Yo también (#MeToo)

Si habéis prestado atención a Twitter y a los muros de Facebook, habréis conocido al menos dos de las campañas a través de hashtags...

Se estrena ‘Havanna Moon’, documental sobre el concierto de los Stones en Cuba

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: frame de 'Havanna moon'

Havana Moon documenta el único e histórico concierto que ofrecieron The Rolling Stones en La Habana, Cuba, el pasado mes de marzo. La cinta está dirigida por Paul Dugdale, un multipremiado documental con varias películas sobre grupos de música en su haber, como Adele, Coldplay, Lenny Kravitz o Mumford and sons). Con los Stones ya trabajó en 2013, registrando su show en el Hyde Park de Londres.

La película,  que toma su título de la canción Havana Moon del legendario Chuck Berry, grabada en 1957, revive, con imágenes exclusivas, algunos de los entresijos del épico encuentro de la banda británica con más de 1,2 millones de cubanos, en el que Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood ofrecieron algunos de sus clásicos, como Jumpin’ Jack Flash, It’s Only Rock ’n Roll, Gimme Shelter, Brown Sugar o Satisfaction, que estuvieron prohibidas en la isla estuvieron prohibidas durante más de 50 años.

Un solo pase en España

La gran noche, que fue de entrada gratuita, ponía punto final a la gira Olé en América Latina en el año 2016. El documental se estrenará simultáneamente en 41 países de Europa, Asia, Australia y América. En las pantallas de España se podrá ver únicamente viernes 23 de septiembre. Mick Jagger expresó su emoción sobre este concierto con las siguientes palabras:El show en Cuba fue sencillamente asombroso. Fue un momento increíble; había un mar enorme de gente que llegaba hasta donde alcanzaba la vista. Se sentía el entusiasmo de la multitud de personas y eso fue, para mí, el momento culminante”.

http://www.stonesincuba.com

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

¿Eres capaz de distinguir el reggaeton de un poema?

mailto  facebook  twitter  google+

Nicky Jam y Pablo Neruda
Foto: Siednji Leon/Alexan

Ahí va la provocación: dentro de algunos años, las letras del reggaeton serán consideradas auténticas obras líricas. Poemas a la altura de los versos del Siglo de Oro o la Generación del 27. Y si alguien lo duda es porque no conoce Reggaeton o poema.

Creativos sin prejuicios

Reggaeton o poema es la iniciativa de tres creativos publicitarios. Nuria Guther, Carmen López y Antón González. Los tres decidieron despojarse de sus prejuicios, o al menos, tomárselos con humor. Abrieron un canal de Instagram en el cuelgan vídeos cortos, recitando una rima. Ahí empieza el juego.

Se trata de que los oyentes traten de adivinar si la estrofa pertenece a un poema clásico o a la letra de una canción reggaetonera. Y la verdad, es más difícil de lo que parece. Si el autor es Nicky Jam o Mario Benedetti no es tan fácil de identificar como cualquiera pudiese juzgar a bote pronto.

Neruda o Don Omar

Los chicos de Reggaeton o poema no han querido que te quedes con las ganas de saber si has acertado, o peor, si has fallado. Por eso en cada post incluyen la respuesta en la parte de abajo de los comentarios. Otra cosa es que estés dispuesto a aceptar, y reconocer, que has confundido a Neruda con Don Omar.

Y para terminar de darle un aire cómico a su propuesta, los protagonistas aparecen en cada vídeo con unas vestimentas a medio camino del barroco, las gorgueras, por ejemplo, y del mundo de las bandas, con gorras y tattoos. Lo que haga falta para confundir.
Ahí van algunas de estas preguntas. Les hemos quitado las respuestas, para que os pongáis a prueba.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Uno de cada cinco pescados que comemos es un fraude

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Survivor para Pixabay

La organización internacional de conservación marina Oceana ha publicado un preocupante estudio, realizado a partir de un análisis de más de 25.000 muestras de pescado en 55 países en todos los continentes excepto la Antártida, señalando que uno de cada cinco pescados está mal etiquetado, práctica que el trabajo califica de “fraude”.

El informe , que se ha dado a conocer en Washington con ocasión de la reunión de líderes de todo el mundo para preparar la conferencia Nuestro Océano, que se celebrará en la capital estadounidense esta semana, señala que el mal etiquetado afecta a toda la cadena del sector del pescado: el comercio minorista, el mayorista, la distribución, la importación-exportación, el envasado y el desembarque. El informe también, con todo, alaba los recientes avances en la Unión Europea desde que Oceana denunció el fraude: éste ha decrecido la mala praxis del 23% en 2011 al 8% en 2015.

Pez gato por liebre

Este año, el presidente de EEUU Barack Obama propuso establecer una norma para que fuera necesaria la trazabilidad de 13 pescados en situación de riesgo. La trazabilidad es un sistema integral para la valorización de pescado y marisco provenientes de pesca artesanal, que marca y traza de forma individual cada unidad que se comercializa, indicando datos como el nombre del barco, la fecha de captura, la especie, el puerto de desembarco y el arte de pesca artesanal utilizado en su captura. Oceana estima que el Gobierno estadounidense debería extender la regla a todas las especies de pescado que se vendan en su territorio y desde el barco hasta el plato.

Otros datos obtenidos por Oceana señalan que el 82% de las muestras de mero, perca o pez espada analizadas estaban mal etiquetadas, y más de la mitad habían sido sustituidas por especies que están consideradas como amenazadas de peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). El pez gato asiático y la merluza eran dos de los tipos de pescado más sustituidos habitualmente en todo el mundo. En concreto, el pez gato asiático se vendió como 18 tipos diferentes de pescados con mayor valor comercial. En Brasil, por ejemplo, el 55% de las muestras de tiburón eran en realidad pez sierra, una especie también en peligro crítico y cuyo comercio está prohibido en ese país.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

En defensa del viejo Jack

mailto  facebook  twitter  google+

Conector minijack
Foto: Mariofergo

La pasada semana, Apple presentó su flamante iPhone 7. Además de la habitual panoplia de funcionalidades y cachivaches de última generación, dos cosas llamaron la atención. Una fueron los Airpods, los auriculares inalámbricos sobre los que hablaremos otro día. La otra fue la desaparición del puerto jack para la conexión de dispositivos de audio.

La compañía de Cupertino puso como excusa la calidad y la posibilidad de reducir el tamaño del dispositivo al sustituir este puerto por el Lightning, la conexión propia, y exclusiva, de Apple.

Los tiempos están cambiando

Sin embargo, las auténticas razones parecen ser otras. Vivimos tiempos en el que es imposible que se establezca un estándar para la tecnología. Las compañías crean sus propios sistemas, distintos de la competencia, de manera que periféricos o software no son compatibles de los aparatos de una marca a los de otra, de modo que el usuario, al final, se ve obligado en muchas ocasiones a pagar dos veces por lo mismo.

En el caso de las conexiones hemos pasado de las entradas sencillas, al euroconector, al cable VGA, al USB, ahora al HDMI. Nuevos dispositivos, nuevas entradas, nuevos cables. Nuevos desembolsos. Por no hablar de las toneladas de chatarra tecnológica que cada cambio supone.

Jack, el superviviente

Pero a todos estos cambios, siempre ha sobrevivido la conexión jack. Creada nada menos que a finales del siglo XIX, para servir en aquellas grandes centralitas que hemos visto en tantas películas. Las diligentes telefonistas necesitaban un pincho fácil de poner y quitar. Las compañías, algo barato. Los clientes, buen sonido.

Jack cumplía todas estas premisas. Además, se fue adaptando a los tiempos con leves cambios en su diseño, que nunca comportaron que dejará de ser compatible con las conexiones anteriores. Así pasó del mono al estéreo, al 5.1, a admitir funcionalidades como el control de volumen o de reproducción.

Su contribución a la música

El jack y el minijack, la versión de 3,5 mm de su hermano mayor de 6,5, han viajado de aquellas centralitas hasta hoy con plena vigencia. De camino han servido para que se realizaran las primeras grabaciones musicales y para electrificar instrumentos. Para que Chuck Berry, Keith Richards o Jimi Hendrix enchufaran sus guitarras. Para que Otis Redding o Kanye West conectaran sus micrófonos.

Y para que millones de personas, de varias generaciones, conectaran sus instrumentos, sus auriculares, sus altavoces, sus reproductores y se aficionaran a la música a través de un pequeño trozo de metal cilíndrico.

Con semejantes credenciales, el jack se va a resistir a desaparecer. Porque, además, dada su longevidad y flexibilidad, en la actualidad, millones de dispositivos de todo el mundo dependen de él. Así que a Apple no le queda más remedio que incluir un adaptador. Algo que tampoco es un problema para una compañía experta en vender a parte todos los accesorios posibles.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El día que viví el 11 de septiembre en Nueva York

mailto  facebook  twitter  google+

Hoy es ese día del calendario que recuerdo cada año con una mezcla rara de sentimientos. Yo era uno de los que vivía en Nueva York cuando las torres cayeron. No especialmente cerca de las torres. Trabajaba en la calle 33 East 33rd Street. Un estudio multimedia que ya había sufrido lo suyo en la crisis de las punto com y más tarde la crisis de la bolsa.

Ese día fui a trabajar y estando en la oficina oímos un ruido especialmente fuerte de un avión. Era pronto por la mañana. Las noticias empezaron a llegar y todo el mundo pensaba que era un accidente grave, pero sin más importancia. Al llegar el segundo avión la cosa cambió y la sensación de alarma general empezó a cundir en la oficina. Hubo gente que habló de “estamos en guerra”. Esta sensación hizo que nos fuéramos de la oficina. Yo vivía en la calle 55 y me fui andando con un compañero calle arriba. Las calles estaban llenas de gente andando con la sensación de incredulidad.

Las calles cambiaron de ánimo al saber que las torres se habían derrumbado. En aquella época había email y teléfono pero todo se colapso. No podía contactar con mi familia en España. Supongo que esos momentos fueron raros para todos. Por la noche de ese día creo que pude contactar con ellos. No recuerdo muy bien que paso ese día en concreto.

Si recuerdo todos los días siguientes. Fueron días de mucha tristeza. Mucha gente que se fue de la ciudad ante el miedo y la sensación de desamparo. Había casos muy trágicos de familia enteras que habían desaparecido, parkings de coches de gente que trabajaba en las torres donde los coches no reclamados servían como forma de cuantificar víctimas, las imágenes de la gente saltando desde las torres ante la imposibilidad de salvarse.

Hay otros recuerdos de cuando salía a correr y escuchaba historias por la radio de las que te hacen llorar.

La historia del 11 de Septiembre es una historia del pasado, pero si estás leyendo esto sin conocer muy bien que pasó en esa fecha, es recomendable ver algún vídeo o documental sobre el evento.

Fahrenheit 9/11

Loose Change 9/11

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias