Los niños soldado no se unen a grupos terroristas por ideología

El de los niños soldados es un drama común, en algunas zonas de Iberoamérica, Asia y sobre todo en África. En el norte de...

Es un hecho científico: los latinos viven más

mailto  facebook  twitter  google+

Manifestación hispana en EEUU
Foto: Arasmus Photo

A ver si al final lo que le revienta a Trump es que los latinos sean más longevos. A ver si lo que en realidad sucede es que le da rabia ver a venerables y saludables ancianos hispanos disfrutar de su jubilación en Estados Unidos.

Los latinos viven más que los caucásicos

Porque ya es un hecho científico. En EEUU, los latinos viven más que la población de origen caucásico. Atrás quedan teorías peregrinas del tipo, solo los más fuertes inmigran a Estados Unidos o que los hispanos, cuando envejecen y enferman prefiere irse a sus países de origen.

Pues no. La evidencia científica es que los latinos envejecen más despacio. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, los latinos de Norteamérica tienen una esperanza de vida tres años superior a sus conciudadanos caucásicos. 82 años frente a 79.

‘The Hispanic Paradox’

Pero no es solo que lleguen más tarde a viejos. También en cualquier edad, los latinos tienen un 30% menos de riesgo de padecer patologías mortales que cualquier otro grupo étnico. Así lo revela otro estudio del American Journal of Public Heath.

Los desconcertados científicos norteamericanos llamaban a esto The Hispanic Paradox (La paradoja de los hispanos). Pero ahora han descubierto que este envejecimiento retardado tiene una clave genética. En la escuela de medicina de la Universidad de California UCLA analizaron cerca de 6000 sujetos de diferentes grupos étnicos. En concreto, se centraron en el estudio del ADN sanguíneo, clave para determinar la fortaleza del sistema inmunitario.

Así concluyeron que en la mayoría de los sujetos hispanos presentan factores que ralentizan el envejecimiento. Estos factores son determinantes en una menor incidencia de enfermedades graves, sobre todo las relacionadas con la obesidad y procesos inflamatorios e infecciosos. Sin embargo, son más propensos a padecer diabetes y enfermedades hepáticas que los caucásicos.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El coste de desmantelar Fukushima será el doble de lo previsto

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

El coste final para el desmantelamiento de la central de Fukushima y las compensaciones por el accidente ascenderá a más de 20 billones de yenes (unos 166.832 millones de euros/176.518 millones de dólares). Una cantidad que casi dobla los cálculos iniciales, según ha reconocido el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón.

El objetivo, en todo caso, es la reparación de los dramáticos daños causados por en la central atómica de Fukushima Daiichi de un terremoto de 9 grados Richter, que ocasionó un posterior tsunami el 11 de marzo de 2011. En concreto, son tres los reactores que estaban operativos en ese momento los que sufrieron fusiones, debido a la pérdida de refrigeración. Se prevé que el coste para desmantelar los reactores -un proceso que llevará al menos 30 años- se sitúe por encima de los 80.000 millones de yenes (667 millones de euros) empleados anualmente en la actualidad, lo que añadiría varios billones de yenes al coste total.

Las compensaciones suben el coste

Aunque el aumento del coste total se debe, fundamentalmente, al número de personas que pueden solicitar compensaciones económicas por daños derivados del accidente o evacuaciones -las emisiones y vertidos contaminantes tras el accidente nuclear, el más grave desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986, mantienen aún evacuadas a miles de personas que vivían en el entorno de la planta y han afectado gravemente a la agricultura, la pesca y la ganadería local-. Su número, cada vez es mayor. Otro motivo se encuentra en la dificultad de los trabajos de descontaminación, que inicialmente parecían más sencillos.

Tras el accidente, una estimación inicial cifró en 5,4 billones de yenes (45.044 millones de euros) las compensaciones económicas, en 2,5 billones de yenes (20.854 millones de euros) los trabajos de descontaminación, y en 1,1 billones de yenes (9.175 millones de euros) el almacenamiento de los restos radiactivos.

Los cálculos actuales elevan a 8 billones de yenes (66.732 millones de euros) en compensaciones y a entre 4 y 5 billones de yenes (entre 33.366 y 41.708 millones de euros) para labores de descontaminación.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

O los medios acaban con los fakes o los fakes acaban con los medios

mailto  facebook  twitter  google+

Fake publicado por El País

No. El pequeño refugiado sirio Marwan de 4 años no viaja solo por el desierto. No. Aquella no era la foto de un agonizante Hugo Chávez. No, los Simpson no vaticinaron la victoria de Trump 15 años antes. A poco que pienses, recordarás más noticias falsas que te sirvieron como ciertas. Más bulos, o fakes como se llaman ahora, que se cuelan en los medios generalistas. Antes prestigiosas publicaciones que ahora se comen noticias que no son tal.

Facebook y Twitter se unen a Google

Hace unos meses, Facebook y Twitter se unieron a Google para luchar contra lo que allí se llama también hoax (la otra denominación). Que las tres mayores empresas relacionadas con la comunicación se pongan de acuerdo en algo es síntoma de que el problema es grave.

Las dos redes sociales se han unido a la plataforma First Draft News, creada en 2015 con el apoyo de Google. Esta iniciativa reúne a más de 40 medios internacionales que buscan compartir conocimientos y experiencias. Elaborar métodos de trabajo y formación para periodistas con el fin de verificar las fuentes de sus noticias.

Cualquier podría pensar que eso ya existe. Se llama rigor y es un principio básico del periodismo, quizá el único. Se basa en no publicar nada que no esté suficientemente verificado: no fiarse de lo primero que se ve o se oye. Pero en la era de la inmediatez, donde los medios han de competir con plataformas como Twitter o Instagram, la calma necesaria para contrastar una noticia muchas veces es sacrificada.

‘Les Décodeurs’

Pero ningún medio que se pretenda serio puede estar al margen del peligro de publicar noticias falsas. Le Monde busca acabar con ese contagio en sus páginas. Para ello emplea a 13 personas en su unidad de verificación. Con el clásico toque romántico francés les llaman Les Décodeurs (los decodificadores).

Este equipo trata de crear un proceso para contrastar las noticias efectivo y ágil, si eso es posible. Crear una base de datos de páginas poco o nada fiables, frente a otras más creíbles. Incluso están diseñando una extensión para navegadores que avisará a los usuarios sobre la fiabilidad de la noticia que están leyendo.

16 ‘fact-checkers’

Porque al final un medio no es más que la credibilidad que le confieren sus lectores. Por eso, la publicación más prestigiosa del mundo, The New Yorker, cuenta con un equipo de 16 verificadores de noticias (fact-checkers). Son esos tipos que, como dice la famosa frase, “cuando van a publicar un artículo sobre el Empire State Building, llaman para comprobar que sigue allí”.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Un casco reciclable y de uso en bicicletas públicas gana el James Dyson

mailto  facebook  twitter  google+

 

¿Proporcionan servicios públicos de bicicletas como Bicimad un casco? En general, no, y probablemente por su coste. Pero la ingeniera Isis Shiffer, de 28 años, acaba de ganar el prestigioso premio James Dyson, organizado por la Fundación James Dyson y cuyo objetivo es apoyar a las nuevas generaciones de ingenieros, con un invento que viene a arreglar este panorma: EcoHelmet, un casco de ciclista hecho de una mezcla de papel y materiales reciclables.

Es plegable, gracias a su diseño en capas que conforman una estructura de nido de abeja y su estructura radial, que permite que se pueda doblar por completo. Y es resistente a la lluvia entre tres y cuatro horas, gracias a que se ha cubierto de una capa biodegradable.

Y lo más importante, su diseño, que evoca los cascos de cuero de la década de los 70, pone nuestro cráneo a salvo en caídas, según un certificado del Imperial College de Londres, un laboratorio de choques que lo ha testeado. Se venderá en las estaciones públicas inglesas de bicicletas por un precio de 4 Libras.

El premio James Dyson tiene una dotación económica de 37 mil dólares, con los que Isis Shiffer, graduada del Instituto de Diseño Pratt Institute de Nueva York, podrá desarrollar el invento. La creadora ha manifestado que estética y precio asequible son dos requisitos fundamentales para ella en la producción del tejido radial en forma de panal de abeja en grandes cantidades, así como mantener un espíritu ecológico y sostenible.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

El meteorito que le dio la vuelta a la Tierra como un calcetín

mailto  facebook  twitter  google+

Recreación del impacto del gran meteorito en el cretácico
Imagen: Donald E. Davis

Los científicos son esas personas que no viven en el presente. Su trabajo es avanzar el futuro. Aunque a veces, para ello, tengan que viajar al pasado. En este caso han viajado 66 millones de años atrás, al Cretácico. Hasta el momento en el que un gran meteorito impactó en la Tierra con la fuerza de cien bombas atómicas y cambió para siempre la historia del planeta. Y dejó una enorme cicatriz. El cráter Chicxulub en la mexicana península de Yucatán.

¿Qué ocurrió tras el gran impacto

Ahí siguen los investigadores tratando de desentrañar qué ocurrió inmediatamente después del impacto. Las últimas aportaciones hablan de un comportamiento increíble de la roca, como publica New York Times. De cómo millones de metros cúbicos fueron catapultados a la atmósfera. Eso ya se sabía. Lo que han descubierto los geofísicos del Imperial Collage London es más sorprendente.

El impacto del gran meteorito afectó a capas más profundas de la corteza terrestre de lo que se pensaba, como mostraron en Science en primer lugar. Materiales enterrados a kilómetros bajo el manto, fueron lanzados hacia la superficie donde se comportaron como fluidos durante centésimas de segundo. Rocas comportándose como agua. Aquel impacto debió de ser efectivamente algo bíblico.

Cómo se creó el cráter

Es así cómo se formó el cráter. Rocas como el granito ascendiendo a toda velocidad, desenterradas por el golpe del meteorito y creando un círculo perfecto con picos en sus bordes. Para comprobarlo, realizaron profundas catas en el terreno del anillo central del cráter. 66 millones de años de sedimentos les obligaron a perforar más de 600 metros de roca caliza.

Este hallazgo podría explicar por fin cómo fueron los minutos inmediatos a la caída del meteorito. Cómo los anillos del cráter se formaron por la emersión de materiales profundos y no por el desplazamiento de los elementos cercanos al impacto, como defiende la otra teoría de formación de estas estructuras.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias