Yo también (#MeToo)

Si habéis prestado atención a Twitter y a los muros de Facebook, habréis conocido al menos dos de las campañas a través de hashtags...

He vuelto a leer una revista adolescente y así me he sentido

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

Calle Marina de Barcelona, altura con Monumental; hay un pequeño quiosco que aún intenta mantenerse digno, aunque el papel ya no venda y las pantallas táctiles hayan desplazado los bolígrafos. Es uno de esos días en los que irremediablemente recuerdas todo aquello que ya no haces: ya no dibujas cada tarde, ya no comes pan recién hecho, ya no vas a comprar la revista una vez a la semana. Ya nadie va al quiosco a no ser que haya salido en el periódico él mismo o alguien conocido. Pero hubo una época en la que sí se iba. En ese momento, recuerdo lo que ya no hago, como leer revistas para adolescentes, y me paro en ese pequeño quiosco de la calle Marina de Barcelona.

Cuando quiosco aún se escribía kiosko, yo compraba la SúperPop. Y en ese puestecito de Marina me entra cierta nostalgia de las tardes tumbada en la cama pensando en que quería casarme con un Jonas Brother (Nick, por supuesto). Pregunto por ella, a ver qué me encuentro. El señor que atiende es bastante explícito sobre lo acabada y muerta que está la publicación: katapum chimpún, a tomar por culo se fue. Entre sorprendida por tal lenguaje y apenada por tal pérdida, vuelvo a casa pensando en mi adolescencia perdida.

¡Pero la historia no acaba aquí! Con una rápida búsqueda en Google encuentro la web de la SúperPop y OH-DIOS-MÍO CÓMO PODÍA LEER ESO.

Notícias, colores, nombres y un mareo

No sé ni por dónde empezar. Hay un montón de colores y, francamente, nombres de gente que no me importan. Noticias recientes y horóscopos. Más colores. Y el botón de me gusta de la página de Facebook, donde descubro que hay una compañera de clase de la universidad. No sé qué pensar al respecto. Mirad, mejor no le pregunto y sigo investigando el redescubrimiento del mundo adolescente.

La sección de noticias me parece caótica. Se ve que con la edad pierdes la capacidad de soportar los colorines. Es cierto que con 13 años tenía veinte colores diferentes en el estuche y los empleaba según un estricto protocolo. Ahora tengo un único bolígrafo Bic azul sobrio. Supongo que eso también se verá reflejado en la preferencia de prensa. Así que leer las noticias con tres colores diferentes me dejan en la fina línea entre la fascinación y el horror.

El lenguaje que se usa me deja pasmada. Me imagino la guía de estilo para los redactores web: Tope como único adverbio de cantidad aceptado; la palabra más no existe, solo el signo +; las exclamaciones son obligatorias cada dos frases. Los mensajes son fáciles pero la manera de contarlo es cercana, intentando ser de calle: parece que el cotilleo te lo cuenta tu amiga con una jerga callejera que escandalizaría a un académico de la RAE.

Dame tests y llámame ilusa

En realidad, lo que me fascinan son los tests. Nada más entrar en la web es lo primero que he hecho. He encontrado uno sobre saber la compatibilidad con tu amor en función del nombre. Pruebo con diferentes amigos: bajas posibilidades. Con un chico llamado Adrià me sale un 58% y abajo reza una recomendación: “Deja que comparta un secreto contigo, entonces comparte tú un secreto con él… y surgirá el amor”. Vaya. Qué fácil surge el amor.

Entre anglicismos y neologismos que no acabo de entender (cómo estar in love con el más top) voy haciendo tests y poco a poco voy descubriendo cosas que debería tener en cuenta: que los chicos se fijan en mi capacidad de entenderles, que debería confesarle mi amor eterno a ese chaval con una carta, que mis vacaciones perfectas con un cantante que ni recuerdo el nombre serían en una playa caribeña (si paga él, me apunto) y que le ponen un 9’5 de media a mis besos.

Tengo un momento de retroceso brutal después de reírme mucho y recuerdo que estos test eran muy importantes para mí, que de verdad los creía. Cuando me gustaba un chico buscaba todas las señales posibles de que fuera correspondido. Y siempre he vivido en ciudad, no tenía margaritas que deshojar, así que me compraba estas revistas. Cómo enamorarle: y si hacía falta conseguía la mandrágora que decían que necesitaba. Cómo saber si se fija en ti: y me pasaba el día analizando cada mínimo gesto.

Y las revistas marcaron mi adolescencia

Así que tal vez ahora las revistas para adolescentes ya no se publiquen, pero debo reconocerles lo importante que han sido para mí. Ya no las leo, por supuesto, pero las recuerdo con cariño. Tuve una época de querer pertenecer a una masa púber en la que poder dejar libres mis fantasías adolescentes extraídas de películas americanas y esta revista me lo permitió, así que encontré cierto sentimiento de hogar en cuatro páginas saturadas de imágenes.

Así que por hoy, en un día en el que recuerdo todo lo que ya no hago, voy a dejar las redes sociales de lado y me voy a sentar a ser adolescente de nuevo. Necesito saber si El Chico Que Me Gusta (ECQMG) está colado por mí y cómo conseguir enrollarme con él después de un finde top: ¡Apostando por mi sonrisa!

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Vídeo

El Burning Man – Desert Cosmonauts

mailto  facebook  twitter  google+

Juan Rayos acompaña a todos los integrantes de la agencia de publicidad La Despensa a vivir la mayor aventura de sus vidas. El resultado es un viaje visual sorprendente.

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Cómo disfrutar las cataratas de Iguazú [Guía de Viaje]

mailto  facebook  twitter  google+

©Marcos del Valle

Hay un destino que todo viajero debe tener en sus planes y disfrutar las cataratas de Iguazú. Porque no todo va a ser viajar por el hemisferio Norte, y como sabemos que muchos de vosotros nos leéis desde el Sur, a donde está a punto de llegar el verano, hemos pensado que hay un destino que no os podéis perder. Claro, que Iguazú es un destino “must” sin importar desde dónde llegues.

Otra guía en primera persona

En Leequid hemos confiado nuestra sección de viajes a El Mundo se ve Bien, porque con Marcos, su autor, leerás las experiencias reales de un viajero como tú. Olvida las guías escritas a golpe de wikipedia y archivo. Nuestras guías están basadas en las aventuras y anécdotas personales que te contaría un buen amigo que ya ha estado en tu próximo destino.

Un viaje a los dos lados de Iguazú

En dos o tres días, puedes disfrutar de toda la experiencia de uno de los mayores espectáculos del mundo y la naturaleza, incluyendo un vuelo por encima de las cataratas o navegar bajo ellas. Eso desde América es más fácil que desde Europa u otro lugar, por las distancias, por eso Marcos nos recomienda tenerlo previsto si pensamos “cruzar el charco”:

“Desde España es muy caro viajar a Argentina y además es complicado hacerlo en buenas épocas para disfrutar mejor del país en primavera u otoño”

Para los que vayan justos de tiempo y presupuesto la opción es recortar una noche y hacer el plan propuesto durmiendo sólo dos noches allí, si es posible llegar por la noche el día uno y volar por la mañana el día tres.

Toda la información real de Iguazú

Como siempre, en nuestra guía de viaje recomendada, y gratuita, tienes todos los detalles y consejos necesarios para disfrutar al máximo de tu visita y estancia. Desde cuándo ir, cómo llegar y dónde dormir, hasta qué comer, qué excursiones hacer y lo que no te puedes perder de ninguna manera. Y los típicos trucos que normalmente sólo descubres cuando ya estás allí…

“Fundamental llevar calzado cómodo y a poder ser resistente y cerrado, las chanclas en la maleta para ocasiones contadas, pero hay que andar mucho y llevar buenos neumáticos es fundamental”

 

Aunque no sepas cuándo podrás visitar personalmente este paraíso, no dejes de hacerlo virtualmente leyendo en nuestro blog recomendado de viajes, El Mundo se ve bien: Guía de Iguazú.

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

‘Fuego en el mar’, el inmigrante y el lugareño se encuentran en la gran pantalla

mailto  facebook  twitter  google+

©Fuego en el Mar

Fuego en el mar, el poético documental del realizador Gianfranco Rosi ganador del Oso de Oro en Berlín y representante de Italia en los Oscar, relata cómo aprecia un niño de doce años, que sufre una metafórico ojo vago, la llegada de migrantes africanos a la localidad italiana donde vive, Lampedusa.

Así, la cinta describe el día a día en esta pequeña isla de vida pesquera, de 20 km cuadrados de territorio y algo más de 5.000 habitantes, ubicada a 205 km de Sicilia y 113 de Túnez, que en las últimas dos décadas ha visto arribar a sus costas a unas 400.000 personas migrantes. Con vida. Porque se calcula otras 15.000, nada menos que 15.000, murieron en el intento, encontraron su tumba en el mar Mediterráneo. Es, así, uno de los puntos de Europa que mayores retos afronta en política de inmigración. Y, en ese mosaico de cotidianeidad, de vida tranquila y tradicional, la cinta intercala escenas reales de los equipos de salvamento y acogida, atendiendo a los inmigrantes. Escenas que irrumpen para imponer otro mundo dramático que convive junto al viejo continente.

Vida ordinaria y extraordinaria, vecinos del barrio y vecinos venidos desde muy lejos. Documental y ficción, ojo vago y ojo preciso. Solidaridad, sí, pero también indiferencia.

El cine lleva años haciéndose consciente de la inmigración, con películas con películas como Wellcome, Harragas o, en España, Flores de otro mundo.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

La Chica del Calendario – La nueva “Sombra de Grey”

mailto  facebook  twitter  google+

Seamos claros. En cuanto un libro erótico se hace menos erótico y más romántico se encasilla en el segmento de las “Sombras de Grey”. Pero antes de todo esto había un libro que se llamaba las Edades de Lulú de Almudena Grandes que es ese mismo tipo de libro. Quizás el de Almudena es más realista y tiene un tono algo más pesimista, pero es la misma idea de libro. Un viaje por los mejores momentos de una película porno, pero aderezado de amor y contenido.

Seamos honestos, a todos nos gusta el sexo

En el caso de la Chica del Calendario tenemos a una protagonista que quiere vivir una vida de “Escort”. ¿El motivo? Necesita dinero. Mia Mucho dinero. Para ser exactos un millón de dólares. Y ella solo tiene un año para saldar sus deudas.

El tema es que de arranque el libro tiene un problema y es que los números no cuadran.

Puedes ganar 1 millón de dólares en 1 año siendo una “Escort”

Según un ranking de Escorts, la noche de la más cara puede estar entre los 1000 y 2000 $ por noche. Ya estamos hablando de un sablazo en condiciones para alguien que quiere disfrutar de una chica espectacular toda una noche. La cosa puede llegar hasta los 4.000$ por noche pero ya estamos hablando de lujo extremo. Lo mejor es que aun en ese supuesto, estamos hablando de que Mia debería trabajar 24/7 para poder llegar a una cifra de 1 millón de dólares.

¿Es tan glamurosa la vida del Escort como se dice?

En verdad, ¿qué hace diferente la vida de una Escort de la vida de una prostituta normal? Se supone que una escort cobra más por ser más guapa, pero todo lo demás es lo mismo. Mismo trabajo, mismo tipo de cliente (con un poco más de dinero, pero con los mismos pocos escrúpulos). No pienses que por llamarse Escort es algo mucho mejor.

 

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias