Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

  Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan...

Diez pruebas de que vives en el futuro aunque no te hayas dado cuenta

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Dicen que 2016 ha sido un año malo, pero si nos fijamos en el desarrollo tecnológico podemos decir lo contrario. Son tantos los avances sorprendentes que se han convertido en realidad a nuestro al rededor casi sin darnos cuenta, que podemos decir que vivimos en el Futuro, tal y como lo imaginábamos hace menos de diez años y aún más, como en las películas que nos parecían fantasía. Hoy, casi todo lo que veíamos en el cine o leíamos en comics, es posible. Y lo que aún no, parece que llegará pronto. Empecemos.

1. Realidad Virtual en tu bolsillo

©Warner Bros

 

Entrar en mundos propios de escenarios de videojuegos, viajar por el interior del cuerpo humano o por las galaxias. O creerte que estás recorriendo Madrid en un coche de carreras cuando en realidad estás en un circuito. No sólo ya es posible sino que la tecnología necesaria está en tu teléfono móvil y unas gafas de cartón. Por algo dos de los grandes del mundo digital, Samsung y Facebook, ya comercializan equipos para que tengas en casa. Es tan real, que ya la usan en colegios y universidades.

 

2. El Big Data que todo lo sabe como Big Brother

©20th Century Fox

El Gran Hermano lo sabe todo, y no sólo porque tenga cámaras y micrófonos, sino porque es capaz de manejar toda la información que tiene de nosotros. Pues hoy, casi cualquier dispositivo o electrodoméstico conectado a internet, genera millones de datos que, sumados a los millones de datos recolectados durante años por investigadores y empresas, empiezan a saberlo todo de nosotros. Y si es cierto que a veces da miedo, resulta que con todos esos datos inconmensurables se pueden arreglar grandes problemas de la humanidad, incluyendo la cura de enfermedades o los problemas migratorios.

3. Superordenadores como Hal 2000

©MGM

 

Hace tiempo que dejamos de mirar cuanta RAM o GHz tenían los ordenadores personales, y cualquier smartphone es más potente que el procesador que llevó a los astronautas a la luna. Sin embargo, los ordenadores no dejan de evolucionar en lo que se conoce como supercomputación. Computadores de una potencia casi ilimitada que manejando el Big Data puede adelantar años las investigaciones científicas en biología, medicina o ingeniería. Algunos están resolviendo problemas complejos que sólo estaban en el mundo de la teoría difícil de probar. Y para tal realidad, también se está logrando la capacidad de almacenaje que roza el infinito.

4. Una Inteligencia Artificial de lo más natural

©Warner Bros

 

En 2001 Hal era un superordenador que tenía inteligencia y aprendía solo. Eso ya lo tienes tú en casi cualquier aplicación, desde Siri en Apple a las búsquedas de Google o las recomendaciones de YouTube. Pero si quieres que sea como un robot, hay ordenadores que piensan como humanos incluyendo las emociones y hasta los que son capaces de escribir poesías. La Inteligencia Artificial está ya a nuestro alrededor, aunque en lugar de dirigir una nave espacial conduzca un coche de Uber.

5. ¿Quién quiere un Robot?

©Disney/Pixar

 

Pero claro, para creernos en el futuro de las películas necesitamos tener robots como C3PO. Y los hay, incluso con aspecto humanoide más real y capaces de realizar más tareas que el androide de protocolo de Star Wars. Los hay que realizan tareas pesadas o peligrosas por nosotros como apagar incendios, que pasan consulta en un hospital o que limpian la casa. Y aunque aún se está decidiendo si es mejor que parezcan personas de carne y hueso o sigan teniendo aspecto de máquina amigable (a algunos les dan miedo ambos) los científicos han logrado que tengan tacto y puedan acariciar o darnos la mano de forma segura. Y si quieres un robot, ya puedes comprar varios a precio casi de juguete.

7. Internet de las Cosas o los robots invisibles

©NBC

 

Seguramente ya has oído hablar de Internet of Things, aunque igual no te has percatado que al fin y al cabo, máquinas que hacen cosas por nosotros directamente entre ellas —por eso se llama también Machine to Machine— son igualmente robots. Un contador del agua que está conectado a internet con una tarjeta sim y envía al ordenador de la compañía la lectura del mes, una nevera que pide leche a Amazon o un reloj que envía el pulso a tu médico, o un collar que te llama al móvil si tu perro se aleja más de la cuenta, podrían ser simples electrodomésticos pero funcionan como pequeños robots monofunción. Muchos de ellos ya están trabajando para ti aunque probablemente no lo sepas, otros lo harán con total seguridad, pues se estima que en menos de cinco años llegaremos a más de 20.000 millones de dispositivos conectados entre sí.

 

8. Smart City, cuando la ciudad piensa por todos

©Futuroscope

 

¿Y qué ocurre cuando hay tantos dispositivos conectados por todas partes? Que las ciudades se vuelven inteligentes. Tan inteligentes como sea la inteligencia artificial de sus farolas, semáforos, conducciones de agua o gas, transportes públicos o las tiendas donde compras la ropa y cualquier otra cosa, en donde cajas registradoras o probadores están conectados a Internet de las Cosas. Eso también es algo que ya ocurre en muchas de las ciudades que conoces y que ayudan a que el tráfico sea más fluido, se contamine menos o haya mejores servicios públicos a un menor coste.

9. Transporte autónomo, el coche es el chófer, y vuela.

©Warner Bros

 

Algo que siempre salía en cualquier película de ciencia ficción eran los coches sin conductor que te llevaban a donde querías mientras tú leías el periódico. Algunos, como en Blade Runner, de pronto levantaban el vuelo. Pues todo eso ya existe y ciudades como San Francisco (USA) o San Sebastián (España) ya cuentan con ellos. Tesla, Google o Uber ya disponen de estos vehículos, también camiones, y puedes verlos, tocarlos y subirte en uno si lo deseas. Los que vuelan, o en forma de Drone que también existen ya para pasajeros o para entregar paquetes.

 

10.Un Mundo Feliz. O casi

 

Otra de los clásicos de la Ciencia Ficción se llamaba así, y prometía un mundo más limpio, más seguro, más cómodo. Bueno, aún queda mucho por mejorar pero parece que la tecnología está permitiendo algunos cambios sociales positivos. En cuanto a los trabajos, la llamada Transformación Digital ya está relevando a las personas de las tareas más pesadas, duras, sucias y peligrosas. Ahora, apps y dispositivos ayudan a los invidentes a caminar por las calles solos, a manejar instrumentos, teclados o juguetes con solo la mente, o simples teléfonos móviles mejoran las cosechas en África. Otras apps y servicios digitales, vigilan la democracia en el Mundo o acercan la escuela a campos de refugiados. El mundo sigue siendo imperfecto, pero cada vez tenemos más herramientas para cambiarlo.

 

 

Definitvamente, en 2017 el futuro es hoy. ¿Quién se atreve a imaginar lo próximo?

Fuente: The New Now.

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Zuckerberg presenta a Jarvis, su mayordomo con IA

mailto  facebook  twitter  google+

Mark Zuckerberg
Foto: Facebook

Que la Inteligencia Artificial (IA) es el futuro ya lo sabemos. Aunque sería mejor decir que en realidad es el presente. Cuál será la implicación de esta nueva tecnología en la vida humana es todavía una incógnita. Pero no hay duda de que nos lo están vendiendo como si fuera el paradigma de la comodidad, la felicidad y las infinitas posibilidades que hoy ni imaginamos. Solo hay que ver la cara de Mark Zuckerberg.

Un mayordomo virtual

Zuckerberg acaba de presentar Jarvis. Jarvis es la apuesta del creador de Facebook por la inteligencia artificial. Un sistema que todavía no está muy definido, pero que parece unir la domótica y los servicios móviles. El nombre sí que es algo más claro. Jarvis es la personalidad sintética que sirve al superhéroe Iron Man. Como su propio nombre indica, un mayordomo.

En el vídeo de presentación, Zuck se despierta con Jarvis dándole caña desde el primer momento. Luego, Jarvis está entreteniendo al pequeño Max. Jarvis prepara el desayuno mientras informa del número de reuniones que Zuck tiene ese día. Jarvis reconoce facialmente a las visitas. Finalmente, Jarvis apaga las luces y elige una película para que el genio tenga su momento de merecido relax.

Zuckerberg, el programador

El joven multimultimultimillonario describe en un post en su blog de Facebook el proceso de creación de Jarvis. Lo hace con abundancia de la primera persona, que da la impresión de que se pasa horas picando código. Ahí explica que Jarvis se conecta con diferentes servicios de la casa. La tele, la música, las luces, el termostato. Y desde el sistema de reconocimiento de voz del móvil se controlan. Aunque también puede programarse para que tome sus propias decisiones. Que es de lo que trata la IA.

Jarvis es todavía un embrión, aunque tenga la voz de un señor de 50 años. De hecho, Zuck pide en el vídeo ideas para crear nuevas tareas a este mayordomo. Si finalmente es un proyecto útil o solo un alarde de Zuckerberg para hacer creer que su compañía no se queda atrás en la IA lo veremos en los próximos episodios.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Los coches autónomos lo cambiarán todo

mailto  facebook  twitter  google+

Coches autónomos
(DP) Pixabay

Los coches sin conductor han dejado de ser una idea de ciencia ficción para convertirse a lo largo de 2016 en una realidad al alcance casi de cualquiera. En lugares como Singapur ya hay taxis autónomos circulando. Uber transportó un camión de cerveza Budweiser sin conductor desde la planta de envasado a Colorado Springs, a 120 millas de distancia. Aunque aún la legislación de muchos países no permite su circulación, le ha pillado el toro a los legisladores que pensaban que sería un proceso más lento, muchas compañías como Google o la misma Apple están tratando de posicionarse en el mercado del futuro, que ya es real.

¿Qué va a cambiar con los coches autónomos sin conductor?

Según el blog tecnológico The New Now, el desarrollo de los vehículos que no necesitan conductor supondrá una oleada de cambios en todos los aspectos, sociales, laborales, urbanísticos y legales. Según el citado medio, expertos de la Universidad de Virginia predicen que los coches particulares dejarán de ser una necesidad y que muchas personas optarán por usar estos coches sin conductor a su servicio con más aceptación que los actuales taxis. Los pasajeros aprovecharían más los trayectos trabajando, estudiando o en ocio, lo que tendría un nuevo efecto, que podrían vivir más lejos de sus lugares de trabajo. Esto, según los expertos, también daría lugar a un desarrollo de las ciudades más agresivo, pues se urbanizarían zonas más distantes del centro.

Coches tan inteligentes que hablan entre sí

Actualmente los coches sin conductor, por ejemplo los de Uber, llevan una persona que controla y supervisa el funcionamiento, por seguridad. Para que puedan circular libremente sin nadie que lo pilote en absoluto, las autoridades americanas han propuesto que los coches dispongan de un sistema de comunicación entre ellos, y entre los semáforos, para que no vaya cada uno por su lado sin coordinarse. Actualmente, Internet de las Cosas ya permite coches conectados a centrales de seguridad con las que habla directamente en caso de que el conductor sufra un accidente o el coche sea robado, informando de su localización.

Puestos de trabajo que deberán reciclarse

Una parte que está sin resolver, pero que los optimistas consideran se solucionará como en cada nueva revolución industrial, es qué pasará con los miles de conductores profesionales de camiones, taxis, autobuses o mensajerías. Estos últimos también amenazados por los repartos de Drone como está probando Amazon. Probablemente, surgirán nuevos puestos de trabajo especializados que sustituyan a los conductores, pero eso, aún no lo sabemos.

