One Planet. Una nueva cumbre para salvar el planeta

Una nueva cumbre sobre el clima. Una nueva reunión de las personalidades y gobernantes más destacados del mundo. Una nueva serie de largos y...

Un km a nado en la helada Antártida para pedir su protección

mailto  facebook  twitter  google+

El nadador y defensor de los océanos Lewis Pugh se ha tirado a las frías aguas del mar de Bellingshausen, en la Half Moon Island, para desafiar al cambio climático.

A nado durante un largo y gélido kilómetro, que recorrió en algo más de 17 minutos, Pugh ha inaugurado así su campaña Antártica 2020, para llamar nuestra atención sobre la necesidad de declarar tres nuevas áreas marinas protegidas en la Antártida. El esfuerzo del nadador es aún mayor si se valora que ha sido operado recientemente de la espalda, y perdido potencia por ella en los brazos.

Ya hay un área protegida

Durante los próximos tres años, este reconocido atleta inglés y su equipo construirán una coalición para reivindicar que para 2020 se establezcan tres Áreas Marinas Protegidas adicionales en las áreas vulnerables de la Antártica Oriental, el Mar de Weddell y el mar de Bellingshausen. No es ninguna utopía, no son molinos, porque ya en en octubre se declaró otra franja anártica, el Mar de Ross, como Área Marina Protegida.

Pugh cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas, así como de importantes líderes mundiales, científicos, ambientalistas, políticos y activistas por la paz.

Los beneficios de establecer reservas protegidas en los océanos residen en hacerlos más resistentes al cambio climático, y permitir a otros océanos recuperarse de la sobreexplotación pesquera.

No es la primera vez que el atleta se enfrenta a una hazaña así…

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

La ciencia desmonta el mito del chupacabras

mailto  facebook  twitter  google+

Recreación del Chupacabras
Imagen: Alvin Padayachee

Debería existir, si realmente no existe ya, una disciplina científica que consistiera en tratar de encontrar la explicación a cuanto fenómeno paranormal nos rodea. Es la rama a la que se dedica Benjamin Radford. Este científico ha quitado la sábana a muchos de los fantasmas que nos acechan, como por ejemplo, al chupacabras.

Animal extraterrestre

El chupacabras en una leyenda reciente. Surge a mediados de los años 90 cuando un pastor de Puerto Rico se topa con un extraño animal que ha atacado a su ganado. Cuadrúpedo, sin pelo, con largos dientes y ojos brillantes. Con más forma de extraterrestre que de criatura terráquea, declaró el atemorizado ganadero.

Este ser estaba detrás de las muertes de animales de granja. Al parecer les mordía en el cuello y les succionaba la sangre hasta la última gota. Y desde ese momento siguió apareciendo en diferentes lugares. México, Chile, Nicaragua, Argentina, Brasil. Incluso en Florida y Texas.

Y en cada ocasión se reportaban diferentes formas. Desde el animal que se movía a cuatro patas ya descrito, a un ser bípedo de unos 1,20 metros de altura u otro mucho más pequeño, con pelo ralo y una dentadura llena de colmillos.

Pruebas de ADN

Radford se acercó al fenómeno con curiosidad científica. Sin querer descartarlo o ridiculizarlo de primeras. Porque, además, allí quedaban las víctimas del chupacabras como prueba de su existencia.

El investigador centró el análisis en los presuntos ejemplares de chupacabras abatidos por ganaderos, sobre todo en Texas. 12 ejemplares a los que Radford pudo extraer el ADN. Criaturas que se parecían mucho a las descritas por algunos ganaderos. Con cuatro patas, sin pelo y la piel de aspecto quemado.

El resultado del análisis de ADN dio como resultado que se trataban de perros, coyotes y mapaches. La razón de su aspecto alien era más prosaica. Todos los animales padecían sarna sarcóptica, una enfermedad producida por ácaros. Esta patología, bastante frecuente, acaba con el pelo del animal, que al rascarse, se produce heridas profundas sobre la piel. El aspecto final encajaba con el descrito para el chupacabras.

¿Y la ausencia de sangre?

En cuanto a las víctimas, también la explicación encajaba. Los perros y los coyotes atacan a sus presas mordiéndoles en el cuello. Si son sorprendidos huyen y el animal atacado muere por hemorragia interna. Al morir, el corazón del animal deja de latir, la sangre se concentra en las partes más bajas y se coagula. Por ello es difícil encontrar sangre fresca en estos animales atacados.

Radford concluye con una sentencia clara. “Para mí no hay ninguna razón para creer que exista nada extraño o paranormal en los ataques al ganado”.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Se asesinan en el mundo 16 ecologistas al mes, según un informe

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

La última ha sido Berta Cáceres, una ganadora del Goldman Prize (conocido como el Nobel Verde) y defensora de los indígenas asesinada el pasado marzo cerca de Tegucigalpa (capital de Honduras). Pero, según ha difundido esta semana el grupo defensor de los derechos humanos PAN Asia Pacific (PANAP) en un informe, el suyo fue el asesinato número 185 de los cometidos en 2016 contra defensores del medio ambiente, lo que supone una media de 16 activistas verdes asesinados cada mes.

La cifra de asesinados, además, sufre un ascenso galopante. Nada menos que el triple de asesinatos se cometieron en 2016 respecto a 2015, año en que hubo 61 medioambientalistas fallecidos.  “Los derechos colectivos de las personas de poseer y controlar sus tierras, sus recursos y sus necesidades culturales son fuertemente violados por corporaciones y gobiernos”, asegura Sarojeni Rengam, el director ejecutivo de PANAP, en el texto que publica los mencionados datos.

Algunos gobiernos poco activos

El documento advierte también de la falta de colaboración de algunos gobiernos, que en vez de proteger a estos activistas han mostrado menos tolerancia hacia los activistas, de lo que es reflejo el aumento de las detenciones de quienes realizan este tipo de manifestaciones: una cifra que pasó de 82 detenciones en 2015 a 118 hasta noviembre de este año.

Por regiones Asia, África y América Latina son los continentes más afectados mientras que entre los países que menos defienden a estas personas está Brasil donde solo en agosto pasado fueron asesinados 20 activistas. Filipinas, Indonesia y Camboya, Bolivia, Honduras, Perú, Etiopía, Kenia y Sierra Leona son los países con las tasas más altas de homicidios.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

¿Por qué los chimpancés no hablan? (Si podrían hacerlo)

mailto  facebook  twitter  google+

Chimpancés en un show de televisión
Foto: CBS Television

Es ya un lugar común. Ese que insiste en que los chimpancés y los humanos comparten el 99% de su ADN. El que dice que, en realidad, somos muy parecidos. Pero basta un vistazo para darse cuentas de las abismales diferencias entre una especie y otra. No solo en el aspecto, sino, sobre todo, en el comportamiento. Por ejemplo, ¿por qué los chimpancés no hablan?

Una laringe que sí puede producir palabras

En principio puede pensarse que su incapacidad para producir sonidos conexos se debe a una cuestión orgánica, mecánica. Carecen de una estructura laríngea, con cuerdas vocales, caja de resonancia y todo eso, que les permita comunicarse con palabras.

Pero una reciente investigación de la Universidad de Princeton establece otras sorprendentes conclusiones. Estos primates están perfectamente capacitados orgánicamente para hablar. Para llegar a esta conclusión analizaron la morfología de varios primates a través de rayos X. Así, grabaron los movimientos de su laringe, lengua y labios cuando producían sonidos. Se trata de un análisis muy relevante, ya que los anteriores se basaban en el estudio de ejemplares muertos.

El chimpancé habla

Estos movimientos fueron grabados. Después, se introdujeron las grabaciones en un programa informático que reprodujo los sonidos que el sistema fónico de los animales podría producir. El resultado es que serían capaces de crear sonidos como fonemas que se convirtieran en palabras. Incluso en frases. En uno de los ejemplos, el sistema fónico de los primates pronuncia “¿Te casarías conmigo?” (“Will you marry me?”).

La importancia del 1%

Entonces, por qué los chimpancés no hablan. La respuesta es sencilla. Porque ese 1% de diferencia entre especies encierra un cambio radical. No es relativo a la estructura de la laringe, sino algo mucho más importante. La diferencia está en el cerebro. En la enorme diferencia en la estructura cerebral entre las especies. Los chimpancés carecen de la capacidad cognitiva de crear palabras. De comunicarse mediante un cuerpo de fonemas y gramática abstracta pero aceptada por todos y transmitida de generación en generación.

Porque siempre un 1% implica una radical distancia.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Los últimos días de Disney, según alguien a quien despidió

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Teatro Real

Hoy se cumplen 50 años del fallecimiento de Walt Disney. Recordémoslo con una extraordinaria ópera, disponible en Filmin, en la que el compositor de música minimalista Philip Glass, uno de los grandes de la escena actual, reflejó los últimos días de este legendario y controvertido símbolo de la cultura estadounidense inspirándose en la novela The Perfect American, de alguien que fue su empleado y a quien despidió, Peter Stephan Jungk (el libro lo editó en español por la editorial Turner).

La obra fue un encargo de la Ópera de Nueva York para la temporada 2012 – 2013, y se convirtió en la número 24 del artista. Se trata de una mirada desmitificadora del considerado padre de la fantasía moderna. Una fabulación, con mezcla de admiración y animadversión, sobre los últimos meses de vida del creador de Mickey Mouse, que recuerda también momentos de su fascinante vida y de la historia de su país.

¿Un ejemplo americano?

Porque Walt Disney representó el mito del americano hecho a sí mismo. Stephan Jungk, que afirma que lo contrató y despidió arbitrariamente. Indica que se decía ante el espejo: “Soy un líder, soy un pionero, soy uno de los grandes hombres de mi época”.  El autor sigue la pista de su día a día para narrar su biografía. Así describe el proceso: “A él dedico mi pensamiento cuando no puedo dormir por las noches. Desde que apareció en mi despacho y me notificó el despido, me desvelo muy a menudo. Echo la vista atrás y contemplo la historia de su vida, como si me fuera más próxima y familiar que la mía propia… Treinta años después de nuestro último encuentro, le sigo dedicando mi primer pensamiento cuando me levanto y el último cuando me voy a la cama…”.
Tanto el libro como la ópera dan una imagen de Walt Disney que hasta ahora nunca se había dado, quizá incluso exagerada. Da una idea de la complejidad de la persona y el personaje de Disney, y subraya su ideología conservadora y la gran importancia de lo que supuso para el cine y la cultura con su capacidad visionaria y sus enormes aportaciones estéticas.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias