Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

  Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan...

El difícil y necesario reto del turismo sostenible

mailto  facebook  twitter  google+

El reto del turismo sostenible
Foto: Aisano

Uno de los procesos que más expansión ha tenido desde finales del siglo pasado es el turismo. La globalización, la mejora y abaratamiento de los medios de transporte y el aumento de los niveles de vida en muchos países han llevado a sus habitantes a visitar otros lugares.

Lo bueno y lo malo del turismo

Es indudable que el turismo es una oportunidad para muchas naciones, sobre todo aquellas en vías de desarrollo. Y no hay que desdeñar su importante papel para extender la cultura y acabar con los prejuicios. Ahora, no todo es bueno en el turismo.

El movimiento de miles de personas hacia ciertos enclaves puede poner en riesgo su propia existencia. Es fácil de imaginar. Monumentos o paisajes naturales que se explotan por encima de sus posibilidades. Son estos los motivos que han llevado a la ONU a nombrar 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible.
Los objetivos de Naciones Unidas son hacer compatibles el desarrollo económico y la creación de puestos de trabajo con la promoción cultural y la protección medioambiental.

Vehículo de desarrollo

No es un trabajo fácil. Porque aumentar la promoción para alcanzar mayor desarrollo parece directamente proporcional al aumento de visitantes. Y por lo tanto, al incremento de la degradación de los entornos.

Pero sin duda, la fuerza del turismo como elemento económico merece especial atención. Desde 2009 cada año han aumentando un 4% los viajes internacionales. Y el turismo supone prácticamente el 10% del PIB mundial. Y más allá si se tiene en cuenta que el 57% de los viajeros tuvieron como destino países en vías de desarrollo y que el sector turístico es uno de los pocos que crece. Supone uno de cada once trabajos en el mundo y emplea a más mujeres que hombres.

Contacto cultural

Y por otro lado, está el indudable su papel como medio para crear puentes entre países y, sobre todo, entre personas. Para transmitir culturas y expandir la importancia de su mantenimiento. O llamar la atención sobre la necesidad de mejorar la situación de muchas comunidades.

Pero que el turismo sea sostenible también tiene una derivada medioambiental. El turismo supone el 5% de las emisiones de gases de efecto invernadero. También pone en peligro miles de enclaves naturales. Reducir este impacto mientras aumenta el número de visitantes es el reto.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La primera escuela sostenible está en Latinoamérica

mailto  facebook  twitter  google+

Niños en la escuela sustentable
Foto: Escuela Sustentable / Tagma

Para lograr los objetivos de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático uno de los elementos imprescindibles es la educación. Que las nuevas generaciones conozcan el calado de la cuestión, cómo afrontarla y reducirla. No hay más tiempo y es necesario actuar ya.

Una escuela sin huella ecológica

Por este motivo, iniciativas como la de la Escuela Sustentable de Uruguay son clave para transformar la mentalidad y educar en la sostenibilidad. Se trata del primer centro educativo público del mundo cien por cien sustentable. Es decir, todo lo que se consume en el centro se produce allí mismo. Todos los residuos que se generan son reciclado. Su huella ecológica es cero.

La escuela está radicada en el pequeño pueblo de Jauriguiberry, un pueblo de 400 habitantes a 80 kilómetros de la capital del país. El edificio se construyó con un 60% de materiales reciclados que van desde botella y latas a neumáticos.

Construcciones sostenibles

En las obras trabajaron 200 voluntarios de todo el mundo que tardaron siete semanas. Todo bajo la supervisión del arquitecto Michael Reynolds que ha desarrollado el sistema de construcciones sostenibles Earthship. La impulsora fue la ONG Tagma, una organización uruguaya de profesionales de la construcción. Estos especialistas buscan alternativas de edificación que supongan un intercambio justo y equilibrado con la naturaleza.

40 niños

En la construcción de la Escuela Sustentable se puso especial énfasis en aprovechar los recursos del entorno. La energía se obtiene a través de placas fotovoltaicas instaladas en el tejado. Y el agua de baños, consumo y riego se consigue a partir del filtrado y tratamiento del agua de lluvia. La escuela cuanta con un huerto habilitado para producir alimentos durante todo el año.

La escuela acoge a 40 niños de edades entre los 2 y los 13 años. Chavales que aprenden desde muy pronto y en contacto constante con el entorno, la importancia de la sostenibilidad.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Singapur, la ciudad del futuro sostenible

mailto  facebook  twitter  google+

Gardens by the Bay, Singapur
Foto: CEphoto

Es lógico pensar que el desarrollo urbano se hace siempre a costa de la naturaleza. Que donde viven las personas en edificios de hormigón y cristal no pueden vivir los animales. Y los primeros ganan cada vez más espacio a los segundos. Pero, ¿y si fuera posible conjugar el desarrollo urbano con la naturaleza? ¿Y si humanos y animales pudieran convivir en el mismo entorno? No es una idea loca. Es Singapur.

El Corredor Verde de Singapur

El país asiático, compuesto por el conjunto de 63 islas, está encabezando una nueva forma de pensar las ciudades. Y lo está llevando a cabo, en especial en su capital, del mismo nombre.

Desde el principio del milenio, la ciudad de Singapur ha programado su crecimiento urbano teniendo en cuenta la flora y fauna local. Así, en 2010 se empezó la construcción de un Corredor Verde. Un largo pasillo de veinte kilómetros que cruza la ciudad de norte a sur.

Se trataba de recuperar una línea de ferrocarril abandonada. Frente al uso inmobiliario especulativo que suelen tener estas rehabilitaciones en otros países, la Nature Society Singapore planificó un enfoque revolucionario. Para combatir la rápida pérdida de espacios verdes que el crecimiento de la urbe estaba suponiendo, se recuperó este corredor con jardines y la plantación de miles de árboles. En 2012, abrió sus puertas.

Jardín junto a la bahía

A partir de ahí comenzó una explosión verde que ha convertido Singapur en una ciudad única en el mundo. Poco después se creó Gardens by the Bay. Se trata de un fabuloso jardín botánico en el que crecen más de 200.000 especies diferentes de plantas y viven miles de animales. Un auténtico parque temático de la naturaleza que ya han visitado más de veinte millones de personas. Lo más llamativo del conjunto son unos enormes árboles artificiales sobre los que crece vegetación real. Y que además, sirven para generar energía solar.

Pero esto no es todo. La iniciativa privada rápidamente ha captado la idea. Ahora son frecuentes las construcciones no solo sostenibles, sino también con un marcado enfoque ecológico. Edificios de los que cuelgan jardines verticales de las fachadas. O complejos como la Chirtern House donde los estanques y las plantas se conjugan en armonía con el hormigón y el cristal.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Por fin, la energía renovable es la más barata

mailto  facebook  twitter  google+

Planta de energía renovable en Alemania
Foto: Chianti

No nos engañemos. Vivimos en una sociedad capitalista. En un mundo que se mueve por los beneficios. Y aunque no fuera así, no se puede pedir a las sociedades en desarrollo que adopten la energía renovable para su crecimiento si es más cara que los combustibles fósiles.

Más barata en 30 países

Por eso, la gran esperanza del desarrollo sostenible, del freno al cambio climático y de la definitiva adopción de energías limpias es que estas sean la alternativa más barata. Y según el World Economic Forum, ese momento ha llegado. La institución internacional asegura que en 2016 la energía renovable fue la fuente más accesible en 30 países.

Y las expectativas son todavía mejores. Si la energía solar y eólica continúan bajando su coste al mismo ritmo, serán las más baratas en dos tercios de los países del mundo en los próximos años. Y eso incluso sin que existan subsidios a este tipo de fuentes energéticas.

Invertir en energía renovable

Michael Drexler, responsable de investigación en infraestructuras y desarrollo del WEF, asegura que “las renovables han llegado al punto de generar rentabilidad”. Se trata de una situación crucial. “Ya no es solo una cuestión ambiental. Ahora también entran en juego aspectos comerciales, de inversión y de contención de procesos inflacionistas en los países”, asegura Drexler.

La experiencia de Chile

Y no es una cuestión ajustada. Las previsiones estiman que en una década la electricidad de procedencia solar costará la mitad que la que se obtenga del carbón o del gas natural. Aunque existen países que ya están muy cerca de alcanzar estas cifras. En agosto, la compañía Solarpack firmó un contrato para proveer de electricidad a varias comunidades en Chile. Lo hizo con unos precios un 58% más bajos que la que provenía de plantas de gas natural.

Son muchas las trabas que todavía deben salvar las renovables. Las barreras a la inversión son muchas veces más políticas que económicas. Los contratos no están estandarizados, los marcos regulatorios siguen siendo pocos claros y estables y los mercados se mantienen en muchos casos reacios a invertir. Pero la promesa de beneficios mayores acabará decantando la balanza. Esperemos que no sea demasiado tarde.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Dale la vuelta a la contaminación: descubre el Upcycler que llevas dentro

mailto  facebook  twitter  google+

Upcycling
©see2see

Los datos sobre el daño que el ser humano está produciendo en el planeta son cada día más alarmantes. Vivimos en una sociedad programada para el consumo y hemos convertido el medio natural en un enorme estercolero en donde ocultamos de nuestra vista toda la basura que ya no necesitamos. El único problema es que cada vez consumimos más, generamos más desperdicios y necesitamos más espacio para nuestros desechos… Nos estamos cargando el planeta.

 

Millones de toneladas de plástico en el mar, pronto habrá más que peces

Los números le cortan a uno la respiración. Según los estudios más recientes para el año 2050 habrá más plástico en el mar que peces. Cada año se tiran al mar unos ocho millones de toneladas de plástico, de las cuales 800.000 son redes de pesca abandonadas por los propios pescadores. Casi seis veces la superficie de España. La industria textil es otra de las grandes contaminantes y la contaminación de las aguas producidas por los desechos vertidos al mar está resultando en océanos cada vez más ácidos, una reducción de la biodiversidad a velocidades alarmantes. El informe GEO-5 elaborador por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) alerta de que el coste de la deforestación tendrá, de seguir al ritmo actual, un impacto en la economía mundial muy superior a las pérdidas producidas por la crisis económica en que estamos inmersos.

Sin embargo, todas las teorías que hablan de futuro parecen pasar por alto una de las características del ser humano que podrían darle la vuelta a muchos de esos datos y nos ayudaría a imaginar un futuro más prometedor.

Somos una especia caracterizada por nuestra capacidad de adaptación. Somos una especie capaz de tomar decisiones por el bien social y sobre todo, la tecnología está avanzando en direcciones que pueden ayudarnos a cambiar el mundo y el futuro.

Somos una especie caracterizada por adaptarnos al entorno.

Desde siempre hemos buscado elementos en la naturaleza para transformarlos en nuevos productos, adaptarlos e intentar que nos dieran soluciones a problemas que teníamos como las piedras de sílex o el cuarzo nos permitieron realizar herramientas de corte o las pieles, que a parte de darnos abrigo también servían para crear elementos de percusión, con el tiempo descubrimos los metales y aplicamos a estos multitud de formas y usos, aprendimos a reciclarlos y volvimos a crear nuevos productos….

Al final llegamos al plástico y sus derivados, pero esta vez, movidos por la necesidad de consumir que nos enseñan desde pequeños, se ha decidido que el uso del plástico era sólo para una vez, que podíamos deshacernos de el escondiéndolo en nuestras bolsas de basura, lanzándolo al mar como si fuese una papelera gigantesca que hace que todo desapareciera…

Por fortuna, la sensibilidad de muchas personas hace que volvamos la vista atrás y empecemos a plantearnos que hay multitud de productos que pueden tener una nueva vida, un nuevo uso y que su destino no es el vertedero o el fondo de nuestros océanos, a esta sensibilidad le ponemos una etiqueta #upcycling una forma actual de definir un proceso que en realidad, llevamos realizando desde hace muchos siglos.

 

Upcycling

Upcycling: Nueva vida para botellas, muebles, ropa y casi cualquier objeto

Podemos dar nueva vida a las botellas de cristal como hacen en lucirmas.com, libros, muebles viejos, ropa, maderas de almacenaje…cualquier producto con creatividad puede ser llevado a un nuevo uso, recuerda que el límite lo pones la practicidad y el diseño. Siempre es bueno encontrar fuentes de inspiración y esta la encontrarás en páginas web como instructables.com o upcyclethat.com o en empresas como TerraCycle.com que llevan el Upcycling un paso más lejos pues han desarrollado productos a gran escala y que se comercializan en grandes cadenas y supermercados o empresas como Sea2see.org que utilizan plástico procedente de las redes de pesca abandonadas en el mar para producir una gafas de diseño que fabrican en Italia con resultados espectaculares.

Sea2see se puso en marcha a través de una campaña de crowdfunding en Kickstarter, que recaudó 50.000 euros. Su objetivo es luchar contra la contaminación marina, concretamente trabajan para limpiar los océanos de las redes de pescadores que suponen12% de todo el plástico que contamina al mar.

Su modelo se ha convertido en un referente entre los proyectos basados en la llamada economía circular, fundamentada en la interrelación entre la sostenibilidad y la economía, y cuyo su objetivo es que los productos creados se mantengan operativos el mayor tiempo posible y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Esta nueva economía es una de las iniciativas prioritarias para empresas e instituciones y forma parte de la ruta que Europa estableció en su estrategia 2020, desde dónde se pretende crear un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

Upcycling
©see2see

 

Otra ejemplo de empresa en la economía circular lo encontramos en la británica Elvis&Kresse que utiliza desechos industriales para hacer productos de lujo y en sector mobiliario encontramos ejemplos como el del diseñador británico Stuart Haygarth que ha ideado un candelabro con mil pares de gafas.

 

La moda y el upcycling

Y el sector textil no se queda atrás, hay innumerables propuestas centradas en upcycling textil como recovertex.com empresa dedicada a la recuperación de fibras y la reutilización de estas para la producción de nuevas prendas con el importante ahorro en consumo de agua y de productos químicos, pero otras empresas de upcycling textil se centran en crear nuevos productos a partir de los tejidos existentes como hacen en upcyclingbarcelona.com dónde dan formación y cabida a nuevos creadores o Ecoalf una compañía que ha desarrollado una interesante propuesta de ropa para hombres, mujeres y niños con materiales que aparentemente son desechos como las redes de pesca, botellas de plástico, neumáticos…también diseñadores como Clara Mallart que apuesta por conceptos como Upcycing, sostenibilidad y moda.

Démosle la vuelta a la contaminación. Vivimos en la era de la información, no podemos decir que no está a nuestro alcance encontrar la forma en la que reutilizar lo que consumimos.

Solo nos queda un ingrediente en esta receta para un futuro optimista: la educación.

Aunque el hablar sobre programas y proyectos de sensibilización y formación en responsabilidad medioambiental da para un articulo completo, lo más importante en este camino es añadir a nuestro día a día un poco de curiosidad, de visión global del impacto de cada uno en el mundo, un poco de serenidad en el consumo y un poco de respeto hacía los otros habitantes de este planeta y podremos mirar al futuro con otros ojos. ¿Te atreves?

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.