Los surfers portan bacterias resistentes a los antibióticos

Estás entre las personas más envidiadas del planeta. Cuerpos esculturales, morenos todo el año y disfrutando de las playas más que nadie. Del agua...

Cabo Verde, hacía el 100% de energía renovable

mailto  facebook  twitter  google+

Molinos eólicos en Cabo Verde
Foto: Manuel de Sousa

Los pequeños ejemplos sirven en ocasiones para inspirar los grandes cambios. La organizaciones mastodónticas con los grandes estados o las corporaciones multinacionales muchas veces están anquilosadas y adoptar cambios es como tratar de mover la Gran Pirámide.

Un pequeño archipiélago

Por eso, hay que valorar los esfuerzos de países como Cabo Verde en beneficio de la sostenibilidad energética como muestra la revista QZ. El archipiélago está formado por diez islas habitadas frente a las costas de África Occidental. En total, su población supera por poco el medio millón de habitantes. Casi todos los habitantes del país tienen acceso a la electricidad, aunque ciertas comunidades siguen calentándose y obteniendo la energía del carbón.

Las especiales condiciones hacen que la energía sea un bien caro. Y los habitantes tienen un consumo de electricidad mayor que sus vecinos continentales. Son dos de los motivos que han llevado a las autoridades del país a hacer una fuerte apuesta por las energías renovables.

En diez años

El objetivo es que en diez años, el 100% del consumo energético del país sea de fuentes renovables. Aprovechar esas condiciones especiales a favor, en lugar de verlo como un hándicap. La apuesta se centra en la obtención de energía fotovoltaica y eólica. Otras alternativas, como la hidroeléctrica están descartadas, pues ninguna isla cuenta con fuentes de agua que hicieran posible el establecimiento de plantes de este tipo.

En la actualidad, las dos mayores islas del país generan el 25% de la energía que consumen en plantas eólicas. En una isla de menor tamaño, como Sao Vicente, este porcentaje está ya en el 84%. En cuanto a la energía fotovoltaica, los estudios aseguran que el país podría doblar su producción con relativa facilidad y unas inversiones que serían amortizadas en la década que el país se ha puesto como límite para cambiar su modelo energético.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Petroleras por el cambio climático

mailto  facebook  twitter  google+

Parece que las eléctricas y petroleras empiezan a escuchar los clamores sociales que les piden más responsabilidad ecológica. Al menos, las diez mayores petroleras del mundo han puesto en escena una unión en este sentido. Son la española Repsol, Saudi Aramco, BP, Pemex, Shell, Reliance, CNPC, Eni, Statoil y Tota, que el año pasado formaron el fondo OGCI Climate Investment, dotado con 1.000 millones de dólares, para apoyar el desarrollo de las tecnologías más prometedoras para luchar contra el cambio climático. Hoy, un año después, la alianza ha materializado su compromiso en forma de tres inversiones.

Por un lado, las diez petroleras han entrado en el capital de Solidia Technologies, una compañía de cemento y hormigón estadounidense que cuenta con una tecnología patentada para producir cemento con un 70 por ciento de menores emisiones de CO2, así como con un 80 por ciento menos de uso de agua, mediante la reutilización del dióxido de carbono.

En segundo lugar, el grupo ha invertido en Achates Power, una compañía fundada en 2004, que está desarrollando motores más eficientes para el sector de la automoción. Por último, la asociación participará en el desarrollo completo de una planta de gas natural con sistemas de almacenamiento y de captura de CO2, para desarrollarla comercialmente, con la intención de atraer tanto el apoyo de inversores privados como de los gobiernos.

El dinero, una incógnita

Lo que no ha dado a comocer la alianza de petroleras es la cantidad concreta de su inversión por estas tres vías. Sí se ha añadido que la OGCI está colaborando también con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Fondo para la Defensa del Medio Ambiente, con el fin de proporcionar un respaldo financiero y tecnológico al primer estudio mundial sobre los niveles globales de metano que cubra las carencias en la identificación y cuantificación de las emisiones de este gas.También se ha ampliado que está trabajando con el London Imperial College en investigaciones para obtener una imagen más precisa del nivel total de emisiones de gases de efecto invernadero en la cadena de valor del gas natural, desde el yacimiento hasta su distribución.

Prioridad, el gas natural

Los diez consejeros delegados que dirigen la OGCI han añadido que el gas natural es un elemento esencial para conducir la transición energética hacia un futuro con menos carbono.

La alianza de petroleras además podría seguir creciendo e incorporar a otros dos nuevos socios en los próximos meses, que aportarían también 100 millones de dólares cada una para reforzar el fondo. Entre las grandes petroleras del mundo que no están en este grupo figuran las estadounidenses Exxon Mobil o Chevron.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Este año, en Madrid hay una fiesta que tenemos que llenar

mailto  facebook  twitter  google+

Este año, como todos los años, habrá cientos de fiestas de empresa. Pequeñas, grandes, medianas. Te queremos proponer que ya que vamos a ir de fiesta, hagamos algo especial. Una fiesta solidaria. Click That Matters es un proyecto liderado por Dacil.

Este proyecto ayuda a ONGs en temas de comunicación, diseño y tecnología. Este proyecto es entre muchas cosas, algo esencial para el ecosistema de ONGs. Las ONGs se centran en su actividad troncal (sea cual sea). Click that matters ayuda a todas estas ONGs sin coste a mejorar su marketing, comunicación y presencia online. ¿Cómo te suena? ¿Bien?

Si te suena bien, han convocado una fiesta para que todos podamos celebrar este proyecto y ayudarles económicamente. Son 35 euros. Vamos a llenarlo entre todos.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Defender la Cuenca del Congo bailando

mailto  facebook  twitter  google+

Cuenca del río Congo
Foto: ESA

De todas las soluciones que podemos poner en marcha para combatir el cambio climático, quizá las mejores sean aquellas que nos indican que mejor no hacer nada. No hacer nada que continúe afectando a las grandes masas forestales terrestres, como el Amazonas o la Cuenca del río Congo en África.

Ahora Greenpeace ha lanzado una campaña que pretende llamar la atención sobre la situación e importancia de esa área del centro del continente. La Cuenca del río Congo abarca casi 4.000 millones de kilómetros cuadrados a lo largo de una ribera que entra en el territorio de nueve países.

Según la organización ecologista, la importancia de esta selv08a no radica solo en la biodiversidad que acoge o en las numerosas comunidades que subsisten obtienen recursos naturales de la vegetación. No es solo, por ejemplo, por las 43 clases de primates que viven bajo sus árboles. O por los 75 millones de personas que viven con el agua, materiales y alimentos que obtienen de la selva.

Más allá de todo eso, la Cuenca del Congo es un elemento clave en la absorción de CO2 y en la regulación climática del planeta. La segunda masa forestal más grande del globo tras el Amazonas, es capaz de absorber el equivalente a tres años de emisiones de quema de combustibles fósiles. Así de relevante es su papel en este lucha que mantenemos por controlar el clima del planeta.

Greenpeace quiere que el símbolo de la lucha por la conservación de la Cuenca del Congo sea el baile. Por ello ha puesto en marcha una acción en la que pide que todos nos manifestemos grabando vídeos en los que salgamos bailando. Y compartamos el contenido en los perfiles sociales con el hashtag #danceforthecongo, una etiqueta que ya ha empezado a expandirse en las redes.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Paul McCartney quiere que comamos menos carne

mailto  facebook  twitter  google+

¿Son especialmente valiosas las acciones socialmente responsables de las estrellas culturales, o son actos de marketing? ¿O algo que pertenece a su esfera privada y no ha de importarnos?

Paul McCartney cree en su poder. En la influencia que proyecta y ejerce sobre sus fans. La noticia de que es vegetariano hace tiempo que nos había llegado, se ironizó sobre el tema hasta en Los Simpson.  Por eso, puede que no sorprenda tanto que pida que reduzcamos el consumo de carne un día a la semana.

En formato cortometraje

Así nos lo pide en un cortometraje documental llamado One day a week, con el que propone no comer carne un día a la semana, y que amplifica con la campaña The Meat Free Monday (El lunes sin carne). El argumento esencial que manjea de esta campaña es el dato de que la ganadería es la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero,

Aunque la cinta aporta otros datos y recomendaciones para luchar contra el cambio climático a través del consumo responsable de alimentos, y lo hace de voz del propio al ex Beatle y de sus hijas, Stella y Mary, y otros célebres veganos Emma Stone o Woody Harrelson.

El propio McCartney ejerce de narrador del corto, en el que pueden escucharse canciones de su disco de 1997, «Standing Stone», y un tema inédito compuesto para la ocasión, titulado «Botswana».

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias