Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

  Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan...

Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan cerca de la tele”. Sin embargo, en un reciente experimento con roedores expuestos específicamente a pantallas LED, que ha realizado la Universidad Complutense, se ha demostrado que la retina de las ratas frente a ellas sufre un deterioro celular y genético.

De las conclusiones del experimento, los investigadores han extraído que también los humanos, y en particular los niños y personas mayores con problemas oculares, podríamos ser también muy vulnerables a estas luces.  El experimento consistió en rodear las jaulas de un grupo de animales de laboratorio con seis tabletas con luz LED blanca que se encendían durante 16 horas al día, mientras que el resto recibió la misma luminosidad de los dispositivos con un filtro externo que absorbía longitudes de onda corta, radiación muy energética capaz de producir daños en los ojos y otras partes del organismo.

Están en los móviles, las tabletas, los portátiles…

Tres meses después, la retina de los ratones expuestos a LED había disminuido tanto la capa nuclear externa de las células como la expresión de los genes vinculados a la prevención por muerte celular por apoptosis, una especie de ‘suicidio’. Se ha concluido que el 93 % de las células del epitelio pigmentario mueren si no tienen protección, pues las retinas de los ratones protegidos con el filtro no sufrieron deterioro celular.

Por tanto, podría ser recomendable poner protección entre nuestros ojos y las pantallas con ese tipo de luces, que desde que en el 2012 la Unión Europea instó a los gobiernos a suprimir el uso de las bombillas de toda la vida, han ganado presencia en nuestras casas como fuente de iluminación, pero también en smartphones, tabletas, pantallas de portátiles o televisores, y en la calle, en los semáforos, farolas o en los coches.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Madres contra ‘el paco’

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Un grupo de madres se ha unido para luchar contra una droga que está haciendo estragos en Argentina, donde mueren siete jóvenes al día por su adicción a las drogas. Es la  Red de Madres contra el paco y por la vida, y su lucha por un futuro diferente para sus hijos. “Sí a la vida, no al paco”, rezan sus pancartas.

El paco, también conocida como la “droga del exterminio”, es una pasta hecha a base de cocaína, marihuana y otras sustancias inhalantes, que empezó siendo mezclada con yeso y disolventes de uso industrial. Actúa ralentizando, hasta anularlo, el proceso neuronal por el que pensamos y conectamos ideas, pensamientos, emociones…

Como la coca, el paco se mueve tanto en sectores marginales como de profesionales, y afecta a un amplio abanico de edades. El consumo comienza cada vez más temprano, y con el mono, las chicas son capaces de prostituirse para comprar droga, y los chicos, de robar.

Políticas sociales y de seguridad

Las madres demandan al Estado que dé respuesta a las familias afectadas, de la misma manera que se actúa sobre el alcoholismo, la pobreza, la seguridad, el hambre. Reclaman proyectos educativos, laborales, culturales y de ocio, que promuevan la inserción social; que el arte, la danza, la creatividad y el deporte los devuelvan a la vida. También que se actúe contra las mafias y se hagan más seguros los espacios de las ciudades más sospechosos de ser escenario de tráficos de drogas.

www.madrescontraelpaco.org.ar

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Descubierto un órgano en nuestro cuerpo del que nunca nos han hablado

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Se llama mesenterio. En realidad, ya Leonardo da Vinci lo mencionaba en uno de sus textos sobre anatomía humana de comienzos del siglo XVI, pero esta zona del cuerpo, que conecta intestinos y abdomen y se ubica en el corazón de nuestro aparato digestivo, ha permanecido prácticamente ignorada por los médicos durante 500 años.

Ha llevado seis años de estudio llegar a la conclusión de que se trata de un órgano propiamente dicho, y ha sido un equipo médico de Irlanda el que ha realizado el descubrimiento. Hasta ahora solo se lo consideraba un repliegue de tejido con varias partes fragmentadas, y por tanto, un apéndice sin relevancia médica ni estatus de órgano. Pero gracias a estas investigaciones, ahora se aprecia que estamos ante una estructura simple, continua y única, según la ha descrito J. Calvin Coffey, investigador de University Hospital Limerick, en Irlanda.

Un pliegue del peritoneo -como se llama al recubrimiento de la cavidad abdominal- que une el intestino con la pared del abdomen.

Puede cambiar tratamientos

Esta reclasificación se ha publicado en un artículo de la prestigiosa revista médica The Lancet, centrada en Gastroenterología y Hepatología. Lo que los científicos aún desconocen son las funciones específicas del mesenterio. Sí se sabe que proporciona sostén y lleva irrigación a las vísceras. En todo caso, su estudio, según los expertos, puede ser clave para entender mejor algunas enfermedades abdominales y digestivas, y revisar tratamientos vigentes. Puede dar lugar, por ejemplo, al desarrollo de nuevas técnicas quirúrgicas menos invasivas, con menos complicaciones o con una mejor tasa de recuperación del paciente.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Cómo se detectan enfermedades en nuestro aliento

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Un grupo de investigadores norteamericanos ha desarrollado un sistema para analizar nuestro aliento y detectar, en él, si sufrimos alguna enfermedad.

No es algo nuevo que por el aliento se pueden detectar enfermedades, hasta se han adiestrado perros para hacerlo. El invento de este equipo investigador, en concreto, se fija en las nano partículas que lo componen, para determinar la composición química de éstas. Y es que el aire que exhalamos contiene nitrógeno, dióxido de carbono y oxígeno, así como pequeñas cantidades de más de 100 sustancias químicas, y la cantidad relativa de cada sustancia varía dependiendo el estado de salud de una persona.

Según se ha explicado en la revista ACS Nano de la American Chemical Society, los científicos utilizaron la espectrometría de masas para identificar los componentes de la respiración asociados con las enfermedades. Cada enfermedad produce una sustancia química volátil única, a partir de distintas cantidades de trece componentes. Además, se puede detectar en ellas más de una enfermedad, lo cual lo hace distinto de otros instrumentos similares, que solo son capaces de hallar una enfermedad.

Diecisiete enfermedades a la vista

El dispositivo, que cuesta unos 28 €, es capaz de detectar enfermedades de manera no invasiva, del cáncer de riñón al parkinson. Según declara Hossam Haick, autor principal de la investigación, en la mencionada publicación, “hemos encontrado que, al igual que cada uno de nosotros tenemos una huella digital única, cada enfermedad tiene un patrón de respiración único. Una ‘firma’ de componentes químicos”.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com