 

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

No es solo Big Data todo lo que reluce

mailto  facebook  twitter  google+

Big Data
MSMK/Shutterstock

Las posibilidades de desarrollo que ofrece la transformación tecnológica son infinitas. A nivel laboral, no hay semana que no se publique un estudio que refleje la creciente necesidad de perfiles especializados en las nuevas profesiones agrupadas bajo el acrónimo inglés STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics). Tanto es así que las previsiones apuntan a que podrían crearse nada menos que 1,25 millones de empleos asociados a la digitalización en solo cinco años, de acuerdo con un informe reciente publicado por Randstad. Y esto solo en España.

Data Scientist y otros especialistas de nueva generación

Los data scientist o científicos de datos son los más solicitados y los que suelen acabar obteniendo las nóminas más altas a final de mes. Estos nuevos científicos son los encargados de extraer conocimiento del ingente volumen de datos a base de analíticas con el objetivo de que lo pueda poner en valor la compañía o compañías para las que trabajen.

Para Pablo Hidalgo, data scientist en Innova-tsn, el quid de la cuestión reside precisamente en cómo aprovechar esta preciada información. Porque en opinión de este experto, “los grandes volúmenes de datos no tienen valor alguno en sí mismos si no sabemos cómo extraer información valiosa de ellos”.

Es por eso que una de las habilidades que debe tener un data scientist es la de “saber cómo transmitir sus análisis de forma clara y didáctica”, explica Hidalgo, de tal forma que “alguien sin conocimientos teóricos sea capaz de entender y sacar sus propias conclusiones”.

 

Empresas de todos los tamaños invierten en Big Data y transformación digital

En paralelo al surgimiento de estos profesionales tecnológicos, prolifera la apuesta que están realizando las empresas. Cierto es que el músculo financiero limita el acceso a todo tipo de compañías, pero incluso las pymes están incluyendo ya en su planificación una partida para la innovación tecnológica. Así, según revela otro estudio elaborado por Movimiento Impulsando Pymes, el 77% de las pequeñas y medianas firmas españolas encuestadas han iniciado ya el proceso de digitalización de su negocio en este 2016, mientras que otro 14% asegura que lo pondrá en marcha el próximo año. Y las áreas de Business Intelligence y Big Data son el principal destino de la inversión. A decir verdad, serán pocas las empresas que no incorporen este tipo de soluciones a su actividad, pero… ¿Es Big Data todo lo que reluce?

Consulta el artículo completo para conocer las claves de los datos masivos de la mano del experto Pablo Hidalgo: No es solo Big Data lo que reluce.

 

Artículo remitido por MSMK Madrid School of Marketing.

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Cómo evitar la deforestación de la selva con un teléfono móvil

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

Son muchas las alternativas que se nos presentan a la hora de deshacernos de un teléfono móvil. Una de ellas es Rainforest Connection, una start-up estadounidense dirigida por Topher White que quiere contribuir a uno de nuestros mayores retos medioambientales, la deforestación de los bosques tropicales, que a menudo se produce por la tala ilegal de árboles.

Y es que según WWF, más del 80% de la deforestación en todo el mundo se concentrará en solo once lugares, denominados “frentes de deforestación”, diez de ellos ubicados en los trópicos. Y, según la organización, si se mantienen las tendencias actuales, en estos once lugares, podría registrarse una pérdida de hasta 170 millones de hectáreas de bosque entre 2010 y 2030. Rainforest Connection utiliza una aplicación, y una infraestructura instalada en algunos árboles basada en viejos smartphones viejos que ‘escuchan’ el sonido de la motosierra y alerten cuando un árbol está siendo talado.

El dispositivo se conecta a un servicio de información en nube, para dar las alertas geolocalizadas con las que las autoridades competentes pueden tomar acciones frente a la tala ilegal, y se alimenta por energía solar y, por medio de redes celulares, de Rainforest Connection. La startup se financia de donaciones por medio de PayPal o de smartphones antiguos, aunque para hacerlo hay que enviarlo por correo a una dirección en San Francisco, California.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com