Sofia Coppola, segunda mujer en ganar la Palma de Oro en la historia de Cannes

Hacía mucho, demasiado, que una mujer no se llevaba la Palma de Oro a la Mejor Dirección en el Festival de Cannes: desde que...

El precio del Zumo de Naranja Concentrado Congelado (serie histórica)

mailto  facebook  twitter  google+

precio-del-zumo-de-naranja-concentrado-historico

Esta es la serie histórica de precios del zumo de naranja concentrado congeladoEn el caso del zumo de naranja cotiza en el ICE, Intercontinental Exchange, y el contrato son 15,000 libras (6840 kilos) de zumo de naranja concentrado. El precio como se puede ver varia hasta un 100% en periodos relativamente cortos de tiempo. El precio en origen del zumo de naranja concentrado está entre 1,8 y 2 euros por kilo.

De ese precio de base, el zumo concentrado se diluye en agua en una relación de 1 a 3 o hasta de 1 a 7. Al final el precio para el consumidor es de 1,40 euros. Es decir, el margen del fabricante debe estar en un 66% (a lo que hay que descontar envasado y transporte).

Hay muchas cosas sobre los zumos de naranja industriales. Aquí puedes leer más información.

 

Redacción Leequid

Elaborado por el equipo de redacción Leequid.

Acuerdo mundial para la reducción de emisiones de CO2 en la aviación

mailto  facebook  twitter  google+

Holgi para Pixabay

 

Empieza una lucha, por reducir el rastro de contaminación en las alturas. Es el combate particular, con repercusiones globales, de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que ha obtenido el compromiso de la mayoría de los países miembros, incluido España, en el primer “Acuerdo Internacional para la Reducción de Emisiones de CO2 en la Aviación” (CORSIA, por sus siglas en inglés).

El acuerdo supone la limitación del crecimiento de emisiones del conjunto de la aviación mundial a partir de 2020, y convierte al transporte aéreo en pionero, en el primer sector en comprometerse con la lucha contra el cambio climático, incluso a pesar del crecimiento esperado del tráfico aéreo. Empezará a implantarse en 2021, y está previsto que se extienda hasta 2035.

A partir de 2020, aquellas compañías aéreas que superen las emisiones de gases contaminantes asignadas deberán adquirir derechos de emisión equivalentes de otra compañía o establecer determinadas iniciativas compensatorias. ¿Y cómo limitará la aviación civil mejor el volumen de emisiones de gases de efecto invernadero? Gracias al desarrollo de los biocarburantes y de los motores de menor consumo.

Rusia, India o China, a la contra

El acuerdo de la OACI se ha aprobado a pesar de las reticencias de Rusia, India o China. Unos 64 países han dado su visto bueno a participar, destacando la adhesión voluntaria de los que hacen una mayor contribución al tráfico aéreo mundial, incluyendo a Estados Unidos, la Unión Europea, Australia o Japón. El presidente de la sesión plenaria de la OACI dentro de la asamblea trienal en Montreal (Canadá), Azharuddin Abdul Rahman, de Malasia, ha calificado el acto de “un momento histórico”.

Los firmantes participarán a partir de 2021 en la fase experimental con la puesta en marcha de una medida mundial basada en el mercado, conocida como GMBM. Este sistema permitirá a las compañías aéreas comprar créditos de carbono a otros sectores económicos.

Esta fase será voluntaria hasta el 2027, cuando pasará a ser obligatoria. Solo estarán exentos los países más pobres, los micro Estados o los que representen menos del 0,5% del tráfico mundial de pasajeros.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Cachalotes rellenos de plástico y piezas de coche

mailto  facebook  twitter  google+

Cachalote varado en una playa del mar del Norte
Foto: Pookie Fugglestein

Sí. No nos da miedo. No nos da vergüenza. Lo decimos alto y claro. Nos gustan las ballenas. Y no nos gustan los plásticos en los océanos. Y desgraciadamente, nos sobran los motivos.

29 cachalotes varados

Hace unos meses, veintinueve cachalotes aparecieron varados en diferentes playas del mar del Norte. En concreto, en zonas con una muy poca profundidad, lo que en principio se reveló como la causa de que los cachalotes acabaran en la arena y murieran.

Sin embargo, otro elemento puede explicar este inexplicable comportamiento. Un grupo de científicos del Wadden Sea National Park de Schleswig-Holstein realizó al necropsia de algunos de los ejemplares y sus resultados son desoladores. Muchos de los cachalotes varados tenían los estómagos llenos de plástico. En uno de ellos se encontró una red de pesca de trece metros. En otro, una pieza de setenta centímetros proveniente de un coche.

100 bolsas de plástico

Los científicos evitan establecer una relación entre la presencia de plásticos en los estómagos de los cetáceos y el hecho de que se desorienten y acaben en las playas. Pero de lo que no tienen duda alguna es de cómo esto afecta a la calidad de vida de los animales.

En 2011, otro cachalote fue encontrado muerto en una playa de la isla griega de Mikonos. Su estómago estaba extraordinariamente distendido. En un principio, los veterinarios pensaron que podría deberse a que el animal había intentado tragar un calamar gigante. Pero al estudiar su interior descubrieron más de cien bolsas de plástico y otros elementos de deshecho.

El 80% del plástico, acaba en el océano

Los residuos de plástico son altamente nocivos para los cetáceos. Su forma de alimentarse los hace especialmente propensos a tragar cualquier material que flote en el mar. Las ballenas, porque ingieren grandes cantidades de agua que luego filtran con sus barbas. En el caso de los cachalotes, porque confunden las bolsas con medusas y calamares, la fuente de su alimentación.

Si este hecho se cruza con que las estimaciones más pesimistas apuntan a que cerca del 80% del plástico utilizado acaba en los océanos, pinta un panorama especialmente grave para estas grandes especies.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Carole Alfarah, la fotógrafa siria que nos saca los colores de la guerra.

mailto  facebook  twitter  google+

Obra de Carole Alfarah

Wa Habibi es el nombre de la exposición, pero podría llamarse Humanidad Muerta. Porque al otro lado de las fotos de Carole Alfarah, nos encontramos impasibles, casi inertes, ante el espectáculo diario de una guerra incomprensible —si es que alguna lo ha sido— el resto del mundo. No hay día que los noticiarios no muestren imágenes del terror en su país, o de los que huyen del mismo y, sin embargo, la obra de esta fotoperiodista conmueve ante la terrible evidencia de que aquellas fotografías que encontramos bellas y consideramos arte, no son ficción. Impactan y mucho sus dos montajes, las fotos y postales convertidas en escombros o los sacos terreros sobre los que el espectador puede escuchar la voz de la artista en su vídeo. Aunque, de nuevo, nos invade la desazón al preguntarnos si aquello en lugar de hacernos vivir la realidad, lo convierte en otra experiencia multimedia más que se esfumará en cuanto salgamos al exterior y paseemos, seguros en nuestro exilio ético occidental, por el Retiro.

©Leequid
©Leequid

Carta de la fotógrafa al espectador.

Mi nombre es Carole Alfarah. Nací en Damasco y he vivido allí desde julio de 1981 hasta diciembre de 2012.
Inicié mi carrera en 2008 como fotógrafa editorial y documental independiente, una profesión poco común entre las mujeres de la sociedad siria.
He orientado mi interés y dedicación a contar historias de hombres y mujeres marginados en mi país. Escogí el papel de mensajera con el fin de difundir la voz de personas y temas silenciados.

Cuando estalló la guerra en Siria, no cambié mi posición y permanecí del lado de la gente. De aquellos que quedaron atrapados en la sombra de la guerra. Víctimas silenciosas que se negaron a formar parte de su brutalidad. Gente como yo, que detesta la violencia.

Hice lo que pude para mantenerme fuerte, pero la guerra fue más fuerte que yo. La violencia demencial me obligó a abandonar Siria con mi familia. Fue en la Navidad de 2012; nuestro destino era Barcelona, España. Sólo me trasladé físicamente. Mi alma, mis pensamientos, mi corazón y espíritu quedaron en Siria.
Desde que salí de mi tierra, he regresado varias veces por encargo de medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales internacionales, hasta mi último viaje en octubre de 2015.
En cada visita a Siria, vi cómo cambiaba el rostro de mi país hasta que fui incapaz de reconocerlo. Éste fue el sentimiento más difícil de aceptar. Pero soy fotógrafa, la cámara es mi única herramienta, mi voz. Por ello, he estado documentando la vida durante la guerra, las huellas que dejan los combates, los supervivientes mudos, la silenciosa muerte, los lugares: nuestros hogares, calles, ciudades… Nuestro presente herido y nuestro pasado destruido.
Debido a la enorme pérdida causada por el conflicto en Siria, decidí reservar y proteger lo que he presenciado para conservarlo en un proyecto en forma de memoria impresa, la memoria de una vergüenza histórica que debe permanecer viva para siempre.
Esta exposición invita al público a identificarse con las experiencias de hombres y mujeres que fueron obligados a sobrevivir y perder una guerra que no eligieron.

Carole Alfarah, 2016

Detalle del montaje Wa Habibi (Carole Alfarah)
Detalle del montaje Wa Habibi (Carole Alfarah)

Fotografié la sangre del suelo sin saber a quién pertenecía

El 6 de enero de 2012, temprano, una enorme explosión sacudió el corazón de Damasco. El ruido se oyó en toda la ciudad. BOOM. Es un sonido que se produce de repente, un sonido terrorífico, ensordecedor, que corta la respiración. Le siguen el miedo, la confusión, el pánico.

Cuando llegué, encontré una escena dantesca: cadáveres, restos humanos, charcos de sangre… El olor era espantoso: el hedor de los cuerpos y coches calcinados, de los explosivos. Fotografié la sangre en el suelo sin saber a quién pertenecía.

Era de un rojo intenso. Lo peor es que alguien había tirado una colilla… ¿Es que nuestra sangre ha perdido su valor? (…)

Obra de Carole Alfarah
Obra de Carole Alfarah

La ética del fotoperiodismo

Fui al al edificio de al lado para tomar una vista general desde la azotea. en el portal, me encontré con una mujer joven cubierta de hollín. Al dirigir la cámara hacia ella, pronunció mi nombre. Era mi amiga Zeina. Me abalancé para abrazarla y se puso a llorar. Me dijo “tengo miedo, Carole”.

Pensé en lo que había estado a punto de hacer. ¿Es ético fotografiar al las personas en una situación tan extrema, cuando lo han perdido todo y solo les queda su dignidad?

Horas después de la explosión, los habitantes de la ciudad intentaron retomar sus quehaceres cotidianos. Pese al intento de continuar con sus vidas, los hogares de todo Damasco estaban heridos y lloraban en silencio.

(Texto copiado del panel de la exposición).

folleto_wa_habibi-1

Wa Habibi, fotografías de Carole Alfarah.

Del 15 de septiembre de 2016 al 20 de noviembre de 2016
Sede de Casa Árabe (c/ Alcalá, 62)
De lunes a sábados de 11:00 a 19:30 horas. Domingos y festivos de 11:00 a 15:00 horas.
Entrada libre

Web.

José Carlos León

Contando historias desde que recuerdo. Creo en la comunicación como agente de cambio y en que hablando se entiende la gente.

Una marca no es solo un logotipo

mailto  facebook  twitter  google+

©Shutterstock

Para que una vivencia deje una huella profunda en nuestra mente debe impactar en nuestros sentidos. Trasladando este conocimiento al terreno del marketing y la publicidad, se traduce en que las marcas deben lograr alcanzar el ‘corazón’ de su potencial consumidor para pervivir durante más tiempo en su memoria.

¿Y cómo consigue una marca dar forma a su mensaje para que se convierta en una experiencia que impacte en los sentidos de su cliente? Empleando todas las herramientas de comunicación a su alcance. Absolutamente todas. Porque como explica Suso Quesada, director general de Truco y Trufa y profesor del área de Brand Management de la escuela de negocios MSMK – Madrid School of Marketing, los valores de marca se vinculan con “determinados sonidos, imágenes, olores, sabores y texturas o materiales” y estos, a su vez, se asocian a una interpretación abstracta como pueden ser el lujo, la actividad, la fortaleza o el poder.

 

“Una marca no es solo un logotipo. Una marca no es solo un buen nombre. Una marca va mucho más allá: es un resumen sensorial”

 

Cuestión de olfato

Conseguir aunar todos estos elementos en la transmisión al público tiene como resultado una óptima experiencia de marca, intensa y de calidad, que en último término derivará en la ansiada fidelidad. Las técnicas de marketing olfativo en el punto de venta están en auge, mientras que otros recursos como las pantallas con información sobre otros productos son un elemento prácticamente constante en muchos establecimientos. ¿Quién no relaciona la marca Axe con el éxito de un hombre entre el género femenino? Al margen de la polémica y el debate que se ha generado en torno a esta marca de desodorantes e higiene masculina, Axe se ha posicionado sus productos como líderes de su segmento y ha obtenido la notoriedad que buscaba con su potente mensaje publicitario.

Un olor se identifica con un valor y ambos, en conjunto, generan una vivencia y un recuerdo de marca. Incluso se puede llegar más allá, destaca Quesada:

“El objetivo de una buena estrategia sensorial de marca estaría conseguido si al separar cada uno de los sentidos, un estímulo independiente nos asocia a la marca rápidamente”.

¿Es esto posible? Quién no ha evocado una marca al oír una moto rugiendo o al ver el color rojo en una lata de refresco… Si quieres saber mucho más de cómo se crean las marcas y las emociones que te hacen sentir, no te pierdas el artículo de Suso Quesada: “Marcas con sentido y mucha cabeza”

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Ver últimas noticias