Guillermo del Toro y la belleza del diferente

Pocas dudas caben de la esencia y personalidad que tienen las películas del oscarizado director mexicano Guillermo del Toro. Desde sus primeros títulos, como...

Fotografía analógica: un arte que deberías probar

mailto  facebook  twitter  google+

Lucía León

La fotografía analógica, actualmente, es un vestigio nostálgico de otra época donde las cosas no eran tan fáciles, tan inmediatas, tan compartibles y pertenecían a una esfera íntima trazada por la paciencia y la confianza en uno mismo. Hoy en día, aunque suene a actividad hipster, vale la pena revisitar este arte para ver de otra manera el mundo.

Cualquiera puede ser fotógrafo

Actualmente, cualquiera tiene la suerte de poder considerarse fotógrafo aficionado: todos cargamos en nuestros bolsillos con una cámara; tal vez no precisamente réflex, pero sí lo suficientemente decente como para sacar alguna instantánea interesante. Buscar qué es lo que vale la pena fotografiar, aunque solo sea para compartirlo por una red social, crea una mirada cercada, delimitada por lo que nos puede resultar interesante, condicionada por las capacidades que tiene nuestra cámara de capturar aquello. Es decir, es una perspectiva, al fin y al cabo.

Nuestras perspectivas son el principal encuadre

Las perspectivas son tan importantes que tendemos, inevitablemente, a encerrarnos en la nuestra. Estas nos construyen realidades determinadas que dependen de nuestros matices vitales: cuáles son nuestras rutinas, expectativas, momentos favoritos… Y aquí entra en juego la fotografía, que nos crea un ojo único, pues es capaz de reducir nuestra mirada periférica a un solo detalle, o ser capaz de alcanzarnos objetos lejanos o capturar a las personas que queremos como solo nosotros las vemos.

La fotografía es una evolución de nuestra perspectiva vital, hasta conseguir crear un relato que cuenta quiénes somos.

La fotografía analógica o como autoconocerse

Pero, ¿qué ocurre con la analógica? Simple: no conoces el resultado hasta mucho más tarde y las posibilidades son limitadas (además de caras). Es decir, la analógica coarta nuestra mirada para que ella misma se restrinja. Nos volvemos, por primera vez, selectivos con nuestra propia perspectiva. Seleccionamos con cuidado aquello a lo que le tenemos tanto cariño como para querer inmortalizarlo. Con la tecnología digital, uno puede hacer 100 fotos sin apenas inmutarse. En cambio, en la analógica, hay 24 tomas por carrete, habitualmente: hay que elegir con cuidado.

La fotografía analógica nos llevará a cultivar ciertas virtudes inseparables del carrete, como lo son la paciencia, la selección y la capacidad de verlo desde diferentes perspectivas. Es probable, que de repente colocarse tras el visor y buscar ese punto exacto en el que uno encuentra lo que quiere pueda considerarse tarea titánica. Pero es cierto que, tras un visor analógico, el mundo es distinto: las luces son más cálidas, las figuras más definidas y todo cobra un poco más de valor.

Así que vale la pena coger la vieja cámara de papá o mamá, esa que hay que enfocar manualmente y mover la manivela a cada foto. Entonces, salir a pasear y descubrir qué nos interesa realmente de nuestro entorno. Cuando los recursos son limitados, ¿qué imágenes queremos conservar?

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

mailto  facebook  twitter  google+

¿Cabeza como un bombo en el trabajo? ¿Problemas para pensar? ¿Dificultades para dormir al llegar a casa? Los motivos pueden ser múltiples, pero se incluye las malas condiciones del edificio de trabajo.

Hay, sin embargo, edificios llamados “verdes” o de bajo impacto ambiental que son también, además de buenos para el clima y la tierra, beneficiosos para la salud de los trabajadores. Las personas que en ellos muestran una función cognitiva superior en comparación con sus colegas en otros edificios de alto rendimiento que no tenían un certificado ambiental. Y esta habilidad cognitiva se manifiesta en una mayor capacidad para pensar y planificar.

Así lo ha revelado un estudio de la Escuela de Salud Pública T.H Chan de Harvard, en Estados Unidos. Los arquitectos se muestran cada vez más concernidos por el impacto de los edificios sobre el medio ambiente, pero éste es el primer estudio que muestra cómo el espacio afecta no sólo nuestra salud sino también nuestro cerebro.

Así, el estudio habla del “síndrome del edificio enfermo”, un término que apareció en los años 80, cuando los edificios comenzaron a volverse más herméticos y se redujo la cantidad que entraba aire fresco.

Las consecuencias de ese tipo de edificios serían, según la mencionada investigación, irritación de los ojos, nariz y garganta, dolor de cabeza, erupciones cutáneas y problemas respiratorios, que aparecen después de pasar horas en un espacio cerrado y que incluyen

Cómo mejorarlos

Para mejorar nuestras estancia en los edificios, se recomienda mejorar la ventilación, aumentando la cantidad de aire limpio y fresco que circule por el espacio cerrado. Reducir la presencia de sustancias químicas, es decir, elegir materiales y muebles que tengan bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles. Y además, es importante mantener una temperatura consistente a lo largo del día, permitir la entrada de luz natural, proteger el ambiente de los ruidos de la calle y minimizar los ruidos interiores, como los producidos por maquinaria. Y también limpiar las superficies regularmente para impedir la acumulación de polvo.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

La última decisión de Obama: prohibir prospecciones en el Ártico

mailto  facebook  twitter  google+

Ártico de Estados Unidos
Foto: William Troyer, U.S. Fish and Wildlife Service

A partir de hoy Barack Obama es historia. Entramos en una nueva época que promete ser apasionante. Obviamente, desde el punto de vista informativo. Pero lo que ha hecho el anterior presidente ya queda en los libros. Aunque parte de su legado perdurará para siempre.

Proteger el Ártico junto a Canadá

Una de sus últimas decisiones fue la de prohibir las prospecciones petrolíferas en el Ártico. La decisión se tomo en conjunto con el ejecutivo canadiense. El país norteño está gobernado por otro presidente que ha demostrado un activo compromiso ambientalista, Justin Trudeau.

La decisión presenta un carácter irreversible. Todo parece indicar que ha sido la última iniciativa de Obama para proteger este entorno. Sobre todo frente a las preocupantes posiciones defendidas por su sucesor. La zona de los mares de Chukchi y Beauford será un “área vedada para futuras extracciones de gas y petróleo”, aseguro el presidente norteamericano. Canadá hará lo propio con la zona ártica bajo su dominio.

Irreversible, en principio

Además de la excusa ecológica, Sally Jewell, secretaria de Interior expuso otras motivaciones. La de proteger la pesca y los recursos marinos de los que viven las comunidades de la zona.

No está claro si la lucha termina con esta decisión. En principio, un mandato presidencial le permite excluir zonas de perforación en virtud de una ley de 1953. Ningún mandatario posterior puede derogar o modificar esta decisión. Sin embargo, las empresas energéticas pueden llevar la decisión a los tribunales. Incluso, el Congreso, dominado por los republicanos, podría revisar la decisión.

Petroleras en contra

Y estas compañías no se han hecho esperar para manifestarse en contra de la decisión. El Instituto Americano de Petróleo, organización que agrupa a más de 400 corporaciones relacionadas con la extracción, refinado y producción de crudo ha criticado al presidente. Para los productores “esta propuesta va en la dirección equivocada justo cuando EEUU se ha convertido en el líder mundial de producción y refinado de petróleo y gas natural, al mismo tiempo que hemos logrado reducir las emisiones de carbono”, aseguran.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

¿Quieres convertir tu historia en un cortometraje?

mailto  facebook  twitter  google+

 

¿Te gustaría que el guionista de Ocho apellidos vascos o la directora de Una palabra tuya convirtieran tu historia, esa historia que no dejas de repetirle a la gente, en un cortometraje, y que este se estrenase en salas copmerciales de cine?

Ahora tienes la posibilidad. Registra tu historia a la web www.historiasquecuentan.com antes del 6 de marzo, ya sea en formato texto, audio o vídeo, y tendrás esa posibilidad. Tres cineastas, Borja Cobeaga (guionista de ‘Ocho Apellidos Vascos’ y director de ‘Pagafantas’), Ángeles González-Sinde (ex Ministra de Cultura, guionista de ‘La buena estrella’ y directora de ‘La suerte dormida’ o ‘Una palabra tuya’) y Fran Perea (intérprete en ‘De tu ventana a la mía’, ‘Balada triste de trompeta’ o ‘Las trece rosas’, estrenándose en este proyecto con su ópera prima) podrán elegirla para llevarla a la gran pantalla ern formato corto.

“Creo que es muy bonito que algo que le ha pasado a alguien se pueda llevarse a una gran pantalla, interpretado por un actor. El tópico de que puedes contar mejor cosas que hayas vivido, es verdad. Si te han hecho una cobra, podrás contar mejor Pagafantas. A mí me la han hecho”, bromeó Cobeaga en la rueda de prensa de presentación del proyecyo. “Con lo difícil que es poner en marcha un rodaje, cuando me llamaron para este proyecto me lo tomé como una gran oportunidad. Además, me hace muchísima ilusión ponerme al otro lado de la pantalla por primera vez. Es algo que me llama desde hace tiempo”, agradeció Fran Perea en el mimos evento.

“Por corta que sea la historia, puede darnos pie a fabular sobre ella. A mí me resultará muy difícil rodar algo que no sea una comedia, por triste que sea la historia que me manden. Tampoco me gustaría que me contaran sus sueños. Yo no haría nada al estilo Iñárritu”, explicó Cobeaga. “Es un desafío contar una historia, y en poco tiempo, nacida de la realidad.  Hay muchas historias, en el Cercanías me pongo las botas escuchándolas. A mí me costaría mucho rodar algo que no tuviera ni una mujer, como Los últimos de Filipinas”, indicó Sinde. “Yo, si tuviera que contar una historia real, creo que sería la de mis abuelos. Uno al Norte, otro al Sur, tierra de por medio…”, reflexionó Perea.

Los tres cortos se estrenarán en el mes de mayo de 2017, en una apuesta por este género, que “goza de una salud excelente en España, la tecnología permite hoy rodar mejor que nunca”, reivindicó Sinde. El proceso de rodaje, y la relación que entablarán los directores con los protagonistas de las historias, se documentará en un proceso doble, con vídeos que se difundirán de manera online, por un lado, y una serie fotográfica realizada por el fotógrafo Paco Gómez (autor de Los Modlin), por otro.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

La primera escuela sostenible está en Latinoamérica

mailto  facebook  twitter  google+

Niños en la escuela sustentable
Foto: Escuela Sustentable / Tagma

Para lograr los objetivos de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático uno de los elementos imprescindibles es la educación. Que las nuevas generaciones conozcan el calado de la cuestión, cómo afrontarla y reducirla. No hay más tiempo y es necesario actuar ya.

Una escuela sin huella ecológica

Por este motivo, iniciativas como la de la Escuela Sustentable de Uruguay son clave para transformar la mentalidad y educar en la sostenibilidad. Se trata del primer centro educativo público del mundo cien por cien sustentable. Es decir, todo lo que se consume en el centro se produce allí mismo. Todos los residuos que se generan son reciclado. Su huella ecológica es cero.

La escuela está radicada en el pequeño pueblo de Jauriguiberry, un pueblo de 400 habitantes a 80 kilómetros de la capital del país. El edificio se construyó con un 60% de materiales reciclados que van desde botella y latas a neumáticos.

Construcciones sostenibles

En las obras trabajaron 200 voluntarios de todo el mundo que tardaron siete semanas. Todo bajo la supervisión del arquitecto Michael Reynolds que ha desarrollado el sistema de construcciones sostenibles Earthship. La impulsora fue la ONG Tagma, una organización uruguaya de profesionales de la construcción. Estos especialistas buscan alternativas de edificación que supongan un intercambio justo y equilibrado con la naturaleza.

40 niños

En la construcción de la Escuela Sustentable se puso especial énfasis en aprovechar los recursos del entorno. La energía se obtiene a través de placas fotovoltaicas instaladas en el tejado. Y el agua de baños, consumo y riego se consigue a partir del filtrado y tratamiento del agua de lluvia. La escuela cuanta con un huerto habilitado para producir alimentos durante todo el año.

La escuela acoge a 40 niños de edades entre los 2 y los 13 años. Chavales que aprenden desde muy pronto y en contacto constante con el entorno, la importancia de la sostenibilidad.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias