¿A qué contenedor se tira el dinero?

Está claro que la conciencia ecológica es esencial. Que un consumo sostenible y responsable de los recursos influye directamente en el medio ambiente. Pero...

Agradecido otoño, desagradecida ansiedad

mailto  facebook  twitter  google+

Ansiedad y Otoño
(CC) Marketa/Flickr

Agradecido otoño,

De mañanas frías y noches que invitan a la reflexión. Enfrentarse a una hoja en blanco duele un poco menos cuando el té caliente está cerca y fuera amenaza con tormenta. El sol desaparece pronto y los árboles se desnudan. Es época de cambios, propensa a acabar historias pero también a empezar de nuevas. Y qué dec

Suena el móvil y me distraigo. Dejo una frase a medias del nuevo post. Vuelvo a la realidad, pestañeando mientras observo dónde estoy; el otoño tiene tintes románticos de los cuales prescinde mi habitación: hay una lata de cerveza a medio acabar (que siempre ayuda en el proceso creativo), hay una fina capa de polvo sobre todos los muebles porque no tengo tiempo para limpiar y más de lo mismo con la ropa desordenada entre el suelo y la cama.

Suspiro.

Hago gala de mi capacidad multitarea mientras alcanzo el móvil con la derecha y la cerveza con la izquierda. Un sorbito con los ojos cerrados y la dejo. Miro las notificaciones: Tengo un mensaje de whatsapp de Enric y suenan muy convenientemente The Lumineers “Oh, Ophelia, Heaven helps the fool who falls in love”. Resoplo y leo el mensaje. Nada más que conversación banal: qué tal, cómo va. Sonrío y aún resuenan los ecos de Ophelia.

No contesto inmediatamente. Es más, no sé qué contestar. Nunca consigo discernir entre qué es lo interesante y qué es lo que no debería decir. Cuando tengo que hablar con alguien, siempre noto un punto de presión en el centro del pecho: ¿de verdad le importa? ¿no voy a molestar? Siempre noto que fuerzo, que pido un poco más de lo que realmente debería pedir. Al final, siempre caigo en la respuesta fácil: Bien, ¿y tú?

Pero a veces me atrevo un poco más y cuento algo: Pues hoy he visto el perro más bonito de toda mi vida. Y me planteo si mandarlo: ¿le importará? ¿quedaré como una niña tonta? ¿en realidad es algo interesante? Entonces, se desarrolla una lucha interna, donde me planteo si realmente vale la pena ceder un poco de quién soy, si realmente alguien lo va a aceptar.

Pero Enric es un encanto y siento una profunda confianza hacia él, así que le cuento lo del perro, porque en el fondo me gusta compartir lo que me ilusiona. Hay check y hay doble check. En línea, pero no dice nada. Entonces, el punto de presión en el pecho también se instala en la cabeza: me he excedido y le he contado algo que no importaba. Me siento fatal por ello. Odio hacer perder el tiempo a las personas y me preocupa qué piense de mí. Debería haberme callado.

Y lo que pase con Enric poco importa, siendo sinceros, porque yo no soy capaz de encontrar mi espacio donde me pueda sentir segura. Siempre midiendo mis palabras: ¿hasta qué punto está bien hablar? ¿hasta qué punto ofreces y, luego, exiges? Siempre replanteándome una y otra vez qué ha pasado, preocupándome porque ese no es mi lugar.

Y entre la espiral de preocupación, la culpabilidad: no debería sentirme así. Me siento dramática, que me ahogo en un vaso de agua. Siento que no tengo derecho a preocuparme de nada, que son solo situaciones mal gestionadas.

Y poco a poco, más puntos de presión aparecen en mi cuerpo. La respiración se altera y reconozco que estoy en uno de mis días malos. En los que una voz en mi cabeza me recuerda que no tengo derecho a sentirme mal, pero tampoco a pretender que los otros se interesen por mí. Pero esa misma voz recuerda que estoy mal, que no consigo encontrarme bien cuando se supone que todos deberíamos estar bien.

Activo el protocolo: concentrarse en la respiración, pensar en el color rosa y repetir un mantra budista. Mantener la mente ocupada: nunca pararse a pensar, siempre hacer cosas (a riesgo de convertirme en un autómata). Es una manera de vivir complicada: siempre ocupada. Si tiempo libre y, si lo hay, planificado. Si fallan los planes, entrar en pánico y volver a recalcularlo todo. Evitar acordarse de la fragilidad de lo que soy, porque en el fondo, ¿soy algo?

Me voy sintiendo mejor. Gradualmente, vuelvo al texto que estaba escribiendo. No quiero mirar el móvil en un tiempo.

Y qué decir qué hace con uno mismo, que consigue que la ansiedad sea paz.

Y sonrío, porque sé que es fantasía: ¿Cuándo la ansiedad es paz?

La ansiedad debe ser tratada

Si con este texto te has sentido identificada/o o reconoces puntos en común, es muy probable que sufras algún cuadro sintomático de un trastorno de ansiedad. Reconozco que así escrito suena muy poco atractivo, pero lo cierto es que es una patología frecuente (como lo es la depresión). Es importante aprender a conocerse a uno mismo y, sobretodo, entender que también necesitamos mimarnos psicológicamente, como lo haríamos con un problema físico. Si puedes, acude a un médico. Si no puedes, acude a gente que te inspire confianza; pero nunca te olvides de ti mismo. De verdad, es importante: quiérete, date espacio, mímate, encuéntrate. Es posible, de verdad.

 

Imagen: Marketa en Flickr (Creative Commons)

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Diez cosas que puedes hacer con Síndrome de Down

mailto  facebook  twitter  google+

Qué pueden hacer con Síndrome de Down
Canadian Down Syndrome Society

El Síndrome de Down siempre despertará dudas y miedos, y es inevitable que quienes se enfrentan a esta situación por primera vez se hagan muchas preguntas. Algunos padres toman la iniciativa y muestran en redes sociales cómo tener un hijo con Down no les impide ser muy felices, y hasta lo convierten en película. Y ellos mismos nos dan ejemplos de superación personal. Aún así, en Google las búsquedas sobre lo que puede y no puede hacer una persona con este síndrome se cuentan por millones.

Ahora, esta poderosa campaña de publicidad responde a las dudas más frecuentes de forma contundente y realmente adorable.

Un total de 40 vídeos titulados “Respuestas Síndrome de Down” (Down Syndrome Answers) cubren todo tipo de preguntas, desde el desarrollo físico o intelectual a la esperanza de vida.

Pueden montar en bicicleta, hacer deporte, cocinar, vivir tanto como tú, y ser felices.

La Down Syndrome Society de Canadá ha buscado protagonistas en primera persona para contarnos a todos cómo la mayoría de las veces nuestras dudas sobre lo que pueden o no pueden hacer son una verdadera tontería. ¡Por supuesto que pueden!

1. ¿Pueden cocinar las personas con síndrome de Down?

2. ¿Pueden tener hijos las personas con Síndrome de Down?

3. ¿Pueden tener trabajo las personas con Síndrome de Down?

4. ¿Pueden hacer deporte las personas con Síndrome de Down?

¿5. Pueden leer las personas con síndrome de down?

6. ¿Pueden montar en bici las personas con Síndrome de Down?

7. ¿Pueden vivir muchos años las personas con Síndrome de Down?

8. ¿Pueden aprender a hablar pronto las personas con Síndrome de Down?

9. ¿Pueden sacarse el carnet de conducir las personas con Síndrome de Down?

10. ¿Pueden ser felices siempre las personas con Síndrome de Down?


Seguro que te han quedado muchas preguntas por hacer. Mejor que buscar en Google, mira todos los vídeos de la campaña en esta lista de reproducción.

Y también puedes leer otros artículos en Leequid como el del  niño con Down que puede volar o la chica con este síndrome que llegó a profesora de guardería. Nos gustaría mucho que lo hiceras.

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

‘La casa de los gatos’, un refugio de niños y animales en la Alepo asediada

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Facebook de 'Cats of Aleppo'

Sabido es que la ciudad siria de Alepo se encuentra bajo el cerco militar. Pero, en medio del horror del fuego cruzado, queda espacio para la esperanza en ‘La casa de los gatos’, en el barrio de Masaken Hanano, en poder de los rebeldes.

Un conductor de ambulancia, Mohamed Ala Ayil, y sus tres hijos, de entre seis y diez años, ofrecen ayuda a los 2.000 habitantes de Alepo, y a unos 170 felinos que han ido abandonando las familias que tuvieron que dejar atrás sus casas y sus vidas por la guerra. Con fondos que le donan desde dentro y fuera de Siria, Ayil ha reinventado una vivienda abandonada donde los gatos pueden quedarse a vivir, los padres pueden ir a buscar alimento y los niños pueden disfrutar de un patio, un pequeño oasis al margen de la metralla para jugar y cuidar a los animales.

De carne a mortadela

Según cuenta la Agencia EFE, todo comenzó en los días previos al asedio iniciado el julio pasado. Ayil decidió ayudar a los gatos que veía, desde su ambulancia, vagabundeando por la ciudad, y empezó a gastarse unos cinco dólares al día para comprarles carne sobrante en las carnicerías y darles de comer. Sin embargo, avanzó el asedio y las familias continuaron su éxodo, y con elló se incrementó también el número de felinos abandonados, y Ayil tuvo queempezar a invertir ya una media de veinte dólares diarios en alimentarlos, que no se podía permitir.

Por ello, pidió ayuda creando una red de contactos en Facebook que ha derivado en el grupo de Facebook «Il Gattaro d’Aleppo», que nos conecta desde el otro punto del planeta a golpe de clic con Ayil. Con lo que va recaudando en este foro online pone a disposición de los 2.000 habitantes de la ciudad alimentos como búlgur (grano de trigo partido), azúcar, garbanzos, alubias, atún… A los gatos,  debido a delicada situación que atraviesa la ciudad, Ayil ya no les puede ofrecer carne, pero les sirve arroz con mortadela. Esta es la historia de un hombre que ha decidido no huir de su país a pesar de la guerra, para quedarse, a ayudar a quienes lo necesitan bajo las bombas.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Las 48 reglas del poder

mailto  facebook  twitter  google+

Si quieres ser poderoso, debes seguir estas 48 reglas. Así de fácil. Este es uno de los libros más populares entre los presos en Estados Unidos. Este libro lo recomendamos para entender la era TRUMP a la que nos dirigimos sin remedio. La ley del más fuerte, desprecio a todo lo que no sea ganar. Mira estas 48 reglas y entenderás mejor al personaje.

LEY 1) Nunca eclipsar el maestro

LEY 2) Nunca ponga demasiada confianza en los amigos, aprenda a usar enemigos

LEY 3) Ocultar tus intenciones

LEY 4) Siempre diga menos de lo necesario

LEY 5) Muchas cosas dependen de la reputación — guárdela con su vida!

LEY 6) La apariencia manda.

LEY 7) Haga que otros hagan el trabajo por usted, pero siempre apúntate el tanto!

LEY 8) Haga que otras personas vengan a usted — use cebo si es necesario!

LEY 9) Ganar a través de sus acciones, nunca a través de la discusión

LEY 10) Infección — evitar al infeliz y la mala suerte

LEY 11) Aprenda a mantener a las personas dependientes de usted

LEY 12) Use la honestidad selectiva y la generosidad para desarmar a su víctima

LEY 13) Al pedir ayuda, apelar al interés propio de la gente, nunca a su misericordia o gratitud

LEY 14) Parezca un amigo, el trabajo como espía

LEY 15) Aplasta a tu enemigo totalmente!

LEY 16) Utilice la escasez para aumentar el respeto y el honor

LEY 17) Mantener a los demás en suspenso terror — cultivar un aire de imprevisibilidad!

LEY 18) No construya fortalezas para protegerse — el aislamiento es peligroso!

LEY 19) Sepa con quién está tratando — no ofenda a la persona equivocada

LEY 20) No se comprometa con nadie

LEY 21) Hazte el primo para atrapar a un primo — parecer más tonto que tu oponente

LEY 22) ¡Utiliza la táctica de rendición — transforma la debilidad en poder!

LEY 23) Concentra tus fuerzas

LEY 24) Juega el cortesano perfecto

LEY 25) ¡Recrea tu vida!

LEY 26) Mantenga sus manos limpias

LEY 27) La gente necesita creer en cosas. Juega con esa necesidad de la gente para crear una marca

LEY 28) Introduce la acción con audacia

LEY 29) Planear todo el camino hasta el final

LEY 30) Haz que tus logros parezcan fáciles

LEY 31) Controle las opciones — haga que otros jueguen con las cartas que quieres

LEY 32) Jugar a las fantasías de la gente

LEY 33) ¡Descubre el tornillo de cada empleado!

LEY 34) Sea real en su propia manera — actúe como un rey o una reina para ser tratado como uno!

LEY 35) Dominar el arte del tiempo

LEY 36) Desprecie cosas que no puede tener — ¡ignorarlas es la mejor venganza!

LEY 37) Crear eventos atractivas

LEY 38) Piensa como quieras, pero actúa como los demás

LEY 39) ¡Agita las aguas para pescar!

LEY 40) Despreciar el almuerzo gratis

LEY 41) Evite entrar en los zapatos de un gran hombre

LEY 42) “Golpea la bola y las ovejas se dispersarán”

LEY 43) ¡Trabajen en los corazones y las mentes de los demás!

LEY 44) Desarmar y enfurecer con el “efecto espejo”

LEY 45) Predicar la necesidad de cambio, ¡pero nunca reformes demasiado a la vez!

LEY 46) Nunca parece demasiado perfecto! — ¡Sólo los dioses y los muertos pueden parecer perfectos con impunidad!

LEY 47) No pase la marca que usted apuntó — en la victoria, aprenda cuándo parar!

LEY 48) ¡Suponga la ausencia de forma definida! Si queda muy claro como eres o que eres, te vuelves débil

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

¡Basta ya de usar estas 5 canciones en comerciales!

mailto  facebook  twitter  google+

Beatles. David Bowie. Steppenwolf. Marvin Gaye. Queen
Imagen: Badgreeb / AVRO/ ABC Dunhill Rocords / Electra records

Si hay un negocio en el que debería primar la imaginación, la creatividad y el pensamiento rompedor es la publicidad. Al fin y al cabo de trata de sorprendernos, de llamar nuestra atención, de emocionarnos o hacernos sonreír con los comerciales. De conseguir, por ese método, que vayamos como zombies a comprar tal producto o contratar tal servicio.

Pero toda esa imaginación se va por el sumidero cuando llega el momento clave de elegir la banda sonora del spot. Ahí los creativos vuelven a los clichés. Y ya cansa. Ahí van cinco canciones que nunca más deberían sonar en un anuncio.

‘All you need is love’ – The Beatles

O Get back, o Hey Jude, o Across the universe o Revolution. O en general cualquier maldita canción de los Beatles. Ya está bien.
Que sí, que todos entendemos que es un medio muy fácil de captar la atención y de atraer al público. De asociar la marca o el producto a una imagen de éxito. Al desenfado y el talento.
Especialmente lamentable es utilizar All you need is love para relacionarse al mensaje hippy y buenista del tema. Para transmitir amor y solidaridad. Al final, el único mensaje que se filtra es el de “no me lo puedo creer, ¡otra vez esta canción!”

 

‘Changes’ – David Bowie

Una constante en la publicidad es que todos los productos son nuevos, diferentes, innovadores. Claro, no vamos a intentar vender algo que ya existe. No, lo que llega va a cambiar nuestras vidas. Nada va a ser como antes cuando lo compremos.
Pero cómo decirlo de manera inequívoca. ¡Ya está! El cha-cha-changes de Bowie no falla. Es sonar las primeras notas y ya se nos abre un horizonte desconocido y cautivador.
Pero pretender anunciar algo como novedoso tirando de una canción de 1971 que ha sonado antes en media centena de spots es, cuando menos, contradictorio.

 

‘Don’t stop me now’ – Queen

La publicidad tiene 20 segundos para captarte. Hay que ser ágil e impactante. Y siempre transmitir una sensación optimista. Además, ha de, como se dice ahora, empoderarte. Hacerte sentir poderoso, capaz de todo. Así que nada mejor que decirte que nada puede detenerte.
Si compras ese producto te vas a convertir en una máquina. Vas a arrasar. Nada se va a interponer en tu camino. Antes eras tímido. Ahora eres arrollador.
El problema es que miles de personas antes que tú han pensado lo mismo cuando han visto todos los anuncios anteriores que les prometían lo mismo. Y de la misma forma.

 

‘Born to be wild’ – Steppenwolf

Quién no ha querido dejar todo atrás. Subirse en una Harley y recorrer la Ruta 66. Pero para eso hay que tener valor. Hay que ser un tipo duro. O una mujer de armas tomar. Así que el himno de Easy rider aporta ese marco aspiracional perfecto.
Aunque sea para vender una aspiradora. Porque hoy en día todo nos hace más radicales. Todo nos promete sacar lo mejor de nosotros mismos. Ese espíritu inconformista y rebelde que se esconde detrás de nuestros trajes de oficinistas. Aunque sea solo durante el fin de semana. Y aunque lo hayamos oído tantas veces que sea un mensaje manido y falso.

 

‘Ain’t no mountain high enough’ – Marvin Gaye

De nuevo el mensaje de que estás por encima de todo. O mejor dicho, que necesitas este producto para superar las montañas más altas y los ríos más anchos.
En este caso, el asunto tiene un tono más emocional, romántico, que para algo la canción es una especie de conversación entre Gaye y Tammi Terrell. Nada se interpondrá en nuestro amor. Por encima de cualquier obstáculo iré a tu lado perdiendo el culo.
El problema es que si el mensaje vale lo mismo para eso que para hablar de esa compañía que te hará llegar tu paquete por encima de cualquier contratiempo, la cosa pasa de romántica a ridícula.

Desde luego no son las únicas. Porque aunque solamente en Spotify haya más de 30 millones de canciones, parece que el repertorio de los publicitarios es cada vez más limitado. Seguro que tú has pensado lo mismo al escuchar una canción en un anuncio por enésima vez. ¿Cuál crees tú que debería figurar en esta lista?

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias