¿Es Oumuamua una nave extraterrestre?

No. No, no, no. En serio. Nos volvemos loco. Serán las ganas de contactar con extraterrestres, ganas de llamar la atención. O quién sabe,...

Cómo ser perro en quince lecciones

mailto  facebook  twitter  google+

Día Mundial de los Animales, buen reclamo para leer Quince perros, de André Alexis, autor nacido en Trinidad y Tobago y afincado en Canadá. Se trata de un best seller ya galardonado con el Premio Giller, el reconocimiento literario más importante de este último país, y el Rogers Writers’ Trust a la mejor obra de ficción de 2015. Siguiendo la tradición de Rebelión en la granja o, entre nosotros, El coloquio de los perros, esta fábula, que publica Turner y parte de enseñanzas y referentes clásicos y protagonizan quince perros de una clínica veterinaria con psicología humana, y con sus ataques de ira, sus estreses, sus malos y buenos humores, su gusto o disgusto por la cultura… Y, claro, también con su parte perruna, y sus conflictos entre lealtad y libertad, instinto y poder…

“Cualquiera diría que se entienden entre sí, pero no tienen ni idea de lo que significan sus palabras para los demás. ¿Cómo resistirse a esa farsa?”, pregunta Apolo. Hermes, en cambio, cree que la conciencia y el lenguaje hacen dan la felicidad, y para zanjar la cuestión, apuesta con Apolo un año de servidumbre a los resultados de un experimento. Se trata de conceder la palabra y el pensamiento a quince perros que están pasando la noche en una clínica veterinaria cercana. Y a ver qué pasa.

«A eso de las doce de la noche, Rosie, una pastor alemán, dejó de lamerse la vulva y se preguntó hasta cuándo estaría en aquel lugar. Luego se preguntó qué habría sido de la última camada que había parido. De repente, le pareció tremendamente injusto que una tuviese que tomarse la molestia de parir cachorros para luego perderles el rastro».

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Grandes inventos ya inventados

mailto  facebook  twitter  google+

Allo
Imagen: Google Play

Google sigue con su objetivo de mejorar nuestra vida por el medio de estar siempre presente… Ahora lanza una nueva aplicación Allo, que ha sido presentado como el Whatsapp del futuro. Claro, con Allo pueden hacerse muchas cosas más que con la aplicación de mensajería. Como siempre. Pero esa reducción periodística que a los responsables de las compañías siempre exapera, define gráficamente el programa.

Lo malo es que esa asociación es nociva. Si para describir a tu producto necesitas recurrir a la competencia, tienes un problema. Quizá nos equivoquemos, pero es que ya hemos vivido esto últimamente. Muchas veces.

Google inventa Facebook

Nada menos que en 2011, Google decide crear una red social. La Red Social, mejor dicho. Con un desarrollo clásico de la casa, Google+, o Google Plus o G+, tenía un uso muy simple y posibilidades que avanzaban el futuro de las redes, como la inclusión de gifs y la autorreproducción de vídeos.
El único inconveniente es que ya existía una red social similar. Si, más rudimentaria y plana. Pero con cerca de mil millones de usuarios. Facebook llegó antes y ya se sabe. Winner takes it all.

En la actualidad G+ es el lugar al que vas cuando quieres estar solo.

Facebook inventa Whatsapp

Esta vez le tocó a Zuck la iluminación. Si tengo millones de usuarios conectados con sus amigos, ¿cómo es que no utilizan esa red social para comunicarse en privado? He ido añadiendo posibilidades a mi Messenger (ya el nombre debería haberle hecho recapacitar), pero los usuarios prefieren un programa absurdo que, además, solo funciona en el móvil.

Después de muchos cambios y promociones en Messegner, Zuck claudicó y recordó lo que es el libre mercado. Compró Whatsapp en 2014 por 21.800 millones de dólares.

Microsoft inventa el iPod

El 23 de octubre de 2001, Steve Jobs daba un revolcón a su compañía y a su hagiografía cuando alza una petaca blanca en Cupertino. Se trata de iPod. Un lector de mp3 cuya única ventaja a simple vista era la brutal capacidad (brutal para la época, claro). Pero el diseño. Ese diseño minimalista y rudimentario al mismo tiempo, tenía algo. Y cuando llegó a nuestras manos y pudimos ir siempre por la vida con toda nuestra música encima, ya no hubo marcha atrás.

Bill Gates miró de reojo y no le gustó. Con calma eso sí. En 2006 lanzó la primera serie de Zune, el reproductor homólogo de Microsoft. El diseño era ya raro. Más chillón y espectacular. Como siempre, fue evolucionando más rápido que su rival. Pero no logró ganar la carrera. Microsoft decidió rendirse. En 2011, Zune apenas tenía actividad.

Apple inventa Spotify

Vale. Tenemos un dispositivo que lo ha petado. Y ese dispositivo, en el que la gente acumula días y días de música, solo puede gestionarse con un programa: iTunes. De Apple, claro. Y eso le sumamos que iPhone ha superado el éxito de iPod. Tenemos todo lo necesario para controlar el cotarro de la música en streaming. La industria de la música hoy en día. ¿Qué puede salir mal? Lancemos Apple Music

Pues que ya existe ese servicio. Se llama Spotify y lo pusieron en marcha unos suecos en 2008. No es que les vaya muy bien tampoco. Tienen problemas para rentabilizar el negocio. Pero su sistema premium, de pago, va sumando suscriptores. En 2016 llegan a los 40 millones. Casi el mismo número de canciones que tiene disponible: 30 millones.

Apple no se ha rendido. Todavía. Ahora plantea la compra de Tidal, la tercera plataforma similar que apareció hace un año. Esta, impulsada por artistas como Jay-Z. Una compañía con serios problemas económicos. Tidal le reportaría a Apple Music alrededor de cuatro millones de usuarios. Lejos de Spotify. Pero al menos Kanye West permitirá que sus discos aparezcan en Apple Music.

Instagram inventa Snapchat

Pero no todo son malas noticias. Algunas veces copiar por la cara un servicio o una funcionalidad tiene éxito.
Todavía está por determinar cuál es el efecto exacto que Instagram Stories tiene sobre Snapchat.
De repente, un día hace pocos meses a alguien se le encendió la bombilla en Instagram (que, no olvidemos, pertenece a Facebook, mil millones de dólares después). Y si le damos la posibilidad de que nuestros usuarios graben vídeos breves o cuelguen fotos, pero que desaparezcan al día después. Que no quede rastro en el perfil del usuario y que no se puedan dar likes. “¿Cómo… Snapchat?”, preguntó alguien desde el fondo. “¡Exacto!”, le contestaron.

De momento en Snapchat aseguran estar muy tranquilos. No creen que los usuarios estén dejando de utilizar la red de las caritas de perrete para pasarse a Instagram. Pero “a nivel usuario”, sí que se percibe un menor uso de Snapchat frente a Instagram Stories.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Los baños públicos tendría que ser un sitio neutro (no más baño para chicos o chicas)

mailto  facebook  twitter  google+

Los baños públicos siguen siendo un sitio para chicos o chicas. Esta desigualdad se puede entender en lugares donde el aseo es un sitio con varios retretes. Pero en muchos restaurantes, bares, etc. el baño contiene un único retrete. Para estos casos, es mejor tener baños neutros. No distinguir entre chicos o chicas.

Para ello se han hecho varias propuestas de diseño. ¿Cuál sería el mejor símbolo para un baño neutro?

La idea de la pareja es siempre un poco confusa. ¿Tienen que ir dos al cuarto de baño?

El esqueleto es un poco raro. Uno podría pensar que es un cuarto de rayos X. 🙂

Pero el caso es poder optar a un baño neutro en muchos espacios donde no hay necesidad de separar el espacio entre chicos y chicas.

Redacción Leequid

Elaborado por el equipo de redacción Leequid.

Lavar ropa libera miles de microplásticos al medio ambiente

mailto  facebook  twitter  google+

Según un estudio realizado por la Universidad de Plymouth, que ha examinado la masa, la abundancia y el tamaño de las fibras presentes en las aguas residuales durante cada uso de una lavadora doméstica, se pueden desprender más de 700.000 fibras de microplásticos tras lavados de tejidos sintéticos a temperaturas normales de 30 y 40 grados centígrados, y gran parte puede superar la depuración y acabar en la naturaleza.

Para el estudio, dirigido por el estudiante de doctorado Imogen Napper junto con el profesor Richard Thompson –toda una autoridad en microplásticos y desechos marinos con más de 20 años de trayectoria-se lavó una serie de artículos de poliéster, acrílicos y de poliéster-algodón a 30ºC y 40ºC, usando varias combinaciones de detergente y suavizante. A continuación se extrajeron fibras a partir del efluente de residuos, y se examinaron usando un microscopio electrónico para determinar el tamaño típico y cualquier diferencia en masa y abundancia entre los tratamientos. Los resultados, publicados en Marine Pollution Bulletin, confirman que el lavado de la ropa es una fuente importante de fibras microscópicas dentro del medio acuático. Además, se calcula que la cantidad de microplásticos en el entorno podría aumentar en las próximas décadas, y hay preocupación por la posibilidad de que tenga efectos nocivos si se ingieren.

La investigación encontró que el lavado de una carga promedio de 6 kilos de lavado podría liberar un estimado de 137.951 fibras de tejido de mezcla de algodón y poliéster, 496.030 fibras de poliéster y 728.789 de acrílico. La mezcla de algodón y poliéster arrojó un menor número de fibras que los otros dos tipos de tejido, independientemente de los tratamientos diferentes, y la adición de biodetergentes o acondicionadores tendía a liberar más fibras.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Uno de cada seis peces que comemos tienen microplásticos

mailto  facebook  twitter  google+

Pez contaminado con microplásticos
Foto: IEO

Como cualquier mañana, inicias el día con una ducha y te lavas los dientes con energía. Continuas con tu jornada como si nada, hasta que llega la hora de la cena. El pescado siempre es una buena opción. Ligero, sano y fácil de cocinar. Lo que no sabes es que acabas de completar el ciclo de los microplásticos.

Microplásticos en peces con alto valor comercial

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) acaba de publicar un estudio determinante. Después de estudiar 212 ejemplares de varias especies de alto valor comercial, encontraron microplásticos en uno de cada seis peces.

Pintarrojas, merluzas y salmonetes de fango recogidos a lo largo de toda la costa peninsular y balear, presentaban importantes cifras de contaminación con este material. La presencia de microplásticos es mayor en los ejemplares capturados en el Mediterráneo. En especial, los salmonetes pescados cerca de Barcelona eran los más contaminados. Después venían las pintarrojas del Cantábrico y del Golfo de Cádiz. El informe fue elaborado por investigadores de los centro oceanográficos de Murcia y Vigo.

Pero no es solo un problema de la contaminación de estas especies. Lo relevante del estudio es que estos animales se utilizan como indicadores biológicos dentro del programa nacional de seguimiento de la contaminación marina.

El 80% del alimentos de los peces es plástico

Un segundo informe completa el panorama en las aguas que bañan las Islas Baleares. El estudio fue realizado por las investigadoras Salud Deudero y Carmen Alomar y publicado en Environmental Pollution. Las conclusiones es que casi el 70% de las bogas marinas, una especie autóctona, tienen polímeros de plástico sus estómagos. El plástico constituye entre el 42% y el 80% del alimento ingerido por los peces recogidos en distintas zonas costeras de Mallorca e Ibiza.

Desde nuestras caras hasta el mar

Los microplásticos con fibras de polímero de menos de 5 milímetros. Están presentes en productos de higiene corporal y llegan a los desde los desagües de nuestras casas. Debido a su tamaño, las instalaciones de tratamiento de aguas residuales no son capaces de filtrarlos. Principalmente compuestos de polietileno (PE), polipropileno (PP) o tereftalato de polietileno (PET), la introducción de estos materiales en productos de uso diario han incrementado su presencia en los entornos marinos. De ahí llegar a la cadena trófica a través de la peces. Si bien no se han descrito todavía los efectos que pueden tener sobre la salud humana.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias