Yo también (#MeToo)

Si habéis prestado atención a Twitter y a los muros de Facebook, habréis conocido al menos dos de las campañas a través de hashtags...

Google y Facebook se unen por cable

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Google

Estamos acostumbrados a ver a las grandes compañías tecnológicas compitiendo entre sí. Google, Apple, Samsung, Facebook sacando productos similares con los que tratan de arrebatar al público al oponente. Y cabe preguntarse de qué serían capaces si estás empresas cooperaran entre ellas. Como ahora hacen Google y Facebook.

Un cable de 13.000 km

No es que vayan a ofrecernos un nuevo producto o plataforma de esos que revolucionan nuestra vida cada dos meses. En este caso, el motivo de la unión es más prosaico. Un cable submarino de casi trece mil kilómetros.

Se trata del Pacific Light Cable Network (PLCN), un nombre extraordinariamente descriptivo para lo que estás compañías suelen ofrecer. El apoyo logístico y técnico viene de la empresa China Soft Power Technology. Ellos serán los encargados de tirar este cable de fibra óptica y colocarlo con cuidado bajo el mar.

120 terabits por segundo

Lo que Facebook y Google buscan en este cable es ampliar la capacidad de transmisión de datos. En concreto, conseguir más ancho de banda entre América y Asia. El cable cruzará todo el océano Pacífico, desde Los Ángeles y Hong Kong.

Se estima que esta nueva infraestructura permita transmitir hasta 120 terabits por segundo. Es difícil concebir qué cantidad de información es esa. Baste apuntar que en Google esperan que tenga la suficiente capacidad para permitir que 80 millones de personas puedan conectarse mediante videoconferencia de alta definición al mismo tiempo. Es solo un dato e ejemplo, aunque si se piensa en las cifras de población de esa zona de Asia, quizá no sea tan descabellado.

Juntos pero no revueltos

Sin embargo, no todo es asociación y buen rollo entre la compañía de Larry Page y la de Mark Zuckerberg. Cuando el cable esté listo, ambas empresas tendrán sus propios canales. En ningún momento compartirán flujo de datos.

PLCN completa la peculiar vuelta al mundo con cable de transmisión de datos. El pasado mes de agosto se iniciaba la conexión entre Virginia y Bilbao con el cable MAREA, que en este caso corre a cargo de Facebook, Microsoft y Telefónica.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

¿Quién descubrió el río Amazonas?

mailto  facebook  twitter  google+

(CC) Andre Deak / Flickr

Cristóbal de Acuña, misionero jesuita español y explorador en América del Sur, rector del colegio jesuita en Cuenca, Ecuador.

En 1638 fue enviado por el virrey para acompañar a Teixeira en su viaje de retorno por el Río Amazonas.

De Acuña descubrió el gran río del Amazonas y suya fue la primera descripción de primera mano de la Amazonía que se había impreso.

 

 

Foto de Andre Deak. Creative Commons.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

¿Cuánta gente vive en el mundo? 7.000 millones

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Guzmán Lozano (CC)

La ONU calcula que hay más de 7 mil millones de seres humanos que viven en la Tierra, sin embargo, hace 200 años que eran menos de mil millones.

En 50 años se ha multiplicado por 2 la población en la tierra.

  • Año 1950 población: 2.556 millones
  • Año 1960 población: 3.039 millones
  • Año 1970 población: 3.706 millones
  • Año 1980 población: 4.453 millones
  • Año 1990 población: 5.278 millones
  • Año 2000 población: 6.082 millones
  • Año 2010 población: 6.848 millones

Estimaciones recientes sugieren que el 6,5 por ciento de todas las personas que han nacido viven actualmente. Este es el hecho más notable sobre el crecimiento de la población mundial: desde hace miles de años, la población creció muy lentamente, pero en los últimos siglos se ha incrementado dramáticamente.

Entre 1900 y 2000, el aumento de la población mundial ha sido tres veces mayor que en toda la historia anterior de la humanidad.

Una imagen de la población mundial en el muy largo plazo se ajusta al patrón de crecimiento exponencial (cuando una población crece exponencialmente la tasa de crecimiento es proporcional al tamaño de la población). Sin embargo, una observación empírica de cómo las tasas de crecimiento se han desarrollado en el curso del siglo pasado revela que este patrón ya no se sostiene.

Se ha reducido la velocidad de crecimiento, pero no el total del crecimiento

La tasa anual de crecimiento de la población ha sido recientemente menor. Así, un largo período histórico de crecimiento acelerado ha llegado a su fin; la tasa anual de crecimiento de la población mundial alcanzó su punto máximo en 1962, en torno al 2,1%, y se ha reducido a casi la mitad desde entonces.

La historia del mundo se puede dividir en tres períodos marcados por distintas tendencias en el crecimiento de la población.

El primer período fue muy largo pero de un crecimiento de la población muy lento.

El segundo período, que comienza con el inicio de la modernidad (con el aumento de los niveles de vida y mejorar la salud) y que dura hasta 1962, tenía una tasa creciente de crecimiento.

Ahora ese período ha terminado, y la tercera parte de la historia ha comenzado; la tasa de crecimiento de la población está disminuyendo y probablemente seguirá cayendo.

Cada 1000 millones de humanos empujan al ecosistema al extremo

Actualmente un 40% de las tierras se usan para cultivo. Si la población crece un 30%, estamos hablando de poder llegar a más de la mitad de la superficie disponible en la tierra ser empleada para cultivo. Esto pondría a los ecosistemas naturales al borde de la desaparición. Y solo estamos hablando de comida. A esto hay que sumar el agua y energía. Los próximos años van a ser muy interesantes.

 

Foto: Guzmán Lozano (Creative Commons en Flickr)

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

‘Animal Collective’, la vanguardia del cómic europeo en Madrid

mailto  facebook  twitter  google+

Ambiciosa exposición para quien quiera conocer las últimas tendencias internacionales en el arte del cómic. CentroCentro acoge Animal Collective, una muestra de más de 350 piezas que incluye un conjunto de originales, serigrafías, esculturas, pósters, publicaciones y vídeos, sobre la vanguardia del cómic, realizado por un total de 26 colectivos contemporáneos de cómic e ilustración, destacando así los denominadores comunes y las diferencias que existen ahora mismo en el mundo del cómic, y dando la oportunidad de disfrutar de lo más vanguardista en esta suerte de dibujo y narración, Así como apreciar su relación con otras artes contemporáneas.

Colectivos

Los colectivos españoles presentes en esta exposición son: Me da la riso (Barcelona); Zángano Cómics / Gutter Fest (Barcelona); Apa Apa (Barcelona); Cero eficacia (Cáceres); Ultrarradio (Madrid); Tik tok (Madrid); Ruja Books / Yes Yes and No (Madrid); Liceo mutante (Pontevedra); Ediciones valientes / Tenderete (Valencia); Polen (Valencia); Inefable Tebeos (Valencia); Fosfatina / No tengo mamá (Vigo).

En cuanto a los extranjeros son: ALEMANIA: Spring; AUSTRIA: Tonto; ESLOVENIA: Stripburger; FINLANDIA: Kutikuti; FRANCIA: Lagon Misma; BÉLGICA: Frémok; ISRAEL: Actus Comix; ITALIA: Crack / La bagarre; LETONIA: kuš!; NORUEGA: Dongery; REINO UNIDO: Mould Map; y SERBIA: Matrijarsija.

Comisarios

Alberto García Marcos es uno de los principales responsables del blog colectivo www.entrecomics.com, que recibió el Premio a la Divulgación en el Salón del Cómic de Barcelona de 2010. En 2012 fue uno de los cofundadores de la editorial Entrecomics Comics y uno de los impulsores de GRAF, festival de cómic de autor y edición independiente, en 2013.
César Sánchez colabora desde 1994 en diversas publicaciones de carácter cultural, ha sido secretario de las Jornadas de Poesía en Español, coordinador de actividades paralelas del festival Actual y ha traducido, solo o en colaboración, más de 30 títulos, así como de media docena de prólogos para libros de poesía, ensayo y fotografía. En 2006 funda la editorial Fulgencio Pimental, que sigue dirigiendo en la actualidad.

Se podrá visitar hasta el 29 de enero y la entrada es gratuita.

heikki_ronkko-kutikuti-web

animal_collective

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

A qué suena un Nobel de Literatura

mailto  facebook  twitter  google+

Bob Dylan en Toronto
Foto: Jean Luc

Bob Dylan era un chaval agarrado a una guitarra. Puede parecer simple pero él ya había aprendido de Woody Guthrie que esa es un arma definitiva. Así que se puso a disparar. Las balas eran versos afilados, entonados con su voz nasal y queda. Golpes al establishment de un tipo que parecía tan frágil que podría ser arrastrado por el viento.

La protesta como género

Así convirtió la protesta social en un género musical apoyado en el rollo folkie. En 1963, con The Freewheelin’ provocó un terremoto con el vuelo de una mariposa. Blowin´ in the Wind y A Hard Rain’s A-Gonna Fall le pusieron al frente de la manifestación. En la época más convulsa de la sociedad norteamericana desde la Segunda Guerra Mundial, Dylan se erigió en el flautista de Hammelin. Sin él quererlo ni pretenderlo. Es así cómo surgen los héroes.

Era un buen sitio en el que estar. Con el reconocimiento de toda una nación y el respaldo a cada palabra y cada verso. Pero para él no era suficiente. Porque Dylan no es un político. Es un artista. Por eso ha ganado el Nobel de Literatura, no el de la Paz.

Bob Dylan eléctrico

Así que en 1965 se decidió por su famosa y controvertida electrificación. Con el simple gesto de cambiar su guitarra acústica por una eléctrica se enfrentó a su propio personaje. Muy pocos lo entendieron en aquel momento. Bringing It All Back Home y sobre todo Highway 61 Revisited fueron acogidos como una traición. Hoy son obras elementales de la música popular del último siglo.

No solo cambió el sonido. También el contenido. De las proclamas pasó a la ironía, algo mucho más acorde con él mismo. Al final resultó que, una vez más, tenía razón. El mensaje pasó de la calle a la tele. Del círculo más o menos íntimo al público global. También ayudó el ir firmado una obra maestra tras otra. Blonde on Blonde, Nashville Skyline y Blood on the Tracks unos años después.

Los ochenta no fueron buenos para Dylan. No fueron buenos para nadie. Pero navegó la ola con la experiencia y el talento que ya no se pueden negar. Al final de la década, junto a Roy Orbison, George Harrison y Tom Petty formó Traveling Wilburys, con los que volvió a la senda del éxito de la forma más insospechada.

El dinosaurio

A partir de ahí, la vida de dinosaurio. Giras mastodónticas. Discos correctos que encierran alguna canción brillante. Pero sobre todo, el ser una referencia andante para tantísima gente.

Y al tiempo un alejamiento del viejo Dylan. Con conciertos de telonero de Juan Pablo II o pactando el repertorio en su gira china para no molestar a las autoridades con temas que el público pudiera considerar himnos para un nuevo Tiananmén.

Pero es el lugar que Dylan ha alcanzado a pulso. Ese al que pocos artistas llegan. El de poder hacer lo que le dicta su interés, cansado de responder a lo que dicta la conciencia. Quién puede reprochárselo. Él ya se lo ha trabajado. Ahora les toca a otros.

El premio

Es el primer músico galardonado con el premio Nobel de Literatura. Porque sus versos han vestido tantas pancartas y posters que se han convertido en mantras de la sociedad occidental. No es que Dylan haya pasado por el aro y se haya vendido. Es que la sociedad que hoy conocemos es, en buena medida, tal y como él la construyó.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias