Algunas novedades musicales con las que ir terminando la semana

Albert Hammond Jr – Far Away Truths Otra píldora del cuarto disco en solitario del guitarrista de The Strokes, el americano Albert Hammond Jr,...

Ilustradoras que consiguieron convertir las penas en unas buenas risas

mailto  facebook  twitter  google+

Este sábado os traigo una lista de ilustradoras que, personalmente, considero que son capacees de reflejar la realidad cotidiana más cruda desde el humor: consiguen darle la vuelta a la tortilla y crean ilustraciones con las que fácilmente te puedes sentir identificada y reírte. Al fin y al cabo, para esto estamos, para reírnos.

La lista no se ha hecho siguiendo ninguna clase de orden. Son todas igualmente recomendadísimas y sus estilos abarcan una gran variedad. En todo caso, sí que ha habido ilustradoras que se han quedado fuera de la lista por problemas y me gustaría hacerles una mención especial: Rocío Salazar y Ana Belén Rivero.

Flavita Banana

No voy a ocultar que Flavita Banana (que puedes seguir su instagram aquí) es mi ilustradora preferida.

 

Nueva entrega en @s_moda . En verano dibujo menos, ya veis.

Una publicación compartida de flavita banana (@flavitabanana) el

” width=”20″ height=”20″>” href=”http://

 

 

Imagen de Arturs Budckevics en CC en Pixabay

 

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

‘Kedi’, un documental sobre Estambul desde el punto de vista de sus gatos

mailto  facebook  twitter  google+

No hay tantas ciudades en el mundo que conserven animales callejeros, pero Estambul sí mantiene una curiosa relación de cariño con sus muchos gatos. “Durante miles de años han entrado y salido de la vida de las personas, convirtiéndose en una parte esencial de las comunidades, embelleciendo la ciudad”, se cuenta en el atípico documental Kedi. “Un gato es más que un gato en Estambul. Un gato es la complejidad, la cultura y la característica de toda Estambul”, se añade en la cinta.

Son cientos de miles de gatos los que vagan a sus anchas por esta frenética ciudad que muchos apodan el París de Oriente, y Orhan Pamuk, en su novela Estambul, describió divida “entre la cultura tradicional y la occidental, entre la minoría rica y los suburbios”. Estambul es una ciudad de contrastes, con un pie en Occidente y otro en Oriente, a medio camino entre la tradición y la modernidad.

Sus gatos constituyen todo un atractivo turístico, llevan millones de años deambulando por estas laberínticas calles, por el Sultanahmet (la Ciudad Vieja) o el entorno del Gran Bazar. Están, así, también a caballo entre dos vidas, la doméstica y la salvaje, con los turcos, concienciados por su tradición, respetándolos, considerándolos inteligentes y sintiéndose responsables de cuidarlos, darles de comer, abrigarlos del frío o la lluvia y contemplándolos para reflexionar sobre sus propias vidas. Los felinos llevan más de 3.000 años aquí, conocieron a los otomanos, venían de todo el mundo a este puerto pesquero para evitar los ratones en los barcos, e incluso los textos de Islam incluye historias sobre el amor que han de profesarle los humanos.

Taquillazo en Hollywood

En el documental, que ha sido un taquillazo en Hollywood, su directora, Ceyda Torun -de nacionalidad turca-, sigue a unos y otros, gatos y viandantes, retratando, con una estética sencilla pero exquisita, pequeñas historias y relaciones humano – felinas que se cruzan. Sarı, Bengü, Aslan Parçası, Psikopat, Deniz, Gamsız y Duman son algunos de los felinos protagonistas. Tienen cuentas de Instagram, se codean con directivos de multinacionales, encuentran carteras llenas de dinero y dan suerte a sus propietarios…

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ya hemos generado 8.300 millones de toneladas de plástico

mailto  facebook  twitter  google+

Plástico contaminando una playa en India
Foto: Ravi Khemka

Lo tenemos tan a mano que no lo pensamos, pero uno de los materiales que ha revolucionado nuestras vidas es el plástico. Y además, lo ha hecho en muy poco tiempo: En algo más de 100 años, se ha convertido en algo omnipresente a nuestro alrededor. Y no todo ha sido bueno.

800.000 Torres Eiffel

En todo ese tiempo, hemos generado nada menos que 8.300 millones de toneladas de plástico. Es decir, podríamos haber construido la Torre Eiffel unas 800.000 veces. Y el ritmo de producción se acelera vertiginosamente. La mitad de esos más de 8.000 millones de toneladas se ha generado en la última década y media.

Estos datos han sido calculados por un equipo combinado de las universidades de Georgia y California Santa Bárbara y la Sea Education Association. Y así expuestos, no parecen demasiado negativos. Al fin y al cabo, este material nos ha permitido hacer cosas impensables antes de su aparición y sobre todo, de una manera sencilla y barata.

6.300 millones de toneladas de plástico basura

Pero claro, una vez más está el asunto de nuestra gestión. Y esa no ha sido la mejor. De todo el plástico que se ha producido, 6.300 millones de toneladas son hoy residuos. Es decir, prácticamente el 70% del plástico que hemos fabricado es hoy basura depositada en algún lugar del planeta. Y de esta enorme cantidad de material, solo el 9% se ha reciclado. Es decir, hay alrededor de 6.000 millones de toneladas de plástico contaminando el planeta. Y es una cantidad que se incrementa a gran velocidad, dado que el principal inconveniente del plástico es que se degrada muy lentamente.

Tampoco es una solución muy brillante lo que se ha hecho con el 12% de estos residuos. La incineración puede eliminar el problema de la presencia física del plástico, pero genera emisiones altamente contaminante e incluso tóxicas.

Y las perspectivas no son nada buenas. A este ritmo, en 2050, unas 12.000 millones de toneladas de plásticos se acumularan sobre la superficie terrestre. Algunos en vertederos. Pero la gran mayoría contaminando el medioambiente.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Una científica halla un compuesto químico gracias a ‘The Big Bang Theory’

mailto  facebook  twitter  google+

"The Transporter Malfunction" -- Penny buys Leonard and Sheldon "Star Trek" collectibles as a thank you, leading Sheldon to be haunted by Mr. Spock. Meanwhile, Raj decides he has met the "Future Mrs. Koothrappali" after his parents set him up on a date, on THE BIG BANG THEORY, Thursday, March 29 (8:00 - 8:31 PM, ET/PT) on the CBS Television Network. Pictured (left to right): Kunal Nayyar, Jim Parsons, Johnny Galecki, Simon Helberg. Photo: Monty Brinton/CBS √?¬©2012 CBS Broadcasting Inc. All Rights Reserved

Sheldon Cooper ha hecho ciencia incluso al otro lado de la pantalla, en la vida real. Y es que el inefable “¡Bazinga!” de este personaje de The Big Bang Theory ha permitido a Na Hyun Jo, una científica recién graduada de la Universidad de Iowa, descubrir un nuevo compuesto químico. La ficción, de nuevo, inspira a la ciencia, y este camino de la pantalla al laboratorio ya se había recorrido antes, por ejemplo cuando algunas películas se adelantaron a los desarrollos científicos con los postulados que contenían sus tramas: Regreso al futuro, Blade Runner, La guerra de las galaxias, Matrix

Pero volvamos a esta creación de Chuck Lorre, icónica entre las sitcoms de los últimos diez años (se cumplirá una década de su estreno en septiembre), y en la que se narra la vida cotidiana de un grupo de científicos nerds que trabaja en Pasadena. Un día, la investigadora en cuestión llegó a casa, y como los científicos también se relajan viendo la tele, se puso la serie. Sheldon Cooper, personaje interpretado por el actor Jim Parsons, soltó entonces uno de sus habituales “bazinga!”, una expresión muy suya, que utiliza como grito de revancha, y que une los elementos de bario, zinc y galio. La científica, entonces, se preguntó si alguien habría tratado de crear ese compuesto, que, intuyó, podría servir de superconductor de altas temperaturas, o de cuasicristal.

Un resultado distinto al esperado

Pero el experimento, que llevó a cabo con su equipo, liderado por el jefe de su grupo de investigación, Paul C. Canfield, no concluyó como esperaba, el compuesto no ha resultado tener propiedades extraordinarias. Aunque sí se puede afirmar que se ha creado una nueva estructura ternaria y cristalina de bario, zinc y galio, con el nombre BaZnGa en honor a la serie que la inspiró. La experimentación en la ciencia es tan importante como la teoría.

Guiones con asesores científicos

No es tan sorprendente que The Big Bang Theory sea capaz de interpelar a los científicos, a fin de cuentas su equipo de guionistas cuenta con un asesor, David Saltzberg, que es físico y astrónomo, profesor en la Universidad de California, licenciado en Princeton y doctorado en Chicago. Saltzberg trabaja en los diálogos y tramas de cada capítulo de la serie, incorporando comentarios y chistes científicos. También supervisa las ecuaciones que figuran en las pizarras en las que, con frecuencia, trabajan los protagonistas.

Es una herencia saludable de 2001: Un odisea en el espacio, la película que rodó Stanley Kubrick en 1968, pionera como obra de ficción basada en un trabajo de documentación científica. Este tipo de asesoramiento se ha ido asentando, después, como norma en las series estadounidenses cuyas tramas están vinculadas a la ciencia, como Breaking Bad, cuyos guionistas fueron asesorados por  Donna J. Nelson, profesora de química en la Universidad de Oklahoma, o Doctor House, detrás cuyos diálogos y argumentos estaba el médico John Sotos. Incluso en otros temas como la política se busca ser escrupuloso: Jay Carson, funcionario retirado del gobierno de Bill Clinton, es el encargado de hacer realista y verosímil la trama de House of Cards, una visión a lo Shakespeare de la Casa Blanca, protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El tiranosaurio rex era incapaz de correr

mailto  facebook  twitter  google+

Reproducción de un tiranosaurio
Foto: Joeman Empire

De verdad que admiramos a los científicos, pero a veces… Qué empeño en chafarnos la diversión. De pronto se sacan un informe y todo lo que pensábamos no vale de nada. Y en ocasiones, la verdad es que el estudio nos deja sin diversión. Por ejemplo, ahora dicen que los tiranosaurios rex no podrían correr.

Un tiranosaurio perezoso

Es decir, nos hemos pasado nuestra infancia huyendo de t. rex imaginarios y resulta que estábamos equivocados. Hemos crecido con dinosaurios veloces persiguiendo rubias y policías gordos y ahora va y todo es una enorme mentira.

Un equipo de paleontólogos y zoólogos ha llegado a la conclusión de que, como mucho, un tiranosaurio podía moverse a una velocidad de 15 kilómetros por hora. Vale, no es cualquier cosa. Para escapar de él tendrías que correr con todas tus fuerzas. Pero sería posible. Porque además, no podía desarrollar esa velocidad durante mucho tiempo.

Demasiado gordo para correr

El fundamento lo han encontrado en el análisis de sus huesos, su estructura muscular y corporal y su peso. Una bicho de más de nueve toneladas con unos fémures tan corto y, relativamente, débiles, no podría descargar el peso de su corpachón sobre sus patas traseras son rompérsela a segundo paso. Estos nuevos análisis despejan la anterior creencia que sostenía que estos animales podían desplazarse a más de 50 kilómetros por hora.

Así que el sistema de caza de mítico animal prehistórico no es el que hemos visto cientos de veces en las pelis. Es decir, perseguir a sus presas. Es probable que esa visión la hayamos extrapolado de los depredadores modernos. Y porque para una peli queda mucho mejor, claro. Porque la realidad es que acechaba a sus víctimas y, sobre todo, atacaba a otros dinosaurios todavía más lentos que él. Lo cuál debía de menudear en el Cretácico. Y eso, muy cinematográfico no es que sea, la verdad.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias