Playlist literaria para un fin de semana eterno

Satin Island de Tom Mccarthy. Pálido Fuego: cuarta novela de este autor londinense, dos veces finalista del Booker Price (la primera, Residuos, Zadie Smith...

La Unión Europea prorroga el uso del polémico herbicida glisofato

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Greenpeace

La Comisión Europea ha prorrogado la autorización para utilizar en los estados miembros el polémico herbicida glifosato. Después de tres aplazamientos, y debido a que la autorización vigente sobre el uso de productos que contienen este material caducó el pasado 30 de junio, la Unión ha tomado esta decisión de prolongar su periodo de uso hasta que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas publique su dictamen al respecto de su salubridad. Un plazo que, en cualquier caso, no podrá sobrepasar los 18 meses, esto es, no podrá prolongarse más allá del 31 de diciembre de 2017.

Ayuntamientos españoles en contra

La medida se ha adoptado a pesar de la oposición de algunos estados miembros y la protesta de algunas asociaciones y expertos. El ayuntamiento de Badalona, seguido de los de varias ciudades catalanas, inició en 2015 los trámites para abandonar el uso del glisofato, y el Ayuntamiento de Madrid siguió el mismo camino el pasado marzo.

El glisofato, el herbicida más utilizado del mundo, sobre todo el que produce Monsanto Agricultura España, está en la lista de elementos probablemente cancerígenos de la OMS. Pero esta es solo una de las causas por las que Greenpeace o Ecologistas en Acción desaconsejan su empleo, también aducen que, usado masivamente, como suele hacerse, tiene gran capacidad para acabar con todas las plantas sobre las que se aplica, no solo con las “malas hierbas”, excepto si se trata de cultivos transgénicos, que han sido modificados para ser tolerantes a este compuesto; y también critican su acción contaminante de suelos, agua y los organismos acuáticos. Greenpeace ha habilitado incluso una petición, a la que cualquiera puede adherirse, para que se prohíba el uso del glisofato. Además, la ONG critica que la Comisión Europea haya extendido la licencia de 37 pesticidas, incluidas algunas sustancias que la agencia ECHA ha clasificado como amenaza para la salud.

En votaciones previas a la de este aplazamiento de la Comisión, Malta ha votado en contra de revalidar la licencia del herbicida, y otros siete se abstuvieron –Alemania, Francia, Italia, Grecia, Austria, Portugal y Luxemburgo-.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

La primera ciudad sostenible está en América y tiene 5000 años

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Daniel Barker

Es fácil pensar que todo esto de la sostenibilidad, del cuidado en el consumo de los recursos y la conciencia ecológica es algo moderno, fruto del desgaste que la era industrial y la superpoblación está teniendo sobre el planeta. Pero no es así.

Una ciudad sagrada

Nada menos que hace 5000 años ya existían pueblos con una clara preocupación por el entorno y por crear ciudades sostenibles. Es el caso de la ciudad sagrada peruana de Caral, al norte de Lima. Los habitantes de este enclave preincaico ya eran conscientes de la importancia de reutilizar materiales, aprovechar la energía del viento y del sol y emplear con criterio el agua para no despreciarla.

Son los hallazgos que ha realizado la arqueóloga Ruth Shady y su equipo y que ha publicado en el informe La ciudad sagrada de Caral. Modelo sostenible: gestión ambiental y riesgo de desastres. Este informe expone cómo los habitantes eligieron el enclave del asentamiento con el objetivo de que tuviera un acceso fácil a los recursos y plantearon el desarrollo de la urbe con la función de no depredarlos. El sitio elegido se ubicaba por encima del cauce del río Supe, rodeado de cerros, con buena irradiación solar, poca lluvia y vientos moderados.

Aprovechamiento racional de los recursos

Desde esta cuenca pudieron en marcha un manejo territorial con criterios absolutamente sostenibles. Establecieron los centros urbanos sobre terrazas fluviales, por encima de las tierras productivas, para evitar inundaciones y garantizarse el acceso fácil a las cosechas. Estos centros urbanos estaban cerca de espacio excavados para aprovechar el agua de la capa freática. Crearon instituciones para asegurar el uso óptimo del agua y establecieron una red con otros pueblos para el intercambio de bienes como el algodón, el pescado seco y otros productos exóticos en la zona, lo que los hacía menos vulnerables a sequías, terremotos o inundaciones. El centro de todos estos enclaves era la ciudad de Caral.
También se tuvieron en cuenta criterios sostenibles en la construcción de las viviendas, nivelando el suelo y haciendo las paredes de quincha, un armazón entretejido de troncos, cañas y fibras flexibles recubierto de barro, que le permitía resistir mejor los terremotos al no quebrarse ni derrumbarse. Los materiales empleados no salieron de los bosques ribereños, si no que emplearon palos viejos y utilizados en otras edificaciones. De esta manera evitaban que las crecidas del río anegara toda la zona, pues el agua era retenida por el bosque.

Llamas rituales

En cuanto al consumo de recursos, el agua del río se empleaba en los cultivos, mientras que el de consumo humano se extraía de manantiales acondicionados cerca de los núcleos urbanos. También aprendieron a usar el viento para mantener vivas las llamas rituales, construyendo túneles por los que circulaba el aire.

“Todo lo que estamos aprendiendo en Caral no es solo importante para comprender esta civilización, si no que nos va a ayudar en el momento de analizar pueblos posteriores”, ha declarado Marco Antonio Bezares, uno de los responsables de la excavación.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El Chupete 2016 y el Futuro de la comunicación infantil más allá de la Generación Z

mailto  facebook  twitter  google+

©ElChupete

Profesionales de marketing y publicidad se dan cita en Madrid los días 6 y 7 en el único festival publicitario dedicado exclusivamente a los niños. El objetivo final del evento es trabajar por las buenas prácticas de un segmento sensible dentro de cualquier campaña de marketing, sujeto a numerosas legislaciones restrictivas y códigos éticos, y que debe ser abordada siempre con la máxima profesionalidad. Este año, el leit motiv del Festival El Chupete son las relaciones del público infantil con los medios digitales y la tecnología, que ganan la batalla de la atención y el consumo entre la conocida como Generación Z, nacidos después del año 2000.

“Estos niños y jóvenes son autodidactas, muy creativos, impacientes, algo arrogantes y emprendedores. Una generación que va a cambiar el mundo tal y como lo entendemos ahora.”

Los organizadores prometen dos días de reto apasionante, conociendo las características de esta nueva generación digital que obligará a marcas y medios de comunicación a entenderlos y prepararse para los cambios sociales que se van a producir.
En El Chupete 2016 se conocerán las tendencias relacionadas con esta Generación Z desde todos los ámbitos como: la tv, el cine, la publicidad, la tecnología, la literatura, la radio, la música, la educación, el arte, la familia, la sociedad o el ocio. Dos días de ponencias, mesas redondas y proyección de campañas a concurso, siendo las mejores premiadas en la gala final. El programa está disponible en su web.

 

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Vuelve el Frinje, otro teatro es posible

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Europe Endless

Cerrada por vacaciones la temporada teatral, vuelven a Matadero Madrid las noches alternativas del Frinje. Y ya es la quinta edición de este certamen que nació evocando al mítico festival edimburgués homónimo (o casi homónimo, porque enseguida, en su segundo año, nuestro Frinje se cambió el nombre para dotarse de esa “j” tan castellanizante).

Teatro del mundo y experimental

El Frinje es el festival de artes escénicas más rompedor de nuestro país. Acoge espectáculos experimentales, a menudo con carga social, de compañías nacionales e internacionales, jóvenes o consagradas, que, a menudo, aprovechan esta cita como escarapte, ya que algunos teatros, ya en temporada, recuperan estos espectáculos en su cartelera, e incluso se han granjeado así algún Max (Danzad, malditos, por ejemplo, en la edición más reciente de estos galardones).

La programación de este año, es tan ecléctica, abierta y variada como siempre, solo que con una dotación presupuestaria superior a la de ediciones pasadas. Gravita en torno a la gestión del pesimismo. Pretende plantear, nada menos, preguntas como de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos, y de aquí que se haya divido el programa en tres secciones, Pasado, Presente y Futuro,  clasificando las 23 compañías de más de 20 países que se seleccionaron en un proceso llevado a cabo durante el invierno.

 

Entre otras obras, podrán verse en esta edición del Frinje las obrasTestigos de la ruina, de Mapa Teatro (8 y 9 de julio), un colectivo dedicado a la creación artística transdisciplinar con sede en Bogotá pero que se fundó en París en 1984; la pieza aborda el caso de un barrio histórico de Bogotá que se derrumba para construir sobre sus cimientos un moderno proyecto urbanístico. Además, el grupo catalán Sr. Serrano, premio León de Plata 2015 en la Bienal de Venecia, y cuyos espectáculos mezclan teatro, danza y videoarte, pone en escena BBBB, una reivindicación del hogar contra las reglas del mercado (día 15). La compañía italiana Teatro Sotterraneo, un multipremiado colectivo performativo de Florencia, que ha obtenido galardones como el primer premio del BeFestival, pondrá en escena Homo Ridens_Madrid (9 y 10), una indagación sobre los límites de la risa en la que experimentará con el público.

También pasará por el Frinje Europe Endless, de la también premiada compañía La Ignorancia, centrada en la creación de piezas donde se encuentran danza, música y cine. Muy esperada será la cita con Frédéric Sonntag, director francés, que nos presenta Lichenman, una pieza que reúne teatro y cómic. Y la conocida compañía catalana Loscorderos.sc, nos propone la performance La banda del fin del mundo, (16 y 17 de julio), que le da una vuelta al mundo tal como lo conocemos.

Laboratorios y conciertos

Además, el Frinje tendrá un apartado reservado para el público infantil, Nuevos Públicos, Laboratorios de creación, una convocatoria para menores de 30 años cuyo ganador contará con el apoyo tutorial del cineasta Juan Cavestany y conciertos 100% musicales, con Paul Fuster, Aurora & The Betrayers y Soledad Vélez.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias