Buscamos a los mejores estudiantes que puedan plantear una solución relacionada con el agua

Así de claro. Desde Fundación Aquae y Leequid unimos fuerzas para buscar a los estudiantes más brillantes. Premio internacional juvenil sobre el agua y...

Cómo volar en ultraligero

mailto  facebook  twitter  google+

Ultraligero
Pixabay

Hay a quien le da miedo volar y quien sueña con poder volar en ultraligero, como experiencia más cercana a ser un pájaro. Nuestro blogger de viajes favorito nos cuenta en este artículo cómo puedes vivir una experiencia única.

En realidad, nos cuenta su experiencia para que te hagas una idea de lo que puede ser el día que te atrevas. Clubs de vuelo hay en todo el mundo, y seguro que encuentras uno cerca de donde vivas.

Ultraligero, Microligero… o parapente

La forma más básica de volar es en un paracaídas a la que le añades una mochila con una enorme hélice en tu espalda. Aunque a alguien se le ocurrió un día ponerle ese motor a un ala delta de los que se usaban para dejarse caer y llevarse por las corrientes térmicas en suave planeo. El resultado fue una especie de avión como los primeros, con alas de tela.

Aunque hace falta la misma licencia de piloto que para manejar una avioneta, el coste de la aeronave es muy inferior y la pista de despegue puede ser casi cualquier campo. Por eso, es la forma m´s fácil y barata de tener un bautismo de vuelo.

“Tal vez el único inconveniente (lógico por otra parte) es que no es posible asegurar el vuelo hasta momentos antes, y a veces cundo llegas allí te quedas sin volar —nos cuenta Marcos en El Mundo Se Ve Bien— por demasiado viento. Por supuesto hay que reservar primero, aunque puedes tener la suerte de que haya algún hueco libre”

Si tiene garantía, tiene garantía.

Volar en ultraligero es de las cosas más seguras que puedes hacer en plan aventura. Sus características aerodinámicas hacen que sea muy difícil tener un accidente. Básicamente está diseñado para planear y el motor lo que hace es mantenerlo más tiempo en el aire o ayudarle a dirigirse. Además, para ofrecer vuelos comerciales, y un bautismo de vuelo lo es, hace falta tener la licencia de piloto comercial. Una licencia que se consigue con estudios y horas de vuelo. De verdad, es más peligrioso un coche o una moto.

Sigue leyendo la aventura completa de cómo es Un Vuelo en Ultraligero en El Mundo Se Ve Bien.

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Reportaje
©Leequid

Viajes literarios: Cuenca y el Quijote

mailto  facebook  twitter  google+

Si con los libros viajas, viajar al mundo de los libros es aún mejor. Existen lugares en los que pueden respirarse las hojas de un libro, y sentirse blanco sobre negro. Si hay un libro por excelencia, ese es El Quijote. Si existe un viaje literario, es su ruta. Las autoridades de turismo de la región han creado un trayecto organizado que, aunque no se puede recorrer como el Camino de Santiago, sí es muy asequible para realizar en coche. Además, no está pensada como un único trayecto, sino que se limita a señalizar los puntos de interés basados en la inmortal novela, para que el viajero sea consciente de por qué escenarios transita, y deje volar su imaginación.

Nosotros hemos recorrido un punto céntrico por nuestra cuenta que consideramos muy representativo del mundo de El Quijote. Y podemos asegurarte que el viaje al pasado está asegurado. Bienvenidos a un lugar de la Mancha de cuyo nombre sí podemos acordarnos: Cuenca.

Cuna de escritores

El punto central de la ruta, la base de operaciones, no está elegida al azar y sí en función de su valor literario. Nos alojaremos en Belmonte, villa natal de Fray Luis de León, uno de los escritores místicos del Siglo de Oro y otra cumbre de las letras españolas. En su honor, las calles del pueblo exhiben azulejos en sus paredes con retazos de su poesía. Y no acaba ahí su relación con la literatura, pues cuentan las crónicas que su imponente castillo —del que hablaremos luego— comenzóse a construir por Don Juan Manuel, Señor, Duque y Príncipe de Villena, sobrino de Alfonso X el Sabio y como él autor insigne de nuestro idioma gracias a, entre otras, El Conde Lucanor.

Por tanto, algo tendrá el lugar cuando tan buenas letras produce. Y lo tiene.

En su entramado de callejones intramuros, aún se respira por las noches la paz encalada entre sombras y gatos. Casonas blasonadas saludan al pasar con la eterna mirada vigilante de su baluarte, al alimón con la colegiata.

Y es que el castillo de Don Juan Pacheco, primer marqués de Villena y por tanto señor de Belmonte, ha sobrevivido en uso desde el siglo XV hasta nuestros días salvo un periodo en el que, abandonado, casi cae en ruinas. Habiendo sido monasterio y cárcel, recuperó su esplendor con la presencia de su ilustre huésped la emperatriz Eugenia de Montijo, curioso personaje de la historia de España, muy desconocido pese a las coplillas en su honor y haber sido regente de Francia por tres veces. De su estancia queda una decoración afrancesada que le da un toque kitch a la construcción medieval.

Hoy el castillo no cumple funciones defensivas, salvo las de las garras del olvido del pueblo. Gracias a la restauración y puesta en valor de sus propietarios privados en colaboración con las instituciones, puede visitarse como museo, está disponible para eventos y celebra cada año una de las pruebas del Campeonato Mundial de Combate Medieval. Sí, es un deporte, y son peleas con armaduras, espadas, mazas… ¡Ya te dijimos que viajarías al pasado!

A todo confort

Gracias a estas iniciativas, Belmonte cuenta con plazas hoteleras que han sabido aprovechar el patrimonio igualmente, rehabilitando casonas y palacios. Uno de ellos, el más significativo, es el Hotel Palacio del Infante Don Juan Manuel. Un cuatro estrellas con Spa en lo alto de la villa que en una loable restauración ha respetado los restos arqueológicos sobre los que se asienta, el primer palacio de Don Juan Manuel, también convertido posteriormente en convento.

Pegado al hotel, se encuentra la colegiata. Un edificio religioso notable, del siglo XV pero levantado sobre una iglesia visigoda, que entre otros tesoros cuenta con la primera sillería de coro tallada en madera que se hizo en España. Curiosamente, fue hecha para la catedral de Cuenca y acabó aquí.

Existen más puntos de interés en Belmonte, pero dejaremos algo a la aventura del lector.

La aventura va guiando nuestras cosas, mejor de lo que acertáramos a adivinar…

Con esa cita del Quijote y hablando de aventuras, es momento de subirse en Rocinante para recorrer en pocos kilómetros siglos de historia. Y sin dudarlo, acometeremos contra los gigantes. A tan solo 15 kilómetros, se encuentra Mota del Cuervo, Balcón de la Mancha. Y allí nos veremos las caras con los imponentes molinos de viento que inmortalizara Cervantes. Nuestra recomendación es que vayas al atardecer, para disfrutar de la puesta de sol y hacer el momento mágico. Aunque pueden ser más famosos los de Alcázar de San Juan o Campo de Criptana (ambos en Ciudad Real), estos no te defraudarán en absoluto.

Desde allí, puedes completar la ruta quijotesca con un salto a El Toboso, cuna literaria de la sin par Dulcinea.

«Llamábase Aldonza Lorenzo, y a ésta le pareció ser bien darle título de señora de sus pensamientos; y, buscándole nombre que no desdijese mucho del suyo y que tirase y se encaminase al de princesa y gran señora, vino a llamarla ‘Dulcinea del Toboso’ porque era natural del Toboso: nombre, a su parecer, músico, peregrino y significativo, como todos los demás que a él y a sus cosas había puesto.»

En el Toboso aseguran que Aldonza a su vez está inspirada en su vecina Ana Martínez Zarco de Morales, cuya casa reconstruyeron en la década de 1960 y hoy puede visitarse como museo. Sea cierto o no, en la visita aprenderás cómo era la vida en su época, incluyendo un palomar en activo en el que puedes entrar.

Otras excursiones que puedes hacer desde Belmonte fácilmente en un largo día de verano o en dos días de escapada, puede ser la quijotesca Cueva de Montesinos (ya en Ciudad Real a 83 kms) o retroceder más en el tiempo y visitar Segóbriga, una de las ciudades romanas más importantes y con mejores restos visibles de la península Ibérica. Desde allí, también puedes ver Uclés, la sede de la Orden de Santiago, los caballeros del Camino y que pocos saben que su encomienda se hallaba tan lejos de Galicia.

Comer y beber como Don Quijote

Pero si algo no puedes dejar de hacer en un viaje como este es disfrutar de su gastronomía, más como Sancho Panza que como su adusto señor. A los platos típicos que debes probar, como las gachas de pastor, el morteruelo o el ajo arriero, los platos de caza o los zarajos, pondrás en todo lo alto su producto más famoso, el queso manchego. Por más que en Europa existan miles de variedades, el sobrio queso de La Mancha nunca defraudará. Aprovecha tu viaje por la zona para probarlos y comprarlos en las numerosas fábricas artesanales que encontrarás, sin ir más lejos, en Belmonte (increíble su variedad curada en manteca de cerdo a modo de corteza).

Además, el viajero de hoy debe ser responsable y aportar su granito de arena a la economía local para hacer sostenible la vida rural. Te recomendamos que consumas y adquieras productos de la tierra, aquí y donde sea que vayas.

Y nada mejor para acompañar esos manjares de origen pastoril que un buen vino, y de eso, La Mancha está sobrada. Tan sobrada que es el mayor viñedo del mundo por superficie cultivada. Sin embargo, hasta hace poco casi toda la uva se vendía a granel y acababa embotellada en otras D.O como Rioja o Francia. Con el boom de la enología en España y la llegada de los vinos de pago o autor, prestigiosos bodegueros que habían triunfado en Ribera del Duero, Toro o Rioja, decidieron apostar por esta zona de buenos caldos y están consiguiendo situarlos en el lugar que les corresponde. Puedes visitar muchas bodegas, algunas ya preparadas para enoturismo como en cualquier otra zona, y sería imperdonable que en tus comidas o cenas no pidieras un vino local. Nosotros probamos varios, y nos sorprendió muy gratamente Finca Antigua, elaborado en las proximidades de Belmonte, en Los Hinojosos. Acabamos esta parte gastronómica proponiéndote otro tesoro para el paladar, sus aceites de oliva, que también encontrarás en almazaras de la zona. Por ejemplo en Puebla de Almenara, a 28 kms de Belmonte.

©Leequid

Plus: vivir el pasado en sus tradiciones

Dependiendo de la época en la que vayas, tendrás ocasión de asistir a alguna de las numerosas fiestas y tradiciones ancestrales que perviven desde tiempos de El Quijote y más atrás. Siempre sorprendentes, emocionantes, intrigantes y con capacidad para ponerte la piel de gallina. Por ejemplo en agosto, por las fiestas patronales de Nuestra Señora de Manjavacas, los mozos de Mota del Cuervo llevan en hombros a la Virgen, los siete kilómetros que separan la ermita del pueblo, a la carrera en la “traída y llevada”.

Nosotros tuvimos la suerte de estar en la zona por la Candelaria y San Blas, y ser testigos de una tradición que mezcla lo pagano con lo cristiano en una celebración de enorme interés antropológico llamada “La Endiablada”, en el cercano pueblo de Almonacid del Marquesado. En ella, todos los hombres del pueblo disfrazados de diablos recorren las calles hasta entrar en su iglesia y celebrar un atronador rito con los enormes cencerros que portan a su espalda. Simplemente, apasionante.

 

No queremos ponerte más nervioso, seguro que ya estás mirando la agenda y las distancias. Sólo añadiremos esta galería de fotos para que te hagas una idea más aproximada. Aunque los viajes son como los libros, cada uno los vive a su manera y citando a Cervantes en su obra:

“Cada uno es artífice de su propia aventura”. El Quijote.

 

Datos prácticos:

Turismo de Belmonte

Ruta del Quijote

 

José Carlos León

Contando historias desde que recuerdo. Creo en la comunicación como agente de cambio y en que hablando se entiende la gente.

Dormir bajo una aurora boreal, ahora es posible

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Agencia Off the map travel

No habían transcurrido tantas horas desde el solsticio de invierno, el pasado 22 de diciembre, cuando una masa de partículas energéticas del Sol se estrelló contra el campo magnético que rodea la Tierra, lo que, según la NASA, trajo como consecuencia una fuerte corriente de viento solar que provocó una serie de auroras boreales sobre el norte de Canadá.

Color verde, como pudo captar el satélite Suomi NPP con su instrumento VIIRS (Visible Infrared Imaging Radiometer Suite), que detectó emisiones de luz nacidas de partículas energéticas que caían de la magnetosfera de la Tierra hacia los gases de la atmósfera superior. Y es que el fenómeno de la aurora boreal se produce por cambios bruscos en el campo magnético del Sol, que dejan caer una gran cantidad de energía en el espacio. En este caso, en un recorrido por la Columbia Británica, Saskatchewan, Manitoba, Nunavut y Territorios del Noroeste. Es frecuente que estos espacios reciban visitas aurorales.

 

Dormir bajo la aurora

Canadá es uno de los lugares más indicados para ver una aurora boreal, gracias a su ubicación. A partir de octubre, comienza la temporada propicia para estos espectáculos de la naturaleza. Como las partículas del viento solar llegan continuamente a la tierra, a todas horas existen auroras, aunque durante el día, al ser la luz solar tan potente, no se aprecian.

Ahora, además, de la mano de la empresa de organización de viajes Off the Map Travel, se puede dormir bajo una aurora boreal. Aunque no en Canadá, sino Finlandia. Es en la Aurora Bubble Sled, una cápsula transparente tirada por un trineo -que conduce un experto-, con espacio para dos personas, un increíble techo panorámico, sistema de calefacción autorregulado, mantas y puffs.

Además de la cabina, también se ofrece la posibilidad de darse un baño caliente dentro de una cuba de madera y de relajarse dentro una sauna al más puro estilo escandinavo.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

París, la ciudad más visitada del mundo [Guía de Viajes]

mailto  facebook  twitter  google+

París
(CC) Moyan Brenn - Flickr

París… oh, la la! Sin duda uno de los destinos que tienes en mente para ir alguna vez, que por algo es la ciudad más visitada del mundo según las estadísticas de turismo. Y es que la ciudad del amor es así, te enamora cuando la visitas. Hablando de amor, muchos la eligen para San Valentín o como regalo de bodas, y si es tu caso, mejor que vayas leyendo algunos consejos prácticos, como siempre con una de nuestras guías de viaje ofrecidas por El Mundo Se Ve Bien. ¿Vamos?

La ciudad del amor y mucho más

Como dice al principio de la guía nuestro amigo viajero Marcos del Valle, se trata de abarcar lo inabarcable, porque son tantos los encantos de esta capital europea, que resulta difícil quedarse con unas cuantas. Pero una vez lo hemos conseguido y te traemos los mejores consejos sobre las visitas imprescindibles, museos, restaurantes, transporte público… ya sabes, casi como ir tú mismo, porque nuestras guías están contadas por alguien que ha estado allí y sabe lo que dice.

Cómo llegar a París y moverse como si fueras de allí

Siendo europeo es más fácil, porque gracias a los tratados y la moneda única es como estar en casa. Aún así, cada país es un mundo y hay que tener en cuenta sus peculiaridades. Por ejemplo, los franceses son muy suyos y posiblemente el inglés o el castellano no te sirvan de nada. Saber algo de francés o llevar una guía de conversación será útil.

En cuanto al transporte público, lo más cómodo es el metro, que conecta bien los monumentos y barrios muy distantes entre sí, de forma que te de más tiempo aunque no veas mucho del trayecto. Para eso, puedes hacer otra cosa:

“También otra opción para moverse entre monumentos, se llama Batobus, y es un servicio turístico circular por el río Sena, que recorre cada 15 minutos las paradas turísticas más destacadas”.

No lo confundas con los Bateaux Mouches, algunos son restaurantes, mucho más caro y totalmente para turistas a los que les gusten los tópicos. El Batobus cuesta “solo” 15€ y es como un autobús fluvial.

Comer y Beber en París

Sin duda es una de las gastronomías más famosas y prestigiosas del Mundo, pero a veces el turista no puede disfrutarla porque los precios no son precisamente asequibles. Además, puedes llevarte alguna decepción cuando no sea un restaurante de cierta calidad, sobre todo en temas de cantidad de las raciones. Aún así, debes probar todo lo posible.

“En cuestión de platos típicos franceses, las recomendaciones son tan extensas que este post se nos quedaría corto. Por supuesto, los quesos son un tesoro nacional, e incluso en la tienda más sencilla tendremos una oferta con una calidad increíble. Muchas veces en cualquier supermercado es posible encontrar productos de muy buena relación calidad precio”

La mejor guía de París gratis en PDF

Una vez más, en Leequid te proponemos una guía de viaje totalmente gratuita para descargar con todos los detalles sobre horarios, direcciones y precios de los lugares más imprescindibles en tu visita a París. El Museo del Louvre, los Campos Elíseos, Les Marais con el Forum des Halles y el Georges Pompidou, la Torre Eiffel o Notre Damme, o escenarios de películas como Amélie. ¡Prepara las maletas que nos vamos!
Lee y descarga gratis: Guía de París en 4 días, de El Mundo se ve Bien. 

 

 

Imagen: Moyan Brenn, Creative Commons en Flickr.

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Cómo disfrutar Washington [Guía de Viaje]

mailto  facebook  twitter  google+

Guía de Viaje Washington
Foto: Nicholas Raymond, Creative Commons en Flickr

Esta semana se hablará mucho del nuevo inquilino de la Casa Blanca, así que es un buen momento para saberlo todo sobre Washington por si quieres ir a conocerla. Como siempre, te proponemos la mejor Guía de Viajes que vas a encontrar en internet, y además puedes descargarla gratis.

Y si decimos que es la mejor es porque ya sabes que las guías de El Mundo Se Ve Bien escritas por Marcos, te cuentan lo que te contaría un amigo que ha ido antes que tú. Desde cómo ir hasta dónde alojarte, qué comer, qué visitar, cómo moverte en transporte público… todo, y de primera mano.

Lo has visto en las películas pero no es igual

Hay lugares en el mundo que no sabes si ir a comprobar por ti mismo lo que has visto o ahorrarte el viaje para conocer cosas más sorprendentes. Marcos te saca de dudas:

“Por no hablar de todos los escenarios cinematográficos, de esos que gustan tanto visitar cuando uno se viste de viajero en ciudad ajena. Por muchas cosas Washington nos dejará con la boca abierta por muchas veces que vayamos”

Preparativos de viaje

Lo primero que debes saber, aunque parezca obvio, es distinguir el estado de la ciudad, no vaya a ser que acabes en Seattle. Y una vez loacalizado, falta obtener tu visado. Recuerda que ya hace falta un pasaporte electrónico de los que tienen chip, y cuidado con la web en la que lo solicitas, porque además de engaños, puede costarte hasta diez veces más.

Qué llevar y qué comprar

Además del pasaporte y el visado, en la Guía de Washington encontrarás la información sobre lo que no debes dejarte en casa y lo que no te hará falta. Por ejemplo, sobre teléfonos móviles o ropa.

Y un poco de Historia, como siempre

Viajando a un lugar nuevo siempre aprenderás muchas cosas de historia, arte o cultura, pero es mejor haber leído un poco antes de llegar para entender mejor a dónde vas. En el caso de Washington, muchos de los edificios y lugares que verás están estrechamente ligados a la Historia de EEUU, desde la Casa Blanca al Museo Nacional de los Indígenas Americanos, o temas más actuales como el Museo Nacional Aeroespacial. USA es así.

Como cada semana, ya sabes, si quieres Viajar a Washington, puedes hacerlo leyendo: la Guía de Washington Gratuita.

 

Imagen: Nicholas Raymond, Creative Commons en Flickr.

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Ver últimas noticias