La Luna tuvo su propio campo magnético

Antes de nada, este artículo no es apto para aquellos que sostienen que las misiones Apolo no pisaron la luna a finales de los...

‘Animal Collective’, la vanguardia del cómic europeo en Madrid

mailto  facebook  twitter  google+

Ambiciosa exposición para quien quiera conocer las últimas tendencias internacionales en el arte del cómic. CentroCentro acoge Animal Collective, una muestra de más de 350 piezas que incluye un conjunto de originales, serigrafías, esculturas, pósters, publicaciones y vídeos, sobre la vanguardia del cómic, realizado por un total de 26 colectivos contemporáneos de cómic e ilustración, destacando así los denominadores comunes y las diferencias que existen ahora mismo en el mundo del cómic, y dando la oportunidad de disfrutar de lo más vanguardista en esta suerte de dibujo y narración, Así como apreciar su relación con otras artes contemporáneas.

Colectivos

Los colectivos españoles presentes en esta exposición son: Me da la riso (Barcelona); Zángano Cómics / Gutter Fest (Barcelona); Apa Apa (Barcelona); Cero eficacia (Cáceres); Ultrarradio (Madrid); Tik tok (Madrid); Ruja Books / Yes Yes and No (Madrid); Liceo mutante (Pontevedra); Ediciones valientes / Tenderete (Valencia); Polen (Valencia); Inefable Tebeos (Valencia); Fosfatina / No tengo mamá (Vigo).

En cuanto a los extranjeros son: ALEMANIA: Spring; AUSTRIA: Tonto; ESLOVENIA: Stripburger; FINLANDIA: Kutikuti; FRANCIA: Lagon Misma; BÉLGICA: Frémok; ISRAEL: Actus Comix; ITALIA: Crack / La bagarre; LETONIA: kuš!; NORUEGA: Dongery; REINO UNIDO: Mould Map; y SERBIA: Matrijarsija.

Comisarios

Alberto García Marcos es uno de los principales responsables del blog colectivo www.entrecomics.com, que recibió el Premio a la Divulgación en el Salón del Cómic de Barcelona de 2010. En 2012 fue uno de los cofundadores de la editorial Entrecomics Comics y uno de los impulsores de GRAF, festival de cómic de autor y edición independiente, en 2013.
César Sánchez colabora desde 1994 en diversas publicaciones de carácter cultural, ha sido secretario de las Jornadas de Poesía en Español, coordinador de actividades paralelas del festival Actual y ha traducido, solo o en colaboración, más de 30 títulos, así como de media docena de prólogos para libros de poesía, ensayo y fotografía. En 2006 funda la editorial Fulgencio Pimental, que sigue dirigiendo en la actualidad.

Se podrá visitar hasta el 29 de enero y la entrada es gratuita.

heikki_ronkko-kutikuti-web

animal_collective

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

A qué suena un Nobel de Literatura

mailto  facebook  twitter  google+

Bob Dylan en Toronto
Foto: Jean Luc

Bob Dylan era un chaval agarrado a una guitarra. Puede parecer simple pero él ya había aprendido de Woody Guthrie que esa es un arma definitiva. Así que se puso a disparar. Las balas eran versos afilados, entonados con su voz nasal y queda. Golpes al establishment de un tipo que parecía tan frágil que podría ser arrastrado por el viento.

La protesta como género

Así convirtió la protesta social en un género musical apoyado en el rollo folkie. En 1963, con The Freewheelin’ provocó un terremoto con el vuelo de una mariposa. Blowin´ in the Wind y A Hard Rain’s A-Gonna Fall le pusieron al frente de la manifestación. En la época más convulsa de la sociedad norteamericana desde la Segunda Guerra Mundial, Dylan se erigió en el flautista de Hammelin. Sin él quererlo ni pretenderlo. Es así cómo surgen los héroes.

Era un buen sitio en el que estar. Con el reconocimiento de toda una nación y el respaldo a cada palabra y cada verso. Pero para él no era suficiente. Porque Dylan no es un político. Es un artista. Por eso ha ganado el Nobel de Literatura, no el de la Paz.

Bob Dylan eléctrico

Así que en 1965 se decidió por su famosa y controvertida electrificación. Con el simple gesto de cambiar su guitarra acústica por una eléctrica se enfrentó a su propio personaje. Muy pocos lo entendieron en aquel momento. Bringing It All Back Home y sobre todo Highway 61 Revisited fueron acogidos como una traición. Hoy son obras elementales de la música popular del último siglo.

No solo cambió el sonido. También el contenido. De las proclamas pasó a la ironía, algo mucho más acorde con él mismo. Al final resultó que, una vez más, tenía razón. El mensaje pasó de la calle a la tele. Del círculo más o menos íntimo al público global. También ayudó el ir firmado una obra maestra tras otra. Blonde on Blonde, Nashville Skyline y Blood on the Tracks unos años después.

Los ochenta no fueron buenos para Dylan. No fueron buenos para nadie. Pero navegó la ola con la experiencia y el talento que ya no se pueden negar. Al final de la década, junto a Roy Orbison, George Harrison y Tom Petty formó Traveling Wilburys, con los que volvió a la senda del éxito de la forma más insospechada.

El dinosaurio

A partir de ahí, la vida de dinosaurio. Giras mastodónticas. Discos correctos que encierran alguna canción brillante. Pero sobre todo, el ser una referencia andante para tantísima gente.

Y al tiempo un alejamiento del viejo Dylan. Con conciertos de telonero de Juan Pablo II o pactando el repertorio en su gira china para no molestar a las autoridades con temas que el público pudiera considerar himnos para un nuevo Tiananmén.

Pero es el lugar que Dylan ha alcanzado a pulso. Ese al que pocos artistas llegan. El de poder hacer lo que le dicta su interés, cansado de responder a lo que dicta la conciencia. Quién puede reprochárselo. Él ya se lo ha trabajado. Ahora les toca a otros.

El premio

Es el primer músico galardonado con el premio Nobel de Literatura. Porque sus versos han vestido tantas pancartas y posters que se han convertido en mantras de la sociedad occidental. No es que Dylan haya pasado por el aro y se haya vendido. Es que la sociedad que hoy conocemos es, en buena medida, tal y como él la construyó.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Piden erradicar los empastes de mercurio en toda la UE

mailto  facebook  twitter  google+

Los empastes de mercurio de toda la vida podrían ser perjudiciales. La ONG Ecologistas en Acción y la Alianza Mundial por una Odontología Sin Mercurio han pedido al Parlamento Europeo su eliminación antes de 2021, puesto que este metal pesado podría estar causando dos tipos de daños: uno, al medio ambiente, por la contaminación.  En la Unión Europea, el mercurio dental es la segunda fuente de contaminación por mercurio después de la industria del cloro sosa. Las amalgamas dentales consumen unas 90 toneladas anuales de mercurio y acaban en el agua, a través de las aguas residuales de las clínicas y los residuos urbanos, el aire, a través de las cremaciones, las emisiones de las clínicas dentales y la incineración de residuos, y el suelo, a través de los vertederos y los entierros.

Daños para la salud

El segundo daño es la afección a la salud. Numerosos estudios de la UE, la ONU y la OMS coinciden en que, una vez liberado, el mercurio puede convertirse en metilmercurio, una sustancia que produce graves daños cerebrales y problemas neurológicos, especialmente en niñas y niños, mujeres en edad fértil, embarazadas o en periodo de lactancia. Hace tiempo que se han planteado alternativas a los empastes de amalgama, incluso en varios países, como Suecia, su uso ha sido totalmente eliminado, o casi por completo en Finlandia  (solo se usa en un 3%, Dinamarca (5%), y menos de un 10% en Holanda. En Alemania y Reino Unido se advierte de que hay que desaconsejarlos en niños y mujeres embarazadas.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Vídeo

Construyendo el futuro de Birmania trabajando con los niños y niñas

mailto  facebook  twitter  google+

Una pequeña ONG española, la Fundación Colabora Birmania, cumple ahora 7 años de labor constante trabajando en la frontera de Tailandia con Myanmar, para ofrecer a los niños y niñas víctimas de los conflictos bélicos de su país y la represión política, un futuro mejor. Basan su trabajo en la educación, sin olvidar el juego, las artes y por supuesto garantizar su alimentación.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Messi y Cristiano nunca jugarán aquí

mailto  facebook  twitter  google+

Campo de fútbol en Bangkok
Imagen: YouTube

Es difícil determinar por qué el fútbol se ha convertido en el deporte hegemónico en gran parte del mundo. Sin duda influyen dos factores. El primero que sea uno de los deportes más democráticos. Jugadores sin grandes capacidades físicas, a priori, como Messi o Raúl pueden ser estrellas mundiales. El principal es que basta un elemento esférico y cualquier terreno para echar un partido. ¿Quién no ha construido porterías con cazadoras o mochilas?

Campos de fútbol inusuales

Para comprobarlo basta con ver The Unusual Football Field Proyect. Se trata de una iniciativa a medio camino entre la arquitectura, la solidaridad y la poesía. En las áreas más deprimidas de Bangkok se han creado curiosos campos de futbol para los chicos y chicas locales. En el masificado barrio de Khlong Toei, donde nadie pensaba que habría espacio para ningún tipo de equipamiento deportivo, han surgido canchas en las que ahora los jóvenes locales juegan sus pachangas.

Espacios asimétricos

Qué importa que los espacios no sean rectangulares y simétricos. Los terrenos de juego adquieren formas distintas, algunas imposibles. Adaptándose a los escasísimos y mínimos espacios que las precarias construcciones de la zona dejan. Porque, en contra de lo que nos dicen, para jugar un gran partido no es necesario que una portería esté frente a otra.

Es un proyecto encabezado por la compañía inmobiliaria tailandesa AP Thailand en colaboración con la agencia digital CJ Worx. La idea es simple y audaz. El espacio puede cambiar nuestras vidas. Lo que antes eran vertederos en los que los chavales jugaban entre la basura, hoy son canchas de aspecto moderno. Solo es necesaria una mirada distinta. Una idea que una la creatividad con la solidaridad. Como expresan los responsables de la inmobiliaria “ser conscientes de que cualquier espacio, aunque no lo parezca, puede producir grandes beneficios”.

 

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias