Yo también (#MeToo)

Si habéis prestado atención a Twitter y a los muros de Facebook, habréis conocido al menos dos de las campañas a través de hashtags...

Vuelta al cole sostenible

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Pixabay

Vuelta de septiembre, vuelta a clase. Según la OCU, cada familia se gastará cerca de 400 euros en material escolar. ¿Cómo garantizar que éste sea sostenible? Porque este heterogéneo grupo de productos -papel, bolígrafos, lápices, pegamentos, etc.- puede tener un importante impacto ambiental vinculado al uso de sustancias químicas como disolventes, metales…

Etiquetas

Para empezar, nos indica Eroski Consumer hemos de pensar si realmente necesitamos el producto o si podemos prescindir de él, por ejemplo porque ya lo tengamos en casa y podamos reutilizarlo. Si finalmente decidimos hacer la compra, continúa la organización, tengamos ojo con las etiquetas confusas como las que ponen solo ‘producto ecológico o ‘ecofriendly’, puesto que no siempre son auténticos certificados ambientales. Una etiqueta de fiar es la etiqueta de la Unión Europea u otros (466 KB). Si no hay etiqueta alguna, procuremos comprar productos con poco embalaje, monomaterial, fabricados ahorrando materiales, elaborados con materiales reciclados o de menos impacto ambiental. Por ejemplo, evitar el PVC, los disolventes orgánicos en pinturas y pegamentos. Evitar la producción de residuos comprando productos con una vida útil más larga, a granel o recargables.

Bolígrafos y lápices

Los bolígrafos, podrían ser de plástico reciclado o materiales biodegradables como madera o maíz. En cuanto a los lápices, es buena idea decantarse por la madera proveniente de explotaciones forestales con gestión sostenible. Con respecto a las carpetas y archivadores, se pueden buscar hechos madera sin lacar, producidos siguiendo criterios para evitar sustancias nocivas, según indique alguna ecoetiqueta. Con sustancias plásticas de PP (polipropileno), PE (polietileno) o acetato de celulosa, plástico reciclado, productos de papel o cartón reciclado o proveniente de explotaciones forestales con gestión sostenible.

Productos de papel

Para todos los productos de papel (cuadernos, folios, etc), busquemos productos de papel con fibras recicladas al 100% o cartón totalmente libres de cloro (TCF). Papel proveniente de explotaciones forestales con gestión sostenible. Nos serán útiles los certificados FSC ol certificado ángel azul, que garantiza que el papel proviene de madera justa.

Pinturas y pegamentos

Respecto a las pinturas, pegamentos, correctores (tipex) y fluorescentes, priorizar productos secos frente a los líquidos, productos líquidos con disolventes de base acuosa p productos recargables. Para el consumo energético, fijémonos en que esté definido en el estándar Energy Star, y en los aparatos consumidores de electricidad, buscar la etiqueta de eficiencia energética de la Comunidad Europea, dando prioridad a la clase A. 

Ropa y mochilas

También en el apartado textil (ropa, uniformes, calzado, mochilas, estuches…) se puede aplicar el criterio sostenible. Intentemos que no haya sustancias nocivas en el producto final (Oekotex), e intentemos que entre el 70 y 95% de las  fibras totales del producto proceda de  agricultura ecológica. También que el algodón en el producto sea de agricultura ecológica (entre el 5% y el 100%). Una idea es buscar el certificado GOTS, una norma mundial en el procesamiento de textiles hechos con fibra orgánica, que incluye criterios ecológicos y sociales, o el Fairtrade cotton, que representa a empresas que usan por ejemplo algodón fabricado de forma orgánica, a precios justos y respetando unos estándares sociales mínimos.

Entre otras papelerías de productos ecológicos, podemos destacar Olokuti , Dinamo Papelería, Ecogestos, o Jack Wolfskin para las mochilas.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Que las mujeres sientan más frío tiene explicación

mailto  facebook  twitter  google+

www.eurocool.com

Hay una explicación científica sobre porque las mujeres sienten más el frío que los hombres y es porque son más eficientes preservando el calor en los órganos vitales.

Sin embargo, este sistema de calefacción de las mujeres significa que fluye menos sangre a sus manos y pies, y como resultado se siente más el frío.

Lo que se ha medida es que las mujeres están mejor hasta con 2.5C más que los hombres. 2.5C grados es la diferencia entre 24 y 21.5 grados lo cual es mucho sobre todo en ambientes tipo de oficina donde se usa climatización y donde la ropa varía mucho (te puedes encontrar a un hombre con traje completo y a una mujer con vestido).

Ahora la explicación científica sobre como se genera el calor en el cuerpo

El metabolismo del cuerpo es responsable de la producción de energía, incluyendo el calor. Tasa metabólica en reposo es la tasa mínima de gasto de energía por unidad de tiempo mientras estamos en reposo, calculada a través de un conjunto estándar de ecuaciones. En promedio, las mujeres tienen una tasa metabólica más baja que los hombres.

Los principales órganos del cuerpo, incluyendo el hígado, cerebro, músculo esquelético, los riñones y el corazón son donde se consume más energía.

La grasa marrón produce calor involuntariamente a través de un proceso llamado termogénesis. Está regulada por la hormona de la tiroides y el sistema nervioso, y puede dar cuenta de la variación adicional de la tasa metabólica en reposo, en particular en los hombres. (Los bebés tienen niveles más altos de grasa marrón que los adultos para evitar la hipotermia durante la juventud.)

Esta mayor proporción de masa corporal que es capaz de producir calor involuntariamente significa que, en promedio, los hombres no sienten el frío tan fácilmente como las mujeres – y, en los meses de verano sofocante, significa que tienen una baja tolerancia al clima caliente porque sus cuerpos producen más calor a una tasa metabólica en reposo.

A este factor puramente biológico hay que sumar la ropa.

 

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

La huella ecológica humana pisa tres cuartos del planeta

mailto  facebook  twitter  google+

Deforestación del Amazonas
Foto: Antonio Cruz : Agência Brasil

Una de las primeras cosas que se aprenden en la escuela es que la Tierra está cubierta en tres cuartas partes por agua. A partir de ahora, puede establecerse una porcentaje idéntico para un cálculo mucho más siniestro. De la superficie emergida del planeta , tres cuartas partes muestran ya cicatrices a causa de la huella ecológica humana.

Más agricultura, minería y construcción

El anuncio fue realizado la semana pasada por un grupo de científicos a través de una publicación en Nature Communications. La extracción de recursos, la agricultura y la ganadería, así como el aumento de la superficie habitable son los responsables de que hayamos modificado el 75% de la faz de la tierra, para dar respuesta al incremento de la población, que solo en el periodo que va desde 1993 a 2009 fue del 23%.

La huella ecológica se ralentiza

Sin embargo los científicos a cargo del estudio quieren lanzar un mensaje optimista. Frente a ese aumento de la población en trece años y el crecimiento de la economía del 153%, el impacto sobre la superficie terrestre subió solo un 9%.

Para ellos, eso significa que la forma en la que los humanos impactamos en la Tierra está cambiando. Existe una nueva mentalidad que nos lleva a ser más respetuosos con los entornos naturales y su biodiversidad. Al mismo tiempo que las mejoras tecnológicas han permitido optimizar los cultivos o la extracción de recursos minerales.

Paisajes recónditos

Eso no significa que haya que relajar los esfuerzos, si no más bien todo lo contrario. La presión humana sigue siendo máxima sobre los bosques del oeste de Europa, el este de Estados Unidos y China y las selvas brasileñas o la jungla india. En estas últimas zonas, la huella ecológica humana se ha incrementado en un 9% en los últimos años.

Además, las zonas que todavía están libres de la explotación del hombre son aquellas muy remotas o inhóspitas. Los ecosistemas de la tundra y boreales, los desiertos del Sahara, Gobi y de Australia y las profundas selvas de Brasil y el Congo.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Madrid y sus sensaciones a la vista de trece fotógrafos

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: madrid.org

CentroCentro estrena un nuevo ciclo expositivo dedicado a la arquitectura de Madrid, titulado Concentrador de arquitectura, ciudad y pensamiento, ofreciendo contenidos desconocidos de sus archivos, legados profesionales, trabajos académicos… Y se inaugura con ‘Arquitectura Emocional’, que hasta el 18 de septiembre, expone en la 4ª planta de CentroCentro Cibeles (Plaza Cibeles 1, Madrid ) el trabajo de 13 fotógrafos que ofrecen miradas diferentes de distintos rincones de Madrid, miradas que suscitan emociones. Así, se nos presenta un Madrid lúdico, abandonado, resistente, colectivo, inadvertido, desaparecido…

En definitiva, son trece vínculos con Madrid de otros tantos fotógrafos–Carlos Albalá, Mariela Apollonio, Juan Baraja, Diego Beas, Cadelasverdes (Ana Amado, Marta Marcos, Luz Paz), Nicolás Combarro, Julio Galeote, Paco Gómez, Fernando Maselli, Emilio Pemjean, Alfonso Quiroga, Asier Rua y Marta Soul—, todos en activo. En palabras de Inés Caballero, comisaria de la muestra, “sus fotografías de carácter artístico, nos revelan un Madrid lúdico, abandonado, natural, abstracto, conmovedor, resistente, colectivo, inadvertido, desaparecido, incompleto y existencial”.

Una teoría de Mathias Goeritz

Añade Caballero que “desde los inicios de la fotografía, la arquitectura ha sido un tema recurrente de representar y documentar. En esta exposición, en contraposición al tipo de fotografía solamente documental, se presentan trece proyectos fotográficos sobre edificios, espacios y fragmentos de ciudad de Madrid, que tienen más que ver con lo emocional que con lo meramente estético. Para ello, se toma como referencia el fundamento teórico de arquitectura emocional, enunciado por el arquitecto Mathias Goeritz (Gdansk Polonia, 1927), con el que plantea la recuperación de las funciones sociales, políticas y económicas implícitas en la arquitectura”.

El fotógrafo Mathias Goeritz (Danzig, 1915 – México DF, 1990) recorrió ciudades de Europa, incluidas algunas españolas, y el Norte de África. En nuestro país, estuvo en la Primera Semana de Arte en Santillana del Mar (septiembre de 1949). La teoría “arquitectura emocional” la acuñó en 1954, y lo convirtió en el teórico y estético de su trabajo. Con él apelaba a la necesidad de crear espacios y obras que causasen en el hombre una máxima emoción, frente al funcionalismo y el esteticismo anterior. Apostaba también por la libertad de creación y la recuperación de las funciones sociales del diseño.

Cada uno de estos proyectos fotográficos se expone junto a tres escritos descriptivos y reflexivos sobre ellos, que se desarrollan en la segunda parte de la exposición, textos de la publicación de arquitectura CIRCO.

Fernando-Maselli-Arquitectura-emocional-462x600

1472140459_559477_1472145820_noticia_normal

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un tapón de un dólar para potabilizar el agua

mailto  facebook  twitter  google+

Tapón potabilizador
Foto: FairCap

Aunque muchas veces se pase por alto, el gran reto al que se enfrenta la humanidad es el del agua potable. Un dato puede ayudar a entenderlo. Solo el 3% del agua del planeta es dulce… y el 1,74% está encerrada en los polos. Pero hay un dato todavía peor. Casi 700 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable. Una de cada diez sobre la faz de la Tierra.

Agua potable por un dólar

Se imponen soluciones imaginativas, eficaces y baratas. Sin duda estas tres virtudes están contenidas en los 12 centímetros que mide FairCap. Se trata de un pequeño filtro que se coloca en las botellas, a modo de tapón y que mejora la potabilidad del agua filtrándola con carbón activado. Sencillo, efectivo y, sobre todo, barato, ya que cada tapón cuesta un dólar.

FairCap es el proyecto encabezado por el peruano Mauricio Córdova, en el que colaboran ingenieros y diseñadores industriales y radicado en Barcelona. En la actualidad busca financiación para hacerlo realidad a gran escala. La recompensa no es cualquier cosa, si se tiene en cuanta que cada dos minutos un niño en el mundo muere a causa de la falta de agua o la ingesta de agua no potable.

Un proyecto abierto

Pero Córdova es plenamente consciente de la transcendencia de un dispositivo así. Por eso todo el proyecto es open source. Es decir, los planos del tapón están disponibles para que cualquiera pueda descargárselos y obtener filtros con una impresora 3D. “El agua es el sistema operativo de la vida. Sin ella es imposible sobrevivir. Por eso, las tecnologías que proporcionan agua limpia deben ser compartida y accesibles a todos, especialmente para quienes más lo necesitan”, ha declarado Córdova.

Sin embargo, estos dispositivos no son muy frecuentes en aquellas zonas donde más necesarios son los tapones. Ahí donde entra el programa de micromecenazgo que la empresa ha puesto en marcha. La finalidad es fabricar los tapones en masa y llevaros a las áreas en las que el agua potable es un bien escaso y preciado.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias