Yo también (#MeToo)

Si habéis prestado atención a Twitter y a los muros de Facebook, habréis conocido al menos dos de las campañas a través de hashtags...

El día que viví el 11 de septiembre en Nueva York

mailto  facebook  twitter  google+

Hoy es ese día del calendario que recuerdo cada año con una mezcla rara de sentimientos. Yo era uno de los que vivía en Nueva York cuando las torres cayeron. No especialmente cerca de las torres. Trabajaba en la calle 33 East 33rd Street. Un estudio multimedia que ya había sufrido lo suyo en la crisis de las punto com y más tarde la crisis de la bolsa.

Ese día fui a trabajar y estando en la oficina oímos un ruido especialmente fuerte de un avión. Era pronto por la mañana. Las noticias empezaron a llegar y todo el mundo pensaba que era un accidente grave, pero sin más importancia. Al llegar el segundo avión la cosa cambió y la sensación de alarma general empezó a cundir en la oficina. Hubo gente que habló de “estamos en guerra”. Esta sensación hizo que nos fuéramos de la oficina. Yo vivía en la calle 55 y me fui andando con un compañero calle arriba. Las calles estaban llenas de gente andando con la sensación de incredulidad.

Las calles cambiaron de ánimo al saber que las torres se habían derrumbado. En aquella época había email y teléfono pero todo se colapso. No podía contactar con mi familia en España. Supongo que esos momentos fueron raros para todos. Por la noche de ese día creo que pude contactar con ellos. No recuerdo muy bien que paso ese día en concreto.

Si recuerdo todos los días siguientes. Fueron días de mucha tristeza. Mucha gente que se fue de la ciudad ante el miedo y la sensación de desamparo. Había casos muy trágicos de familia enteras que habían desaparecido, parkings de coches de gente que trabajaba en las torres donde los coches no reclamados servían como forma de cuantificar víctimas, las imágenes de la gente saltando desde las torres ante la imposibilidad de salvarse.

Hay otros recuerdos de cuando salía a correr y escuchaba historias por la radio de las que te hacen llorar.

La historia del 11 de Septiembre es una historia del pasado, pero si estás leyendo esto sin conocer muy bien que pasó en esa fecha, es recomendable ver algún vídeo o documental sobre el evento.

Fahrenheit 9/11

Loose Change 9/11

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Lisboa cambia cazar Pokémon por Libros

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Pixabay (CC)

Una de las bibliotecas más antiguas y emblemáticas de Lisboa se ha propuesto aprovechar el tirón de los miles de personas que se lanzan a la calle a cazar Pokémons y que éstos encuentren libros en los rincones más inesperados. Una iniciativa cultural que intenta promover los hábitos de lectura en un país que como todos, sufre el acoso de nuevas formas de entretenimiento digital.

Portugal es un país que ama y respeta los libros como pocos, aún así, los responsables de la Biblioteca São Lázaro son conscientes de la necesidad de atraer a nuevos lectores de todas las edades. Con esta divertida iniciativa de Bookcrossing, van a repartir hasta el próximo 15 de septiembre un total de 2.500 libros por toda la ciudad.

 

Soltar libros para ser cazados como Pokémons

Voluntarios y trabajadores de la biblioteca esconderán, o dejarán a la vista en bancos, kioskos, jardines y lugares insospechados ejemplares procedentes de sus fondos descatalogados. Libros en perfecto estado de todo tipo de temática escritos por autores de todas las épocas. Desde clásicos a beste sellers. Tomos que no pueden mantener en sus estanterías y que han encontrado su utilidad en ser usados como objetivo de esta peculiar cacería.

Cada libro incluye un mensaje que dice “Llévame contigo” y los datos de la biblioteca, con la intención de que además de cazarlo, sirva de incentivo para visitarla y comenzar o recuperar el hábito de la lectura.

 

Más iniciativas aprovechando el tirón de Pokémon Go.

No faltan las voces críticas con el fenómeno que ha hecho a medio mundo levantarse del sofá y recorrer las calles durante kilómetros demostrando que los videojuegos pueden promover la actividad física si se lo proponen.

Algunos gobiernos o sus responsables de defensa, como en Francia, llegan incluso a considerar este juego viral como una amenaza para la seguridad por las posibilidades de utilizar el Big Data generado con la geolocalización para fines oscuros. Sin embargo, otras iniciativas han utilizado también el boom mediático para concienciar sobre realidades sociales acuciantes como la crisis de los refugiados, como hizo la campaña #PokemonInSyria.

José Carlos León

Contando historias desde que recuerdo. Creo en la comunicación como agente de cambio y en que hablando se entiende la gente.

Lo que se vivió desde dentro de las Torres Gemelas

mailto  facebook  twitter  google+

En este documental de la CBS se puede ver como se vivió la caída de las torres gemelas desde dentro. En el minuto 39 empieza el contenido grabado desde dentro de la torre. Han pasado ya 15 años desde este atentado y quizás mucha gente no recuerde estas imágenes.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Una gran batalla de agua une a Palma de Mallorca

mailto  facebook  twitter  google+

©Roberto J. León

Metralletas cargadas y granadas listas. Nos vamos a la batalla.

Estamos en Palma de Mallorca. Es el primer domingo de septiembre y se libra una importantísima contienda. Hay dos bandos: Canamunt y Canavall. Escoge sabiamente, aunque, te advierto: ninguno saldrá impune. Los tambores que anuncian la guerra ya redoblan y las banderías se inflan de valor. Gritos sobre gloria y victoria. Recargamos: Empieza una batalla de agua épica.

La historia mallorquina convertida en una divertida fiesta

Por segundo año consecutivo, los jóvenes llonguets (como se autodemoninan los de Palma) participan en la reconstrucción en clave de humor de uno de los episodios históricos más turbulentos de la historia de la ciudad. De raíces shakespearianas, allá por el siglo XVI empezó una importantísima escaramuza entre las dos mitades de la ciudad, Canamunt y Canavall (Casa Arriba y Casa Abajo), que se prolongó durante más de un siglo. Huelga decir que la violencia fue ejercida ampliamente. Hoy, siglos más tarde, desde el colectivo palmesano Orgull Llonguet se recupera la Historia para convertirla en una fiesta popular nutrida por el orgullo de pertenecer a Palma.

¿Falta fiesta? Pues nos la montamos nosotros

Todo surgió de la falta de sentimiento de colectividad que sentían los jóvenes de Palma. Así como en los pueblos de la isla de Mallorca las fiestas patronales son sinónimo de hermandad, en la capital faltaba esa ilusión de celebrar el orgullo de pertenecer a ella. En parte, podemos buscar las causas en el turismo, que sumerge a la ciudad en una vorágine en la que el palmesano es apartado a un lado, y también en la mala gestión de las fiestas y las actividades que se realizaban.

Pero llegaron los de Orgull Llonguet, muy comprometidos con la juventud y las fiestas por y para ella, y consiguieron recuperar el sentimiento de orgullo de una manera muy simple: luchar por la ciudad (nuestra ciudad). Efectivo y divertido. Así es como se reúnen cerca de un millar de personas de todas las edades a defender su bando en una batalla donde el imaginario guerrillero es sorprendente: Bazokas con botellas de agua, catapultas a base de embudos y gomas, bombas que son globos de agua, etc.

Y todo acaba con la muerte de un juez (hecho verídico) que al día siguiente, para concluir las fiestas, los propios combatientes entierran en acto de sátira (pues ellos mismos lo mataron) y brindan a su salud con la pócima mágica que el juez dejó en herencia. Dicen las malas lenguas que se trata de un chupito de Jaggermaister, pero no está bien perturbar a los plañideros con minucias, así que dejaremos que se lo tomen a gusto.

 

El orgullo llonguet se instala (esperemos) para muchos años

Y así es como se reactiva la cultura popular de una ciudad: con ganas de pasárselo muy bien. Poco a poco los palmesanos dejan atrás este gentilicio para adentrarse en el orgullo de ser llonguets y se crean tradiciones año tras año en la que se respeta la historia de la ciudad y se llena a los ciudadanos de orgullo e ilusión.

La moraleja es que sí, otras fiestas populares son posibles. Sí, se puede cambiar el mundo. En este caso, en que las fiestas populares son del pueblo, el propio pueblo ha decidido cómo celebrarlas. Esperemos que muchos se puedan contagiar de estas ideas fantásticas que se están desarrollando en Palma de Mallorca y que la fiesta de Canamunt y Canavall acabe consolidándose como tradición.

Larga vida a las iniciativas jóvenes y llenas de ilusión.

 

P.D: Si en las fotos notáis más presencia de Canavall… Es porque una servidora supo escoger bien de bando.

Fotos cortesía de Roberto J. León. Más en su blog Lux in Arcam.

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Excedente de consumidores

mailto  facebook  twitter  google+

Puede ser que esta frase te suene un poco rara. Sobre todo teniendo en mente esta idea que nos rodea constantemente de que hay crisis, de que la gente quiere ahorrar, pagar poco, etc…

Pero la realidad es que nadie sabe bien cuanto está dispuesto a pagar un cliente por un producto hasta que se lo vendes.

Es decir, un kilo de manzanas ¿cuánto vale? Vale lo que cada uno está dispuesto a pagar por ello.

Una familia que vive en el campo junto al agricultor, puede ser que esté dispuesta a pagar 50 céntimos por ese kilo de manzanas. Un persona que no tiene ni tiempo para ir a hacer la compra, puede ser que esté dispuesta a pagar 3 euros por ese kilo si se lo llevan a su casa. Si estás de viaje por África, un kilo de manzanas puede ser que sea lo que más necesitas y 10 euros por ese kilo sea hasta barato.

Eso es lo que se llama “excedente del consumidor”.

Tú produces un bien. Cualquier cosa. Eres abogado, contable, diseñador, creativo, carpintero… tu bien tiene un coste objetivo. Hacer una puerta, puede costar 10 euros. La materia prima, tus horas de trabajo… esos pueden ser costes objetivos. Ahora, esa puerta puede valer dependiendo de la casa 100, 1.000 o 10.000.

Lo mismo ocurre con un abogado. La hora de un abogado tiene un precio objetivo. Ese precio puede ser 50, 100 euros a la hora. Pero no es lo mismo tener un divorcio amistoso a resolver que tener que ayudar a alguien que es inocente en un caso de asesinato.

Siempre hay un precio objetivo y el precio que un consumidor está dispuesto a pagar por un bien.

¿Cómo se puede determinar el precio de un producto antes de que alguien pague por ello?

La realidad es que no se puede. La teoría dice que la tecnología nos puede permitir ese tipo de diseño, pero la realidad es más tozuda. Un usuario ante un precio que cambia siente desconfianza. La gente suele querer referentes claros. Por eso los gobiernos se encargan de regular precios en sectores clave como el agua, alimentos, educación, carreteras, vivienda (con la oferta pública), etc.

De esta forma la especulación que está dentro del concepto del “excendete del consumidor” no hace que todo se convierta en una caza por el dinero que potencialmente alguien está dispuesto a pagar por algo.

¿Qué ocurre en los sectores no regulados y la competencia?

Aquí vamos a casos como Uber o Airbnb. Cuando Uber llegó a España hubo mucho revuelo con los taxis porque se sentían amenazados. Realmente no es una amenaza al taxista. Si el taxista pudiera competir con las mismas armas, sería una guerra de igual a igual. El problema es que el taxista está en una jaula de oro (la regulación pública). No puede competir, pero tiene un espacio en el mercado sólo para ellos.

Uber entra en el mercado y dice que se puede hacer mejor. Viajes más baratos en coche. Realmente se habla mucho del daño que se hace, pero no se habla tanto del beneficio que se pierde. El taxi es caro. Uber es más barato. En este caso estaríamos hablando de la capacidad de generar beneficio para todos los ciudadanos que usan el taxi. También deberíamos hablar del beneficio para el medio ambiente, movilidad, etc… Uber quiere hacer que el transporte sea tan barato que no te merezca la pena comprar un coche.

Un estudio estima que el beneficio generado para los consumidores con Uber en Estados Unidos ha sido de unos 7.000 millones. Esto quiere decir que había un excedente en el lado del consumidor para el transporte que no se estaba aprovechando correctamente. La gente está dispuesta a pagar mucho por un viaje y lo hace con un Taxi. Uber sabe que se puede hacer más barato y que la gente va a ser más consumidora de este servicio a un mejor precio. Es decir, los Taxis por su regulación bloquean una oportunidad de negocio enorme. Uber quiere desbloquear este mercado, pero la propia regulación lo impide.

Podríamos decir que la administración ni permite mejorar el servicio a los ciudadanos, ni permite que se desarrolle más un sector profesional que podría dar más empleo e impuestos.

En el caso de AirBNB igualmente tenemos unos reguladores (la administración) que por miedo a perder el control de un mercado (los hoteles) no permiten que una nueva forma de ofrecer residencias turísticas florezca. Se puede entender la necesidad de regularizar el pago, impuestos, seguros, pero no penalizar o dar caza a los emprendedores.

Igualmente en este caso, estamos ante una situación que podría mejorar la capacidad de las ciudades de captar turistas, reducir el coste de la habitación y permitir que ese dinero vaya a restaurantes, bares, tiendas…

Muchas veces vemos el lado amenazante de la disrupción, pero igualmente se debe valorar el lado positivo

La disrupción del emprendedor (dos conceptos que van unidos) siempre es una amenaza para el sector establecido. En el sector del derecho se habla de que se pueden automatizar hasta 100.000 empleos. ¿Es esto malo? Depende de si eres un abogado, un potencial cliente de un abogado o un regulador.

Desbloquear un sector de actividad pudiendo amplificar su repercusión en la sociedad siempre debería ser una prioridad para los gobiernos. La economía colaborativa igualmente debería ser una prioridad para los gobiernos. A nadie beneficia un sistema inmóvil dominado por una oligarquía. Sean taxistas, notarios, banqueros. Los mercados y sectores deben ser abiertos y estar accesibles a que la innovación sea un factor que aporte transparencia, accesibilidad y un beneficio para la mayoría.

 

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias