Polémica propuesta para paliar el hambre en Brasil: pienso para personas

Es una idea, nada menos, de Joao Doria, el alcalde de la ciudad más poblada de Sudamérica, Sao Paulo, y posible candidato del Partido...
Ranking

Diez trucos para reducir colesterol comiendo más y mejor

mailto  facebook  twitter  google+
01

Lo primero que vamos a decirte es que preguntes a tu médico. Eso desde nuestra responsabilidad es lo que más te va a ayudar, porque sólo un profesional con la correspondiente analítica podrá decirte qué es lo que necesitas. Pero en el caso de que ya te hayan dicho que tu colesterolemia necesite que revises tu dieta, o que tengas interés en comer de forma más sana para prevenir problemas futuros, aquí vamos a darte algunas ideas gastronómicas, aptas para todos los públicos y bolsillos, con los que podrás comer mejor en cuanto a consumo reducido de grasas saturadas y, lejos de lo que piensas que es una dieta, podrás comer más variedad e incluso cantidad en tu menú diario. ¿El truco? Añadir ingredientes que reducen el colesterol “malo” (es decir, que no sólo no aportan colesterol “malo” sino que lo reducen o compensan con “bueno”) o sustituir algunos por otros. Prepárate para un buen apetito. Y de nuevo, recuerda que esto es una información genérica y debes hacer más caso a tu médico siempre.

 

ESPINACAS A TODAS HORAS, COMO POPEYE

Que aporten tanta fuerza como al marino animado tiene mucho de leyenda urbana y marketing, pero lo que sí se ha demostrado es que esta hortaliza es uno de los alimentos que son capaces de reducir la cantidad de colesterol en nuestro organismo con un consumo regular. Y la verdad es que no hay nada más fácil. Se encuentra en todo tipo de presentaciones y estados, desde cocida en frascos, congelada y ya habitualmente, fresca y en bolsas. Usarla para revueltos, o en lugar de la lechuga en ensaladas y acompañamientos es una delicia, y añadirle un puñado a todo tipo de guisos es rápido, fácil y como ves, saludable.

La Clave: La Luteína, que también previene de la DMAE.

02

BLANCO Y EN BOTELLA, LA LECHE EN CASA.
Lo primero que te prohibirá el médico si tienes colesterol son los lácteos normales. La mantequilla es 100% grasa animal saturada, y por eso, la leche sin desnatar es uno de los alimentos que tomamos a diario que más nos puede perjudicar, sobre todo si excedemos de una taza con el café y nos gusta hacernos batidos pensado que son saludables. Y lo son, pero hay que tener cuidado con la proporción. Existe leche desnatada, pero normalmente no gustan tanto como la entera, y es normal, porque en realidad es “menos” leche. Un pequeño truco es mezclar en una jarra o botella de cristal para la nevera medio brik de desnatada con medio de semidesnatada. La diferencia de textura y sabor casi no se notan, pero le estás quitando aproximadamente un 30% de la grasa total. Lo de mezclarlo en una botella, es para igualar siempre el resultado, y un pequeño recurso psicológico para convencer a niños y grandes que se dejan influenciar por la etiqueta del envase. Prueba.

Pero también puedes optar por la leche de soja, que según últimos estudios, podría ser también beneficiosa para reducir el colesterol por la combinación de su proteína con las isoflavonas.

03

LAS LEGUMBRES, DE CRISTAL
Las legumbres tienen que formar parte de cualquier dieta por sus aportes en vitaminas y otros oligoelementos. Y a la mayoría le agrada un buen guiso de cuchara. Sin embargo, lo que añaden para darle gusto, carnes y embutidos, suele contar con mucha grasas saturadas. La vida actual nos ha hecho comodones y cada vez compramos más estos platos precocinados. Y ese es el mayor problema, porque una lata de lentejas, aunque sea receta jardinera que aparentemente es vegetal y no tenga conservantes o colorantes, lleva un añadido de grasas saturadas (y otros suplementos que mejor no indagar a veces) que seguramente desconoces hasta que no lees la etiqueta. Y casi nunca lo haces ¿verdad?
En cambio, las legumbres cocidas en frasco de cristal no llevan nada más, y la diferencia de tiempo que te llevará prepararlas, muy poca. Si te decides a terminar tú la receta en casa, podrás añadirle hasta un poco de chorizo, pues la proporción de grasa es menor y si es casero, no llevará más aditivos. Añade un puñado de espinacas y será redondo.

La clave: Fibras solubles.

04

MÁS ALLÁ DEL TARTAR DE SALMÓN Y AGUACATE
El salmón, ya lo habrás leído mil veces, es fuente de Omega 3 y por tanto ayuda a controlar el colesterol. La forma más fácil de consumirlo es ahumado, y la más popular en la actualidad, elaborado en forma de tartar. Para esta receta, algunos combinan el ahumado con el fresco, y añaden aguacate. Pues esa es la otra gran noticia: el aguacate es uno de los alimentos que más ayudan a controlar los niveles de colesterol.
Te dijimos que podrías comer más y mejor para cuidarte, y aquí tienes una propuesta de los más chic: Tosta de salmón con rodajas de aguacate. Fácil, rápido, barato y delicioso. Pero aún hay más, añade un chorrito de aceite de oliva y verás.

Las claves: Omega-3 (Salmón), grasas mono-insaturadas y beta-sitosterol (Aguacate).

05

COMO UN BUEN CATADOR, VINO Y ACEITE.
Pues sí, la dieta mediterránea es famosa por ser la más saludable y en gran medida por sus dos estrellas, el vino (que en España tiene consideración legal de alimento) y el aceite de oliva. Pues la mejor noticia es que el consumo de ambos, moderado en el caso del vino, no te aproveches, también tiene efectos positivos sobre los niveles de colesterol. Y en España, un vino crianza con DO lo puedes encontrar entre 2 y 3€ en los supermercados. Así que tomarte una copita de vino bueno con cada comida no es un lujo, y encima puede ser saludable. ¿No te prometimos disfrutar comiendo?
Las claves: Ácidos Fenólicos y Flavoniodes (vino) y Ácido Oléico (Aceite de Oliva Virgen).

06

EL PAN, DE BARRA Y POR LA MAÑANA TOSTADO.
Otra de las cosas que te prohibirá el médico seguramente es la panadería industrial. Especialmente bollos y galletas. Para que te hagas una idea, una “inofensiva” bolsita de galletas de chocolate tipo Filipinos que te comerías de camino a casa para merendar contiene más grasas saturadas de las recomendadas para un solo día. Un verdadero horror. Y acostumbrarse a desayunar, merendar y/o cenar magdalenas o minicroissants de bolsa con un vaso de leche, puede subir tu colesterol y amargarte el dulce. ¿En serio se tarda tanto en tostar el pan de barra? Porque una tostadora eléctrica, o en la plancha, lo hace mientras se calienta el café o te duchas. La diferencia entre una barra de pan y unas rebanadas de pan de molde, o unos biscotes, también merece que las sustituyas. Y no sólo porque la miga industrial (más los azúcares añadidos) sea peor, sino porque cereales como la avena también han demostrado su eficacia. Y si las rocías con un chorrito de aceite de oliva, superior.

La clave: la fibra de los cereales, como el beta-glucano, las saponinas.

07

Y LA PATA NEGRA COMO CEBO.
O del serrano si el Jabugo o Guijuelo, los ibéricos, salen caros. Pero el jamón serrano es también uno de los alimentos estrella de la dieta mediterránea y mítico en todo el mundo no sólo por su sabor, sino porque también contiene ácido oléico natural que combate los niveles de colesterol. Así que no te cortes y en lonchas o en taquitos, ponle jamón jamón a tus tostadas y platos. Sustituye las tiras de bacon por lonchas de jamón cuando comas huevos fritos (¡pruébalo a la plancha!) y, aunque no te lo creas, cámbialo en los bocadillos por otros embutidos que parecen más ligeros y en realidad son una pasta de carnes, harinas y colorantes. Alucinarás cuando sepas que muchos “jamones de york” tienen glúten, porque no son sólo jamón cocido. El de pata, es sólo jamón.

La clave: ácido oléico y polifenoles.

08

QUE TE DEN LA LATA, PERO DE LA MAR SALADA.
Y si te recomendábamos evitar los guisos en lata (fabadas, cocidos, lentejas… pero ojo, lee la etiqueta antes que no todos llevan grasas saturadas) vamos a añadir a la cesta de la compra todas las latas que quieras de conservas del mar. Muchísimo mejor si son en aceite de oliva, claro. Porque resulta que tanto el pescado azul como los moluscos también son estupendos para controlar el colesterol. Así que atún, caballa, melva, sardinas o anchoas, pero también mejillones, almejas, berberechos, pulpo y algunos mariscos (cuidado con éstos, porque tienen colesterol del malo, pero en cantidades moderadas, sus omega-3 son saludables) son un magnífico aliado de nuestra salud. Y en conserva son baratos. Puedes comerlos en bocadillo o en ensalada, como guarnición o como aperitivo. Y aunque los tomes por picoteo, siempre serán mejor que unas patatas fritas, por ejemplo.

La clave: Omega-3

09

PICA ENTRE HORAS, POR FAVOR (NUECES Y JALAPEÑOS).
Porque te dijimos que podías comer más y mejor, y esta es otra prueba. Comer entre horas está mal visto, pero no siempre tiene que ser malo. De hecho, muchos nutricionistas recomiendan comer más veces y menos cantidad cada una. Lo que está mal es lo que comemos para “matar el gusanillo”. Cuando tengas hambre a media mañana, o quieras picotear antes de comer, toma un puñado de nueces o frutos secos. Las primeras, como las avellanas, tienen también ácidos oléicos, las grasas buenas, que contribuyen a equilibrar las malas. Cuidado, porque no valen las fritas (panchitos, almendras) o los cocos de Brasil, que sí que contienen demasiadas grasas saturadas aunque sean de origen vegetal. Cambia esas dos galletitas por tres nueces y verás qué bien. Y para variar, no te cortes con los aperitivos picantes como jalapeños, chiles, guindillas… porque también tiene propiedades contra enfermedades cardiovasculares y un estudio australiano reciente asegura que reduce el colesterol.

La clave: las grasas monoinsaturadas (frutos secos) y la capsaicina (Picante).

10

ACOSTUMBRA TE

 

Para acabar una buena comida, vamos a cambiar el café o el chocolate por un te. El café, porque normalmante se acompaña de leche, y aunque también se haga eso con el te, hay infinidad de infusiones a las que nunca se le pondrías. Pero además, algunas variedades como el Te Verde, también suman a sus cualidades antioxidantes la capacidad de reducir el colesterol en sangre. En cuanto al chocolate, si no es puro o casi puro (más del 75% de cacao) lo que estás comiendo es manteca pura y otras grasas saturadas. En cambio, el negro, no sólo tienen menos grasa sino que gracias a uno de sus componentes también favorece la reducción del colesterol. Así que una pastillita de chocolate negro de vez en cuando, es casi terapéutico. O por lo menos, no te hará ningún daño.

La clave: Los Flavonoides (Te y Chocolate)

 

Para concluir, hemos dicho que podrías comer más, y es verdad. Más variedad e incluso cantidad, pero recuerda que el exceso de cualquier alimento o ingrediente también es malo. Come mejor, más variado,  haz ejercicio regularmente y acude a tu médico regularmente para que todo vaya bien.

Más información sobre el Colesterol y sus riesgos: Fundación Española del Colesterol.

Se estrena ‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’, una obra maestra de la animación

mailto  facebook  twitter  google+

KUBO AND THE TWO STRINGS

Kubo es un niño japonés que vive en con su madre en una aldea tranquila, en la que cuenta historias a base de figuras de origami. Hasta que tiene que seguir la pIsta de su padre, que fue un gran guerrero.

Una de las películas del año

Kubo y las dos cuerdas mágicas es la primera película de Steven Knight, director del estudio Laika, que, hasta ahora, había realizado tres largometrajes, Los mundos de Coraline, El alucinante mundo de Norman y Los Boxtrolls.

Heredera de los estilos de Miyazaki y Kurosawa, con voces de Charlize Theron, Matthew McConaughey o Travis Knight, es una producción que parte de las técnicas más artesanales y el stop motion, perfeccionándose con lo más reciente de la edición digital.

Así conforma la que se posiblemente sea una de las películas del año, perfecta en su ritmo, sentido de la aventura y originales, que nos sumerge en un genial mundo de fantasía y poesía visual.

Una película que, sin duda, constituye un paso más en el cine de animación, para todos los públicos y que también puede disfrutarse en 3D.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Adiós, VHS, y gracias por todo

mailto  facebook  twitter  google+

Vídeo y cintas VHS
Foto: InspiredImages

Los tiempos modernos se caracterizan por la rápida evolución de la tecnología. Un formato se queda obsoleto en cuestión de años y es sustituido por otro más pequeño, con más capacidad y, a veces, con mayor calidad. No son tiempos para el romanticismo de aquellos que crean una relación emocional con los objetos. Tan solo los amantes de los discos de vinilo parecen resistir esta oleada. Desde luego, los que crecieron con los vídeos VHS hoy estarán tristes.

El último fabricante de VHS deja de fabricar

Hace unas semanas, Funai Corporation anunció que deja de fabricar reproductores de este tipo de vídeo. Funai era la última compañía que mantenía su producción, de manera que el sistema de vídeo en cinta magnética irá desapareciendo poco a poco hasta quedar como un elemento del pasado. Uno más.

La empresa japonesa argumentó dos motivos para cesar la producción. Por un lado la complicación de encontrar componentes para los aparatos y por otro, la bajísima demanda. En 2015 vendió  750.000 unidades en todo el mundo, cuando en los años de esplendor, en la década de los ochenta, llegaba a comercializar 15 millones de reproductores en un año. Y esas 750.000 unidades pertenecen con seguridad a coleccionistas nostálgicos a los que les cuesta desprenderse de sus miles de cintas.

La revolución del contenido

Porque el VHS (siglas de Video Home System) cambió de manera radical las casas de todo el mundo durante una década. Para varias generaciones supuso el medio de acceso al cine y la primera alternativa a los dictados de la televisión. Además, el hecho de que se pudieran grabar programas y películas lo convirtió en el primer método de autogestión del contenido por parte del usuario. Hoy es algo normal. Entonces fue una revolución.

Poco importaba que el formato fuese pesado y en cierto modo rústico. Que la calidad de imagen fuera mejorable y la de sonido no digamos. Que las cintas se arrugaran y hubiera que darle al dichoso tracking. O que hubiera que rebobinar cada cinta una vez vista.

Aquellos videoclubs

Es otro elemento que pasa a formar parte del recuerdo. “Por favor, devuelva las películas rebobinadas” rezaban los carteles de los videoclubs, los negocios de alquiler de películas que proliferaron como setas en todas las ciudades y que sustituyeron a las salas de cine como lugares de culto para los cinéfilos. Incluso antes que los propios aparatos, estos establecimientos fueron desapareciendo, tanto las pequeñas tiendas independientes como las grandes multinacionales, arrasados todos por los sistemas digitales y, sobre todo, por Internet.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Las diferencias en longevidad entre las Comunidades Autónomas desconciertan a los científicos

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Pixabay

La OCDE acaba de publicar un estudio sobre la esperanza de vida en los países de renta alta, y solo Japón y España alcanzan la cifra de esperanza de vida media de 83 años. Y en ellos, lugares como Galicia sobrepasan algo estos dígitos con una esperanza de vida de 83,04 años, después de aumentar en casi medio punto (0,42%) en 2014, cuando la esperanza era del 82,69 años.

La diferencia podría no parecer sustancial, pero la comunidad científica se ha manifestado sorprendida por la desigualdad entre las esperanzas de vida del Norte y el Sur de España. Madrid, Galicia y Salamanca baten récords de edad, mientras zonas del sur, en Andalucía, presentan los índices más bajos del continente en este terreno.

Causas inexplicadas

Lo han expresado en un artículo publicado en la revista Journal of Epidemiology & Community Health. Señalan diferencias en el PIB como posibles motivos de estas distinciones, aunque el caso de Galicia les resulta desconcertante porque tiene un PIB más bajo que otras regiones europeas con una esperanza de vida inferior. En este sentido, investigan si la alimentación atlántica podría estar detrás de esta rango de edad. La teoría del PIB alto tampoco explicaría las tasas de baja supervivencia que se han detectado en Dinamarca o los Países Bajos, de renta alta.

Causas cardiovasculares

El estudio, que analizó los patrones de envejecimiento de 296.725 europeos entre 75 y 84 años y en dos periodos (1991-2001, y 2001-2011), señala que, además del norte de España, el noreste de Italia y el Sur y Oeste de Francia destacan por tener habitantes que viven hasta edades muy avanzadas. Y en contraste, además del Sur de Andalucía, parte de los Países Bajos y Reino Unido tienen una supervivencia sustancialmente inferior.

Los científicos han establecido en el estudio que el aumento significativo en el índice de supervivencia en la vejez depende de la mortalidad tras los 85 años, entre cuyas causas más frecuentes (en más de un 40%) están las dolencias cardiovasculares.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Leer alarga la vida

mailto  facebook  twitter  google+

Leer alarga la vida
Foto: Voltamax

Una mañana cualquiera en un parque cualquiera. Un tipo da su segunda vuelta para completar los ocho kilómetros, a un ritmo de cinco minutos los mil metros, con los que cada día inicia la jornada. En su carrera ha pasado dos veces ante una chica enfrascada en leer una novela de Philip Roth sentada en un banco sin haber movido un músculo en los cuarenta minutos que el otro protagonista ha necesitado para completar su ejercicio. Apostemos. ¿Quién vivirá más?

Lo dice Yale

Lo que parece una apuesta sencilla resulta no serlo. Investigadores de la universidad de Yale, ni más ni menos, aseguran que leer alarga la vida. Incluso han dado datos precisos de cuánto. En el análisis, publicado en Social Science & Medicine, aseguran que los lectores viven hasta dos años más que aquellos que no han cogido un libro en su vida ni para calzar una mesa.

Dos años más por leer

En el estudio se emplearon las declaraciones de 3.635 individuos durante nada menos que doce años para llegar a la conclusión de que los lectores de 3,5 horas semanales viven un 17% más y los que superan esa cifra lectora alcanza un 23% más de longevidad que los no lectores. Para que no cupiera dudas, en la evaluación de los datos se eliminaron los factores de edad, situación socio-económica, nivel educativo, estado civil, raza y otros condicionantes como depresión u obesidad.

Solo valen novelas

Pero no basta con leer cualquier cosa. El estudio de los investigadores de la universidad norteamericana aseguran que la longevidad la proporciona la lectura de novela, independientemente de su género y su calidad, pero no arrojan los mismos resultados los lectores de periódicos, por ejemplo. Sin duda, la lectura de las noticias diarias más bien debe de acortar la vida.

De momento no se han establecido los mecanismos que asocian la lectura con el aumento de esperanza de vida, pero este informe supone un primer paso para determinar que la estimulación de la actividad intelectual es tan relevante para la conservación del individuo como lo es la actividad física.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias