Qué hacer un fin de semana en Barcelona

Hay tres cosas a las que una debería dedicarle el fin de semana en Barcelona: Los vermús, la cultura y sus calles. Además, este...

Ayuda a los astronautas a hacer caca y gana 30.000 dólares

mailto  facebook  twitter  google+

Actividad extravehicular
Foto: NASA on The Commons

Los vemos en las imágenes de la televisión, acercándose a su vehículo espacial y les admiramos. Nos fascinan las tomas de sus paseos orbitales, con la Tierra de fondo. Las películas nos los muestran como héroes de un mundo inaccesible para la mayoría. Pero, hasta ahora, nada nos ha hecho pensar en otros aspectos más mundanos de los viajes al espacio. Por ejemplo, ¿cómo hacen caca los astronautas?

No hay duda de que lo hacen

Porque además de salir a reparar ese satélite o aquella sonda (espacial) y de flotar en la microgravedad, de lo que no hay duda es de que los cosmonautas también hacen caca. Y ese asunto, el de la gestión de los residuos humanos, trae de cabeza a la NASA. Tipos que han puesto a un hombre en la Luna son incapaces de resolver ese aspecto.

Tanto es así que ha convocado un concurso de ideas para tratar de resolverlo. Premia a la persona que encuentre la solución con nada menos que 30.000 dólares. Y para definirlo no se han andado con liturgias o eufemismos: Space Poop Challenge, el reto de la caca espacial.

La cuestión está resuelta más o menos cuando los astronautas se encuentran dentro de la nave. Con aspiradores y pañales, se van arreglando. Pero ahora, la agencia espacial norteamericana, quiere una solución más efectiva.

Así no llegamos a Marte

Porque, aunque pueda parecer una cuestión cómica, es uno de los elementos que están retrasando viajes espaciales más largos y ambiciosos. Es decir, si no resuelven el tema de la caca en el espacio, despídanse de llegar a Marte.

Lo que busca la NASA es la manera de que los residuos corporales, que además de la caca incluyen la orina y la menstruación, puedan ser gestionados de algún modo dentro de los trajes espaciales durante largos periodos de tiempo.

Fluidos en microgravedad

Los problemas a los que se enfrentan los que acepten el reto de la NASA son enormes. El sistema que se presente debe ser capaz de recoger y almacenar los residuos en el traje, sin que tengan contacto con el cuerpo del astronauta, sin la intervención de las manos del interesado y manteniendo la condiciones de presurización del interior.

Además, ha de garantizar su efectividad durante 144 horas. Es decir, que durante seis días, el invento debe funcionar sin que el interior del traje espacial se convierta en un infierno. Y un último punto. En microgravedad, los fluidos flotan a su antojo y su comportamiento no tiene por qué ser el mismo que en la Tierra. Ahí queda el reto.

El premio, además de la recompensa económica, es el reconocimiento de haber hecho una aportación esencial a la carrera espacial. Otra cosa es si el inventor luego quiere reconocer públicamente que él ingenió el sistema espacial de procesado de caca.

Astronauta Richard Mastracchio on Space Poop Challenge de HeroX.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Las hormigas se ‘besan’ para desarrollarse

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

Esa especie de saludo que hacen las hormigas de tocarse unas a otras las antenas cuando se cruzan, a veces va a más. Juntas sus mandíbulas. Y si tuvieran labios, diríamos que se besan. Todas lo hacen, las 14.000 especies de hormigas que existen. Y esa conducta se llama trofolaxis o trofolaxia, según la definió, en 1918, el entomólogo estadounidense William Morton Wheeler, que descubrió que esa posición de bocas implica el intercambio de alimentos y fluidos.

La revista científica eLife publica ahora los resultados de una investigación relacionada con este hábito dirigida por la profesora Adria LeBoeuf, de la Universidad de Lausana (Suiza), que subraya que la trofolaxis es básicamente un mecanismo de distribución de alimentos entre adultos, y entre adultos y larvas, así como un medio de comunicación química entre los miembros de la colonia. Este dato se ha sabido porque se han analizado los fluidos de boca de las hormigas, que contienen sustancias relacionadas con la alimentación y otras que podrían asociarse con la conducta social de las hormigas, incluidas hormonas, que actuarían como reguladores de crecimiento, desarrollo y maduración de los ejemplares más jóvenes.

“Estos resultados sugieren que el trophallaxis desempeña roles previamente insospechados en la comunicación y permite el control comunal de los fenotipos de las colonias”, indican los autores.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Nintendo viaja al pasado tras avanzar el futuro

mailto  facebook  twitter  google+

Nintendo Classic Mini
Imagen: YouTube

En estos tiempos, la modernidad cada vez es un concepto más elástico. Es moderno el disco de vinilo. Son modernas las fotografías en papel de una Polaroid. Y es el último grito la consola Nintendo que arrasó en los ochenta. Porque la misma compañía que ha revolucionado el mundo del juego con PokémonGo, ahora va y recupera su gran icono.

“La Nintendo”

Se trata de la mítica Nintendo NES. Esto es, la Nintendo Entertaiment System o, como todos la conocíamos, “la Nintendo” a secas. Aquel aparato feucho, de plástico gris que conectabas a la tele y con un mando simplón proporcionaba horas de diversión inédita. Con esos juegos en cartuchos del tamaño de un VHS.

La recuperación tiene algunos matices. El nuevo aparato es ostensible más pequeño. Tanto que la nueva denominación es Nintendo Classic Mini. Si antes casi se necesitaban dos personas para moverla, ahora cabe en la palma de la mano.

Regresan los juegos de 8 bits

Pero ahí acaban las diferencias. Porque lo importante, los juegos, siguen siendo aquellos clásicos de los 8 bits y 52 colores. Títulos que ya forman parte de la historia del entretenimiento como las películas en blanco y negro o los discos de los Beatles.

¿O existe alguien en el mundo que no conozca a Super Mario? Y no está solo. Por supuesto se recuperan Donkey Kong, The Legend of Zenda, Kirby’s Adventure y así hasta 30 juegos retro. La vuelta del pixel gordo y los personajes que aún dejaban cierto margen a la imaginación. El imperio de las plataformas y el movimiento lineal.

Y ahí está lo que nos queda por ver. ¿Esta recuperación es un guiño a las viejas generaciones de gamers? ¿O responde a una nueva estrategia dirigida a los actuales fanáticos de los videojuegos? Esos que igual se vuelven locos con el último lanzamiento de alta tecnología gráfica que invierten horas y horas de su vida en el esquemático Minecraft.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Cómo evitar la deforestación de la selva con un teléfono móvil

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

Son muchas las alternativas que se nos presentan a la hora de deshacernos de un teléfono móvil. Una de ellas es Rainforest Connection, una start-up estadounidense dirigida por Topher White que quiere contribuir a uno de nuestros mayores retos medioambientales, la deforestación de los bosques tropicales, que a menudo se produce por la tala ilegal de árboles.

Y es que según WWF, más del 80% de la deforestación en todo el mundo se concentrará en solo once lugares, denominados “frentes de deforestación”, diez de ellos ubicados en los trópicos. Y, según la organización, si se mantienen las tendencias actuales, en estos once lugares, podría registrarse una pérdida de hasta 170 millones de hectáreas de bosque entre 2010 y 2030. Rainforest Connection utiliza una aplicación, y una infraestructura instalada en algunos árboles basada en viejos smartphones viejos que ‘escuchan’ el sonido de la motosierra y alerten cuando un árbol está siendo talado.

El dispositivo se conecta a un servicio de información en nube, para dar las alertas geolocalizadas con las que las autoridades competentes pueden tomar acciones frente a la tala ilegal, y se alimenta por energía solar y, por medio de redes celulares, de Rainforest Connection. La startup se financia de donaciones por medio de PayPal o de smartphones antiguos, aunque para hacerlo hay que enviarlo por correo a una dirección en San Francisco, California.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

San Francisco actúa contra el cambio climático

mailto  facebook  twitter  google+

San Francisco
Foto: Blake Everett

Que no cunda el pánico, el desánimo y la desesperanza. Puede que Donald Trump haya sostenido que el cambio climático es un invento de los chinos. Puede que realmente esté dispuesto a pasar olímpicamente de los acuerdos de París. Pero en una nación tan descentralizada como Estados Unidos, iniciativas como la de la ciudad de San Francisco también cuentan. Y mucho.

0 50 100 ROOTS

La mítica Frisco de la generación beat ha decidido declarar la movilización general contra el cambio climático. Para ello ha creado la iniciativa 0 50 100 ROOTS. En principio puede parecer un número de teléfono de cualquier barrio de la zona. En realidad la denominación corresponde a sus objetivos.

0 Residuos.

50% de transporte limpio.

100% de consumo de energías renovables.

ROOTS (raíces) Una apuesta por los espacios verdes.

La acción

Para lograr no generar residuos, ningún tipo de basura se desechará en vertederos. Los restos orgánicos servirán para crear compost y los desperdicios sintéticos se reciclarán. Además, se reducirán al máximo todo tipo de envases y se prohíben las bolsas de plástico.

En cuanto al transporte, para alcanzar un 50% de transporte limpio se potenciarán los transportes públicos. Además, se promocionará y facilitará el uso de la bicicleta. Lo cual tiene un gran mérito para cualquiera que recuerde la serpenteante orografía de la ciudad que aparece en las pelis de Steve McQueen.

Para alcanzar el 100% de consumo de energía renovables, se pide a los ciudadanos que elijan las fuentes limpias y que reduzcan su gasto de energía. Para ello se han puesto en marcha distintos planes enfocados a fomentar y facilitar el acceso de los habitantes a fuentes solares y eólicas.

En cuanto a las raíces, se pide a los habitantes de la ciudad que respeten y cuiden los parques y otras zonas verdes. También se solicita que en los jardines privados, se planten especies autóctonas, mejor adaptadas al medio y que exigen menos agua para su crecimiento. Al mismo tiempo, el gobierno de la ciudad va a potenciar y proteger las zonas verdes públicas con un censo de árboles y la creación de nuevas áreas.

Acción Climática

Todo forma parte de la San Francisco Climate Action, la plataforma que ha impulsado el alcalde Edwin M. Lee para poner a la ciudad californiana en la vanguardia de la lucha contra el cambio climático. Desde 1990, San Francisco ha conseguido reducir sus emisiones de gases contaminantes en un 14,5%, mientras buena parte del país las incrementaba. “Y lo hemos conseguido sin menoscabo de la economía y la población local, que ha seguido creciendo”, aseguró el alcalde Lee.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias