Qué hacer un fin de semana en Barcelona

Hay tres cosas a las que una debería dedicarle el fin de semana en Barcelona: Los vermús, la cultura y sus calles. Además, este...

El acebo, decoración navideña en peligro de extinción

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Se acerca la Navidad, y con ella un despliegue decorativo que tiene al acebo como uno de sus protagonistas vegetales, junto con el muérdago y la flor de pascua. El acebo es un arbusto de la familia de las Aquifoliáceas, de hoja perenne y verde, y longevo (puede vivir quinientos años), que da en invierno sus rojos frutos, todo un manjar para varias especies de pájaros, con cuyas heces contribuyen a propagar la especie. Hay acebos en bosques de hayas y robles  al oeste de Asia y Europa, y en España, el acebal de Garagüeta, en Soria, es la mayor reserva de esta especie en la Península Ibérica.

Anterior a la tradición católica de usarla de ornamento navideño fue el significado místico que le dieron a este arbusto los celtas, que lo utilizaban en el solsticio de invierno para atraer la buena suerte y la prosperidad. Los druidas lo convirtieron en la materia prima de las varitas que empuñaban para sus juicios, manteniendo que a este árbol se le puede mentir pero no engañar. Además le conferían propiedades protectoras, de ahí que también hicieran amuletos y escudos con él.

Importante certificado de legalidad

Ya en la Edad media, los cristianos, que hasta entonces le daban más importancia al muérdago, comenzaron a utilizarlo, acentuando los colores rojos y verdes para estas fiestas. Las hojas puntiagudas de éste simbolizarían las espinas en la corona de Cristo, y las bayas rojas, gotas de su sangre. Con ello, el acebo se convirtió en otra tradición navideña.

Sin embargo, hoy el acebo está en peligro de extinción en Estados Unidos y varios países europeos, entre ellos España, debido a su uso masivo navideño pero también para la fabricación de muebles y para curas medicinales. Existen incluso planes experimentales de reforestación de bosques mediante acebos. Por eso, indica Greenpeace, “en caso de comprar ramilletes de acebo o rusco, solicitar siempre un certificado que garantice el origen legal”, a diferencia del muérdago, que “a menudo forma parte de pequeños ramos con otras plantas verdes, y casi siempre con bayas que son muy decorativas. Es fácil de encontrar en los pinares y no supone un problema ya que es una planta que parasita los pinos”.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

¿El orangután será la próxima especie que hagamos desaparecer?

mailto  facebook  twitter  google+

Orangután en Borneo
Foto: International Animal Rescue

En el año 326 antes de Cristo, los ejércitos de Alejandro Magno llegaron lo más lejos que un imperio jamás había conseguido llegar. El guerrero macedonio se plantó en la orilla del río Indo. En su camino había logrado vencer a tebanos, atenienses, persas y egipcios. Pero al llegar a aquellas tierras se encontró con unos extraños guerreros. Desde las copas de los árboles, esos hombres peludos y pelirrojos, les lanzaban piedras y frutos. Saltaban de rama en rama con extraordinaria habilidad. Su tamaño era el de un humano, pero sus extremidades eran muy distintas. Alejandro comenzó a luchar contra aquellos “hombres de la selva”. Fue la primera vez que el orangután tuvo que temer a los seres humanos.

Un 97% humanos

Desde entonces, poco han cambiado las cosas para estos espectaculares animales. Ni siquiera su cercanía genética a los humanos, con una afinidad del 97%, ni su aspecto que incluso confundió al emperador dios, les han salvado.

La última gran amenaza es la radical desaparición de su hábitat. Los orangutanes viven en las frondosas junglas del sudeste asiático, en las que forman pequeñas comunidades. Sin embargo, este entorno está siendo rápidamente devastado. La razón es el creciente negocio de producción de aceite de palma. Extensiones de miles de hectáreas de jungla están siendo incendiadas o taladas para establecer cultivos de palma.

60 orangutanes asistidos en una semana

La situación es especialmente grave en Indonesia, o mejor dicho, en la región que este país controla de la isla de Borneo. Desde 1973, un tercio de la selva ha desaparecido. Solamente el verano pasado, ardieron 1,6 millones de hectáreas de jungla. Las asociaciones conservacionistas de la zona como International Animal Rescue recogieron en una semana más de 60 orangutanes heridos o hambrientos.

Tras los incendios o la tala, la extensión de selva se dedica al cultivo de palma. El aceite de palma es el maná moderno y se usa en productos de todo tipo, desde alimentos a artículos de higiene, incluso para biocombustibles. Y, por cierto, es perjudicial para la salud.

Desaparecidos en 10 años

Pero más lo es para los orangutanes. Se estima que en la actualidad hay menos de 45.000 orangutanes en Borneo. En Sumatra su número no supera los 7.000. Los expertos estiman que a este ritmo de destrucción de los ecosistemas, los orangutanes habrán desaparecido de Borneo en 10 años. Y esta isla es el último reducto de este primate.

Además de la destrucción de su hábitat, la caza furtiva de crías para el mercado negro es otra de las amenazas. Sobre todo porque esta caza siempre implica la muerte de, al menos, la madre de la cría.

Por eso, han surgido diferentes iniciativas para salvar al orangután. Pero, sobre todo, para salvar la jungla tropical en la que vive.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

He vuelto a entrar en mi Tumblr y me ha hecho reflexionar

mailto  facebook  twitter  google+

CC de Josh James

He vuelto a entrar en Tumblr. No sé qué extraña motriz me ha impulsado a volver a esa red social. Tal vez la conversación que tuve el otro día con mi hermana, en la que comentábamos lo emocionadas que nos habíamos sentido en su momento por hacernos cuenta, allá por el  junio de 2011. Por aquel entonces, yo estaba a punto de cumplir 15 años y tenía unas hormonas horriblemente desbaratadas, además de unas concepciones del mundo que mucho distan de las actuales.

Y aunque volver a mi Tumblr ha sido volver a mi adolescencia complicada, como la mayoría de adolescencias o tal vez un poco más, la verdad es que también me he echado unas buenas risas, pero sobretodo he reflexionado.

Mi primer reblog

La primera cosa a destacar es la primera foto que reblogueé (o sea, que compartí). Aunque ahora todo el mundo, quien más y quién menos, conoce Tumblr, en esa época era una red social muy reciente y en España aún se conocía muy poco. Pues voy yo, con todos mis 15 años y su efervescencia adolescente, y sin tan si quiera acabar de comprender cómo narices funciona la web, reblogueo una ballena:

 

tumblr_lmf4282qlg1qg06jro1_500

Y cinco años más tarde aún me parece divertida la imágen, pero nunca, nunca, nunca pienso reconocerlo ante un juez.

Ay, la adolescencia

Si sigo escarbando por mi archivo, me doy cuenta que evoluciono de un amor profundo por lo vintage a los cuerpos tatuados y las melenas teñidas de colores fantasía. Persiste valientemente Harry Potter (os recuerdo que fue la época de la última película) pero se nota que la adolescencia me ha golpeado fuertemente: los mensajes son deprimentes y las imágenes a menudo se relacionan con dolor y, sobretodo, con mucho amor. Hay frustraciones volcadas en cada reblog. Lo que me lleva a pensar que Tumblr fue solo una herramienta más.

Imagen de immmmeals
Imagen de immmmeals

Tumblr, una herramienta expresiva

Es decir, Tumblr fue una manera de gritar toda mi experiencia adolescente a un mundo que (yo creía) no quería escuchar y a la vez fue una manera de crear comunidad entre personas que se sentían exactamente igual. Lo que traduzco como que el ser humano siempre, siempre encuentra una manera de enseñar quién es. Y, puede ser, que porque en su momento fui tan transparente con mi Tumblr (nunca lo escondí en ningún sentido) haya ayudado en que ahora sea transparente casi siempre, por no decir siempre.

La importancia de encontrar un espacio propio

Es tal vez un indicador de que hay que permitir a la generación que está detrás de nosotros, a la que ahora le toca sufrir la adolescencia, encontrar sus propias maneras de expresarse. Las redes sociales son herramientas poderosas que están haciendo mucho bien a la juventud, aunque traten de convencernos de lo contrario, porque les permite tener voz en espacios que normalmente se les ignoraría. Por supuesto, esto no significa que se les deba permitir todo o que sus opiniones sean válidas, pero sí significa que hay que aceptar que están creciendo para hacerse un hueco en la sociedad. Hay que aceptar que todos tenemos sentimientos potentes, más fuertes que nuestra capacidad racional, y que la adolescencia es un reto porque aún no tenemos los conocimientos suficientes para enfrentarnos a ellos.

tumblr_lwj1ta28wf1r0xgbno1_500

Tumblr fue una experiencia interesante. Me permitió perfilarme. Es obvio que hoy en día prefiero otras redes sociales, usando especialmente Twitter. Y creo que esto se debe a que primero aprendí a mirar al mundo con Tumblr, comprender la realidad y ver diferentes puntos de vista: enfrentarme a qué es Internet. Después de esto, pude entrar en el juego, pero en otras plataformas, aportando firmemente mi punto de vista.

Es fantástico haber podido tener una plataforma en la que crecer como usuaria de la red.

 

Imágen de Josh James, creative commons en Flickr

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Cómo Bugs Bunny le salvó la vida a quien le puso voz

mailto  facebook  twitter  google+

Mel Blanc. Ese fue el hombre que puso voz a Bugs Bunny, y a cerca de otros 1.400 personajes de dibujos animados, confiriéndoles con ella toda una personalidad: el Pato Lucas, el Pájaro Loco, el gato Silvestre, el cerdito Porky, Pablo Picapiedra, Piolín…

En enero de 1961, en la cresta de la ola de su carrera, este actor de doblaje sufrió un accidente de coche en el Sunset Boulevard de Hollywood, que le causó una triple fractura en el cráneo, por la que entró en coma. Estuvo tres meses en estado vegetal. El caso fue tremendamente mediático, y el público no dejó de enviarle a Blanc mensajes de cariño, mientras él, desde las tieniblas del coma, no respondía a los estímulos a los que lo sometía el equipo médico que lo atendía.

Entre esos estímulos, según explicaría posteriormente el propio Blanc en sus memorias (“That’s not all folks!“) se incluía que los médicos e incluso la familia, para que resultara una voz más cercana, le hablaran. Así fue, hasta que uno de ellos tuvo la que resultó una gran idea: en lugar de dirigirse a Blanc, se dirigirían a Bugs Bunny.

El conejó contestó

Y sí, el conejo respondió. Es decir, Mel respondió, pero con la voz de Bugs Bunny, razonando como Bugs Bunny. Según entendieron quienes lo trataban, se había activado un área de su cerebro que correspondía a la creatividad, un clavo ardiendo al que aferrarse en la recuperación. Y poco a poco, Mel despertó. La neurociencia ha estudiado el caso posteriormente. Lo han analizado doctores de renombre como Orrin Devinsky, Director del Comprehensive Epilepsy Center de la Universidad de Nueva York.

Blanc se recuperó. Siguió trabajando, creando voces y agradeciendo a Bugs Bunny que le hubiera salvado la vida. Vivó hasta 1989. Y dejó encargado que su epitafio, en el Hollywood Forever Cemetery, fuese, por supuesto “That’s all folks!”.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura.

Una pirámide en la Antártida para alimentar la conspiranoia

mailto  facebook  twitter  google+

Pirámide antártica
Imagen: Google Earth

Cómo nos gusta una buena conspiranoia. Cualquier cosa que nos permita establecer extrañas explicaciones ocultas por poderosas fuerzas políticas o militatres. Y la favorita es esa que defiende que las pirámides de todo el mundo fueron construidas por alienígenas. Porque a ver cómo iban los humanos de hace 6.000 años a crear esas ciclópeas estructuras. Y en distintos lugares de la Tierra. Nada, lo más lógico es pensar que las construyeron extraterrestres.

79°58’39.25″S 81°57’32.21″W

Y ahora que gracias a Google Earth se ha descubierto otra en la Antártida ya lo que faltaba. Qué explicación tiene que en lo más profundo de un continente helado haya una pirámide perfecta. Que no os lo creéis. Poned las coordenadas  79°58’39.25″S 81°57’32.21″W en Google y decidnos si no es una pirámide lo que veis. Y cómo van los humanos a construir una pirámide así en una tierra como esa. Han tenido que ser seres de otro planeta, sin duda.

Pirámides naturales

Enseguida han llegado los científicos para explicar la cuestión. O para ocultarla tras un velo de falsa ciencia, pensarán los amantes de las conspiraciones. Ahora van y dicen que el fenómeno es perfectamente conocido. Que antes de que un avispado lo haya descubierto recorriendo el Polo Sur desde el salón de su casa, expedicionarios de verdad ya vieron estas formaciones en viajes a la zona nada menos que en 1913.

Tanto es así que la formación de estas estructuras tiene hasta un nombre: nunatak, roca solitaria en idioma inuit. Y por supuesto, una explicación geológica. Los nanutaks se forman por la erosión de la roca en los ciclos de congelación y deshielo del material lítico. Son formaciones más o menos comunes asociadas a los glaciares, es decir, a las extensiones de hielo que cambiar de grosor. Son estos movimientos los que erosionan la roca, creando estas formas.

Otros ejemplos

De hecho no son exclusivas de la Antártida. El Monte Cervino, en los Alpes suizos o la montaña Bulandstindur en Islandia son formaciones bien conocidas con el mismo origen.

Claro que tampoco estas dos montañas se han librado de la atribución a fuerzas ocultas y ajenas al planeta. Así que ahora, otra montaña con una forma piramidal todavía más perfecta y en un lugar como el Polo Sur, es terreno abonado para varios programas, libros y webs sobre la gran conspiración. Pasemos un buen rato con ello.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias