Los animales nos salvarán de todo

He tenido un día tan nefasto que lo único que me alegra mínimamente es pasarme por Twitter a mirar vídeos absurdos de animales. Sí,...

Se asesinan en el mundo 16 ecologistas al mes, según un informe

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

La última ha sido Berta Cáceres, una ganadora del Goldman Prize (conocido como el Nobel Verde) y defensora de los indígenas asesinada el pasado marzo cerca de Tegucigalpa (capital de Honduras). Pero, según ha difundido esta semana el grupo defensor de los derechos humanos PAN Asia Pacific (PANAP) en un informe, el suyo fue el asesinato número 185 de los cometidos en 2016 contra defensores del medio ambiente, lo que supone una media de 16 activistas verdes asesinados cada mes.

La cifra de asesinados, además, sufre un ascenso galopante. Nada menos que el triple de asesinatos se cometieron en 2016 respecto a 2015, año en que hubo 61 medioambientalistas fallecidos.  “Los derechos colectivos de las personas de poseer y controlar sus tierras, sus recursos y sus necesidades culturales son fuertemente violados por corporaciones y gobiernos”, asegura Sarojeni Rengam, el director ejecutivo de PANAP, en el texto que publica los mencionados datos.

Algunos gobiernos poco activos

El documento advierte también de la falta de colaboración de algunos gobiernos, que en vez de proteger a estos activistas han mostrado menos tolerancia hacia los activistas, de lo que es reflejo el aumento de las detenciones de quienes realizan este tipo de manifestaciones: una cifra que pasó de 82 detenciones en 2015 a 118 hasta noviembre de este año.

Por regiones Asia, África y América Latina son los continentes más afectados mientras que entre los países que menos defienden a estas personas está Brasil donde solo en agosto pasado fueron asesinados 20 activistas. Filipinas, Indonesia y Camboya, Bolivia, Honduras, Perú, Etiopía, Kenia y Sierra Leona son los países con las tasas más altas de homicidios.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

¿Por qué los chimpancés no hablan? (Si podrían hacerlo)

mailto  facebook  twitter  google+

Chimpancés en un show de televisión
Foto: CBS Television

Es ya un lugar común. Ese que insiste en que los chimpancés y los humanos comparten el 99% de su ADN. El que dice que, en realidad, somos muy parecidos. Pero basta un vistazo para darse cuentas de las abismales diferencias entre una especie y otra. No solo en el aspecto, sino, sobre todo, en el comportamiento. Por ejemplo, ¿por qué los chimpancés no hablan?

Una laringe que sí puede producir palabras

En principio puede pensarse que su incapacidad para producir sonidos conexos se debe a una cuestión orgánica, mecánica. Carecen de una estructura laríngea, con cuerdas vocales, caja de resonancia y todo eso, que les permita comunicarse con palabras.

Pero una reciente investigación de la Universidad de Princeton establece otras sorprendentes conclusiones. Estos primates están perfectamente capacitados orgánicamente para hablar. Para llegar a esta conclusión analizaron la morfología de varios primates a través de rayos X. Así, grabaron los movimientos de su laringe, lengua y labios cuando producían sonidos. Se trata de un análisis muy relevante, ya que los anteriores se basaban en el estudio de ejemplares muertos.

El chimpancé habla

Estos movimientos fueron grabados. Después, se introdujeron las grabaciones en un programa informático que reprodujo los sonidos que el sistema fónico de los animales podría producir. El resultado es que serían capaces de crear sonidos como fonemas que se convirtieran en palabras. Incluso en frases. En uno de los ejemplos, el sistema fónico de los primates pronuncia “¿Te casarías conmigo?” (“Will you marry me?”).

La importancia del 1%

Entonces, por qué los chimpancés no hablan. La respuesta es sencilla. Porque ese 1% de diferencia entre especies encierra un cambio radical. No es relativo a la estructura de la laringe, sino algo mucho más importante. La diferencia está en el cerebro. En la enorme diferencia en la estructura cerebral entre las especies. Los chimpancés carecen de la capacidad cognitiva de crear palabras. De comunicarse mediante un cuerpo de fonemas y gramática abstracta pero aceptada por todos y transmitida de generación en generación.

Porque siempre un 1% implica una radical distancia.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Los últimos días de Disney, según alguien a quien despidió

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Teatro Real

Hoy se cumplen 50 años del fallecimiento de Walt Disney. Recordémoslo con una extraordinaria ópera, disponible en Filmin, en la que el compositor de música minimalista Philip Glass, uno de los grandes de la escena actual, reflejó los últimos días de este legendario y controvertido símbolo de la cultura estadounidense inspirándose en la novela The Perfect American, de alguien que fue su empleado y a quien despidió, Peter Stephan Jungk (el libro lo editó en español por la editorial Turner).

La obra fue un encargo de la Ópera de Nueva York para la temporada 2012 – 2013, y se convirtió en la número 24 del artista. Se trata de una mirada desmitificadora del considerado padre de la fantasía moderna. Una fabulación, con mezcla de admiración y animadversión, sobre los últimos meses de vida del creador de Mickey Mouse, que recuerda también momentos de su fascinante vida y de la historia de su país.

¿Un ejemplo americano?

Porque Walt Disney representó el mito del americano hecho a sí mismo. Stephan Jungk, que afirma que lo contrató y despidió arbitrariamente. Indica que se decía ante el espejo: “Soy un líder, soy un pionero, soy uno de los grandes hombres de mi época”.  El autor sigue la pista de su día a día para narrar su biografía. Así describe el proceso: “A él dedico mi pensamiento cuando no puedo dormir por las noches. Desde que apareció en mi despacho y me notificó el despido, me desvelo muy a menudo. Echo la vista atrás y contemplo la historia de su vida, como si me fuera más próxima y familiar que la mía propia… Treinta años después de nuestro último encuentro, le sigo dedicando mi primer pensamiento cuando me levanto y el último cuando me voy a la cama…”.
Tanto el libro como la ópera dan una imagen de Walt Disney que hasta ahora nunca se había dado, quizá incluso exagerada. Da una idea de la complejidad de la persona y el personaje de Disney, y subraya su ideología conservadora y la gran importancia de lo que supuso para el cine y la cultura con su capacidad visionaria y sus enormes aportaciones estéticas.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Bill Gates y su ‘Dream Team’ de ricos contra el cambio climático

mailto  facebook  twitter  google+

Bill Gates
Foto: World Economic Forum swiss-image.ch/Photo Sebastian Derungs

Tendemos a pensar, y es probable que muchas veces con razón, que los poderosos viven de espaldas a los problemas globales. Que la última de sus preocupaciones es el cambio climático y nada que se le parezca. Y cuando oímos hablar de fondos de inversión ya nos imaginamos buitres y ancianos desahuciados. ¿A quién se le ocurriría que se pudiera crear un fondo de inversión para luchar contra el cambio climático? Pues es lo que ha hecho Bill Gates.

1.000 millones de dólares

Gates se retiró hace tiempo de sus cargos ejecutivos en Microsoft y ahora está dedicado a actividades filantrópicas. Relacionadas con al educación, la pobreza o, como es el caso, con los problemas medioambientales globales. Su último proyecto es crear un “Dream Team” de ricos. Unir a algunas de las fortunas más fabulosas del planeta con el fin recabar fondos para combatir el cambio climático.

La apuesta comienza con 1.000 millones de dólares. La idea es apoyar con ese dinero iniciativas y proyectos que promuevan el uso de energías renovables y limpias. Parte de la alineación inicial está formada por Jeff Bezos, fundador de Amazon, Richard Branson de la mítica Virgin, John Doerr, especialista en capitales de riesgo o Vinod Khosla de Sun Microsystems. Todos están catalogados por la revista Forbes como billonarios (es decir, traduciendo del inglés, con fortunas holgadamente por encima de los mil millones de dólares…).

Explorar nuevos enfoques

La iniciativa se denomina Breakthrough Energy Ventures y busca “explorar distintos caminos, inventar nuevos enfoques y perspectiva”, asegura Gates. El fondo está unido al movimiento de lucha contra el cambio climático Breakthrough Energy Coalition surgido tras la Cumbre de París.

Ojo, que lo de “movimiento de lucha” no significa que Bill Gates o Jeff Bezos se vayan a lanzar a las calles con pasamontañas a montar barricadas (Richard Branson puede ser). Es una agrupación que busca impulsar políticas de apoyo a programas que combatan el cambio climático. Que apuesten por un futuro sin combustibles fósiles. Y que, con la llegada al poder de Trump, se ha puesto manos a la obra para detener cualquier iniciativa que ponga en peligro los objetivos marcados en los acuerdos de París.

Y eso se hace como esta gente hace las cosas. De puertas para dentro, con mucho influencia y más dinero. Para que esta vez, bien empleado.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Lo que queda de una Alepo que se desangra

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Amnistía Internacional

Probablemente Alepo sea lo más parecido al infierno que hay ahora mismo en la tierra. Edificios derrumbados, escombros, morgues colapsadas, cadáveres en las calles, personas y familias absolutamente aterradas, sin apenas abastecimiento de agua, comida o medicamentos… Una ciudad detenida, paralizada por el horror en el fuego cruzado.

Desde 2012, y eso son ya cuatro años, esta ciudad, la mayor de Siria, es el escenario de las luchas entre el gobierno sirio y las milicias rebeldes. Y tras cinco meses de un asedio más intenso, el pasado noviembre, más de tres cuartas partes de la fracción donde se ubicaban los insurgentes han pasado a estar bajo control del régimen de Bashar al-Assad, en una ofensiva de las fuerzas oficiales, que, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), ha causado más de 310 víctimas civiles, incluidos 42 niños, y más de 200 combatientes rebeldes.

Falta respeto al alto al fuego

El coordinador de ayuda de emergencia de las Naciones Unidas, Stephen O’Brien, ha pedido que se respete el alto el fuego para crear un corredor humanitario al este de Aleppo, donde viven unas 275.000 personas, “antes de que se convierta en un gigantesco cementerio”. Ayer, sin embargo, la violencia se recrudeció, en medio de acusaciones sobre quién rompió la tregua, si fuerzas oficiales y la insurgencia.

Amnistía Internacional tiene activa una recogida de firmas para pedir a Siria y su socio Rusia acabar con este exterminio. Puedes firmar aquí.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Ver últimas noticias