización ofrecen una imagen híbrida entrando a formar parte del mobiliario urbano de la ciudad.

Un futuro virtual

A la vista de lo expuesto, ¿tienen los museos y galerías de toda la vida las horas contadas?  Para David Ruiz, la visita virtual no se impondrá aunque sí se equiparará con las formas expositivas tradicionales. El arte de las visitas virtuales está aún en estado embrionario, en la actualidad, aquellos espacios expositivos que realmente tienen una presencia significativa en la red, es decir, que muestran las obras que albergan en su totalidad, representan un porcentaje muy bajo, y las posibilidades del medio digital se hallan poco exploradas, pero en un futuro la red se convertirá en un (ciber)espacio expositivo tan imprescindible como el físico. Querido Dalí, nos vemos en la web.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

¿La toxoplasmosis nos convierte en zombies?

mailto  facebook  twitter  google+

[DP] Pixabay

Están entre nosotros. De hecho, quizá tú seas uno de ellos. Has oído hablar de esta enfermedad cientos de veces, en relación al embarazo o si tienes gato en casa. Pero quizá no sabías los efectos que puede tener la toxoplasmosis. Convertirnos en zombies.

Muy extendida

Al menos eso indican los últimos estudios acerca de la forma en la que la toxoplasmosis afecta a la conducta humana. Hasta ahora se pensaba que el toxoplasma solo causaba síntomas leve en personas con un sistema inmunológico normal. Dolor de cabeza, fiebre, dolores articulares. Y sobre todo, los posibles daños que causa al cerebro de los fetos, motivo por el que a las mujeres embarazadas se les recomiendo evitar el consumo de alimentos crudos y el contacto con gatos.

La presencia de este patógeno está muy extendida. Se calcula que prácticamente el 20% de la población ha estado en contacto con el parásito toxoplasma gondii que la produce. Incluso hay quien la ha contraído y no ha experimentado síntomas.

Toxoplasma_gondii
Toxoplasma_gondii. Author: Ke Hu y John M. Murray. CC 4.0

Cambios de conducta

Al menos los más comunes. Porque desde hace unos años, los científicos alertan de que esta patología puede alterar el comportamiento de quienes la padecen. La gente con toxoplasmosis se convierte en más extrovertida y más dispuesta a asumir riesgos. Lo que hace el parásito en provocar que el cuerpo segregue más dopamina y otro tipo de hormonas que alteran la percepción mental del huésped.

Así, según diversos estudios, los infectados tienen mayores tasas de accidentes de tráfico, por ejemplo. También reduce la capacidad de atención y la formalidad ante situaciones serias.

El fundamento parece similar a los cambios de comportamiento que provocan otros parásitos

Dado que su objetivo es extenderse por el mayor número de sujetos posible. Los parásito segregan sustancias que desactivan los mecanismos de alerta de sus víctimas. De este modo, estos individuos son menos proclives a mantener la precaución de manera que están más expuestos a ser presas de otros animales. Y de esta forma, el parásito va infectando un cuerpo tras otro.

De este modo, cabe la posibilidad de que en muchas ocasiones, esa persona que vemos tan amante del riesgo, en realidad solo esté infectada por la toxoplasmosis. Y sea un zombie de un parásito microscópico.

Joven practicando un deporte de riesgo
Foto: Percyinter

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Yemen agoniza ante la impasibilidad del mundo

mailto  facebook  twitter  google+

Babies and children in Hodeida, in the north west of Yemen, are suffering from malnutrition and disease. Yemen imports 90% of its food, a lot of which comes through Hodeida but the port has been damaged during fighting. It is the poorest part of Yemen and is therefore suffering some of the worst malnutrition in the country. Save the Children is supporting a number of fixed facilities and Mobile Medical Teams which reach remote parts of Hodeida. We provide therapeutic food, healthcare and support to mothers such as nutrition advice. Staff at Hodeida health centre assess children's health and weight, including taking MUAC measurements.

Más de 20 millones de personas podrían morir en Yemen si Arabia Saudí no levanta el bloqueo sobre los accesos al exterior de este pequeño país. Es la conclusión de Naciones Unidas y más de 20 grupos humanitarios, entre ellos CARE, Save the Children e Islamic Relief, sobre la decisión de la coalición que lidera Arabia Saudí con la intención de intensificar el ya existente bloqueo sobre el país, cerrando el acceso a aeropuertos, puertos de mar y pasos terrestres a Yemen.

El origen de este incremento en el aislamiento internacional del país más pobre del mundo árabe es la represalia por un fallido ataque con misil contra el aeropuerto de Riad el sábado, reivindicado por los rebeldes chiitas hutíes. Ese acto provocó un cruce de acusaciones entre Riad, que apoya a las fuerzas gubernamentales yemeníes desde marzo de 2015, e Irán, que apoya a los hutíes, rebeldes.

Bloqueo internacional, tres años de guerra y una epidemia de cólera

De no levantarse el bloqueo, este pequeño país se vería abocado, en términos de la ONU, a la peor hambruna que ha visto el mundo en décadas, porque cerca de dos tercios de la población del país depende de suministros importados. Veinte millones de yemeníes requieren asistencia humanitaria internacional, de los que siete millones se encuentran en situación de hambre extrema. Esta situación se produce en medio de una guerra que dura ya tres años, dos de ellos con bloqueo y con parte del territorio yemení controlado por insurgentes, y una epidemia de cólera  que afecta a casi un millón de personas, y causa la muerte de un niño yemení cada diez minutos.

Aumento del precio de la gasolina y de los productos básicos

La crisis ha provocado ya una caída del valor de la moneda nacional, que si antes del fin de semana pasado cotizaba a 370 riales yemeníes por dólar, ha subido en pocos días hasta los 402 riales. El precio de la gasolina aumentó en un 50%, el del diésel casi se triplicó y las bombonas de butano han desaparecido, antes de una vuelta parcial del suministro el jueves tras la intervención de responsables rebeldes. El coste de los productos básicos aumentó entre un 10 y un 20% en pocos días, según varios habitantes.

Son impactos que caen como bombas en una ciudad que, en los años de guerra, ha cuadruplicado su número de mendigos, y donde algunos funcionarios llevan diez meses sin cobrar su sueldo. Además, la guerra entre los rebeldes y las fuerzas del presidente Abd Rabo Mansur Hadi ha causado ya más de 8.650 muertos y unos 58.600 heridos, muchos de ellos, civiles.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El impacto del meteorito que mató a los dinosaurios fue todavía peor

mailto  facebook  twitter  google+

Recreación del impacto del meteorito que mató a los dinosaurios
Imagen: Donald E. Davis

Que el impacto de un gran meteorito hace 66 millones de años fue lo que acabó con los dinosaurios parece ya fuera de toda duda. Pero se trata de una explicación muy reciente, de apenas 20 años. Y como teoría joven está sujeta a precisiones, a nuevos datos que permiten conocer el suceso con más detalle.

Sulfuros y CO2

Porque realmente no se conoce con exactitud cómo se desarrollaron los acontecimientos después del impacto de aquella roca de 10 kilómetros en el golfo de México. Ahora, un nuevo análisis trata de arrojar más datos sobre los fenómenos desencadenados por el impacto.

En concreto, parece que la caída del asteroide lanzó a la atmósfera tres veces más sulfuros y otros gases de efecto invernadero de lo que se pensaba hasta el momento. Es lo que ha revelado el estudio realizado los científicos del Instituto de Ciencia Planetaria de Tucson, Arizona, en Estados Unidos.

El impacto de Chicxulub, como aquel suceso catastrófico lanzó a la atmósfera unas 325.000 toneladas de sulfuros y 425.000 toneladas de dióxido de carbono. Todo en unos pocos segundos.

Todo fue muy rápido

La relativamente pequeña cantidad de CO2 podría haber contribuido a un calentamiento global de largo recorrido. Pero lo más importante es que la enorme cantidad de sulfuros en suspensión en la atmósfera habrían bloqueado los rayos solares mucho más rápido de lo que se creía. El resultado es que el invierno nuclear que vino tras la caída del asteroide fue mucho más súbito y rápido de lo que pensado.

Esto puede ayudar a explicar porqué la extinción de animales y plantas fue tan radical. No es que no tuvieran tiempo a adaptarse, es que apenas tuvieron tiempo ni de reacción.

Para llegar a esta conclusión, los expertos han tenido en cuenta diversos factores. El tamaño de la roca, la composición del lecho marino en el que impactó, el ángulo y la velocidad de la caída. Así han podido revisarse datos que se han dado por válidos durante dos décadas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias